Rectángulo redondeado: index  web


 

PAMPLONA

arquitectura civil y militar

merindad de Pamplona


Navarra

Haute-Navarre

 



Pamplona

 




Rectángulo redondeado: su colaboración

 

 

INDICE

vista general
nota histórica
Pamplona en la Edad Moderna
casas y palacios

murallas y fortificaciones
puentes
arcos, puertas y portales
esculturas y monumentos

fuentes, pozos y molinos
parques y jardines
arqueología
varios

Pamplona 1726-1727

Pamplona 1728

Pamplona año 2007

Pamplona vista desde la torre de los P. Escolapios, junto a la plaza de toros

 

 

centro urbano de trazado urbanístico medieval

año 1845

año 1882


año 1882 (detalle)

 

 

La huella romana en Pamplona comienza en el año 75-74 a.C. con la llegada del general romano Pompeyo con su ejército a un lugar estratégico en una encrucijada entre la Galia e Hispania. En el siglo II d. de C. la ciudad romana debió de alcanzar su máximo desarrollo, llegando a la línea que forma el antiguo palacio de San Pedro, de los Virreyes o de Capitanía - transformado recientemente en Archivo General de Navarra -, la calle del Carmen, Navarrería, Chapitela y la plaza del Castillo. En el último cuarto del siglo III los estratos arqueológicos evidencian la presencia de un gran incendio que debió de arrasar toda la ciudad, cuya causa pudo ser la invasión que por aquellas fechas protagonizaron los francos y alamanes. Durante el siglo IV se fueron reconstruyendo edificios o sustituyendo los antiguos, como el antiguo mercado del patio del Arcedianato en cuyo solar se construyó otro edifico público cuya función se ignora y una plaza pública con fuentes o ninfeos que ocupó parte de la actual catedral. De ese momento datan las murallas de la ciudad, de las que se ha encontrado algún lienzo en el claustro. Desde tiempos posiblemente de Sancho II Garcés "Abarca" (935-970-994) y desde luego desde el rey de Aragón y de Navarra, Sancho I Ramírez (1042-1063-1076-1094), los amplios poderes del Obispo convirtieron Pamplona en una ciudad episcopal, de manera que el Obispo tenía el derecho de propiedad sobre el suelo de la ciudad - posiblemente solo la Navarrería -, las rentas señoriales y la jurisdicción sobre los "hombres de Santa María". 

Pamplona en el siglo VIII: http://www.lebrelblanco.com/04.htm

El auge que adquirió el Camino de Santiago favoreció el asentamiento de gente nueva, especialmente "francos" que se asentaban fuera del núcleo originario de la Navarrería y ejercían nuevas profesiones que enriquecían la ciudad y creaban una nueva burguesía. De esta manera la Pamplona medieval se caracterizará por la formación de otros núcleos urbanos - burgos - como los de San Cernin o la Población de San Nicolás que reciben de los reyes sus respectivos "fueros", como el otorgado en 1129 al burgo de San Cernin por el rey de Aragón y de Navarra, Alfonso I el Batallador (1073-1104-1134). Todos estos burgos dependían jurídicamente del Obispo. También existieron otros barrios que no alcanzaron la importancia de los anteriores pero que formaron parte de la ciudad: el barrio de San Miguel (documentado ya en 1214), la Judería, al comienzo del reinado de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194), ambos localizados dentro de la Navarrería y la llamada "Pobla Nova del Mercat", situada en la zona de la Taconera y vinculada a la parroquia de San Lorenzo. En ciertos momentos, un cerco amurallado circundaba a cada uno de los burgos para protegerse de sus vecinos, lo que condicionó la futura estructura urbanística de la ciudad.

Ver más detalles en la sección correpondiente a "murallas y fortificaciones"   

 

 

Pamplona en la Edad Moderna

 

Con la pérdida de la independencia política de Navarra en 1512 y la introducción por las armas de una nueva dinastía en el trono de Navarra, Pamplona se verá otorgar una función de plaza fuerte defensiva, carácter que no abandonará hasta finales del siglo XIX. Navarra que al menos desde Sancho III el Mayor en el siglo XI, y desde luego desde el advenimiento de la dinastía de Champagne en 1234, había sido "puente con Europa", desde 1512 se convertirá en "tapón con Europa", siendo desde entonces Pamplona un baluarte avanzado en la defensa de la frontera española y la religión católica contra la amenaza francesa y el naciente hugonotismo. En 1570 se dictan las primeras ordenanzas constructivas y se construye la Ciudadela en tiempos de Felipe II así como nuevos lienzos de muralla, cuyo trazado engloba el campo de la Taconera y otros lugares que ensanchan el terreno construíble intramuros.

 

Pamplona
s. XVI

 

La primera construcción de importancia que se hace en Pamplona después de 1512 fue el castillo de Santiago que Fernando el Católico (1452-1479-1516) mandó levantar en el lado sur de la actual Plaza del Castillo, en terrenos que ocupaba entonces el convento de los Dominicos y que fue derribado, y en la actualidad el Palacio de Navarra. Con la construcción de la Ciudadela, la función defensiva de esta castillo perdió importancia, siendo derruido y pasando el solar a ser ocupado por el convento de las Carmelitas Descalzas. Este convento desaparece en el siglo XIX, construyéndose en su lugar el Palacio de Navarra (1843) y el Teatro Principal (1851). Es en ese momento cuando la plaza del Castillo adquiere su fisonomía actual, sirviendo de verdadera plaza mayor en Pamplona. Por simplificación, en el índice de calles que se presenta más abajo, los edificios con entrada dando a la plaza del Castillo (históricamente "tierra de nadie") han sido clasificados bajo el "burgo de San Nicolás".

 

burgos de Pamplona 1360 - 1423

 

A mediados del siglo XVI se decide rellenar los fosos que separaban los burgos de San Cernin y San Nicolás, abriéndose la calle Nueva y construir allí las Audiencias Reales o casa del Consejo Real, ocupado luego por el edificio "la Agrícola", el "Gran Hotel" y después por la Biblioteca General de Navarra.

En el siglo XVIII, el Ayuntamiento va tomando protagonismo en la ordenación urbana, siguiendo la mentalidad "ilustrada" de esta época borbónica. Pavimentado, alcantarillado, alumbrado son algunas de las mejoras urbanas de esa época, siendo la más destacable la traída de aguas y la instalación de fuentes en la ciudad, lo que requirió la obra de ingeniería del acueducto de Noain.

A finales del siglo XIX, en 1888, comienza la construcción del Primer Ensanche. Hasta 1915 no empiezan a derribarse las murallas que permiten la expansión de la ciudad hacia el sur y confirman el abandono del carácter de plaza fuerte de la ciudad. El plan del Segundo Ensanche es aprobado en 1917. La ciudad comienza a extenderse fuera del recinto amurallado urbanizándose zonas como la Rochapea, Chantrea y Milagrosa. El Tercer Ensanche surge del Plan General de 1957 que incluye la primera fase de la urbanización de San Juan y las posteriores de Iturrama y Ermitagaña. A partir de 1984 se impulsa el crecimiento por la zona de Mendebaldea.

En líneas generales Pamplona conserva actualmente sin alteraciones de importancia el trazado de las calles de la época medieval, aunque sorprende la escasez de edificios monumentales de carácter civil que contiene actualmente el casco viejo de la ciudad, especialmente de época anterior al siglo XVIII, predominando los de gusto decimonónico aunque a menudo conservando la planta medieval en forma de casas estrechas y alargadas en profundidad, con muy pocas ventanas al exterior. En altura, tras periódicos recrecimientos, suelen alcanzar cuatro o cinco pisos, un desarrollo excesivo que da lugar a calles sombrías por estrechas y otorga poca perspectiva a los edificios, algo también conocido en la rúa Mayor de Puente la Reina. Las fachadas suelen llevar a menudo balcones de poco vuelo, en ocasiones enriquecidos por miradores de carpintería con decoración decimonónica de palmetas y flores. El ladrillo es el material más usado en las viviendas comunes del siglo XVIII, aunque muchas casas enlucieron el ladrillo en el siglo XIX. En ocasiones se combina la piedra y el ladrillo cara vista con esmerado acabado. El frontis suele ennoblecerse con algún escudo, la mayoría de la segunda mitad del siglo XVIII. Junto a esta arquitectura doméstica de carácter vecinal existe algún ejemplo de vivienda palaciega del siglo XVIII construida en sillar y gran ornato en la fachada.

En la sección que sigue se describen someramente los principales edificios, casas y palacios clasificados según el correspondiente burgo medieval al que pertenecían (Navarrería, San Cernin, San Nicolás) o por su localización en "tierra de nadie", el barranco donde se construyó el Ayuntamiento en el siglo XVIII. Los edificios construidos en los varios "planes de ensanche" a partir de finales del siglo XIX quedan clasificados como "extramuros". En algunos pocos casos se han realizado algunos ajustes clasificatorios por razones de simplificación, lo que ha podido abrir la puerta a algunos errores de menor importancia.

 

INDICE:

burgo de la Navarrería
burgo de San Cernin
burgo de San Nicolás
"tierra de nadie"
Pamplona extramuros

 

 

 

burgo de la Navarrería

 

 

burgo de la Navarrería hacia 1920

 

frente de la Magdalena y burgo de la Navarrería


La Navarrería contaba con un recinto amurallado con seis portales: Portal del Abrevadero al norte; Postigo de los Canónigos y Portal del Río - ya en la Judería - al este; Puerta de la Tejería y Puerta de la Fuente Vieja al sur, ésta también en la Judería; y Puerta del Chapital al oeste. Tras la destrucción de este burgo en 1276, Carlos I el Calvo (Charles IV "le Bel" en Francia) (1294-1322-1328) - rey de "hecho", no de "derecho" en Navarra - otorgó en 1324 el Privilegio de reconstrucción. El castillo de la Navarrería o castillo viejo fue construido en 1308 por Luis I (Louis X "le Hutin" en Francia) (1289-1305-1316) y se emplazaba en el ángulo noroeste de la actual plaza del Castillo, la cual funcionaba como "plaza de armas". El "nuevo castillo" de Santiago fue construido por Fernando el Católico (1452-1479-1516) en 1514. Especial importancia tenía en la Navarrería "El Chapitel", un gran espacio abierto entre los tres burgos, en donde se celebraba el mercado y contratación, espacio que se modificó tras el Privilegio de la Unión de 1423, ya que se dividió con la aparición de nuevas construcciones dando lugar a la aparición de dos plazas, la del Castillo y la de la Fruta, hoy del Ayuntamiento. A partir del siglo XVI la zona del viejo chapitel, actual calle Chapitela, se denominó el "Almudí viejo".



 

 

recorrido por las calles del burgo de la Navarrería:


calle Curia
calle Mercaderes
calle Dormitalería
plaza Santa María la Real
palacio Arzobispal

retiro sacerdotal "el Buen Pastor"
frontón Labrit
ronda del Obispo Barbazán
calle Compañía
calle de la Merced

calle Calderería
calle San Agustín
calle Estafeta
palacio Goyeneche
calle Chapitela

plaza de San José
Instituto Navarro de Administraciones Públicas
casa del Músico
calle del Redín
rincón del Caballo Blanco

caseta de los Cordeleros
calle del Carmen
calle Navarrería
palacio de Rozalejo
calle de la Mañueta

Archivo Real y General de Navarra
calle del Mercado
antiguo colegio-seminario de San Juan Bautista
museo de Sarasate
plaza del mercado
mercado municipal


Pamplona a finales del siglo XX conserva el trazado urbanístico medieva

 

La calle CURIA se localiza en la parte alta de la Navarrería y parte por el Norte de la Catedral. Debe corresponder al "Decumanus Maximo" de la ciudad romana. En la Edad Media tomó el nombre de calle Mayor de la Navarrería. Más tarde fue conocida como "Subida de Nuestra Señora" o "Subida de la Seo", denominándose Curia desde el siglo XVII pues en ella se encontraba la Torre del Obispo, actualmente el nº 29 de la calle, donde por algún tiempo se alojaron las oficinas de la Curia Episcopal, habiendo sido también cárcel en el siglo XVII. Se conserva en los sótanos de esta casa una estancia abovedada con arcos apuntados de ladrillo, en uno de los cuales se esculpe el escudo del obispo Alejandro Cesarini (1520-1537).

casa en calle Curia

O

blason linaje Laortiga y otro blasón en casas de la calle Curia

 

arco apuntado medieval en calle Curia

 

En la calle MERCADERES - antigua calle del Mentidero hasta comienzos del siglo XVIII - la mayoría de las fachadas fueron renovadas a finales del siglo XIX y principios del XX, incorporando adornos de yesería e introduciendo miradores de madera. El escaparate y el interior de una farmacia de 1905 es uno de los pocos ejemplos de diseño modernista en Pamplona.

 

mirador en calle Mercaderes

 

De la Catedral parte la calle DORMITALERIA, llamada así desde principios del siglo XIX por emplezarse en ella la casa del dormitalero, canónigo responsable de que se cerrasen a su hora las casas de la canongía. El nº 1 corresponde a la "Casita" construida en 1786 y remodelada en el siglo XX, que fue antiguamente la Casa Prioral hasta que pasó a manos privadas en la desamortización del siglo XIX por los regímenes centralistas. Revertió después al Obispado. Incorpora en la puerta la fecha de 1887, junto a una inscripción que recuerda que fue colegio de párvulos. Los números 50 y 52 corresponden a dos casas que en sus fachadas de ladrillo reproducen la arquitectura doméstica del siglo XVIII de esta calle. En el extremo de la calle se situaba el antiguo Seminario Conciliar, en la actualidad Casa de la Providencia. El antiguo Seminario de San Miguel se fundó en 1772, correspondiendo a 1777 la portada de piedra de medio punto entre pilastras cajeadas que da paso al remate. Éste está presidido por una hornacina avenerada que contiene la imagen del Arcángel San Miguel, culminada por un frontón triangular. En la calle Dormitalería se localiza el edificio de la Hermandad de la Pasión.

 

edificio de la Hermandad de la Pasión

 


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

En el límite con la muralla por el lado sur se halla la PLAZA DE SANTA MARÍA LA REAL, fin del barrio de la Navarrería, que en su aspecto actual data de 1945 cuando se destruyó el antiguo Convento de la Merced para construir en parte de su solar en 1952 el Retiro Sacerdotal del "Buen Pastor". Durante la Edad Media se extendía por esta parte el barrio de la judería. En una hornacina emplazada en la muralla, en la parte sur de la plaza, se localiza una imagen de Santa María la Real.

* Palacio Arzobispal. Aunque Sancho VII “el Fuerte” cedió a la mitra pamplonesa el Palacio Real de Pamplona en 1198, revirtió en la corona en 1255. Desde entonces hubo numerosos enfrentamientos y permutas entre ambas partes para determinar la propiedad del inmueble. Con la anexión del Reyno de Navarra a la corona de Castilla, León y Granada en 1515, los virreyes instalaron allí su residencia. Por su parte los obispos desde el siglo XVI instalaron su residencia en la casa del Condestable de Navarra en la calle Mayor, en condición de inquilinos. No obstante, llegado el siglo XVIII, a causa de las incomodidades y de su lejanía respecto a la catedral, así como también de la bula romana expedida por Benedicto XIII, se emprendió la construcción del actual palacio en esta plaza de Santa María la Real. Se reunieron el obispo, Melchor Ángel Gutiérrez Vallejo con los representantes del cabildo de la catedral y del clero de Navarra para firmar una concordia que permitiera la obtención de fondos para la nueva construcción. De este modo, en 1734 de daba inicio a las obras, que finalizaron en 1740 bajo el arzobispado de don Ignacio Añoa y Busto, quien años después ostentaría la mitra de Zaragoza.

 

palacio Arzobispal


 


portada de la fachada del
patio de la Providencia


detalle
portada del patio de la Providencia


ático con hornacina
y fronto curvo partido

 

 


patio
interior con arcadas


aletones vegetales
en portada del patio dela Providencia


patio
interior con arcadas

 

 


escalera imperial principal


escalera imperial


cúpula de la escalera imperial

 

placio Arzobispal en plaza de Santa María la Real

 

De arquitectura barroca, consta de tres fachadas de esmerado ornato en donde se combinan el sillar y el ladrillo, reflejándose la arquitectura de la Ribera del Ebro en la galería de arquillos que corona el edificio. Tiene dos portadas prácticamente idénticas, una dando a la plaza y la otra al patio de la Providencia. Se conciben como un retablo con basamento geométrico en el que asientan dos columnas dóricas con tercio inferior acanalado que enmarcan la puerta, y ático con hornacina entre columnas acanaladas y frontón curvo de remate. Dispone de aletones vegetales que enmarcan la puerta y el ático y un relieve que contiene los símbolos episcopales: báculo, capelo borlado y mitra, además de los triglifos y metopas del friso sobre la puerta. La hornacina de remate tiene una ventana delante de la cual se coloca la estatua en piedra de San Fermín.

El interior del palacio se renovó hacia 1973, habiendo quedado intacto el patio con arcadas y cuatro pisos de ladrillo en el último de los cuales se repite el tema de la galería de arquillos y la gran escalera imperial con una rica y variada estructura a base de bóvedas de arista y lunetos. Sobre el cuadrado de la caja se alza una decorativa cúpula vaída con decoración de recuadramientos y florón central de remate, realzado con los emblemas episcopales.

Se comunica con la Catedral a través de un largo módulo, obra del siglo XVIII, que enlaza el ángulo Noroeste de la casa con el claustro. Al comienzo y al final de este módulo se encuentran dos pequeñas cúpulas cuyos paños se decoran con motivos geométricos y florón de madera dorada que pende del centro.

* Retiro Sacerdotal "El Buen Pastor". Fue construido hacia 1952 por el arquitecto Víctor Eusa. Utiliza la piedra para enmarcar la fachada y el ladrillo ocre para los muros. Repite la galería de arquillos con un volado alero de madera.

 

retiro sacerdotal ''El Buen Pastor''
plaza Santa María la Real

 

En la plaza Santa María la Real se localiza una hornacina avenerada, bajo un frontón curvo partido, que alberga una imagen de Santa María la Real de Pamplona.

 

hornacina de Santa María la Real

 


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

* frontón Labrit. La trasera del frontón Labrit comunica con la plaza de Santa María la Real.

 

frontón Labrit

 

* la Ronda del Obispo Barbazán es un privilegiado lugar de paseo que discurre bordeando la muralla entre la plaza de Santa María la Real y el Rincón del Caballo Blanco. Discurre esta Ronda precísamente tras la cabecera de la capilla Barbazana de la Catedral, donde se encuentra el sepulcro del Obispo.

