Rectángulo redondeado: index  web


 

VALTIERRA

 

merindad de Tudela


Navarra

Haute-Navarre


Escudo Valtierra.svg

Valtierra





Rectángulo redondeado: su colaboración

 


castillo de Peñaflor
vedado de Eguaras
Bardenas Reales

 

iglesia Santa María
ermita Nuestra Señora de la Esperanza
vestigios del antiguo convento de Capuchinos

iglesia Santa María 
Valtierra
merindad de Tudela 
Navarra

 

iglesia Santa María

 

Construcción de amplias proporciones, realizada en estilo Reyes Católicos entre 1532 y 1548. Se construyó sobre el solar de una iglesia anterior, derruida en su totalidad a excepción de la torre que se aprovechó en la nueva iglesia hasta principios del siglo XVII.


presbiterio y retablo mayor

bóveda estrellada de nervios mixtilíneos

 

Presenta planta de amplia nave única de tres tramos, capillas laterales entre los contrafuertes, cabecera pentagonal y coro alto a los pies de la nave. El conjunto se cubre con bóvedas estrelladas de nervios mixtilíneos. Descansan éstos en pilares semicilíndricos con capiteles historiados de yeso, entre los que sobresale uno con pelícanos sobre calaveras entre niños que simboliza el triunfo de Cristo sobre la muerte. La sacristía vieja queda adosada a la cabecera por el lado del Evangelio y se cubre con dos pequeñas bóvedas estrelladas. En 1828 se construyó la sacristía del lado de la Epístola, que lleva cubierta plana.

 


fachada principal en muro hastial
a los pies de la nave


muros de ladrillo de la sacristía
y del lado de la Epístola


muros de ladrillo de la sacristía
y del lado del Evangelio

 

 


portada principal neoclásica
en muro hastial


ventana con frontón curvo cerrado
sobre la portada principal


muros del lado del Evagelio
y torre coronada por un cuerpo octogonal

 

 

Al exterior, muros de ladrillo que muestran distintas fases constructivas, siendo del siglo XVI los muros laterales y la cabecera. La portada principal se sitúa a los pies de la nave y es de finales del siglo XVIII, de estilo neoclásico. Se compone de un gran podium que soporta un orden gigante de dobles pilastras toscanas en las que descansa un friso con frontón triangular de coronamiento. Entre las parejas de pilastras de la calle central se superponen la puerta adintelada con machones y guardapolvo, una gran ventana encuadrada por flameros y rematada con frontón curvo, y una segunda ventana más pequeña con orejetas lisas. La torre es en ladrillo sobre basamento de piedra que se aprovecha de la construcción primitiva y se sitúa a los pies de la iglesia. El fuste es de principios del siglo XVII y los tres cuerpos decrecientes que siguen, del XVIII. Corona el conjunto un cuerpo octogonal con pilastras, arcos rebajados y óculos ovales. El chapitel bulboso debe ser posterior.


retablos:

 

retablo mayor

 

Preside el presbiterio un retablo mayor adaptado al ábside, dedicado a la Asunción. Representa uno de los conjuntos más monumentales de la escultura navarra de finales del siglo XVI realizado en estilo de transición del plateresco al romanista entre 1577 y 1595. Forma conjunto con el de San Juan Bautista de Estella (1563) y San Juan Evangelista de Ochagavía (1574). Su autoría es diversa y se refleja en un resultado variado de calidad. La traza es arquitectónica y ordenada, siendo compleja por el número de cuerpos y de calles que la forman. El retablo desarrolla un alarde de iconografía religiosa. Destacan por su calidad la imagen de San Irineo y las demás figuras de la calle central, como la Asunción con el apostolado, el Calvario y el Padre Eterno. Los relieves del banco y del primer cuerpo son sin embargo rudos de talla. Se suceden en el banco, de izquierda a derecha, las figuras de San Lucas, la Oración del Huerto, San Juan, el Prendimiento, la Flagelación, San Marcos, la Cruz a Cuestas y San Mateo.

El expositor presenta un hermoso trazado. La mesa del altar es del siglo XVIII, igual que la policromía general del retablo.

