logo
   Carlos Sánchez-Marco

 


La Fundación Lebrel Blanco pone a su disposición un ensayo, siempre de actualidad, sobre La Lengua en Navarra

Este ensayo constituye una actualización del publicado en formato libro en octubre del año 2007 por Ediciones Fundación Lebrel Blanco con el título LA LENGUA EN EL CRISOL NAVARRO; un caso de involución lingüística “por vía de furto o maña” 279 páginas.

 El libro puede adquirirse en librerías o solicitándolo a la Fundación (ISBN:978-84-611-9728-6).

autor: Carlos Sánchez-Marco
       Presidente
          Fundación Lebrel Blanco


1. Introducción

La incorporación de Navarra al proyecto independentista vasco otorga a éste - "un reyno vascón" - una apariencia de respectabilidad histórica. Y este adornarse con una casulla de respectabilidad histórica busca obtener una indispensable legitimación académica e internacional de los objetivos nacionalistas. Pues Navarra fue un reino milenario, de los primeros que se forman en Europa - políticamente independiente - no así las provincias Vascongadas que buscaron en la protección de Castilla un buen acomodo para alejar las tradicionales pretensiones anexionistas de Francia.

La estrategia política para conseguir tan ansiada incorporación de Navarra es paciente, terca y calculada y pasa por otorgar protagonismo a un “nacionalismo lingüístico” que persigue - en contra de la realidad y de la evolución históricas - implantar la enseñanza en vascuence y extender el “vascuence batúa” a toda Navarra para forzar en ella su progresiva euskaldunización. Se trata de una estrategia política, hábilmente disfrazada de acción cultural, de respeto a un habla ancestral. Un habla que históricamente no alcanzó sin embargo la categoría de lengua apta para la comunicación social escrita transmisora de cultura.

Es indiscutible entre los lingüistas que ese digno papel comunicativo - acumulador de sentimientos y vivencias, transmisor de tradiciones - fue reservado en la historia al latín culto, a las diversas lenguas romance surgidas en Navarra en la Edad Media y posteriormente - desde el siglo XVI - a la lengua española. Una lengua ésta que resultó de la involuntaria y espontánea fusión de diversas lenguas romance y que tanto debe a su “vector navarro” que irradió a todos los reinos cristianos peninsulares desde San Millán de la Cogolla en el siglo X. Y en esas lenguas - no así en las hablas vascuence - se ha forjado y se ha transmitido la tradición y la cultura escrita de Navarra.

Actualmente el vascuence ha dejado de evolucionar como instrumento de comunicación social en el medio rural para hacerlo - “con furto o maña” - por motivos de orden extralingüístico, como instrumento de acción política. La reciente reunión de hablas dialectales vascas en una versión de vascuence llamada “batúa” para uso oficial y en la enseñanza, ha sido el mayor éxito del nacionalismo vasco y en la extensión del batúa se centra actualmente el proselitismo del independentismo nacionalista, convenientemente apoyado por la violencia intimidatoria de ETA.

Este ensayo pone en evidencia falsedades que desprestigian las tesis y credos del independentismo vasco en su más vigorosa estrategia política de propagar un “nacionalismo lingüístico”. Ni un acoso policial a ETA, ni la condena social de su violencia, ni una imposible negociación para su abandono de las armas, podrán frenar o entorpecer por sí solos la calculada y paciente extensión de las tesis nacionalistas. Solamente poniendo en evidencia las falsedades del nacionalismo vasco, desprestigiando sus decadentes tesis victimistas-sabinianas y, en definitiva, atacando abiertamente lo nocivo y anticuado de sus ideas, podrá preservar Navarra una paz social que se encuentra turbada.

La lengua no fué en la historia de Navarra  elemento uniformador, no fue la amalgama que creó cohesión social, no creó nacionalidad y no fué expresión de raza. Ni mucho menos fue elemento discriminador. Por el contrario, la historia de Navarra es un ejemplo vivo de mestizaje, de variedad en todas sus manifestaciones: étnica, lingüística, económica, costumbrista, jurídica y no en menor grado, temperamental.

Aunque el vascuence no constituyó uno de los elementos esenciales y definidores de la personalidad de Navarra a lo largo de la Historia, se pretende ahora hacer creer al navarro que únicamente identificándose con su elemento vascón podrá tener Navarra una identidad propia. Objetivo éste al que hacen frente estas líneas.

Este ensayo recoge ampliamente los magistrales conceptos lingüísticos desarrollados por Rafael Lapesa (1908-2001), destacado discípulo, colaborador y fiel continuador de Ramón Menéndez Pidal, en su libro “Historia de la Lengua Española”, del que se reproducen amplias exposiciones y se recogen citas extensamente, sirviendo convenientemente de hilo conductor. En particular en lo relacionado con el desarrollo de la lengua romance castellana, su contribución como vector principal para la creación de la lengua española y la evolución de ésta desde el siglo XVI hasta el XIX.

 

^ Subir ^