 

Ronda del obispo Barbazán
muralla Este de la Magdalena
entre los baluartes del Redín y de Labrit

 

casas en la Ronda del Obispo Barbazán

 

La calle COMPAÑÍA parte de la calle Curia y es paralela a la calle Dormitalería. Durante la Edad Media fue conocida como calle del Obispo, de Santa Catalina, del Alfériz, y otros nombres. Destaca el exterior de lo que fue el colegio de Jesuítas con la iglesia de Jesús y María, actualmente parroquia de San Juan Bautista y Escuela de Idiomas. La portada de esta última corresponde al antiguo convento de Santa Eulalia o Santa Olalla de la Orden de la Merced .

 

portada del antiguo convento de la Orden de la Merced


 


 

Escuela de Música

 

El nº 23 de la calle corresponde a la antigua sede de la Cofradía del Santísimo Sacramento, del siglo XVIII, la misma que en la calle Calderería tiene la Basílica San Martín. Actualmente es una casa de vecindad, donde permanece como recuerdo de su función benéfica la hornacina flanqueada por pilastras cajeadas, que dan pasbao a un entablamento y frontón triangular partido, en cuyo centro se esculpe el emblema de la Cofradía, un cáliz con la Sagrada Forma. Ocupa la hornacina un santo obispo, del siglo XVII, procedente de Ibilcieta, que sustituye a la vieja imagen del Salvador, conservada en la Basílica de San Martín.

 

hornacina en la calle Compañía

 

 


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

La calle de LA MERCED es la continuación de la calle Compañía a partir de la de Javier. Se trata de la antigua Rúa Mayor de la Judería, donde más tarde se instaló el Convento de los Mercedarios de donde derivó el nombre de la calle. Algunas casas generalmente decimonónicas aprovechan escudos del siglo XVIII. La portada del antiguo Convento de la Merced fue guardada por el Ayuntamiento y colocada en 2005 en la Escuela de Idiomas de la calle Compañía.

 

portada del antiguo convento de la Orden de la Merced

 

La calle CALDERERÍA - del antiguo gremio medieval de los caldereros - arranca de la confluencia de Curia y Mercaderes llegando hasta la Bajada de Javier. Las casas números 10 y 12 eran antiguamente una sola, con carácter señorial en el siglo XVIII a tenor de los elementos decorativos unidos al escudo que luce. Consta de basamento de sillar con dos entradas rectas sobre el que se alzan dos cuerpos de ladrillo con pareja de balcones y ático con galería de arquillos, hoy transformados en pequeñas ventanas. La casa nº 22 decora su frontis con una serie de azulejos que mantiene un escudo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII timbrado por yelmo y decorado con rocalla. En esta calle está situada la Basílica de San Martín.

 

casas en calle Calderería

 

A partir de la la Bajada de Javier, la calle Calderería pasa a denominarse SAN AGUSTÍN hasta Labrit, en donde se ubica la iglesia San Agustín y se ubicaba el antiguo frontón Euskal-Jai, actualmente derribado. En esta calle estuvo desde 1772 el Seminario Episcopal que se mantuvo hasta 1939.

Paralela a las calles Calderería y San Agustín se encuentra la calle de la ESTAFETA que conecta la calle Mercaderes con Labrit. En el siglo XIV se denominaba calle de las Heras, en el XV la Carpintería de la Zaga del Castillo, en el XVI y XVII Tras el Castillo, tomando el nombre actual en el siglo XVIII. El aspecto que ofrece actualmente corresponde principalmente a renovaciones de las casas efectuadas en los siglos XIX-XX, conservando algunas de ellas - como el nº 41 - el modelo típico de la arquitectura doméstica del siglo XVIII. En ellas lucen a menudo blasones de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII. En el solar que ocupa la casa de principios del siglo XX, nº 49-51, con decoración de palmetas en los balcones, estuvo ubicada la pequeña capilla de San Tirso. Además del palacio Goyeneche, son numerosas las casas blasonadas en la calle de la Estafeta.



 


blasón de Saldías Elizalde


blasón de Íñiguez de Beortegui


blasón en trasera del Hotel la Perla

 

casas blasonadas en calle de la Estafeta

 

* palacio Goyeneche. Se localiza en el nº 40 de la calle Estafeta haciendo esquina con la Bajada de Javier y constituye uno de los pocos ejemplos de arquitectura palacial que se conserva en Pamplona. El edificio, al contrario de lo que pudiera parecer, presenta su fachada principal hacia la calle de la Estafeta, ya que por entonces, todavía Pamplona estaba volcada hacia su interior, aunque la Plaza del Castillo no tardaría en convertirse en centro neurálgico de la ciudad. Se trata de un bloque cúbico con piedra en el basamento y cuatro alturas de ladrillo pintado. La portada de la calle es un arco de medio punto cajeado, enmarcado por pilastras cajeadas y aletones, todo lo cual culmina en un frontón curvo partido que contiene el blasón con las armas de Rived, quien compró el palacio a principios del siglo XVIII. A cada lado de la puerta dobles ventanas cerradas por rica forja. En el piso noble una balconada corrida a la que dan acceso cinco balcones.

 

entrada principal del palacio de Goyeneche
en calle de la Estafeta

 


fachada en calle Estafeta

 


fachada en calle Estafeta

 

 

Los Goyeneche procedían de Garzáin (valle de Baztán, merindad de Pamplona), desde donde Miguel de Goyeneche se trasladó a Pamplona, dedicándose al comercio de lana y otros negocios. Fue uno de sus hijos, Pedro Fermín, quien siguió su estela como hombre de negocios, entablando relaciones comerciales con los navarros que triunfaban en el Madrid de Felipe V: los Mendinueta. Arizcun, Garro, Aldecoa, Goyeneche, etc. Llegó incluso a residir durante algunos años en la capital, conociendo la vanguardia constructiva que se estaba acometiendo en la dicha Villa. Fue tesorero general de guerra de Navarra y director general de la provisión de víveres de Navarra, Guipúzcoa y Santander, llegando a alcanzar una plaza de oidor de la Cámara de Comptos en 1749. Llevó a cabo una política matrimonial, entroncando sus hijas y nietos con familias de gran prestigio como los Borda de Maya, Goyeneche y Rada de Subiza. La casa principal fue construida sobre dos solares de su propiedad, comenzándose en 1738 sus obras.

 

O

entrada al palacio bajo la arcada de la plaza del Castillo



 


fachada
recientemente remodelada


fachada
anteriormente a la remodelación


fachadas esquina
plaza del Castillo y bajada de Javier

 

 

El edificio, al contrario de lo que pudiera parecer, presenta su fachada principal hacia la calle Estafeta, ya que por aquel tiempo, todavía Pamplona estaba volcada hacia su interior, aunque la Plaza del Castillo no tardaría en convertirse en el centro neurálgico de la ciudad.

 

En la ancha calle CHAPITELA, que une la Plaza del Castillo con la calle Mercaderes, se localizan interesantes casas de arquitectura doméstica, permaneciendo algunas del siglo XVIII con la fachada de ladrillo, balcones, y el piso superior recrecido, como las números 12 (sin alteraciones sustanciales), 20 y 22. Otras casas recubren su origen dieciochesco tras una capa de pintura y ornamentación de yesería de tipo historicista, que le otorgan un aspecto más moderno, como la nº 19 - conocida como la "Virreina" - que incorpora una rica rejería en las balconadas recordando el trabajo del Ayuntamiento. El local comercial ubicado en la casa nº 17 fue realizado en 1920 y muestra un decorativo frontis de gusto modernista con materiales de mármol, vidrio coloreado, carpintería pintada, etc.

 

O

O

casas números 12 y 22 de la calle Chapitela con sus respectivos blasones



volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

En la zona de la antigua Canongía, en el lado Norte o del Evangelio de la Catedral, se ubica la PLAZA o plazuela de SAN JOSE:


plaza San José

* se localiza un gran edificio de 1857, de noble fachada de arquitectura neorrenacentista realizada en sillar, con el mismo color dorado de la Catedral. Se trata de la actual Consejería de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra e Instituto Navarro de Administraciones Públicas. En ese lugar debió haberse ubicado el viejo Hospital de San Miguel. En el patio principal se incorporaron nuevas técnicas utilizando estructuras de hierro fundido como elementos portantes, concretamente en las columnas. No obstante, los dos patios existentes mantienen las referencias espaciales de los patios del siglo XVI, con sus galerías porticadas o arquitrabadas, basamentos pétreos, columnas con zapatas o gran escalera de tipo imperial. Se ornamenta exuberantemente con yeserías con abundancia de palmetas que enriquecen los frontones triangulares de puertas y ventanas y los florones de los techos. El patio fue restaurado con cierta monotonía en 1994.

Instituto Navarro de Administraciones Públicas
Consejería de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra
s. XIX

patio cubierto con galerías

 

* la convento de las Carmelitas Descalzas de San José
* el convento de las Siervas de María
* la puerta gótica gótica de San José, del lado del Evangelio, de la Catedral dedicada al Santo Patriarca
* una de las fachadas de la antigua Escuela de Comercio (antigua casa del Canónigo Hospitalero)

Con la aplicación en el siglo XIX de las leyes desamortizadoras de los regímenes centralistas desaparecieron algunas de las antiguas casas ubicadas en la plazuela que correspondían a los Arcedianos de la Cámara, de Valdonsella, la del Chantre (Siervas de María), la del Arcediano de Santa Gema y la Casa del Músico de la Catedral. Esta última, de principios del siglo XVI coincidiendo con la terminación de las obras de la Catedral, tiene una sencilla fachada de sillar, de escasa altura y pequeñas dimensiones, con una puerta de arco apuntado con bocel en el intradós y anagrama de Cristo en la clave. La vistosa carpintería de la puerta es del siglo XVII con frontón semicircular partido. Esta casita unifamiliar medieval adosada a la Catedral es el edificio civil más antiguo de Pamplona y proviene de época medieval. En ella vivía el músico de la Catedral. Se localiza junto a la puerta de San José de la Catedral.

 

casa del Músico adosada a la Catedral
en plazuela de San José
s. XVI

puerta de San José de la Catedral
fachada Norte del lado del Evangelio

 

La plaza de San José se adorna con una esbelta fuente de hacia 1877.

La calle empedrada del REDÍN - muy arreglada en la década de 1960 - comunica la plazuela de San José con las murallas del Norte y volviendo en ángulo, el Paseo de Redín llega hasta la calle del Carmen, en paralelo con la muralla. En la esquina de la plazuela de San José con el arranque de la calle del Redín aparece empotrado un sillar con un templete gótico de arco trilobulado en el que inscribe una imagen pétrea de la Virgen con el Niño, muy maltratada por el paso del tiempo.

 

imagen pétrea de la Virgen con el Niño

 

A un lado de la calle, el muro del convento de las Siervas de María y en el otro varias casas de poca altura, con muros de sillarejo o ladrillo y algún fragmento de entramado de madera además de un cuerpo de comunicación entre el Convento y una casa del otro lado.

 

calle del Redín

 

La casa nº 2 lleva un patio interior con pozo y una puerta adintelada, conservando en el segundo piso una carpintería casetonada como las del siglo XVII. Su escudo corresponde al siglo XIX procedente de la calle Zapatería, con las armas de los Viguria.

 

casa nº 2 de la calle del Redín

 


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

Tras pasar bajo un pasadizo, la calle se amplía en el llamado RINCÓN DEL CABALLO BLANCO, un mesón construido a principios de la década de 1960 siguiendo un modelo de arquitectura medieval. Se aprovechó en la construcción algún elemento del palacio de Antón Aguerre, edificio de finales del siglo XV que se localizaba en la calle Tecenderías, hoy Ansoleaga, derribado en 1958. En el mesón se reutilizaron las bóvedas del sótado y una de las ventanas geminadas de arco mixtilíneo. El escudo con las armas de la ciudad corresponde a finales del siglo XVI o principios del XVII que procede del antiguo Matadero de Pamplona.

 



 

 

mesón del Caballo Blanco

 

Junto al mesón se colocó en 1961 la antigua cruz del Mentidero.

 

cruz del Mentidero

Frente al mesón del Caballo Blanco se encuentra la caseta de los Cordeleros. Tiene una única planta y un solo hueco en toda la fachada, la puerta adintelada que da acceso al interior. Presenta cubierta a dos aguas desiguales de lajas de piedra. Junto a la puerta tiene una pila de agua adornada por una cruz realizada en piedra. Remata la cumbre del tejado una piedra labrada a modo de capilla con una representación antropomórfica en bajorrelieve. La parte posterior está unida a la muralla del S. XVI que corresponde al baluarte del Redín".

Desde comienzos del siglo XX fue utilizado como almacén para los últimos cordeleros de Pamplona.

 

 

Cerca del Redín, la calle del CARMEN pone en comunicación el portal de Francia con la plaza de Santa Cecilia. Desde la reconstrucción de la Navarrería en 1324 se le conocía como calle de San Prudencio, en honor de una ermita que se encontraba cerca del portal. También se le conoció hasta el siglo XVI como rúa de los Peregrinos. La denominación del Carmen, prestada del convento carmelitano que se localizaba frente al portal de las murallas, no se generaliza hasta el siglo XVII. La casa nº 33 parece del siglo XVIII con su fachada de ladrillo y perteneció al Convento de Carmelitas quienes la dedicaron a escuela de niñas bajo la advocación de Santa Catalina. La casa nº 25 - donde vivió el general carlista Zumalacárregui - es del siglo XVIII aunque ha modificado su aspecto en el XIX incorporando miradores de hierro. Frente a ella se encuentra la casa de Ezpeleta, nº 22, también del siglo XVIII, que en 1774 pertenecía al marqués de Vessolla por los condes de Ablitas y Ayanz.

Esta calle del Carmen, a partir de su entronque con la calle Aldapa, se denomina desde el siglo XVI calle NAVARRERÍA y constituye el corazón del primitivo Pamplona. Fue conocida anteriormente en un tramo como calle de Santa Cecilia, en honor a la basílica que en ella existía, y calle de la Ración en el siglo XVIII en otro tramo. En el ensanchamiento de la calle - o plazuela de la Navarrería o de Santa Cecilia y anteriormente de Zugarrondo o del árbol de la Navarrería - se ubica la fuente de Santa Cecilia.

 

fuente de Santa Cecilia

 

arco apuntado medieval
en calle Navarrería

 

* palacio de Rozalejo. Se localiza en el nº 17 de la calle de la Navarrería. Es un buen ejemplo de la renovación palaciega que experimentó Pamplona en el siglo XVIII. Perteneció a los Aoiz-Guendica que recibieron el título de marqués de Rozalejo en 1832. Centra el piso inferior el arco de entrada, con el dovelaje moldurado que apoya en pilares cajeados con los extremos en chaflán. El mismo tipo de enmarque barroco, saliente y quebrado, se repite en los balcones, tres por piso, que se abren en los dos niveles siguientes, enriquecidos por el antepecho de hierro. La moldura de coronamiento se ha roto para introducir en el siglo XIX el escudo nobiliario de la casa de Rozalejo. El interior conserva un amplio zaguán cubierto por tres tramos de bóveda de lunetos, con sus correspondientes pilastras cajeadas y placas recortadas, que muere en una amplia escalera imperial, desfigurada al convertir el inmueble en casa de vecindad. En la parte izquierda de la fachada se abre una pequeña hornacina que alberga una imagen de San José, barroca del siglo XVIII.

palacio del marqués de Rozalejo

La calle de la MAÑUETA - apelación del siglo XVIII - se llamó anteriormente Rúa de los Caños y en un principio era un barranco que conducía las aguas de las calles Curia, Navarrería y Mercaderes al río Arga por la cuesta de Santo Domingo, conformándose como calle ya en la Edad Media. Hasta 1651 se documenta también calle de los Baños debido a que en ella parece que pudieron existir unos baños. En el arranque de la calle de la Mañueta, en el interior de una hornacina, se ha colocado un Cristo Crucificado procedente de la fachada de la desaparecida basílica de Santa Cecilia, una talla con ecos expresivistas de la segunda mitad del siglo XVI.

hornacina en calle de la Mañueta

En la colina situada al norte, delimitada por las calles del Carmen, Aldapa y Dos de Mayo, se localizan la Basílica de San Fermín Aldapa y el nuevo Archivo de Navarra, antiguo Palacio de los Virreyes, o Palacio Real y Episcopal de San Pedro, que se examina a continuación.

 


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

* El Archivo Real y General de Navarra se sitúa en el casco histórico de Pamplona, a corta distancia del Museo de Navarra, frente a la basílica de San Fermín de Aldapa, al borde de las murallas del Norte, en el barrio de la Navarrería.

 

antiguo Palacio Real y Episcopal de San Pedro
en la época en que se utilizaba como Gobierno Militar (s. XX)

 

Ocupa lo que antaño fuera el Palacio Real y Episcopal de San Pedro, cuya historia se remonta al siglo XII, cuando el rey Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194) ordena su construcción. Este antiguo palacio, rescatado para su cometido actual tras varias décadas de abandono, sirvió de residencia en época medieval a los obispos de Pamplona y a los monarcas del Reino, protagonizando sucesivos litigios por su propiedad entre el obispado y los reyes, litigios que se inician en tiempos de los monarcas de la dinastía de Champagne (1234-1305), cambiando de mano con frecuencia. En 1198 Sancho VII el Fuerte (1154-1194-1234) había suscrito un documento de donación otorgando el palacio, capilla, hórreo y bodega al obispo García Fernández (1194-1205), agradeciéndole un importante préstamo. En los litigios llegó a intervenir en 1259 el pontífice Alejandro IV (1254-1261), anulando la cesión que el obispo de Pamplona Pedro Jiménez de Gazólaz (1241-1266) había hecho en favor del rey Teobaldo I de Navarra Champagne (1201-1234-1253). Las discordias finalizaron solamente en 1427 cuando el papa Martín V (1417-1431), resuelto el Cisma de Occidente, encarga al abad del monasterio de La Oliva las negociaciones para que la reina Blanca I de Navarra Evreux (1385-1425-1441) se quedara con el palacio a cambio de una compensación a la sede episcopal, acuerdos que llegaron a buen término.

Tras la pérdida de la independencia política de Navarra en 1512, el palacio pasó a ser habitado en 1529 por los Virreyes de Navarra y desde 1841 por los Capitanes Generales hasta 1880. Posteriormente alojó en sus dependencias el Gobierno Militar hasta 1972. De ahí sus diversas denominaciones: palacio de los Reyes, del Virrey o de Capitanía.