 

sagrario-expositor en altar mayor

En el lado del Evangelio se ubican los retablos de la Virgen de la Nieva (moderno, de 1943, con imagen barroca de la Virgen del siglo XVIII); Virgen del Pilar (frente del crucero, rococó, de 1771); Virgen del Rosario (de hacia 1630, con sagrario con columnas platerescas del s. XVI y pinturas tenebristas de principios del XVII, siendo del último tercio del s. XVI la talla romanista de la Virgen con el Niño). Cuelga del muro cerca de los pies de la nave un lienzo del Calvario con María y San Juan con una bella talla romanista de Cristo Crucificado de hacia 1600.

En el lado de la Epístola, los retablos de la Inmaculada (rococó, de finales del s. XVIII) ; San Luis Gonzaga (extremo del crucero, prechurrigueresco, de hacia 1700); Crucificado (barroco, de mediados del s. XVII, con una bella talla romanista del Crucificado de hacia 1600 sobre un lienzo con María y San Juan). En la capilla a los pies de la nave se encuentran tres retablos: el central es del siglo XVI y se dedica a San Antonio de Padua (moderno aprovechando elementos barrocos) y los laterales a Santa Lucía y Santa Catalina de Alejandría, de estilo romanista, de la misma época que el retablo mayor).

 


retablo
Virgen de Nieva


retablo
Virgen del Pilar


retablo
Santa Lucía

 

 


retablo
Santa Catalina de Alejandría



retablo triple


retablo
Virgen del Rosario

 

 


retablo
San Luis Gonzaga


detalle
retablo triple


retablo
Santo Cristo Crucificado

 

 

 


retablo
la Inmaculada

 

 

 

imaginería:


Virgen de Nieva



Virgen
del Pilar


Santa
Lucía


Virgen
del Rosario


Santa Catalina
de Alejandría



San Fermín


Santiago en retablo de
San Luis Gonzaga


Cristo
Crucificado


Cristo
a la Columna


Cristo
a la Columna


Cristo Crucificado sobre
lienzo formando Calvario


Cristo Crucificado sobre
lienzo formando Calvario



San Mateo



San Marcos



San Lucas


San Juan
Evangelista


relieve
el Prendimiento


relieve
la Oración del Huerto

 


relieve
Jeús con la Cruz a Cuestas


relieve
la Flagelación

 

 


Cristo Crucificado
en el presbiterio

 

 

 

Adosados a los pilares del crucero se encuentran dos magníficos púlpitos de estilo plateresco del siglo XVI. Los tornavoces son de estilo rococó, coronados por la figura de un ángel.

 

púlpito (s. XVI) y tornavoz


El coro alto presenta parte de una sillería barroca de nogal realizada hacia 1700, procedente de los antonianos de Olite. Se compone de 10 sillones. Las tres sillas principales se hallan en las dependencias del piso superior. En el coro se encuentran también dos cornucopias rococó de la segunda mitad del siglo XVIII.

A los pies de la nave se encuentra una buena talla de Cristo a la Columna, de tamaño natural, obra de finales del siglo XVI.

En la sacristía, dependencias y casa parroquial se guardan algunas piezas de arte sacro, entre las que destacan: una talla de Cristo a la Columna de finales del siglo XVI, el sillón del abad del coro con una gran águila bicéfala coronada de remate, un lienzo de San Joaquín y la Virgen con hábito de carmelita, o un gran lienzo del siglo XVIII con la Virgen colocando un velo a Santa Teresa, entre otros.

 

ostensorio
s. XVII

 

En la parroquia se conservan también algunas piezas de orfebrería: dos juegos de crismeras de plata del siglo XVII; tres cálices de plata o plata dorada de la primera mitad del siglo XVII; copón de plata liso del siglo XVIII; hostiario barroco de plata del siglo XVIII; ostensorio de plata dorada, barroco, de finales del siglo XVII; corona barroca de plata de finales del siglo XVII; dos portapaces gemelos de bronce dorado del último cuarto del siglo XVI; relicario de San Irineo, tipo brazo y estilo barroco del siglo XVIII con basamento del XIX; y otro relicario de San Francisco Javier de la segunda mitad del siglo XVII, tipo ostensorio.