El nombre de San Pedro procede de la iglesia que se localizaba en sus cercanías, construida en ese lugar, en fecha indeterminada. En 1255 se documenta una capilla bajo la advocación de San Pedro que debía cumplir la función de capilla del vecino palacio regio, cesando su actividad tras la destrucción de la Navarrería en la guerra de los burgos de 1276.

 

transformación del Palacio en el Archivo Real y General de Navarra

 

Su ruina final fue provocada por un reciente incendio. Su rehabilitación ha sido obra del arquitecto Rafael Moneo, siendo inaugurado como depósito documental en 2003. El edificio ofrece una imagen singular en la que se integra la vieja fachada del palacio con elementos de nueva construcción. Los restos del viejo palacio han sido “envueltos” con nueva mampostería que si bien no se identifica enteramente con el edificio gótico que un día existió, tampoco puede considerarse ajeno a él. Lo gótico “se advierte” aunque sea un pequeño “sueño”. De su pasado histórico conserva intacta la sala gótica abovedada, dedicada a exposiciones de los documentos más relevantes del Archivo, y el patio interior porticado, ahora acristalado y con un parterre ajardinado en el centro.

 


fachada
Oeste


fachadas
Norte y Oeste


fachada
Norte

 

 


fachada Sur
y portada de acceso


torres de depósito
del patrimonio documental


bóvedas conservadas
del viejo palacio

 

 


patio

 


galería

 

 

portada de acceso al Archivo de Navarra

 

El nuevo edificio, de tres plantas, se encuentra adosado a una torre de once pisos - la mayoría bajo tierra - destinada a depósito de documentos, y equipada con los más avanzados sistemas para la clasificación, consulta, conservación y custodia del patrimonio documental de Navarra. Muestra un amplio hueco central, por el que se accede a los distintos pisos, con un lucernario que lo corona y que permite recibir luz natural a cualquier hora del día.

Los denominados documentos del Reino, a los que posteriormente se fueron añadiendo los fondos de otras instituciones, constituyen el núcleo del Archivo Real y General de Navarra; en él se conserva toda la documentación procedente de las antiguas Cortes de Navarra y su Diputación, desde finales del siglo XV hasta 1836.

Conserva la antigua portada, realizada en sillar con arco rebajado carpanel, enmarcado por dintel que da paso al escudo imperial del Emperador Carlos V, al que flanquean dos columnas con la leyenda del Non Plus Ultra. Como remate se alza un frontón triangular cerrado. En el interior de las jambas se conservan dos querubines. La portada se debió rehacer hacia 1598 con ocasión de la venida a Pamplona del rey Felipe II (1527-1556-1598), momento en que debió colocarse el emblema del Emperador, apartando las armas episcopales que todavía debían de lucir en el palacio.

Bajo el palacio corre la calle del MERCADO, urbanizada en el siglo XVI, momento hasta el cual era un barranco que tras recoger las aguas de la calle de la Mañueta y la meseta del Palacio, las conducía a través de la calle Santo Domingo al río Arga. En el siglo XVI fue conocida como rúa de las Cobranzas.

* el Colegio Seminario de San Juan Bautista se localiza en la calle del Mercado y es sede actualmente del Archivo Municipal (1986) y del Museo Pablo Sarasate (1991). Fue construido bajo el auspicio de Juan Bautista Iturralde, de Arizcun, que fue Ministro de Hacienda con Felipe V, de quien recibió el título de marqués de Murillo el Cuende. El solar - casa y corral - fue adquirido al convento vecino de los Dominicos en 1732. En este Colegio habían de estudiar unos doce alumnos preferentemente parientes del fundador, y en su defecto naturales de Arizcun y de otros lugares del valle del Baztán sucesivamente. Los estudios consistían en gramática, retórica, artes y teología. El edifico se terminó en 1734 y estuvo dedicado a colegio hasta 1936, año en que abrió el seminario conciliar de San Miguel. En 1940 se alojó en este edificio el Museo de Recuerdos Históricos. En 1963 fue adquirido por el Ayuntamiento que instaló el Archivo Municipal en 1986.

 

O

antiguo Colegio-Seminario San Juan Bautista

 

El edifico lleva un basamento de sillar sobre el que se elevan tres cuerpos de ladrillo. En el primer nivel cuatro balcones sin vuelo, en el segundo una balconada sobre tornapuntas de forja y en el tercero una galería de arquillos al igual que en el Palacio Episcopal, según la arquitectura de la Ribera del Ebro. La portada pétrea barroca se abre a la calle del Mercado. La flanquean pilastras cajeadas que dan paso al entablamento sobre el que se alza la hornacina de coronamiento, también entre pilastras y con frontón curvo partido de remate. Unas volutas vegetales enmarcan la hornacina de remate y a sus lados los blasones. La hornacina aloja una estatua de San Juan Bautista, sobre la que se sitúa una tarjeta con un bajorrelieve que describe la escena del Bautismo de Cristo. Los escudos de los mecenas se adornan con mascarón inferior, corona de marqués por timbre y abundante hojarasca que sirve de marco al campo partido con el segundo cortado.

El interior del edificio ha sido totalmente modificado para adaptarlo a su actual función, permaneciendo no obstante la pequeña capilla neogótica de finales del siglo XIX con cubierta de crucería, que mantiene una vidriera de 1900, ocupada por el Museo de Sarasate.

* Museo de Sarasate. Se localiza en la capilla neogótica del antiguo Colegio Seminario de San Juan Bautista, en la calle del Mercado. Se custodian en él dos cuadros de pintores navarros, entre ellos un lienzo de Gustavo de Maeztu que representa al general carlista Zumalacárregui sentado junto a su cabalgadura, ante un paisaje en el que se desarrolla una contienda bélica.

* Mercado Municipal. Siguiendo la calle del Mercado se abre la PLAZA DEL MERCADO o de Santiago, junto a la trasera del Ayuntamiento. Se trata de un edificio realizado en 1876 en sustitución de otro anterior. De planta rectangular, dispone de un patio central con arcadas. El forjado del segundo piso se soporta con columnas de hierro, una solución arquitectónica del momento.

 

mercado de Santo Domingo
junto al Ayuntamiento

 

* En la misma calle del Mercado se localiza el Monasterio de Santiago o Convento de los Dominicos.

La calle de SANTO DOMINGO permaneció hasta la unificación de los burgos en 1423 como "tierra de nadie" y en esa zona se construyó el Ayuntamiento en el siglo XVIII.


volver a índice de calles del burgo de la Navarrería

 

burgo de San Cernin o San Saturnino

 

burgos de San Cernin y San Nicolás (la Población) hacia 1920

 

El burgo de San Cernin se extendía hacia el oeste de la Navarrería protegido por dos barrancos al oeste y este y por una doble línea de murallas con sus fosos al norte y sur. La vía principal, la calle Mayor, coincidía con el Camino de Santiago que atravesa el burgo de este a oeste. Junto a las calles Jarauta y de las Carnicerías - hoy Descalzos - se desarrolló el barrio de la "Pobla Nova del Mercat" habitado por labradores, barrio que desapareció en el siglo XVI. Los dos principales portales de las murallas eran los de Portalapea o del Chapitel, que se abría hacia la Navarrería, y el de San Lorenzo situado al otro extremo. Otros tres portales menores eran: el postigo de las Carnicerías, la puerta de la belena y un tercero que comunicaba con la Puebla Nueva a través de la puerta de Santa Engracia. Este burgo tenía las parroquias de San Cernin y de San Lorenzo.

 

 


 



recorrido por las calles del burgo de San Saturnino o de San Cernin:


calle San Saturnino
calle Mayor
palacio del Condestable de Navarra
palacio renacentista de Redín y Cruzat
casa en nº 58 de la calle Mayor

palacio del marqués de San Miguel de Aguayo o del conde de Ezpeleta
plaza de Recoletas
casa de los Capellanes
plaza de la O
calle San Lorenzo

calle Descalzos
calle Jarauta
Círculo Tradicionalista
calle Santo Domingo
Museo de Navarra

calle de la Campana
calle Ansoleaga
Cámara de Comptos de Navarra
calle San Francisco
casa de las Caballerizas de Vessolla

calle Eslava
calle Nueva
plaza San Francisco
Escuelas Municipales
edificio "La Agrícola"

calle Taconera
palacio del marqués de Vessolla


Se extiende el barrio por el lado occidental del Ayuntamiento, manteniendo su trazado medieval que atraviesa longitudinalmente la calle Mayor y transversalmente la calle Eslava. Cierra por el Norte la calle Descalzos, por el Sur la calle Nueva, por el Este la calle Santo Domingo y por el Oeste la Taconera.

De la plaza del Ayuntamiento parte la calle SAN SATURNINO, antigua calle Bolserías, de trazado corto y quebrado que empalma con la calle Mayor. La casa nº 1, de 1892 - casa del pasaje de Seminario - es un buen ejemplo de arquitectura decimonónica de gusto historicista, que proyecta una larga fachada que se prolonga desde la calle San Saturnino hasta Ansoleaga adaptándose a la curvatura de la calle. Utiliza piedra en las pilastras que organizan los paramentos verticales y el ladrillo ocre en los muros, añadiendo un sinfín de motivos ornamentales concentrados en los dinteles de los vanos y en las ménsulas que soportan el alero y balcones. Junto a ella se localizaron los cimientos de los torreones de Portalapea. La casa nº 12, situada en las escalinatas que descienden a la calle Santo Domingo, constituye un gran bloque del siglo XVIII con dos fachadas, con alto basamento, dos niveles y coronamiento abuhardillado recrecido en el siglo XIX-XX, que conserva los balcones con la carpintería decorada con elementos barrocos. Su fachada lleva decoración geométrica y la figura de la diosa Diana. En la casa nº 14 se incorpora una hornacina en la que se custodiaba una Virgen de los Presos, con ecos flamenquizantes, de la primera mitad del siglo XVI, vandalizada. Anteriormente la imagen permaneció alojada en un nicho de uno de los portales de la muralla del burgo, el llamado portal de la Portalapea, derribado en 1815.

casa del pasaje de Seminario
nº 1 calle San Saturnino

casa nº 12 de la calle San Saturnino

 

En la casa nº 1 de la calle, actualmente ocupada en los bajos por una farmacia, se ubica una hornacina de la Virgen del Camino con el Niño.

 

hornacina de la Virgen del Camino con el Niño

 

La calle MAYOR es la antigua rúa de los Peregrinos, vía procesional en las celebraciones de la ciudad, y alcanza un largo recorrido enlazando la parroquia de San Cernin o San Saturnino con la de San Lorenzo y la Taconera. Antiguamente el tramo entre la calle Eslava y San Lorenzo se llamaba calle Mayor de la Corregería y en ella vivían los que trabajaban el cuero. En este tramo se encuentra en el nº 59-61 una hornacina de San Fermín. El otro tramo hasta la parroquia de San Saturnino se llamaba calle Mayor de los Cambios, debiéndose el nombre posiblemente a la existencia de una casa de cambios. Junto a la parroquia de San Cernin se encuentra el "pocico de San Cernin" que según la tradición usaba San Saturnino para bautizar a los primeros cristianos de la ciudad. En general la calle tiene casas de época tardía, con fachadas pintadas y decoradas con algún motivo de yeserías, propio del siglo XIX-XX de un ambiente burgués decimonónico. Entre los inmuebles números 6 y 8 se empotra una pequeña hornacina que custodia una imagen sedente de San Saturnino, posiblemente del siglo XVIII. También en la casa nº 62 conserva en la fachada una hornacina con la figura de San Fermín, una talla del siglo XVIII.

En la calle Mayor números 59-61 y nº 62 se localizan dos hornacinas que albergan imágenes de San Fermín.

 

O

hornacinas de San Fermín en la calle Mayor


* palacio del Condestable. Corresponde al nº 1 de la calle Mayor y ha sido rehabilitado recientemente (2009). Tiene fachada a la calle Mayor y a la calle Jarauta y su valor es más histórico que artístico. Construido a mediados del siglo XVI, el palacio del Condestable es casi el único ejemplo de la arquitectura civil de Pamplona de esa época. Se mandó construir por Luis V de Beaumont - VI conde de Beaumont, IV conde de Lerín, II marqués de Falces y I duque de Huéscar (+ 1565) - pasando por herencia a la casa ducal de Alba por el matrimonio (1565) de su hija Brianda (1530-1588) - V condesa de Lerín y Condestable del Reino - con Diego Alvarez de Toledo, VI conde de Alba de Tormes, padres del V duque de Alba de Tormes, Antonio Alvarez de Toledo y de Beaumont (1568-1639). El título de Condestable de Navarra proviene del primer tercio del siglo XV. Se aplica al noble que venía siendo el antiguo Alférez del Reyno y que era el encargado de portar el Estandarte Real. El Condestable era, por derecho, el primer noble de Navarra, y encabezaba el ‘brazo de los Caballeros’ en las Cortes estamentales.

 


el palacio después de su restauración

el palacio antes de su restauración

 

La casa de Alba cedió el uso de esta casa en algunos momentos a instituciones de la ciudad. Los obispos de Pamplona la habitaron desde 1590 hasta 1740, año en que se trasladaron al nuevo palacio episcopal. Entre 1752 y 1760 la ocupó el Ayuntamiento coincidiendo con las obras del nuevo Consistorio.

Posteriormente, durante más de un siglo el palacio permaneció vacío hasta que en 1889 el duque de Alba - bisabuelo de la actual duquesa Cayetana - se desprendió de algunas de sus posesiones y entre ellas de su residencia de Pamplona. Al nuevo propietario, Juan Seminario, se debe la importante transformación que sufrió el palacio (1891) tanto en el exterior como en su interior. "Por fuera se eliminaron la esquina y su balcón y se sustituyeron por un chaflán y un mirador. Además, los huecos de ventana de la planta baja se convirtieron en locales comerciales y los correspondientes al segundo piso vieron reducido su tamaño", explicaron los arquitectos Fernando Tabuenca y Jesús Leache, autores de la reciente rehabilitación, en cuyas obras se eliminaron los miradores y el chaflán.

Con el paso de los años la planta principal del palacio pasó a convertirse en sede de algunas instituciones como el Centro Aragonés, el Hogar del Productor o Los Amigos del Arte. Mientras, en los bajos comerciales se abrieron diferentes negocios: Tejidos Górriz (de la familia que pasó a ser propietaria del edificio hasta el año 2000), Almacenes Aldapa, Elósegui y, en los últimos años, Almacenes Pamplona (hasta su cierre en marzo de 2000).

En el interior ocurrieron también importantes cambios, aunque la mayoría inapreciables desde la calle. "Existen planos del parcelario interior en el que se pueden contar hasta 15 infraviviendas con habitaciones que carecían de ventanas y otras que la compartían con la vivienda colindante. Se construyó un tramo nuevo de escalera para llegar a la parte alta del edificio, se taparon con pintura y escayola los techos de alfarjes policromados originales y hasta se rasgaron huecos de ventana. Los cambios fueron tantos que llegaron a hacer irreconocible el palacio con respecto a sus trazas originales", añade el arquitecto Leache.

 


esquina calles Mayor y Jarauta


edificio durante la restauración


esquina calles Mayor y Jarauta

 

 


.


.


.

 

 


.


patio


.

 

 

 


 

 



En 1997 fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento y un año después estuvo a punto de ser derribado tras declararse su estado de ruina. Fue en ese momento cuando el Ayuntamiento de Pamplona entabla los primeros contactos con la propiedad para adquirir el edificio, pero no fue hasta el año 2000 cuando se hizo efectiva la compra, tras dictarse una sentencia que desestimaba los recursos presentados por varios inquilinos. El Consistorio pagó por él 204,8 millones de las antiguas pesetas. En marzo de 2005 comenzaron unas obras presupuestadas inicialmente en 8,4 millones de euros y un plazo de ejecución de 20 meses. El plazo se prolongó finalmente durante 42 meses y el presupuesto se fue incrementando con el paso del tiempo hasta alcanzar los 9,2 millones de euros, en parte debido a la intervención arqueológica que hubo que realizar tras el hallazgo de un cementerio de la etapa visigoda (siglos VI al VIII).


volver a índice de calles del burgo de San Cernin

* El palacio renacentista de Redín y Cruzat se localiza en el nº 31 de la alle Mayor, en el que vivían a finales del siglo XVI Carlos de Redín y su esposa Isabel de Cruzat, padres de Martín quien fue Gran Maestre de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén y Virrey de Sicilia, y Tiburcio de Redín, militar y misionero. Con el tiempo, el palacio quedó vinculado a los condes de Guendulain. En la escalera imperial del palacio del marqués de la Real Defensa, solar de los Mencos en Tafalla, se conserva un gran lienzo de Tiburcio de Redín. En la década de 1980 el palacio de Redín y Cruzat fue restaurado con el propósito de servir de sede de la Escuela de Música Joaquín Maya, quedando de su carácter palaciego apenas el escudo de la fachada rodeado de un enmarque muy decorativo, con las armas de los Redín. Debajo del escudo se inscribe una lápida conmemorativa con ocasión del nombramiento de Martín de Redín en 1657 de Gran Maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén. El palacio fue reformado en el siglo XVII.



palacio de Redín y Cruzat

Tiburcio de Redín

* casa en nº 58 de la calle Mayor.

casa en nº 58 de la calle Mayor

 

* palacio del marqués de San Miguel de Aguayo o de los condes de Ezpeleta. Se localiza en el nº 65 de la calle Mayor. Se trata de uno de los edificios civiles de época barroca más representativos de Pamplona, construido entre 1709 y 1711 en tiempos del reinado de Felipe V (1700-1748). Ligada al linaje de los Echeverz, oriundo de Berrioplano. El promotor de la misma fue Agustín de Echeverz, primogénito nacido en 1646. En 1662 viajó a Nueva España, donde forjó como militar y casó con una noble y rica hacendada. Volvió a España donde en 1682 tomó el hábito de Santiago y el marquesado de San Miguel de Aguayo, para más tarde hacer lo propio con el título de Alguacil Mayor del reino de Navarra. Tras volver a Indias como gobernador del Nuevo Reino de León, regresó a Pamplona, centrando sus esfuerzos en construir una casa que armonizara con su categoría y la de su familia. En 1698 contrató las obras y en 1709, el tercer marido de su hija contrató la fachada, marchando dos años después a las Indias, en un viaje sin retorno. En 1800 fue adquirido por José de Ezpeleta y Galdeano, que había sido Virrey de Nueva Granada y que posteriormente lo sería de Navarra, pasando posteriormente a los marqueses del Amparo, quienes lo transfirieron en 1918 a las religiosas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, quienes todavía regentan el colegio de enseñanza de "las Teresianas".

 

portada del palacio del marqués de San Miguel de Aguayo
o de los condes de Ezpeleta

 

Destaca en el exterior su fachada con un contraste de materiales - sillar almohadillado para el basamento y ladrillo para el plano noble -, contraste también en el formato de los vanos, rejas y balcones en el basamento, balcones en el piso principal y óculos en el ático y contraste en la rejería, simples balaustres torneados para todo el conjunto y enriquecido con un motivo semicircular en el balcón central. Se potencia la parte baja con una entrada ricamente decorada y el sillar almohadillado que le confiere especial atención mientras que el resto del alzado mantiene una línea de mayor sobriedad, a pesar de la abundante rejería y de conservar la carpintería de la época.

 


portada
ricamente decorada


detalle
de la portada barroca


portada
ricamente decorada

 

 


blasón con león rampante y contenidos
alegóricos


contenidos
alegóricos


contenidos
alegóricos

 

 


contenidos
alegóricos



escenas
militares

 

 

 


trasera Sur del palacio
con galería de arcos

 

 

 

En el centro se abre una portada barroca realizada en piedra blanca con una exuberante decoración tallada que invade pilastras, entablamento y remate. Su temática es de contenidos alegóricos alusivos a las virtudes y sustrato militar de la familia, sin olvidar la necesidad de una formación intelectual, materializado en la reproducción en el dintel del emblema “non solum armis” (no sólo con las armas) del repertorio de Diego Saavedra Fajardo, prodigándose personajes del ejército con cañones., espadas, trofeos, arreos militares, etc., los que simbolizan los cargos políticos que desempeñó el mentor del palacio Agustín de Echeverz y Subiza, marqués de San Miguel de Aguayo, Gobernador y Capitán General del Nuevo Reino de León, además de aguacil mayor del Reino de Navarra, título éste que puede tener que ver con la figura de la Justicia que corona el escudo. El blasón con el león rampante y su orla clasicista lo introdujo el conde de Ezpeleta hacia 1800. El lado sur del exterior tiene una amplia solana concebida como una galería de arcos de medio punto.



 


bóvedas
de lunetos


escalera
imperial


acceso
a la planta noble

 

 

 


zaguán
y escalera imperial

 

 



En el interior tiene una escalera imperial que parte de un amplio zaguán para acceder a la planta noble con una tramada, cubriéndose con bóvedas de lunetos que apoyan en cornisas de las que penden placas recortadas y dos pilares centrales con el fuste cajeado.

Desemboca la calle Mayor en la PLAZA DE RECOLETAS, un amplio espacio casi cuadrado, abierto a los jardines de la Taconera, que pone en comunicación la parte vieja de la ciudad con el primer Ensanche. La plaza comenzó a urbanizarse en el siglo XVII, partiendo de los terrenos que ocupaban las viejas murallas y cavas del burgo de San Cernin. La plaza está cerrada por el convento de Agustinas Recoletas al Norte y al Este por una serie de viviendas entre las que destaca la "Casa de los Capellanes" del convento de Recoletas. Se identifica esta casa de sabor palaciego con los números 2, 4 y 6, de la primera mitad del siglo XVII, hoy convertido el albergue de transeúntes. El patrono del convento, Juan de Ciriza, marqués de Montejaso, repitió parcialmente en la fachada de este palacio las mismas soluciones constructivas y estéticas que mandara emplear en el vecino Convento, con los paramentos realizados con sillarejo y verdugadas de ladrillo. En el coronamiento se abre una galería de arquillos, a modo de la arquitectura de la Ribera del Ebro. En esta plaza se encuentra una fuente realizada a finales del siglo XVIII.

 

casa de los Capellanes

 

En la PLAZA DE LA O se encuentra la Basílica de la Virgen de la Esperanza o de la O, pudiendose ver desde esta plaza también las traseras de los conventos de los PP. Carmelitas Descalzos y de las Agustinas Recoletas. Desde allí se accede también al paso superior del Portal Nuevo que conduce a los jardines de la Taconera. En época medieval esta plaza venía a ser el corazón del extremo del burgo de San Cernin - la llamada Pobla Nova del Mercat - y en sus proximidades se abría en la muralla la puerta de Santa Engracia o de Santa Clara.

En la esquina de esta plaza y del paseo de ronda se localiza el Hotel Eslava.

 

Hotel Eslava

 

Al final de calle de SAN LORENZO, en el nº 39, confluencia de las calles Santo Andía, Descalzos y Jarauta, se localiza una hornacina en la que se custodia una pequeña imagen de San Lorenzo.

 

hornacina de San Lorenzo

 

La prolongación de la calle de San Lorenzo toma el nombre de calle DESCALZOS en donde se encuentra el convento de los Padres Carmelitas Descalzos. Recorre la parte extrema por el lado norte del burgo de San Cernin, limitando casi con el profundo foso natural que defendía esa zona de la ciudad medieval, bajo el cual corre el río Arga. Antiguamente esta calle se llamó Brotería o Carnicerías Viejas. La casa nº 32 mantiene todavía la galería de arquillos del último piso, típica del siglo XVIII. Existe una fuente que cierra la belena y se abre a la calle Eslava.

Se localiza en el citado convento de la calle Descalzos una hornacina que alberga una imagen de Santa Ana.

hornacina de Santa Ana






volver a índice de calles del burgo de San Cernin

 

La calle JARAUTA tiene un largo recorrido, partiendo desde la calle Mayor - cerca de la iglesia de San Cernin - y conectando con la de Descalzos y San Lorenzo hacia el oeste, tras hacer un pronunciado quiebro. Hasta el siglo XX se conoció esta calle con distintos nombres, todos relacionados con los pellejeros, gremio que la habitaba principalmente: Peletería, Pelletería, o Pellejerías, entre otros. En 1909 pasó a denominarse Jarauta. En varios de sus inmuebles se conservan bodegas con arcos apuntados. En la Edad Media la familia del cardenal Zalba habitaba en esta calle y más tarde, linajes como los condes de Lerín (concesión navarra de 1424) y duques de Alba (concesión castellana de 1469), condes de Escalante, Fresno, Ayanz, Daoiz, Vessolla, etc. En el nº 2-4 se encuentra la sede del Círculo Tradicionalista, realizada en 1921 con una novedosa interpretación de eclecticismo decimonónico respecto a lo que hacía en la época. Destaca el piso principal con un ventanal de arco rebajado con mascarón en la clave y sendas cerámicas llenas de color representando grifos en las enjutas así como el movimiento que se imprime a las rejerías de las balconadas. Esta casa fue construida para sede del diario "El Pensamiento Navarro", transformándose después en casa de vecinos. En el nº 60 de la calle, esquina Eslava, se ubica una hornacina que alberga una Virgen con el Niño.

 

edificio del Círculo Tradicionalista

 

En la calle Jarauta nº 60 se localiza una hornacina que alberga una imagen de la Virgen con el Niño.

 

hornacina de la Virgen con el Niño

 

Desde la calle SANTO DOMINGO (en época medieval, "tierra de nadie" donde se localizaba el barranco) o también desde la calle Jarauta, se accede a una esplanada elevada, fuera del barranco medieval, en donde se encuentra el Museo de Navarra que se localiza en el antiguo Hospital General de Nuestra Señora de la Misericordia, fundado en el siglo XVI y encuadrado dentro de un afán urbanístico renacentista que pretendía dotar a las ciudades de determinados edificios de carácter institucional, entre los que se encontraban los hospitales.

Del conjunto hospitalario original, la iglesia es la única construcción que conserva todavía su primitiva fisonomía.

 


 


.


escudo con las armas de Navarra


.

 

 


elementos arquitectónicos
y decorativos de la portada


 

portada del Museo de Navarra


En lo que constituye el Museo, solo se conserva del antiguo hospital la fachada, de mediados del siglo XVI. La puerta consiste en un arco de triunfo de medio punto con la rosca decorada a base de rosetas y cabezas de querubín, flanqueado por columnas jónicas con el tercio inferior del fuste labrado con grutescos, y estípites antropomorfas extremas. Las columnas sostienen un entablamento que da paso al remate, en el que dos tondos sobre dragones - con rostros que pueden figurar Hebe y Hércules o Venus y Marte - centran el escudo con las armas de Navarra sostenido por dos sátiros, bajo el cual se inscribe la fecha de 1556. En los extremos dos niñotes, que cabalgan sobre animales fantásticos o leones, intentan evitar que los dos personajes mitológicos puedan acercarse a los cuernos de la abundancia y a los recipientes con flores que coronan la fachada, centrada por una calavera alada, símbolo de la muerte.

En el muro Oeste de la calle Santo Domingo se localiza una hornacina que alberga una imagen de San Fermín, muy popular con los mozos en los encierros de toros bravos durante las fiestas del Patrón.

 

 

En la parte sur de la calle Mayor se encuentra la calle de la CAMPANA - denominación del siglo XVIII - que comunica aquella con la de Ansoleaga, cerca de la Cámara de Comptos, recorriendo la trasera de la iglesia San Cernin. Formaba parte del antiguo barrio de las Tecenderías. Algunas casas con fachadas de ladrillo, como las números 8, 10 y 12, pueden datar del siglo XVIII aunque han modificado su aspecto posteriormente.

La parroquia de San Cernin separa la calle anterior de la de ANSOLEAGA que comunica la calle de San Saturnino con la plaza de San Francisco. También formaba parte del barrio de Tecenderías, recibiendo el actual nombre del arquitecto en 1917. Se agrupaban en este barrio los tejedores, actividad de la que tomó el nombre. Esta calle recorre la cabecera de la iglesia San Cernin y en ella se encuentra el Oratorio de San Felipe de Neri y la Cámara de Comptos.

* La Cámara de Comptos, del siglo XIII, es el único edificio gótico civil que ha sobrevivido hasta hoy en la ciudad.

Cámara de Comptos

 

La Cámara de Comptos de Navarra es el tribunal de cuentas más antiguo de España, constituído en 1365 por una Ordenanza dictada por Carlos II de Navarra Evreux (1332-1349-1387) siguiendo modelos franceses de instituciones dedicadas principalmente al control y rendición de cuentas de quienes recaudaban impuestos en nombre del rey. Estaba integrada por cuatro Oidores Generales de Cuentas que debían ser "hombres bonos e suficientes", y dos clérigos como notarios. En los siglos XIV y XV gozó de una gran importancia y prestigio, pero a partir de 1512 comenzaron los intentos auspiciados por el Virrey de suprimir esta Cámara. Pudo sin embargo seguir funcionando durante los siglos XVI y XVII. Con el inicio de prácticas centralistas propiciadas por los monarcas borbones en el siglo XVIII, se sucedieron intentos por hacer desaparecer la Cámara. Con la llegada del Trienio Liberal (1820-1823), la Cámara fue suprimida en 1820, restableciéndose de nuevo en 1823. Quedó suprimida por R.D. de 1836, durante la primera Guerra Carlista (1833-1840). La llamada Ley Paccionada de 1841 confirmó esta supresión. En 1952 inició su actividad docente el Estudio General de Navarra, siendo su primera facultad la de Derecho que quedó instalada en el antiguo edificio de la Cámara de Comptos. Siguió en 1956 el Instituto de Periodismo. A partir de 1962 alojó dependencias de la Institución Príncipe de Viana que desde 1941 había hecho de este edifico su sede. La Cámara de Comptos fue restablecida en 1980 con las funciones básicas de fiscalizar las cuentas y la gestión económica del sector público de Navarra y asesorar al Parlamento en materias económico-financieras. En 1995 la Institución Príncipe de Viana y Dirección General de Cultura del Gobierno de Navarra ocuparon nuevos locales en el antiguo Convento de los Dominicos, recuperando la Cámara de Comptos su antiguo edificio en 1996.

La Cámara se ubica en un viejo caserón de la calle Ansoleaga, que ya sirvió como sede de esta institución desde 1524 hasta 1836. Al tiempo de su constitución en 1365 había quedado instalada en una casa alquilada de la rúa Mayor de la Navarrería, que correspondía con las actuales calles Curia y Mercaderes. En el primer tercio del siglo XV estaba instalada en una casa situada detrás de la parroquia de San Cernin, probablemente en las Tecenderías, que se hundió a principios de septiembre de 1449: "cayo la casa real tras San Cernin, do era la Cambra de Comptos". Se instaló entonces en la Torre del Rey que en aquel tiempo pertenecía a Juan de Beaumont (1419-1487), Gran Prior de la Orden de los Hospiotalarios de San Juan de Jerusalén, junto a la muralla exterior del Burgo, no lejos del palacio de Vessolla y de las Escuelas Municipales.


patio


 


portada gótica
de arco apuntado



escudo real Castilla-León y Navarra
sobre la portadade finales del s. XVIII


1

 

 


pasadizo tras la portada
con bóveda de cañón apuntado

lateral en
calle Ansoleaga


portada románica
en el patio

 

 


capitel
de la portada románica


elemento
arqueológico


capitel
de la portada románica

 

 


elemento
arqueológico


elemento
arqueológico



blasón

 

 

En su origen se trata de un edificio gótico tardío del siglo XIII-XIV, con reformas y añadidos posteriores. Está construido en sillar irregular con dos cuerpos yuxtapuestos, uno alargado de dos alturas y el otro a modo de torreón, de tres alturas. Mantiene la portada gótica original, de arco apuntado con doble arquivolta rectangular. Sobre la clave se ha empotrado un escudo real de finales del siglo XVIII con las armas de Navarra y Castilla-León, orlado por el Toisón y decoración de rocalla. Tras la puerta, un pasadizo cubierto por bóveda pétrea de cañón apuntado que termina en un patio, muy transformado. El muro medianil con las casas vecinas se construyó en 1927 con sillares de la Real Basílica de San Ignacio, aprovechándose también otros elementos en el patio ajardinado - antiguo pozo, una puerta y algunos elementos arqueológicos - procedentes de edificios históricos de Navarra, como la desaparecida ermita de San Nicolás de Sangüesa. En el muro norte del patio se encuentra una inscripción latina que mandó colocar el virrey de Navarra Cardona, en 1601, en el lugar donde cayó herido Ignacio de Loyola en 1521.

 

inscripción latina colocada inicialmente en 1601en el lugar donde cayó herido Ignacio de Loyola en 1521

 

La calle de SAN FRANCISCO parte de la plaza de San Francisco y llega al final de la calle Mayor, junto a la parroquia de San Lorenzo. Se llamó antiguamente calle de las Ferrerías, pasando en el siglo XIV a llamarse de las Cuchillerías hasta el siglo XIX. Su denominación actual existe al menos desde 1840. La Torre del Rey ocupaba el espacio comprendido entre la plaza de San Francisco y el convento de las Salesas, Torre cuyos datos más antiguos se fechan en 1222, momento a partir del cual mediante compra de solares se va ampliando con construcciones hasta convertirse en una verdadera residencia real. En el siglo XV la Torre fue ocupada por la Cámara de Comptos. En tiempos del Príncipe Carlos de Viana sufrió una segregación siendo vendida una parte de la propiedad a su tío y ayo Juan de Beaumont (1419-1487), Gran Prior de la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. El palacio desaparece con la donación que el emperador Carlos V (1500-1518-1556-1558) hace de parte del solar a la orden franciscana para construir su nuevo convento en el primer tercio del siglo XVI, quedando el resto en poder de la familia Cruzat, linaje del que todavía queda el escudo en los portales de las casas nº 1 bis y nº 3. Se trata de dos casas modernas que mantienen los arcos de acceso del siglo XVI, uno de medio punto y apuntado el otro. En el local de "Las Caballerizas" se encuentran algunos vestigios, entre ellos columnas con capiteles que no han sido inventariados. Pudiera corresponder a la antigua entrada del palacio de Vessolla que hasta el siglo XVIII tuvo su entrada por la calle San Francisco, momento en que se construyó un nuevo acceso por la Taconera.

casa junto al convento de las Salesas
calle San Francisco nº 3

portada con escudo del linaje Cruzat

 

casa de las "Caballerizas de Vessolla"
calle San Francisco nº 1-3




volver a índice de calles del burgo de San Cernin

 

La calle ESLAVA comunica la plaza de San Francisco con Descalzos y en la antiguedad fue un paraje o callejón - belena - de uso público. Se ensanchó y urbanizó a partir de 1879, por lo que sus viviendas son de época tardía. La casa nº 1 tiene fachada a la calle Eslava y a la plaza de San Francisco, emergiendo la claravoya del patio de luces. Se observa en la fachada pilastras cajeadas, ménsulas en el alero y balcones y una rica rejería protegiéndolos. Junto a ella se conserva un comercio de instrumentos musicales, "Casa Luna", con ecos modernistas en el trabajo del hierro, madera y adornos de azulejería, donde se ilustran algunos instrumentos de música.

La calle NUEVA fue antiguamente un foso que separaba los burgos de San Cernin y de la Población o de San Nicolás. Unía de este a oeste la ciudad, desde la calle San Saturnino hasta la Taconera. El foso perdió su función preventiva tras la convivencia de los burgos iniciada en 1423 con la promulgación del Privilegio de la Unión por Carlos III el Noble (1361–1387–1425). Comenzó a urbanizarse a partir de 1582 bajo la iniciativa del virrey marqués de Almazán, de quien tomaría el nombre inicialmente de "calle Nueva de Almazán". En la casa nº 1, cerca del Ayuntamiento, se ubica una farmacia con una variada y rica decoración con recuerdos mudéjares que también se extienden a los entrelazos que ciñen la hornacina de la Virgen del Camino situada en la esquina de la fachada del edificio. La casa nº 55 conserva en los dos pisos primeros la carpintería del siglo XVIII, con la típica ménsula barroca sobre las hojas del ventanal.