 

órgano


ermita Nuestra Señora de la Esperanza
Valtierra
merindad de Tudela
Navarra

 

Nuestra Señora. de la Esperanza

Construcción barroca de 1678.

 


crucero
y presbiterio con retablo


cúpula de media
naranja en crucero


coro alto y bóvedas de
medio cañón con lunetos

 

 

Presenta planta de cruz latina de nave única de tres tramos, crucero y cabecera recta. Se utilizan bóvedas de medio cañón con lunetos. Corona el crucero una media naranja con gran florón de carnoso follaje y casquetes decorados con un friso de motivos geométricos entrelazados. La cúpula apea en pechinas con representaciones de los Evangelistas. En el siglo XVIII se adosó un camarín a la cabecera, a la altura del nicho central del retablo mayor.

lateral del lado del Evangelio



portada con hornacina

 

Al exterior, muros de ladrillo. La fachada se concibe como un rectángulo vertical flanqueado por pilastras de orden gigante y coronado por frontón triangular, solución de tipo manierista. En el centro se abre una portada con arco de medio punto, pilastras laterales y sobre éstas, frontón triangular con hornacina sobre el que aparece una pequeña espadaña para la campana.



retablos:

 

retablo mayor

 

Preside el presbiterio un retablo mayor barroco dedicado a la Virgen de la Esperanza, de finales del siglo XVII. Alberga pinturas tenebristas sobre lienzo con rico colorido de la Adoración de los Reyes Magos y de los Pastores, las apariciones de la Virgen a Santo Domingo y Santo Tomás y la Epifanía - en el banco - y la Anunciación en el ático. La imagen de la Virgen es moderna, mientras que las de San Joaquín y Santa Ana son contemporáneas del retablo. Una tupida decoración de follaje cubre todas las superficies, principalmente en la calle central y en el ático.

 

lienzos de la Adoración de los Reyes Magos y de los Pastores
retablo mayor

 

 


retablo
Cristo de las Enagüillas

 


retablo
San Pedro Nolasco

 

 


retablo
San Antonio de Padua

 


retablo
San Francisco de Asís

 

 

En el lado del Evangelio se encuentran los retablos de San Antonio de Padua (muro extremo del brazo del crucero, manierista, de la primera mitad del s. XVII, probablemente procedente del antiguo convento de los Capuchinos de Valtierra) y del Cristo de las Enagüillas que se encuentra en el muro frontal del brazo del crucero. Sobre un lienzo que representa a María y a San Juan se encontraba una escultura de Cristo Crucificado, barroco indiano, de estilo arcaizante con policromía blanca y manchas de sangre muy marcadas, de los últimos años del s. XVII. Esta imagen ha sido retirada del retablo.

En el lado de la Epístola se localizan los retablos dedicados a San Pedro Nolasco (muro frontal del crucero, barroco, de finales del s. XVII) y a San Francisco de Asís (simétrico al del otro lado del crucero, con un gran lienzo tenebrista de la primera mitad del s. XVII).



imaginería:

Virgen de la Esperanza

 

 


Santa Ana


Cristo de las Enagüillas


San Joaquín

 

 

En la sacristía se conserva un lienzo de la Virgen de la Esperanza de principios del siglo XVIII, tal y como era la primitiva imagen, vestida, semejante a la Virgen del Yugo (Arguedas). La cajonería de la sacristía es de la época de la construcción de la ermita.


No se conservan restos de las antiguas ermitas de Valtierra dedicadas a San Roque, San Bartolomé, la Santa Cruz y el Santo Espíritu.

vestigios del antiguo convento de Capuchinos
Valtierra
merindad de Tudela
Navarra


vestigios del antiguo convento de Capuchinos

 

E l antiguo convento se encuentra derruido.

Se trata de una construcción barroca de 1741.