La plaza de SAN FRANCISCO surge de la destrucción de la vieja cárcel y de la iglesia de los Franciscanos, a partir de la desamortización de Mendizábal del siglo XIX, aunque no se urbanizó hasta los primeros años del siglo XX. En la plaza se halla el monumento de San Francisco de Asís, inaugurado en 1927, ocupando el lugar que hasta entonces había estado destinado a la "Mari Blanca", que dsede entonces se ubica en los jardines de la Taconera. Destacan en esta plaza dos nuevos edificios de esa época:

* Las Escuelas Municipales, construidas en 1902 sobre el solar que ocupó el convento de los Franciscanos. Tiene forma de "U" con fachadas a las calle Nueva y Ansoleaga además de la principal que cierra como telón de fondo la plaza de San Francisco.

escuelas de San Francisco

 

* Frente a las escuelas se alza el edificio de "La Agrícola", inaugurado en 1912 como Gran Hotel. Ha servido en tiempos recientes como Biblioteca General de Navarra. Se trata de uno de los edificios más representativos de Pamplona de la arquitectura de finales del siglo XIX y principios del XX. Consta de cinco plantas, cuatro de balcones más una reducida buhardilla. Resuelve las esquinas de forma original, rematadas en unos cupulines cubiertos por pizarra. Se adorna con una variedad y riqueza de motivos en los que juega el cromatismo de los materiales, ladrillo rojo, ocre y piedra de Tafalla, el decorativo mosaico vegetal de remate así como la cubrición de pizarra y teja árabe. No menos ricas resultan las pilastras, ménsulas, herrajes y balaustres pétreos de las amplias balconadas.

 

edificio "Gran Hotel" y "la Agrícola"

 

La calle Nueva termina en la calle TACONERA. Delante de la tapia del Convento de las Salesas se abre un espacio rectangular en cuyo centro se levanta el monumento a la Inmaculada inaugurado en 1954. El lugar es conocido como el "plaza del Rincón de la Aduana"

 

monumento de la Inmaculada
al fondo, la iglesia San Lorenzo

 

casa en plaza del Rincón de la Aduana

 

* En esta calle se ubica el palacio de Vessolla que hasta el siglo XVIII tuvo su entrada por la calle San Francisco, momento en que se construyó un nuevo acceso por la calle Taconera que por entonces se estaba urbanizando. La nueva fachada era de estilo modernista, realizada en 1905, modificándose en sillar en 1940 como se observa actualmente. En ella se impone el sabor clasicista sin ornato, contrastando con la fachada anterior, muy decorativa. Consta de dos cuerpos que apoyan en una planta baja, potenciado el central por el tipo de balconada más compleja y el frontón curvo partido que se emplea como remate. En lo alto y enmarcado por un frontón triangular se alza un complicado escudo rematado por la corona de marqués, correspondiente a los Ayanz y Elío.

 

O

fachada actual en sillar del palacio del marqués de Vessolla (1940)

antigua fachada decorativa de estilo modernista (1905)

* Frente al palacio anterior se ubican los palacios del marqués de Echandía y del conde de Espoz y Mina, construidos en el solar que había ocupado desde finales del siglo XVII el convento de San Antón. Estas dos casas-palacio están citadas en la sección del burgo San Nicolás, burgo al que corresponden.




volver a índice de calles del burgo de San Cernin

 

 

burgo de San Nicolás o de la Población

 

burgos de San Nicolás (la Población) y de San Cernin hacia 1920

 

El burgo de San Nicolás o "la Población" organizó su trazado urbano como las bastidas francesas, con planta rectangular recorrida de Noroeste a Sureste por la calle Mayor - actualmente Zapatería -, Zapatería y Ferrería - actualmente San Antón -. El burgo quedaba separado del de San Cernin por un sistema de defensa así como por un fosado o "baladar", habiendo sido autorizado por Teobaldo I de Navarra Champagne (1201-1234-1253) a levantar murallas, llegando a contabilizarse seis portales: los dos que abrían y cerraban la belena se denominaban Puerta de la Belena y San Nicolás; el del Oeste Puerta del Mercado o Zapateria; frente a la Navarrería se situaban dos, la Salinería y la del Chapitel; la sexta, al sur, hacia el Palacio de Navarra, la Puerta de la Tripería. El barrio contaba con la iglesia San Nicolás, además de la iglesia de San Antón, de los Padres Antonianos, extramuros.

 

 

 

 

recorrido por las calles del burgo de San Nicolás (la Población):


calle Zapatería
palacio de Mutiloa
palacio de Navarro-Tafalla
plaza del Consejo
casa Urtasun

palacio del conde de Guendulain
calle Nueva
Taconera
calle San Antón
calle San Gregorio

plaza San Nicolás
calle San Nicolás
calle Pozoblanco
calle Comedias
plaza del Castillo

Hotel La Perla
Palacio Goyeneche (entrada secundaria)
Casino Eslava
Banco Central Hispano (Banco de Santander)
Palacio de Navarra

casa Colmenares
"casa de los Papas"
casa Garbalena
Casino y Café Iruña
casa Archanco

quiosco de la Plaza del Castillo
paseo de Sarasate
Palacio de Navarra o de Diputación
antiguo Archivo de Navarra en Palacio de Navarra
Palacio de Justicia - Parlamento (Cortes) de Navarra

casa Baleztena
Banco de España
edificio de Correos
estatua de los Fueros

 

También llamado este burgo "La Población", se fundó al sur del burgo de San Cernin en la segunda mitad del siglo XII en tiempos de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194), adaptándose a una planta rectangular como las "bastidas" recorrida de Este a Oeste por la antigua calle Mayor - hoy Zapatería - y Zapateria y Ferrería - hoy San Antón -. Paralelas eran las calles Torredonda - hoy San Gregorio - y Tecenderías - hoy San Nicolás -. La rua Carnicería - hoy Comedias y Pozo Blanco - cruzaba el barrio transversalmente por el Este, así como la belena que lo cortaba en el centro, hoy calle San Miguel. Esta estructura medieval nos ha llegado a nuestros días. Aunque solamente los números pares del Paseo de Sarasate podrían incluirse en este burgo, todas las edificaciones actualmente existentes en ese Paseohan sido clasificadas en este burgo.

La calle ZAPATERIA fue la calle Mayor de este barrio, denominándose posteriormente los distintos tramos Salinería y Zapatería, por la torre de sal y la agrupación de zapateros respectivamente. En el siglo XIX se dió a toda la calle el nombre de Zapatería.

* palacio de Mutiloa. Se localiza en el nº 40 de la calle Zapatería y alberga actualmente dependencias municipales. Se trata de una construcción barroca de la primera mitad del siglo XVIII realizada en sillar. Consta de planta baja, dos cuerpos y ático con pequeñas ventanas, separados por una potente cornisa y una hilera de tacos rectangulares. La planta baja contiene dos arcos de medio punto sobre pilastras. Lo barroco se expresa por el rico juego de molduras que incorpora y el variado tratamiento de la piedra que contribuye a enriquecerlo decorativamente y a dotarle de un interesante juego de luces y sombras. El escudo del linaje Mutiloa se localiza en la trasera del palacio que da a la calle Nueva.

 

palacio Mutiloa

 

Originarios del palacio de Mutilva Alta (valle de Aranguren, merindad de Sangüesa), se trataba de una familia noble. Señores del palacio de Egües, fueron aumentando sus pertenencias merced a los matrimonios de sus miembros con el palacio de Andueza u Orella en Arriba (valle de Araiz. merindad de Pamplona). Uno de sus miembros, José, hijo del matrimonio formado por Juan José Mutiloa y Margarita de Lodosa y Andueza, buscó su porvenir fuera, estudiando en Salamanca, y posteriormente ocupando cargos importantes en la administración del Estado, llegando al Consejo de la Inquisición y al Consejo de Castilla, el más importante en 1730. En Madrid compatibilizó todo ello con negocios particulares, de la mano de hombres de negocios navarros. Al morir, su herencia favoreció en buen modo a su sobrino Vicente Pedro, entonces cabeza de la familia en Pamplona, y con ello reformó la casa familiar a partir de 1748.

Frente a este palacio, en la casa que hace esquina con la calle Comedias, se sitúa una hornacina que alberga un Cristo Crucificado barroco.

 

hornacina de Cristo Crucificado

 

* palacio de Navarro-Tafalla. Se localiza en el nº 50 de la calle. Construido en 1752 por el capitán y comerciante en indias Juan Francisco Navarro Tafalla Adán y Pérez que en 1756 obtuvo su ejecutoria de hidalguía. Este edificio barroco combina el sillar con el ladrillo visto. Consta de un alto basamento de piedra que incluye la entrada y planta baja más dos cuerpos de ladrillo en los que se abren balcones, el último de los cuales da paso a un alero de madera curvo de gran proyección. La portada consiste en un vistoso arco mixtilíneo entre pilastras cajeadas y aletones al que coronan placas de rocalla y un friso de triglifos y rosetas. La rehabilitación que ha sufrido el palacio ha respetado la escalera original, que desarrolla una espectacular escenografía de gusto barroco, con sus dos cuerpos cubiertos por una bóveda poligonal con lunetos, bajo los que se abren ventanas en el cuerpo de linterna. Del centro de la bóveda pende un florón vegetal. Las distintas tramadas de la escalera se cubren con bóveda con lunetos.

 

O

palacio de Navarro-Tafalla

 

Nacido en Murillo el Cuende, Juan Francisco Navarro fue a América cruzando el Atlántico en 1722. Allí debió hacer una gran fortuna, relacionada con asuntos de contrabando con piratas ingleses y holandeses, prestando también al parecer ciertos servicios militares en la conducción de caudales y otras actividades. Antes de su regreso a España envió dinero para adquirir diversas propiedades como el castillo de Gorráiz, y una vez en Pamplona obtuvo la ejecutoria de hidalguía en 1756, e incluso un asiento en Cortes en 1760.

La casa de la calle Zapatería fue construida por Martín de Lasorda a partir de 1759, sobre unas propiedades adquiridas en 1752, siguiendo las trazas del arquitecto Vicente de Arizu y Francisco Aguirre. De la fachada destaca la ausencia de las armas de Juan Francisco, ya que probablemente no se atrevió a colocarlas, a causa de las reticencias que profesó hacia él la nobleza tradicional, que se oponía a su elevación social aludiendo que “este empeñado pretendiente, aspira a espensas de su crecido ynidano cuaudal lo que no puede ni corresponde a su nacimiento" y que resultaban ilícitos "los progresos que este pretendiente maquina para elevarse, sin sangre ni meritos dignos al distintivo mayor de la nobleza y honor singular de ser miembro de las Cortes".

* Tanto la casa nº 45 como la nº 47 de la calle Zapatería son construcciones modernas que repiten la estructura del siglo XVIII, con basamento de piedra y cuerpos de ladrillo con balcones sobre herrajes.

 

casa en nº 45 de la calle Zapatería

casa en nº 47 de la calle Zapatería

 

* En el nº 54 de la calle Zapatería se localiza una casa con motivos decorativos en el piso superior y un volado alero moderno de madera.

 

casa en nº 54 de la calle Zapatería

 

A la altura del palacio de Guendulain en la calle Zapatería se abre la plaza del CONSEJO, armoniosamente configurada por los edificios que la conforman, dos de ellos palacios barrocos y realzada por una fuente en el centro. Durante la Edad Media, hasta el siglo XVI, la plaza formó parte del barrio de las Tiendas - también llamado Chiquito -. En el lado norte de la plaza se edificó en el siglo XVI la audiencia del Real Consejo que fue destruido en 1909 para construir el edificio de "la Agrícola".

 

palacio de Guendulain y fuente de Neptuno Niño
en plaza del Consejo

* casa Urtasun. El lado Este de la plaza está ocupado por un palacio del siglo XVIII, cuyos enmarques de balcones corresponden al siglo XIX. Consta de un basamento de piedra más tres cuerpos de ladrillo ocre en los que se abren seis balcones a la plaza del Consejo más otros en los laterales.

 

O

casa Urtasun

 

La casa fue construida a partir de 1720 por Pedro Urtasun en el solar ocupado por unas casas que había adquirido el año anterior de una capellanía de las Agustinas Recoletas. Pedro Urtasun había nacido en Zubiri (valle de Esteríbar, merindad de Sangüesa) en 1663 y fue un prototipo del ascenso social del siglo XVIII. Pronto lo hallamos en Pamplona ejerciendo el oficio de cerero y confitero, participando también de la venta de vino, adelantamientos monetarios y de grano a particulares, haciéndose llamar en las escrituras “mercader”. Vendió el negocio y se dedicó a otras actividades que le reportaron beneficios. Arrendó de manos de Mutiloa la Tesorería General del Reyno y fue arrendando también frutos decimales de diversas abadías, haciéndose con diversas provisiones. Consiguió explotar, por cesión del Regimiento de Eugui, la armería que había en aquella localidad. El escudo de la casa no fue colocado hasta 1759 en que Nicolás Urtasun, nieto de Pedro, obtuvo la ejecutoria de hidalguía.

En la actualidad, el edificio se encuentra sensiblemente reformado, aunque ello no le ha privado del carácter palaciego.

* Frente a este palacio, en el lado Oeste de la plaza, una casa del siglo XIX o XX. Ocupando el lado Sur de la plaza destaca el palacio de Guendulain.

 


volver a índice de calles del burgo de San Nicolás

 

* palacio del conde de Guendulain. Conocido como palacio de los condes de Guendulain, se trata en realidad de la Casa principal del mayorazgo del marqués de la Real Defensa. Se localiza en el flanco sur de la plaza del Consejo y se encuentra ligada a la familia Eslava de Enériz, nobles indianos que costearon en 1763-1765 parte de la iglesia de la Magdalena de Enériz (merindad de Pamplona).

 

palacio de los condes de Guendulain

 

En 1677 contraen matrimonio Gaspar de Eslava y Rafaela Lasaga, gozando el primero del mayorazgo fundado por ésta última, con el dinero indiano de un hermano suyo. De la descendencia destacaron dos varones, el primogénito Martín Francisco, que heredó el mayorazgo, y Sebastián, que entró en el Ejército, alcanzando el puesto de Virrey de Nueva Granada. Allí sobresalió con la heróica defensa de Cartagena ante los ataques de la flota inglesa de Vernon en 1741, lo que le valió a su heredero (su sobrino) la concesión del marquesado de la Real Defensa. Volvió a la Corte, donde ocupó dignidades de diferente índole, falleciendo en Madrid el año de 1759, sin dejar descendencia directa. Dotó a su hermano y al primogénito del mismo con grandes sumas de dinero indiano, con el que se construyó y exornó el palacio de Pamplona en la década de los cincuenta del siglo XVIII. A su muerte, en 1759, nombró heredero universal a su sobrino Gaspar Eslava, que alcanzó el marquesado Real Defensa un año después y cuyas armas ostenta este palacio barroco. Su primogénita Magdalena Eslava casó con el conde de Guendulain, quedando el palacio vinculado a este título y a la familia Mencos, actualmente Londáiz Mencos.

Se trata de un gran bloque horizontal en el que se suceden un alto basamento de piedra que incluye la puerta y entreplanta más dos cuerpos con el paramento enfoscado con imitación de sillar en los que se abren balcones con marcos moldurados con orejetas y un pronunciado alero de madera como remate. La fachada tiene amplias proporciones ofreciendo sobriedad, rota únicamente por la serie de ménsulas con rocalla que soportan los balcones del piso noble, las molduras de los vanos y el blasón policromado del marqués de la Real Defensa que corona la puerta recta de acceso.

Es bien conocido el carruaje que se conserva en el zaguán. De autoría desconocida, de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII, es un carruaje de tipo berlina, en el que la caja va suspendida a través de los correones de dos varas rectas que actúan como sistema de unión entre los ejes (en vez de la viga única propia de las carrozas). La caja está colocada sobre las correas de cuero que van desde el travesero de suspensión delantero al travesero de crics trasero, sujetándose en este punto con la ayuda de las cabrias con engranajes. Toda la estructura del carruaje es de madera y hierro, empleándose correas de cuero para las sujeciones. Presenta un tiro doble, constituido por cuatro caballos, agrupados dos a dos y separados por una viga central. No tiene pescante, constituyendo un carruaje a la postillona. Presenta dos gruesas ruedas delanteras y dos grandes ruedas traseras. En él campea el blasón del marqués de la Real Defensa.

 

O

 

En el palacio de ha conservado una píxide del siglo XVI.

 

píxide en palacio de Guendulain

 

El palacio ha sido recientemente (2009) convertido en hotel. OOOOOOOOOOO conocer el hotel

 

*La trasera de la calle Zapatería asomaba a los fosos y murallas que separaban los burgos de San Nicoás y de San Cernin. Rellenos más tarde esos fotos, es lo que actualmente se conoce como calle NUEVA.

 

casa de los balcones y miradores
calle Nueva a la altura de la plaza San Francisco

 

Frente al palacio de Vessolla - éste en el burgo de San Cernin - se ubican en la TACONERA los palacios del marqués de Echandía (esquina calle Nueva) y del conde de Espoz y Mina (esquina calle San Antón), construidos en el s

olar que había ocupado desde finales del siglo XVII el convento extramuros de los Padres de San Antonio Abad o Antonianos o San Antón.

 

casas de Espoz y Mina y de Echandía
con el convento de las Salesas e iglesia San Lorenzo al fondo

 

casa de los condes de Espoz y Mina

 

casa del marqués de Echandía

 

A partir de la plaza del Concejo la continuación de la calle Zapatería pasa a denominarse calle SAN ANTÓN, por el Convento de San Antón que se instaló en 1580 al final de la calle. La mayor parte de las casas fueron renovadas a finales del siglo XIX y primera mitad del XX. Al final de la calle San Antón se encuentra la casa-palacio del conde de Espoz y Mina al cual queda adosada por el lado de la Taconera la casa del marqués de Echandía, ésta frente al palacio Vessolla. Ambas casas, la de Espoz y Mina y la de Echandía fueron construidas en el solar que había ocupado desde finales del siglo XVI el convento de San Antón.

La calle SAN GREGORIO corre paralela a la calle San Antón y se denominaba antiguamente Torre Redonda, por la torre que se situaba en la muralla del barrio al final oeste de la calle. La última casa con fachada también a la plaza de San Nicolás presenta una hornacina en la esquina en la que se venera a San Gregorio, una estatua sedente policromada, que parece de finales del siglo XVI o principios del XVII.

La calle San Gregorio desemboca hacia el este en la PLAZA DE SAN NICOLÁS en donde se ubica la iglesia San Nicolás. En el nº 72, frente a la iglesia, se ubica una casa diseñada en 1899 que es la primera en la que se utiliza rasgos modernistas en Pamplona.

 

 

Sigue a continuación la calle SAN NICOLÁS que en época medieval - hasta el siglo XVIII - se llamó calle de Tecenderías y Tornerías, en virtud de que en esa zona se agrupaban los tejedores y torneros. La mayoría de las casas de esta calle ofrecen fachadas de aspecto tardío producto de la intensa remodelación llevada a cabo en los siglos XIX y XX. En la hornacina de una de las casas se venera la imagen de San Nicolás, un relieve posiblemente del siglo XVII.

El antiguo barrio de las Carnicerías corresponde actualmente a las calles POZOBLANCO que conecta la calle Zapatería con la de San Nicolás, y su prolongación, calle Comedias que conecta la anterior con el Paseo de Sarasate. En esta calle se encuentra el pozo de la Salinería.

La calle COMEDIAS se llamó antiguamente calle de Tripería por los vendedores de mondongos que en ella se instalaron, denominación a la que sucedió la de Sedería. El nombre de Comedias viene por la casa de comedias que existió desde principios del siglo XVII. La casa nº 9 corresponde a la trasera de casa Colmenares de la plaza del Castillo y remonta al siglo XVIII, como indica el basamento de piedra al que da el arco moldurado entre pilastras cajeadas y al que flanquean ventanas decoradas con gallones y placas recortadas. Sobre la arcada se alza un escudo de la segunda mitad del siglo XVIII.

 

casa Colmenares
fachada posterior en calle Comedias nº 9

 

La PLAZA DEL CASTILLO sirvió como "tierra de nadie", de separación entre los tres burgos en los momentos de difícil convivencia. A raíz de la destrucción del burgo de la Navarrería en 1276, el rey Luis I (Louis X "le Hutin" en Francia) (1289-1305-1316) ordenó al cabildo catedralicio en 1308 que construyera en su defensa un castillo, cuyas obras debieron quedar terminadas en 1310. Se localizaba en la zona de la Bajada de Javier y el palacio Goyeneche, del lado Este de la plaza. A raíz de la concesión en 1324 del fuero de Jaca a los vecinos de la Navarrería por Carlos I el Calvo (Charles IV "le Bel" en Francia) (1294-1322-1328) - rey de "hecho", no de "derecho" en Navarra), entre los privilegios que contemplaba estaba el tener mercado los sábados en una amplia zona - la explanada del Chapitel - que se extendía entre la actual plaza del Castillo y el Ayuntamiento. Se documenta que en el siglo XIV se sembraron hierbas y trigo en la plaza. Otra construcción que delimitó esta plaza fue el convento dominico de Predicadores, de mediados del siglo XIII, que hoy se corresponde al Palacio de Navarra o Palacio de la Diputación y antiguo Archivo de Navarra, extendiéndose las huertas por el Paseo de Sarasate y avenida de San Ignacio. En 1514 Fernando el Católico ordenó la demolición del convento para construir en ese lugar el Castillo Nuevo de Santiago, habiéndose de construir un nuevo monasterio en el extremo de la ciudad, en el solar denominado "el barranco", situado detrás del Ayuntamiento, que entonces se llamaba la "jurería". El castillo de Luis I había quedado sin función defensiva para el burgo de la Navarrería tras la promulgación del Privilegio de la Unión (1423), precisando la nueva dinastía introducida tras los acontecimientos de 1512 una defensa más estratégica contra los intentos de recuperación del trono por parte de la dinastía legítima de los Foix-Grailly-Béarn. Poco más tarde, cuando Felipe II acomete la construcción de la Ciudadela a finales del siglo XVI, este todavía moderno castillo de Santiago quedó sin sentido. En su lugar se levantó a partir de 1597 el convento de Carmelitas Descalzas, que permanecieron en el lugar hasta 1836, año de la desamortización que obligó al abandono de los conventos. El convento fue demolido en 1838 y en su lugar se levantó el Teatro Principal (demolido en 1931), más tarde el Teatro Gayarre, que se inaugura en 1841 y el Palacio Foral.

 

plaza del Castillo

la avenida de Carlos III arranca de la plaza del Castillo

 

Las viviendas no comenzaron a instalarse hasta mediados del siglo XVII, continuándose el proceso constructivo en el siglo XVIII. Anteriormente había asumido para la ciudad un papel de plaza mayor o espacio de ocio y espectáculos, incluso los taurinos, desde la primera corrida documentada en 1385 en tiempos de Carlos II de Navarra Evreux (1332-1349-1387) hasta que en 1844 se construyó la plaza estable. Así, en 1405, Carlos III el Noble (1361–1387–1425) celebró con justas y torneos la boda de su hija Beatriz (1386–1414), duquesa de Nemours, con Jacques II de Bourbon (1370-1438), conde de la Marche.

Su arquitectura es de carácter ciudadano y va de la vivienda sencilla del siglo XVIII a la de carácter historicista de los siglos XIX y XX, careciendo de un sentido monumental. El común denominador de los edificios es su estrecha fachada, el empleo del balcón, la utilización de arcadas o bajos porticados y las obras de recrecimiento llevadas a cabo en los siglos XIX y XX. El edificio institucional que suele presidir toda plaza principal, no se construyó sin embargo hasta 1838-1851, el Palacio de Navarra o Diputación, construido en el solar de las Carmelitas Descalzas, que compartió con el Teatro Principal.

* La casa nº 2, junto al Hotel La Perla, tiene un buen tratamiento de la fachada de sillar, de arquitectura del siglo XVIII, con balcones rectos enmarcados por molduras con orejetas, doble remate de galerías de arcadas de medio punto y antepechos de hierro sobre tornapuntas.

 

Hotel La Perla
en plaza del Castillo, esquina calle Chapitela



O

casa nº 2 de la plaza del Castillo

 


volver a índice de calles del burgo de San Nicolás

 

 

* palacio Goyeneche. Corresponde al nº 7 de la plaza. Se trata de un gran edificio del siglo XVIII con tres fachadas, siendo anteriormente la principal la de la calle de la Estafeta, por lo que se trató este palacio al recorrer esta calle. La fachada de la plaza del Castillo es de ladrillo pintado y tiene tres alturas con seis vanos en cada una, rectos los tres primeros y de medio punto el del piso alto. Lleva un pronunciado alero de madera, emergiendo la linterna de la escalera que antiguamente llevaba una veleta de hierro. En la parte baja se abre la portada adintelada a la que perfila un baquetón con orejetas, puerta que da paso al zaguán del que parte la escalera de cuatro tramos perpendiculares, cuya caja está cubierta por un cimborrio octogonal a modo de linterna con ventanas y decoración moldurada de yeserías.

* La sede del Casino Eslava se emplaza en el nº 16. Es singular, con influencias del "art deco", construido hacia 1931 por el arquitecto Víctor Eusa. La escalera es de disposición helicoidal y peldaños curvos. En el exterior Eusa no sigue su estilo expresivista empleando el ladrillo, consiguiendo una fachada más vanguardista combinando con hormigón y enfoscado y realzando las barandillas metálicas. El exterior se cubre con chapas de cobre con remaches.

 

Casino Eslava en nº 16, lado Este de la plaza del Castillo

* En el nº 19 - al Sur de la plaza - se localizaba el Banco Central-Hispano, construido en las primeras décadas del siglo XX, que albergó el desaparecido Crédito Navarro, un edificio de carácter institucional. Fue reformado por Víctor Eusa en la década de 1930, buscando lograr cierta simetría con el Palacio de Diputación ya que ambos flanquean el arranque de la avenida de Carlos III el Noble. A la sobriedad y rigurosidad del viejo inmueble incorpora detalles ornamentales como las pilastras gigantes, el placado bajo las balconadas o la torreta y pirámide angulares que quiebran la horizontalidad del edificio.

 

edificio del antiguo Crédito Navarro
lado Sur de la plaza del Castillo, esquina av. de Carlos III el Noble

 

* En el lado Sur se encuentra también el Palacio de Navarra construido entre 1830 y 1851, con tres fachadas exteriores y otra al jardín del antiguo Archivo General de Navarra. El edificio es de sillar bienescuadrado y las fachadas Norte y Oeste que dan a la plaza del Castillo y al Paseo de Sarasate están porticadas con arcos de medio punto. Sobre éstos se levantan dos niveles de balcones con emarque recto. En el momento de su construcción, este palacio, con el Teatro Principal, cerraba la plaza, habiéndose abierto ésta más tarde para dar paso a la avenida de Carlos III el Noble hacia el II Ensanche . En sus jardines se localizaba el antiguo Archivo de Navarra.

 

Palacio de Navarra
fachadas a la plaza del Castillo (Norte) y Av. de Carlos III (Este)

antigua plaza de la Constitución, hoy plaza del Castillo
antes de la apertura de la avenida de Carlos III

 

* La casa nº 30 puede datarse del barroco dieciochesco, aunque se remodeló la fachada en el XIX-XX. El pórtico tiene una triple arcada con dovelaje moldurado y pilastras cajeadas, consistiendo la pòrtada en un arco de medio punto con las dovelas salientes y planas en alternancia. Esta casa Colmenares vierte sobre la calle Comedias, el nº 9, en donde ostenta el escudo.

 

casa Colmenares
entrada principal por la plaza del Castillo

* La "Casa de los Papas" corresponde al nº 38. Construida posiblemente en el siglo XVIII a juzgar por los balcones de hierro corridos que apoyan en tornapuntas de forja. En el siglo XIX se decoró de acuerdo con el gusto clasicista con pinturas de grisallas que reproducen figuras femeninas, masculinas luchando con un león, jarrones y guirnaldas bajo dos pequeños escudos ovales timbrados por yelmo, atribuídos al linaje López de Reta.

O

casa de los Papas en el nº 38 de la plaza del Castillo

 

* La casa nº 43 ocupa el ángulo noroccidental de la plaza, antigua casa Garbalena cuya construcción comenzó en 1882, donde durante años funcionó el Café Kutz. Sobre los soportales de medio punto, trazados al mismo tiempo que el inmueble, se alzan cuatro cuerpos de balcones, de ocho huecos, más un remate abuhardillado. Este edificio es contiguo al Casino Nuevo y Café Iruña.

 

casa Garbalena, antiguo Café Kutz, en nº 43 de la plaza del Castillo

 

* La casa nº 44 y 44 bis corresponde al actual Casino y Café Iruña que preside el flanco Norte de la plaza.

edificio del Casino Nuevo y Cafe Iruña en plaza del Castillo nº 44 y 44-bis

Café Iruña

 

Fue encargada en 1885 por la entidad bancaria Crédito Navarro, cuyas iniciales se reproducen en varios lugares de la fachada. Es un compendio de la arquitectura decimonónica, con rico cromatismo y variedad compositiva, así como su estructura de hierro, escasamente representada en Pamplona. La fachada es lineal y simétrica, sucediéndose cuatro cuerpos más ático abuhardillado que apoyan en la zona porticada, con un gran desarrollo horizontal marcado por los doce vanos abiertos en cada piso.

La fachada se organiza con un cuerpo central con arcos de medio punto en los balcones y mayor desarrollo en el remate que consiste en un frontón curvo bajo el que se encuentran tres balcones de medio punto que acceden a una balaustrada corrida ocupando todo el edificio. Se alternan los vanos con enmarque circular con los de arco rebajado, los remates en frontón, ya curvo, ya triangular, con los de yeserías y las balaustradas rotundas de mármol con las más gráciles de hierro. Los elementos verticales como las pilastras son de piedra, combinando cromáticamente con los paramentos en ladrillo rojo y pajizo además de los mosaicos que incorpora. En la planta baja, el Café Iruña conserva un ambiente de fin de siglo al igual que el Casino.

 


volver a índice de calles del burgo de San Nicolás

 

* La casa nº 45, casa Archanco, hace esquina con la calle Chapitela. Fue antiguamente propiedad del Santo Hospital de Pamplona, siendo reedificada entre 1676 y 1680, momento al que puede corresponder la fachada. Presenta tres cuerpos de balcones sobre tornapuntas de hierro y remate con galería de arquillos dobles, modificados en balcones. El edificio ha sido derruido salvando la fachada, encontrándose en proceso de reedificación (2007).

* En la plaza del Castillo existió una fuente en el centro de la plaza diseñada por Luis Paret en 1778. Sobre el tronco piramidal de remate asentaba la figura alegórica popularmente conocida como "Mari Blanca". Fue inaugurada en 1800. En 1910 fue sustituída por un quiosco de madera de porte ecléctico desmantelado en 1943 por el actual de piedra. La estatua de "Mari Blanca" se encuentra en la actualidad en los jardines de la Taconera.

* El quiosco se localiza en la parte central de la plaza del Castillo. De gusto clasicista, tiene planta circular con columnas jónicas que sustentan la cúpula rebajada. Se accede al piso superior por un juego de escalinatas con los barrotes abalaustrados que otorgan un efecto barroco clásico. La decoración es escasa limitándose a las palmetas del remate y a los temas de guirnaldas pintados en el interior de la cubierta. Se ubican en el quiosco dos fuentes aveneradas.

Anteriormente a la colocación del quiosco ocupaba su lugar la fuente conocida como la "Mariblanca" (fuente de la Abundacia y Beneficencia) que se encuentra actualmente en los jardines de la Taconera.

 

 

 

 


.

 

 

 




 

 

En los trabajos de acondicionamiento de un parking subterráneo en la plaza del Castillo, en los primeros años del siglo XXI, aparecieron restos de importante interés arqueológico para el conocimiento de la historia de la ciudad.

El PASEO DE SARASATE - también conocido como paseo de Valencia, ya que en él lucía el pasear del Sr. Valencia con sus bellísimas hijas - constituye el otro gran espacio urbano a la vez que lugar de esparcimiento ciudadano. Con la fundación de los burgos de San Cernin y San Nicolás durante el reinado de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194), en el siglo XII, el terreno que abarca el actual parque de la Taconera, la calle Navas de Tolosa y el paseo de Sarasate, vinculado a las murallas de los dos barrios, se le denominó Taconera. Con la unificación de los burgos en 1423, la ciudad fue construyendo un recinto defensivo común que por la parte occidental discurrió por el paseo de Sarasate, calle Ciudadela, monumento a la Inmaculada, Rincón de la Aduana, San Lorenzo y plaza de la O, muralla que permaneció útil hasta Felipe II (1527-1556-1598), quien la amplió hasta donde hoy vemos sus restos. Desde la Edad Media hasta el siglo XIX, cuando se define el Paseo, éste formaba parte de la Taconera. Al construir la Ciudadela en el último tercio del siglo XVI y ampliarse el cinturón amurallado - suprimiendo las murallas medievales - el terreno del actual Paseo de Sarasate quedó intramuros aunque no se incorporaría a la trama urbana de la ciudad con la construcción de edificios hasta el siglo XIX. Hasta entonces, su vertiente Norte se encontraba delimitada por las traseras de las viviendas cuyo lado Sur daban a la calle San Gregorio y cuyo lado Este daban a la calle San Miguel. La parcelación de solares para organizar lotes con el fin de que salieran a la venta se comienza en la segunda mitad del siglo XIX. Ello, unido a la aprobación en 1888 del Primer Ensanche de la ciudad, implicará la acotación espacial del Paseo de Sarasate, al que se abre una nueva portada en la iglesia San Nicolás.

La arquitectura doméstica del Paseo es muy variada debido a la amplia cronología que incluye, desde casas de la segunda mitad de siglo XVIII a finales del siglo XX. Destacan varios edificios, la mayoría de ellos de carácter público institucional, además de la iglesia San Nicolás y la casa Baleztena.

* Palacio de Navarra o de Diputación. Edificio neoclásico institucional de gran sobriedad, solidez y empaque, cierra el lado Este del Paseo de Sarasate.

fachada Paseo de Sarasate

fachada avenida de Carlos III el Noble

Hasta 1851 la Diputación del Reino no contó con sede estable. Fue construida en el terreno sobre el que existió el convento de Carmelitas Descalzas, derruido en el siglo XIX por la aplicación de las leyes desamortizadoras de los regímenes centralistas. La construcción se llevó a cabo de 1840 a 1851. Fue ampliado en 1929, una vez aprobada la urbanización de la nueva avenida de Carlos III el Noble, con el levantamiento de un nuevo frontis a esta vía.

alegoría de Navarra
frontón de la fachada

fachada y portada de acceso del lado del Paseo de Sarasate

portada del lado de la plaza del Castillo

En la fachada del lado del Paseo de Sarasate presenta un pórtico que hace las veces de basamento sobre el que se elevan dos pisos de marcada horizontalidad, rota por el cuerpo adelantado en el centro enfatizado por un balcón corrido, con dos niveles organizando un variado ritmo de huecos, diseño recto para los tres balcones flanqueados por hornacinas - con las estatuas de bronce de Sancho III Garcés el Mayor y Sancho VII el Fuerte - y ventanas termas sobre el conjunto, separando los huecos columnas dóricas que dan paso al clásico entablamento de triglifos y metopas así como el gran frontón triangular de remate, en el que originariamente había un sencillo óculo, sustituido en 1951 por el relieve. En él se representa el escudo de Navarra entre dos personajes masculinos que simbolizan al hombre montañés y al ribero unidos para sostener ellos solos, juntos, indivisiso el reino de Navarra. Este frontis se corresponde en el interior con el Salón del Trono o del Reino.

El Palacio se organiza alrededor de un patio central, con soportales de piedra que describen un medio punto. El interior reproduce un ambiente palaciego con mobiliario y objetos decorativos de adorno.

 


despacho
presidencial


salón
del trono


espejos
venecianos

 

 



trono


salón
del trono


despacho
presidencial

 

 


escalera de honor

 


escalera de honor

 




La obra pictórica recoge episodios de la historia del Reino de Navarra así como representaciones de sus reyes o personajes célebres. Destaca una serie de seis tapices de Bruselas del siglo XVII, procedentes del antiguo Hospital General de Navarra. Forman parte de la serie que pintó Peter Paul Rubens (1577-1640) sobre los Triunfos de la Iglesia, existiendo una serie similar en el Convento de las Descalzas Reales de Madrid. En ellos se representan La Visita Eucarística, Fides Catholica, Amor Divino, Ecclesiae Triunphus, Víctimas Expiatorias y Muerte del Paganismo. Se conservan en el palacio dos mazas de plata encargadas en 1604, con algunos retoques posteriores, que llevan cincelado el escudo del Reyno. Al siglo XVIII corresponden las tres urnas de plata de votación, labradas en 1675 con gusto barroco, recipientes bulbosos con tapa que se decoran con abundante ornamentación vegetal engarzada con el tema heráldico del Reyno.

el Príncipe Carlos de Viana en su biblioteca
réplica de la obra de Moreno Carbonero

 

En el Salón Isabelino está amueblado con una sillería de estilo isabelino e incorpora tres lienzos reales de la pintura oficial de la época: el de Fernando VII (1824) con uniforme militar y luciendo el Toisón de Oro y las cruces Laureada y de Carlos III, el de Isabel II joven (1846), ambos de Federico Madrazo y los de Isabel II Niña (1835) de Antonio Mª Esquivel, colocada sedente y de pie con un bello vestido de encaje y un collar de perlas a juego con los pendientes, llevando el cetro en su mano derecha.