La iglesia presentaba planta de nave única con cinco tramos, de cabecera recta, con hornacinas laterales destinadas a albergar altares y coro alto a los pies. La nave se cubría con bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones, y la cabecera con bóveda de arista.

Al exterior, presentaba fachada de ladrillo que consistía en un paño vertical coronado por frontón triangular con óculo, propio de la arquitectura conventual. La puerta era adintelada, aunque anteriormente fue de medio punto.

Se conservan algunas dependencias conventuales convertidas en viviendas, aunque la iglesia ha servido de almacén agrícola.

casas y palacios
Valtierra
merindad de Tudela 
Navarra

* palacio de Gómara. Se localiza al borde de la carretera, en el casco urbano. Aunque el palacio era del siglo XV actualmente solo se conserva su fachada barroca de ladrillo del siglo XVIII y dos de los cuatro airosos torreones que junto con la solana y el patio central con esbeltas columnas, constituían un monumento arquitectónico singular. Construido por el arquitecto corellano José Argos a quien se debe entre otras obras la ermita de la Virgen del Soto de Caparroso. Consta de dos niveles divididos en tres calles por pilastras cajeadas de orden gigante, sobre las que se encuentra un entablamento corrido. Rematan dos torres de un solo cuerpo de pilastras cajeadas con remate moderno. La puerta de acceso consiste en un arco de medio punto enmarcado por pilastras cajeadas sobre la que monta un balcón arquitrabado y orlado por baquetón quebrado. A los lados se abren unas ventanas rectangulares con frontón triangular y óculos sobre pilastras.

 

palacio de Gómara

El rey viudo-consorte don Juanconcedió en 1456 este señorío a los Peralta como pago a su fidelidad en la guerra con su hijo el Príncipe Carlos de Viana. Desde entonces Mosen Martín de Peralta se instituye Señor de Valtierra y Arquedas. Gracias al emperador Carlos V recupera en 1527 su título de Buena Villa y con él sus libertades y privilegios.

* en el número 16 de la calle Mayor se localiza una casa en esquina del siglo XVI, de gran altura con cuatro pisos. Presenta una portada descentrada de gran arco de medio punto y pequeño escudo sobre ella, amplias ventanas rectangulares y remate con galería de arquillos dobles, protegida por una potente cornisa con labores de ladrillo.

 

casa en nº 16 de la calle Mayor


* el edificio del número 27 de la calle Mayor era un palacio del siglo XVIII, en estado ruinoso, con fachada en ángulo de dos cuerpos y galería de ventanas de medio punto. Destaca un blasón barroco de alabastro.

* la calle Mayor desemboca en la plaza de los Ríos donde se ubicaba (nº 4) un palacio del siglo XVIII con fachada de ladrillo de dos cuerpos, el primero con puerta descentrada, un arco de medio punto y ventanas con rejas barrocas, y el segundo de balcones y un remate de galería de dobles arquillos. Este edificio engloba otro anejo también de ladrillo que completa la manzana, unificándose ambos en la parte superior por una galería de arcos.

* en la calle de San Irineo se ubica una casa del siglo XVI con dos cuerpos de ladrillo, remate de arquillos de medio punto y doble alero de ménsulas de madera.

casa con remate de arquillos de medio punto

* en la calle del Castillo (I) se ubica una casa del siglo XVI reformada que muestra una galería de arquillos en el ático

* preside la plaza de los Fueros la gran fachada del Ayuntamiento, antiguo palacio de los Peña, con portada de columnas dóricas y escudo sobre el balcón principal. Está remodelada en un historicismo tardío. Presenta otra fachada en la trasera que da a la carretera. Una visita a Valtierra descubre numerosas otras casas de interés, aunque no pocas han sido derruidas para dar paso a nuevas construcciones.


fachada trasera del Ayuntamiento a pie de carretera

 

casa señorial en Valtierra

* cuevas de Valtierra

Algunas de las antiguas cuevas de habitación tipo troglodita existentes en la zona de Valtierra y Arguedas han sido modernizadas para uso turístico-hotelero.



torres y murallas
Valtierra
merindad de Tudela
Navarra


La "Torraza" es resto de una torre medieval - posiblemente de origen romano - maciza, cuyo basamento de piedra aprovecha sillares labrados en época romana y que formaba parte de las antiguas murallas defensivas de la villa. Se alza en lo alto del pueblo.

 

la Torraza

castillo de Peñaflor
vedado de Eguaras
Bardenas Reales
Valtierra
merindad de Tudela
Navarra



 

 

Existían en las Bardenas Reales varios castillos: Aguilar, la Estaca (o Santa Margarita), Mirapex i Mirapeix (torre de Mari Juan), Peñaflor, Peñarredonda, Sancho Abarca y Sanchicorrota. Las ruinas más visibles actualmente son las de Peñaflor en el Vedado de Eguaras. Por influencia de las novelas de Navarro Villoslada se conoce también como el “castillo de doña Blanca”. Estos castillos, generalmente modestos, servían principalmente de custodia de la frontera con Aragón en tiempos de Sancho VII el Fuerte (1154-1194-1234).

Situado en el corazón de las Bardenas, el vedado de Eguarás o Peñaflor pertenece al término municipal de Valtierra.

Este castillo fue probablemente edificado por Sancho VII El Fuerte a principios del siglo XIII para guardar la frontera con Aragón y poner freno al bandolerismo que asolaba la Bardena. Su construcción contaba con una pequeña torre central que servía a la vez de atalaya y de alojamiento a una reducida guarnición y un recinto amurallado en torno a ella. Hoy solo queda la ruina de su torre. Su pequeño bosque en el que se criaba abundante caza de perdices, jabalíes, conejos y liebres, era escenario de múltiples cacerías reales.

 



 

.

 

.

 

 

.

 

.

 

 

 

 

 

Este vedado ha sido siempre una finca particular. Inicialmente, perteneció a los reyes de Navarra, que solían usarla como territorio de caza. En el siglo XV, Juan II la cedió a mosén Pierres de Peralta; y ya en 1530 la heredad estaba en manos de Juan de Eguaras, un noble de Tudela, cuyo apellido ha quedado definitivamente asociado a este enclave. A mediados del siglo XIX, el predio era de los condes de Parent, y hoy los dueños son los condes de Cascajares, que explotan el vedado desde hace varias generaciones.

El castillo de Peñaflor domina el vedado y hoy se le conoce principalmente por la leyenda de doña Blanca de Navarra Trastamara (1414-1461-1464), princesa de Asturias, princesa de Viana y reina titular de Navarra, quien - según la novela decimonónica de Navarro Villoslada - estuvo presa en la torre del castillo a finales del siglo XV. Según cuenta la novela, doña Blanca se negó a casarse con un príncipe de Aragón, como era el deseo de su padre el rey viudo-consorte de Navarra don Juan de Trastamara - más tarde en 1458 rey de Aragón - y éste la encerró a pan y agua en la torre del castillo de Peñaflor. Todas las noches, un pastor de Valtierra que tenía las ovejas en la zona, le llevaba queso y leche. Así pudo la princesa sobrellevar mejor su castigo. Años después como agradecimiento, doña Blanca regaló al pastor las tierras que quedaban alrededor del castillo. Ello explica, según una reelaboración popular de la leyenda, que estas tierras pertenezcan hoy al término municipal de Valtierra, en lugar de estar incluidas administrativamente en la comunidad de Bardenas, a la que corresponden desde el punto de vista geográfico.

El vedado de Eguaras tiene una superficie de 497,79 hectáreas, lo que representa aproximadamente el 1% del territorio de las Bardenas Reales. Su altitud oscila entre 329 y 372 metros.

 

arqueología
Valtierra
merindad de Tudela
Navarra


Junto a la "Torraza" se excavó en 1953 una necrópolis de finales de la primera Edad del Hierro, necrópolis que es un verdadero campo de urnas. Se han encontrado en ella 16 enterramientos.

Se conservan en el Museo de Navarra en Pamplona urnas, tapaderas y vasitos de ofrendas de cerámica y diversas piezas de adorno en bronce.