 


Isabel II Niña
Antonio María Esquivel


Fernando VII
Federico Madrazo


Isabel II Niña
Antonio María Esquivel

 

 

 


Isabel II adolescente (1846)
Federico Madrazo

 

 



La Antesala del Salón de Sesiones está adornada por un vargueño renacentista de hacia 1600 y una colección de cobres flamencos pintados en el siglo XVII que narran escenas bíblicas de la vida de José y sus hermanos. El Salón fue decorado por Gustavo de Maeztu inspirándose en temas alegóricos, históricos y de costumbres relacionados con el Reyno de Navarra. El escudo central se debe a José Mª Sert. Sobre la chimenea central del salón se sitúa un reloj francés del siglo XIX, con una alegoría que representa La Ley Paccionada de 1841.

En el despacho presidencial destacan: el retrato de Fernando VII de medio cuerpo, pintado por Goya en 1814, y el de sus esposas Mª Isabel de Braganza pintado por Madrazo y Mª Cristina de Borbón pintado por Vicente López. La pared central del despacho está ocupada por un gran tapiz que representa a Sancho VII el Fuerte en la batalla de las Navas de Tolosa, realizado en 1950.

 

Sancho VII el Fuerte en la batalla de las Navas de Tolosa (1212)
despacho presidencial
tapiz, 1951

El mobiliario del despacho y el artesonado conforman un conjunto de madera tallada. También se exhiben en este despacho un busto de bronce de Julián Gayarre, realizado por el escultor Mariano Benlliure. Complementan la decoración, un reloj inglés del siglo XIX, dos jarrones de Sèvres y un vargueño español del siglo XVIII.

 

 


María Isabel de Braganza
segunda esposa de Fernando VII (1816)

Federico de Madrazo


Fernando VII
(1784-1833)
Francisco de Goya
1814


María Cristina de Borbón Dos Sicilias
cuarta esposa de Fernando VII (1829)

Vicente López

 

 

En las galerías se encuentran 24 retratos de los monarcas y sus esposas de la dinastía borbónica, iniciando la serie Fernando VI y su esposa Bárbara de Braganza, pintado en 1749, hasta hoy.

 


Felipe VII de Navarra
y V de Castilla


Luis II de Navarra
y I de Castilla


Fernando II de Navarra
y VI de Castilla

 

 


Carlos VI de Navarra
y III de Castilla

 


doña Ysabela
Farnesio

 

 


doña Luisa Ysabela
de Orleans

 


doña María Amalia
de Saxonia

 



pretendiente Carlista don Carlos María de Borbón y Austria-Este, duque de Madrid (1848-1909)
y su esposa Margariita de Borbón-Parma

 

Muñoz Sola realizó los retratos de los presidentes desde 1940 de la Diputación Foral y Gobierno de Navarra, iniciando la serie el ministro, conde de Rodezno. En una de las galerías se encuentra un tapiz gobelino con las armas de Francia y Navarra, del siglo XVIII. Asimismo, cuelga un cuadro pintado al carboncillo de los miembros de la Diputación Foral en 1983-84, años en que tuvo lugar la protesta popular a favor de los Fueros de Navarra, conocida como Gamazada. Destaca también un retrato de Francisco Espoz y Mina, antiguo guerrillero de la Guerra de la Independencia, con el uniforme de Teniente General y la Cruz Laureada de San Fernando. La obra fue donada a Navarra por la viuda de Espoz y Mina, Juana María de la Vega. Las ventanas interiores del palacio contienen una colección de vidrieras en cristales emplomados que representan los escudos de los municipios de Navarra, realizadas en 1950.

 

armas de Francia y de Navarra
tapiz gobelino

Espoz y Mina
retrato de Vallespín

 

Una serie de cuadros de pintores locales (Ciga, Zubiri, Basiano o Salaverría) adorna distintas estancias del palacio. Destaca también un busto-relicario de madera policromada del siglo XVII que representa un pontífice de Roma.

El Palacio cuenta con lienzos de Gustavo de Maeztu, cuyo museo se aloja en el Palacio Real de Estella.

 


alegoría de Navarra
Gustavo de Maeztu


mural la Ribera de Navarra
Gustavo de Maeztu


mural Cerco de Nantes
Gustavo de Maeztu

 

 


tapiz de Bruselas-Bravante
s. XVII


el Triunfo de la Iglesia
tapiz de Bruselas, s. XVII


Elías y el Angel
tapiz flamenco

 

 

batalla de las Navas de Tolosa
Francisco Aznar
 

 

Ciertos objetos y piezas de valor histórico son conservados en el Palacio:

 

mazas utilizadas por la Diputación del Reino en actos solemnes
obra de platería navarra, año 1604

 

urnas de votaciones de los tres Estados en las antiguas Cortes

vitrina de honor

banderín de la Columna de Somosierra
códice foral
mazas que acompañan a la Corporación en actos oficiales
urnas de votaciones de los tres Estados en las antiguas Cortes
águila de bronce dorado

estuche de porcelana
con un escudo real de España
s. XIX


busto-relicario
s. XVII


cadenas de las Navas de Tolosa
formando la "N" de Navarra

De entre las colecciones conservadas en el Palacio destaca uno de los cuatro originales libros del "Ceremonial de la Coronación, Unción y Exequias de los reyes de Inglaterra", de principios del siglo XV.


"Ceremonial de la Coronación, Unción y Exequias de los reyes de Inglaterra"
con hermosas miniaturas polícromas

 

También se custodian en el Palacio libros de armería de Navarra.

 

Libro de Armería
s. XVI



La capilla del Palacio se localiza contígua al Salón del Trono. Fue reformada en 1952, fecha en la cual incorporó un retablo diseñado por el arquitecto Víctor Eusa con restos de la mazonería de dos retablos barrocos de principios del siglo XVIII procedentes de la iglesia Santa María de Ujué. En las hornacinas mayores figuran las tallas de los patronos de Navarra San Fermín y San Francisco Javier, y en el centro, una réplica de Santa María la Real. El frontal del altar, repujado en plata en 1952, es obsequio de los navarros emigrados a Argentina. El techo luce un artesonado a base de casetones con exuberante decoración barroca, sostenido por vigas y ménsulas con cabezas de ángeles.

 

capilla del Palacio

frontal de plata del altar y retablo de la capilla del Palacio

 

En el Paseo de Sarasate se localizan también el monumento a los Fueros y seis estatuas de reyes, dos de ellos navarros y cuatro de ellos no identificados.

* antiguo Archivo de Navarra en el Palacio de Navarra. Se localiza en los jardines de la avenida de San Ignacio, adosado al Palacio de Navarra. Estos jardines fueron adquiridos en 1851, siendo anteriormente la huerta de la Real Basílica de San Ignacio. Construido en 1896, su fachada clasicista armoniza con el adjunto Palacio de Navarra. Contiene una estructura metálica y de hormigón hidráulico revistiendo el sótano para evitar la humedad del terreno y con ello los peligros de pérdida o deterioro del tesoro documental. La fachada tiene ecos de los palacios italianos del Renacimiento, idea que queda realzada con el jardín que se extiende ante ella. Consta horizontalmente de cinco cuerpos, tres de los cuales se adelantan mientras que dos quedan retrasados. Verticalmente se resuelve en dos cuerpos articulados por pilastras de distinto tratamiento. El cuerpo central adelantado se realza por una secuencia de arcos de medio punto y por su coronamiento en frontón, curvo el central y triangular los laterales. Valor simbólico además de decorativo tiene la presencia de unos tondos situados en la faja central que representan los bustos de distintos varones ilustres y personas reales de la historia de Navarra, entre ellos el Príncipe Carlos de Viana, rey titular de Navarra. La escalera interior tiene también carácter palaciego.

En estos jardines se localiza una "sequoia gigante" plantada a mediados del siglo XIX.




 


.


.


.

 

 

 


 


* Palacio de Justicia - Audiencia Provincial, actualmente Cortes o Parlamento de Navarra. Realizado en ladrillo rojo y piedra de Tafalla con un planteamiento clasicista, se localiza en el Paseo de Sarasate, frente al Palacio de Navarra, cerrando el citado Paseo por el lado Oeste. Su construcción se enmarca en el desarrollo del Primer Ensanche, habiendo sido redactado el proyecto en 1892. Su carácter institucional obligaba a dotar a este edificio de grandeza y empaque. Cuenta con cuatro fachadas y consta de planta baja más otras dos, confiriendo una disposición de horizontalidad. Lleva un grupo escultórico de remate con dos figuras alegóricas, la Ley y la Justicia.

 

O

portada del antiguo Palacio de Justicia o Audiencia Provincial
actualmente Cortes o Parlamento de Navarra


edificio de las Cortes de Navarra
plano de la planta baja


* casa Baleztena. La fachada Norte se localiza en el nº 2 del Paseo de Sarasate. Fue construida hacia 1840 para el ganadero navarro Nazario Carriquiri quien vendió a la familia Baleztena - originaria de Leiza (merindad de Pamplona) - en 1852, la cual realiza importantes reformas en 1888, incluido un recrecimiento en altura. Consta de un basamento de piedra, tres cuerpos y un amplio ático donde apoya el alero de madera. Cuenta con tres fachadas, la principal abierta al Paseo de Sarasate y las laterales a la calle Comedias y plaza del Castillo. Unas pilastras de yeso articulan verticalmente el frontis, ordenándo los balcones y ventanas que se enriquecen con antepechos de hierro fundido al que se suman motivos de yeserías, rosetas y ménsulas. La portada es recta, clasicista, enmarcada por columnas jónicas. El interior de la casa conserva el gusto y ambiente señorial de la época, conservando numerosos recuerdos de las Guerras Carlistas.

 

casa Baleztena

 

* Banco de España. Se localiza en el ángulo Sureste del Paseo de Sarasate, muy cerca del Palacio de Navarra, tratándose de un noble y bello edificio institucional construido en 1925 con una fachada clasicista de sillar, con balcones con frontones triangulares, columnas de orden gigante y capitel jónico, además del remate abuhardillado. Su clasicismo tuvo en cuenta el carácter del cercano Palacio de Navarra.

 

Banco de España en el Paseo de Sarasate
esquina av. de San Ignacio


* edificio de Correos. Construido en 1921 con un bello exterior de ladrillo realzado por los paramentos de piedra y el gran escudo de la ciudad.

 

edificio de Correos

 

* En el nº 14 del Paseo de Sarasate se ubica una bella hornacina avenerada, de ladrillo, rematada por frontón curvo de arco rebajado, con pilastras cajeadas, donde se aloja una imagen de San José con el Niño, que sigue modelos barrocos. de origen dieciochesco aunque el frontis ha perdido su aspecto primitivo.

 

hornacina de San José

 

* en el nº 18 del Paseo se ubica una casa que muestra un cuerpo adelantado de miradores en el centro sobre una venera y saliente alero de madera.

 

 

El Paseo de Sarasate se embellece con una serie de iniciativas tomadas desde 1895 para dotarle de adornos y mobiliario urbano. Se colocaron dos estanques en los extremos - actualmente retirados - así como una serie de estatuas de reyes procedentes del Palacio Real de Madrid y que debieron repartirse por varias ciudades de España por estimarse que el peso de tantas estatuas era excesivo para colocarlas sobre el coronamiento del Palacio Real. En primer lugar se colocaron seis estatuas, habiendo sido reemplazadas en 1972 las de Fernando VI y su esposa Bárbara de Braganza, colocando en su lugar las de Felipe III de Navarra Evreux (1306-1329-1343) y la de García V Ramírez el Restaurador (1110-1134-1150), los dos únicos que portan inscripción. Los estanques se completaron con una fuente de hierro colado situada junto a la Diputación, fuente que en la actualidad se encuentra en la zona norte de los jardines de la Taconera. También se colocó en 1929 una alta farola - la "farola de los Braseros" - frente a casa Baleztena, de donde pasó en 1958 a la plaza del Vínculo, retirándose de allí en 1965 y volviéndose a colocar otra vez en 1995.

 

farola de los Braseros

 

estatua a los Fueros. Se trata del elemento ornamental más emblemático del Paseo de Sarasate, realizado en 1903 según un proyecto de 1893.

 

monumento a los Fueros

 


volver a índice de calles del burgo de San Nicolás

 

 

"tierra de nadie"

 

 

recorrido por las calles de "tierra de nadie":

calle Santo Domingo
Ayuntamiento


La calle de SANTO DOMINGO permaneció hasta la unificación de los burgos en 1423 como "tierra de nadie" y mantuvo su carácter natural de barranco por el que descendían las aguas de la plaza del Castillo y de la calle Mañueta hasta el río Arga. El burgo de San Cernin aprovechaba su escarpe natural para apoyar su muralla. En este tramo de Santo Domingo existieron dos torreones de la muralla, la torre de la Galea, situada donde están las escaleras que ascienden a la calle San Saturnino y calle Mayor, y la torre de la Rocha, al final de la cuesta, junto a los corralillos. La calle comienza a urbanizarse en el siglo XVI, momento en el que se le conoce como calle de las Descalzas, dado que las religiosas Carmelitas ocuparon en un principio una casa en dicha vía, junto al convento de los Dominicos. En el siglo XVII pasó a denominarse por el nombre de la Orden de Predicadores que allí permaneció.

También en "TIERRA DE NADIE" se construyó el Ayuntamiento - denominado en la documentación medieval Jurería - a partir de la promulgación por Carlos III el Noble (1361-1387-1425) del Privilegio de la Unión en 1423. Al promulgar el Privilegio el Rey ordenaba el levantamiento de este edificio en la confluencia de los tres burgos existentes hasta entonces: Navarrería, San Cernin y San Nicolás, poniendo así fin a siglos de rencillas y enfrentamientos entre los vecinos de los burgos.

 

Ayuntamiento de Pamplona

* Ayuntamiento. Una primera "Casa de la Jurería" se construyó entre la torre Galea y el portal del Burgo, en el mismo solar que hoy ocupa el Ayuntamiento. Las obras tardaron en realizarse y su terminación fue posterior a 1487. El actual Consistorio se construyó entre 1753 y 1759 en sustitución del antiguo que amenazaba ruina. En el año 1952 se derribó el inmueble conservando únicamente la fac hada y construyéndose una nueva edificación. De este modo desapareció una suntuosa escalera cuya caja se cubría con cúpula sobre linterna.



 


.


ático sobre balaustrada de piedra
con frontón triangular cerrado


.

 

 


alegoría de la Fama
con trompeta en el ático


juego de columnas pareadas
en la fachada


alegoría de la Fama
con el clarín

 

 

trasera moderna
del Ayuntamiento
 



La fachada del edificio tiene un juego arquitectónico de gran riqueza barroca. Consta de tres alturas más ático, cuyos extremos están enmarcados por un frontón curvo partido, en contraposición al triangular que remata el cuerpo del reloj. En la fachada contrasta lo rectilíneo del paramento con el juego de columnas pareadas y exentas de estilos dórico, jónico y corintio, que apoyan en un alto basamento y dividen las balconadas - corrida en el piso central - adornadas en sus barandillas con leones dorados, símbolo municipal de la ciudad. El paso al ático viene dado por una balaustrada de piedra. Los vanos de la fachada se realzan con un amplio repertorio ornamental de hojarasca, temas geométricos, espejos con rocalla, etc.

 

entrada
figuras alegóricas de la Prudencia (izq.) y la Justicia (dcha.)

 

Ya en la parte baja, de estilo barroco tardío, la entrada consiste en un arco de medio punto cajeado y está jalonada por dos figuras alegóricas de piedra sobre altos pedestales - la Prudencia y la Justicia - realizadas en 1754. En la zona de coronamiento de la fachada se alzan dos estatuas de Hércules y en lo alto del conjunto la Fama con el clarín, pregonera de fastos y glorias de la ciudad. La heráldica juega un papel importante, con profusión de empleo del escudo de la ciudad, el león pasante coronado más orla de cadenas, esculpido en piedra sobre la puerta, al que hay que añadir toda una serie realizada en latón que se adhieren a los antepechos de los balcones y el policromado del ático que se contrapone al escudo de Navarra. En el centro del frontón del ático, el popular reloj del siglo XVIII, en el que se detienen todas las miradas en los minutos previos al lanzamiento del “chupinazo”, cohete anunciador de las fiestas de San Fermín.

 

O

gigantes bailando delante del Ayuntamiento

 

En el zaguán destaca un exuberante escudo de madera policromada con las armas de los Borbones, tallado en 1735, procedente del Real Consejo.

escudo con las armas de los Borbones

 

En el interior del nuevo edificio destaca su planta noble, donde se encuentra el Salón de Recepciones, el despacho de alcaldía y el Salón de Plenos, este último presidido por un Calvario de marfil adquirido en 1954, en el que Cristo sigue un esquema del siglo XVIII, mientras que San Juan y la Virgen obedecen a una estética del XIX. Los dos muros laterales de este Salón de Plenos los ocupan respectivamente un monumental escudo barroco, procedente como el de la entreplanta del edificio del Real Consejo, y un óleo de Carlos III el Noble (1361-1387-1425), de 1923.

Los muros de la escalera principal están decorados por doce lienzos ovales de 1797, que representan a Fernando el Católico y algunos de los reyes de España posteriores a 1512 (Carlos I, Felipe II, Felipe III, Felipe V y Carlos II). El Salón de Recepciones es la sala más suntuosa y allí se encuentran cuatro candelabros de 1790 y varios lienzos, entre los que destaca el de San Fermín de escuela madrileña, procedente de los cistercienses de Lazcano, del segundo tercio del siglo XVII. Allí se pueden ver retratos de Isabel II y su esposo Francisco de Asís, Pablo Sarasate y Julián Gayarre, todos ellos del siglo XIX.

 


Fernando el Católico
1452-1479-1516


emperador Carlos V
1500-1518-1556-1558


Felipe II
1527-1556-1598

 

 



Felipe III
1578-1598-1621



Carlos II
1661-1665-1700


Felipe V
1683-1700-1724-1746
primer rey de la dinastía Borbón

 

 

En la capilla se conserva una cruz de altar de plata, de la segunda mitad del XVI. También se conservan relicarios de San Francisco Javier de la segunda mitad del siglo XVIII, de San Fermín de 1826 y de San Jorge y San Severo. Entre los lienzos que adornan el pasillo de la planta noble destaca otro madrileño de San Fermín de 1687. En el Salón de Plenos merece especial mención una vidriera que conmemora el Privilegio de la Unión.

 

San Francisco Javier y San Fermín
Ayuntamiento de Pamplona

 

El despacho de alcaldía guarda las siete llaves del antiguo recinto amurallado, una bandera oficial bordada y las tres mazas de plata de la ciudad - una de ellas de 1555 y las otras dos de principios del siglo XIX - que salen en los cortejos procesionales.

 


volver a índice de calles de "tierra de nadie"

 

 

Pamplona extramuros

Es un recorrido no exhaustivo el que se hace en este trabajo sobre Pamplona "extramuros". Comprende el I y II Ensanches y el "nuevo Pamplona" del III Ensanche que se ha creado hacia el Sur y el Oeste, más allá de la Vuelta del Castillo y el parque de Atoniutti.

 

primer Ensanche
segundo Ensanche
tercer Ensanche



primer Ensanche

 

 

 

recorrido por las calles del Primer Ensanche:


calle General Chinchilla
Cámara de Comercio e Industria de Navarra

Mancomunidad de la Comarca de Pamplona
Escuela Municipal de Música Joaquin Maya
calle José Alonso
Baluarte
edificio Singular en avenida del Ejército

 

El Ayuntamiento consiguió en 1888 la autorización del gobierno para iniciar un "ensanche" en terrenos bajo autoridad del Ejército, requiriendo el derribo de los baluartes de San Antón y de la Victoria, así como el rebellín de Santa Teresa, situado entre ambos. Los terrenos más próximos al núcleo urbano, organizados en seis manzanas que bordean las calles Navas de Tolosa, se adjudicaron al Ayuntamiento mientras que el resto, lindante con la Ciudadela y las calles Padre Moret y Yanguas y Miranda se lo quedó el Ejército. El estamento militar levantó en su parte nuevos cuarteles e instalaciones y el Ayuntamiento viviendas y algún edificio de carácter público, como el palacio de Justicia (actualmente Parlameto o Cortes de Navarra) y el colegio de las MM. Ursulinas, este último ya derribado.

 

* en la calle GENERALCHINCHILLA nº 4 se localiza una casa ocupada por la Cámara de Comercio e Industria de Navarra, construida en 1890, de dos alturas y remate abuhardillado, de gusto ecléctico de la época. Combina el ladrillo rojo con la piedra, utilizando balcones y ventanas alrededor de los cuales se concentran abundancia de palmetas de sabor clásico.

 

edificio de la Cámara de Comercio e Industria de Navarra

 

* en este I Ensanche destaca también la casa de la calle General Chinchilla nº 7 - que ocupa la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona -, una muestra del neomudéjar que recuerda un sector de la casa parroquial de San Nicolás.

 

edificio de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

 

* el nº 6 alberga la Escuela Municipal de Música Joaquin Maya y puede ser considerado como el más interesante ejemplo del Modernismo en Pamplona.

 



 


.


.


.

 

   

   

escuela municipal de musica Joaquin Maya
edificio modernista en calle General Chinchilla nº 6

 

* y el nº 4 de la calle José Alonso.

O

edificio modernista en calle José Alonso nº 4

 

Este Primer Ensanche quedó perfectamente incorporado al casco histórico hasta tal punto que existe cierta tendencia a considerarlo todo como una unidad espacial.

En parte de los antiguos terrenos militares se ha levantado recientemente un moderno palacio de congresos, exposiciones y convenciones, y auditorio de música, llamado el Baluarte que se sitúa frente a la entrada principal de la Ciudadela, lo que ha rebajado la importancia en la impresión volumétrica de sus murallas.

 

 

 

 

Baluarte

y del portal de la Taconera

En la avenida del EJERCITO, esquina con la avenida Pio XII, frente a los jardines de la Vuelta del Castillo y del portal de la Taconera, se ubica un edificio llamado "Singular", último edificio antes de entrar en la primera zona del III Ensanche.

 

O

edificio Singular

 

 


volver a índice de calles del Primer Ensanche

 

 


segundo Ensanche

 

 

El Primer Ensanche no había roto el cinturón de murallas, lo que se propondrá hacer el Segundo Ensanche para permitir una mayor expansión de la ciudad aun a costa de perder su condición de plaza fuerte. El permiso llegó en 1901 imponiéndose un límite en la zona de Argaray y el Fuerte del Príncipe. En 1915 se empezaron a derribar los lienzos de muralla que cerraban el Sur de la ciudad, ejecutándose los primeros proyectos constructivos a partir de 1920. Pero no será hasta 1928 cuando se retire el título de "plaza fuerte" y se pueda ampliar la ciudad sin cortapisas de seguridad militar. Con la creación principalmente de la avenida de Carlos III el Noble - así como la calle Olite y la salida hacia la carretera de Zaragoza - se consigue la incorporación del Segundo Ensanche al casco viejo.

 

antigua plaza de la Constitución
hoy plaza del Castillo
antes de abrir la avenida de Carlos III

 

recorrido por las calles del Segundo Ensanche:

 

avenida Baja Navarra
plaza de las Merindades
antiguo Gobierno Civil
avenida de Carlos III el Noble
antigua Caja de Ahorros de Navarra
teatro Gayarre
nueva Caja de Ahorros de Navarra
calle Emilio Arrieta
plaza del conde de Rodezno
Universidad Públicade Navarra
avenida de San Ignacio
plaza de la Cruz
avenida de Galicia

edificios construidos por el arquitecto Víctor Eusa:

seminario San Miguel
casa Uranga
edificio de la Vasco-Navarra
casa nº 1 de calle Bergamín
edificio "la jaula dorada"
casa en calle García Castañón nº 4
edificio Aurora Polar
iglesia la Milagrosa
colegio Calasanz de los PP. Escolapios
casa de Misericordia

plaza de toros

 

La avenida Baja Navarra corta este ensanche de Este a Oeste, con dos plazas que actúan como distribuidoras de circulación, la del Príncipe de Viana y la de Merindades. El Teatro Gayarre es desmontado del lado sur de la antigua plaza de la Constitución para abrir la nueva avenida de Carlos III que se proyecta. El desarrollo de este Segundo Ensanche abarcó de 1920 a 1956, aunque en 1936 la ampliación había llegado solamente hasta la actual avenida de la Baja Navarra. En el cruce de esta avenida con la de Carlos III se encuentra la plaza de las MERINDADES donde se localiza el antiguo Gobierno Civil, actual sede o del Sub-Delegado del Gobierno. Construido en 1934 representa un buen ejemplo de la arquitectura institucional de la época, basada en postulados herrerianos. .



 

 


.


.


.

 

 

 


 

 

 

En esta misma plaza de las Merindades se localiza una casa de cuatro alturas que muestra un cuerpo adelantado en el centro enfatizado por un conjunto de hermosos miradores con columnas sosteniendo arcos de tipo carpanel. Encima de este cuerpo de miradores se ubican motivos arquitectónicos decorativos flanqueados por cuatro bolas sobre mojones. A los lados de los miradores se encuentran balcones apoyados en ménsulas que también alegran el edificio.

 

casa en plaza de las Merindades

 

En el arranque de la avenida de CARLOS III EL NOBLE destaca la fachada del Palacio de Navarra, realizada entre 1932 y 1934, que actualmente actual como entrada principal funcional y que respeta el esquema del edificio original. Sobre el friso de triglifos monta un frontón triangular cuya escultura en mármol, encargada en 1932, incorpora una serie de figuras que simbolizan las distintas actividades manuales o espirituales que desarrolla el hombre. El edificio nº 4 de la misma avenida fue construido en 1932 como sede de la Caja de Ahorros de Navarra, actualmente Hacienda Foral.

 

Hacienda Foral
antigua Caja de Ahorros de Navarra

 


volver a índice de calles del Segundo Ensanche

 

 

Frente a este edificio se encuentra el Teatro Gayarre , realizado en 1839 en estilo neoclásico, si bien del primitivo edificio que estuvo cerrando la actual plaza del Castillo (entonces plaza de la Constitución) sólo queda la fachada, construyéndose el resto en 1928, a raíz de su traslado al actual emplazamiento. Destaca en él su galería adintelada formada por columnas jónicas.

antiguo teatro Gayarre
en plaza de la Constitución

 

 

 


.


.


.

 

 


.


.


.

 

 

 


 

 

Teatro Gayarre en la avenida de Carlos III el Noble

 

En la avenida de Carlos III, en el el cruce con la avenida de Roncesvalles, se localizan dos edificios.

 

O

 

Frente al segundo de los citados edificios, también en el cruce de la avenidas de Carlos III y Roncesvalles donde se encuentra el monumento al encierro de los toros, se localiza la nueva Caja de Ahorros, habiendo quedado transformada la antigua (en el nº 4 de la av. de Carlos III) en la Hacienda Foral.

 

nueva Caja de Ahorros de Navarra

 

Un poco más adelante, en el mismo lado de la avenida, se ubican dos casas, las números 12 y 14 de Carlos III, la primera haciendo esquina con la calle Emilio Arrieta.

.

casa nº 12 avenida Carlos III

casa nº 14 avenida Carlos III

 

Muy cerca de estas casas citadas se encuentra la calle de EMILIO ARRIETA, en la que destaca la casa del nº 19 con un singular torreón en la esquina de la calle Paulino Caballero y balcones con forja bien trabajada .

,

casa nº 19 en calle de Emilio Arrieta

 


volver a índice de calles del Segundo Ensanche

 

La plaza porticada del Conde de Rodezno cierra la avenida de Carlos III por el lado Sur y está presidida por el Monumento a los Caídos.

 

plaza porticada del conde de Rodezno

 

En la extensión de Pamplona hacia el sur, por la trasera de la plaza del conde de Rodezno, se ubica la Universidad Pública de Navarra.

 



 

 

Universidad Públicade Navarra

 

A la avenida de SAN IGNACIO da el edificio donde hasta recientemente se encontraba el Archivo General de Navarra, que ha pasado al antiguo Palacio Real y Episcopal de San Pedro. En esta avenida se encuentra la iglesia de Nuestra Señora del Perpétuo Socorro de los Padres Redentoristas, o de San Ignacio. Casi frenta a esta iglesia se localiza el monumento a Íñigo López de Loyola herido.

Centrado en la plaza de la CRUZ se localizan los Institutos de Navarra de educación secundaria, al que acompaña en esa plaza la iglesia San Miguel y el monumento de la Cruz.

 

O

Institutos de Navarra

 

monumento de la Cruz

 

En la avenida de GALICIA se localiza el edificio de Cáritas Diocesana y el monumento al Duque de Ahumada.

Cáritas Diocesana


Entre los edificios del Segundo Ensanche merecen especial mención los construidos por el arquitecto Víctor Eusa:

* seminario Diocesano San Miguel. Presidido por una imponente cruz de hormigón y vidrio en el centro de la fachada principal, es obra de Víctor Eúsa. Fue concluido en 1936 en ladrillo rojo, hormigón y paños enfoscados pintados, materiales predilectos de su autor. Durante la guerra civil se utilizó como hospital militar para volver luego a su uso eclesiástico original. Actualmente ocupan sus inmensos espacios interiores el Centro Superior de Estudios de Teología, el Instituto de Formación Teológica, una residencia de estudiantes universitarios, otra de sacerdotes y el seminario propiamente dicho. Varias decenas de seminaristas habitan sus aulas que llegaron a acoger a más de un millar. En la biblioteca se guardan 80.000 volúmenes. Existen numerosos fondos antiguos de los siglos XVI al XVIII e, incluso, incunables procedentes del antiguo colegio jesuita de la Anunciada y de varios legados de obispos y sacerdotes.

* casa Uranga (1922) situada en la avenida San Ignacio nº 12

 

casa Uranga



* edificio la Vasco-Navarra (1924) situado en la confluencia de las avenidas Roncesvalles y San Ignacio. En 1943 el mismo arquitecto recreció el edificio en una planta más, eliminando el remate original que se coronaba con una escultura de la diosa Atenea, colocándose en su lugar un pequeño torreón herreriano coronado por chapitel.

 

edificio construido por la Vasco-Navarra



* casa sita en el nº 1 de la calle Bergamín (1924), una de las pocas casas unifamiliares que se mantienen en el Segundo Ensanche.



edificio en calle Bergamín nº 1



* edificio conocido como "la jaula dorada" - por el color dorado que tuvieron sus balcones - sito en la plaza Príncipe de Viana nº 3 (1929), en la confluencia de la avenida Zaragoza y la calle Sangüesa.



* edificio de hormigón sito en la calle García Castañón nº 4 (1930), esquina con Trinidad Fernández Arenas.

 

edificio en calle García Castañón



* edificio academicista de la Aurora Polar en la calle Bergamín nº 2, esquina con la avenida de San Ignacio.

edificio Aurora Polar
calle Bergamín nº 2

 

* iglesia la Milagrosa. Construcción de 1928-1930 por el arquitecto Víctor Eusa. Se localiza en la avenida de Zaragoza

* colegio Calasanz de los PP. Escolapios. Edificio comenzado en 1928, se localiza frente a la Plaza de Toros, cerca del parque de la Media Luna.

* casa de Misericordia. Construcción iniciada en 1927.

casa de Misericordia

 


volver a índice de calles del Segundo Ensanche

 

 

plaza de toros

La primera plaza de toros fija con la que cuenta Pamplona es del año 1844. En esta plaza se celebraron espectáculos hasta el año 1849, cuando se decide derribarla debido al riesgo que suponía para el público su mala arquitectura. Se procedió a la construcción de una nueva plaza de toros, la cual se inauguró en el año 1852, estando situada en la actual Avda. Carlos III el Noble.

 

antigua plaza de toros de 1852 ubicada detrás del teatro que
cerraba la plaza de la Constitución

Durante los primeros año del siglo XX se empieza a demandar la creación de una nueva plaza de toros más moderna y convencional, siendo en el año 1920 cuando se llega a un acuerdo entre Ayuntamiento y la casa de la Misericordia para construir un nuevo coso. Las polémicas surgidas entre ambas instituciones sobre si la nueva plaza debía construirse antes o después de derribar la antigua finalizan el 12 de agosto de 1921, cuando un incendio arrasó la plaza.

 

la nueva plaza de toros en construcción (1921-1922)
mientras subsiste la antigua de 1852

 

la nueva plaza de toros en 1923

 

Comienza así a construirse la nueva y actual plaza de toros de Pamplona, que se inaugurará el 7 de julio de 1922. Fue realizada por el arquitecto Francisco Urcola y contaba con capacidad para 13.600 espectadores.

En el año 1942, la mayoría palcos, excepto 32, se convirtieron en galería corrida. Se cerró un vomitorio del tendido uno , y según Del Campo posiblemente dos más; se suprimieron nueve puertas en el piso de grada y tres en el de palcos, logrando un aumento de 739 localidades.

En 1952, se suprimió el tabloncillo de todos los tendidos sustituyéndose por dos filas más consiguiendo 560 nuevas localidades.

En el año 1967 se realizó la última reforma que afectará al aforo. Rafael Moneo, con la colaboración del ingeniero Carlos Fernández Casado ganaron el concurso con un anteproyecto funcional y sencillo. La ampliación que consistió en hacer “crecer” a la plaza sobre sí misma convirtiendo el antiguo graderío en una enorme andanada. El aforo quedó fijado en 19.529 localidades.

 

obras de ampliación
abril 1967

 

En los años 80 se sustituyó la teja original por una chapa metálica verde, la cual rodea en su parte más alta todo el coso pamplonica.

 

la plaza ampliada

Desde su construcción ha sido gestionada por la casa de la Misericordia y es mundialmente conocida por su Feria de San Fermín, que se celebra cada año del 7 al 14 de julio aproximadamente, donde el plato fuerte son los encierros que se celebran cada día a las 8 de la mañana.

 

 


volver a índice de calles del Segundo Ensanche

 

tercer Ensanche

El Plan General de 1957 organizó el principal periodo de expansión urbana de Pamplona (1960-1975), con el desarrollo de la ciudad hacia el Sur y el Oeste con el Tercer Ensanche - los nuevos barrios de San Juan e Iturrama - y la construcción de los barrios periféricos de San Jorge y Ermitagaña. En el decenio de 1980 un nuevo Plan ordenó la vitalidad demográfica de Pamplona y favoreció nuevos barrios, como Mendebaldea, Arrosadía y Azpilagaña, próximos al municipio de Barañain.

 

primera zona del III Ensanche vista desde el Noroeste
año 2000

primera zona del III Ensanche vista desde el Norte
año 2000

 

parque de Yamaguchi y Planetario
Universidad de Navarra

 

parque de Yamaguchi. Se localiza lindando con la avenida de Barañain, entre las calles de la Rioja y de Sancho Ramírez. La creación de este parque es consecuencia del hermanamiento de Pamplona con la ciudad de Yamaguchi (Japón) en 1988, la cual fue evangelizada por el patrón de Navarra, San Francisco Javier en el siglo XVI. Tiene el parque una extensión de 80.000 m2 y está concebido en un estilo oriental. Fue diseñado en 1997 por paisajistas japoneses, que buscaron conseguir un espacio que invite a la meditación y a la relajación, rindiendo homenaje a las cuatro estaciones.

En este parque se encuentra ubicado el Planetario inaugurado en noviembre de 1993. Posée una cúpula de veinte metros de diámetro, una de las más grandes del mundo,situada en la sala Tornamira en la que se exhiben programas de divulgación científica. Allí se encuentra el proyector de estrellas, otros 70 proyectores y otros sistemas audiovisuales.

 

 

 

 

parque de Yamaguchi y Planetario

 

Universidad de Navarra. Se localiza al final de la avenida de Pio XII. Junto con la Universidad Pública de Navarra y la UNED es una de las tres universidades con sede en Pamplona. Se trata de una universidad privada perteneciente a la Iglesia Católica, obra de apostolado del Opus Dei y fundada en Pamplona en 1952 por San Josemaría Escrivá de Balaguer. Comenzó como Estudio General de Navarra el 17 de octubre de 1952 con la inauguración de la Escuela de Derecho. El conjunto universitario incluye la Clínica Universidad de Navarra y desde el año 2004 el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) en el que 300 investigadores desarrollan sus estudios biomédicos. La Universidad mantiene una extensión de 300.000 m2 de pradera.

La Universidad de Navarra ha proyectado la construcción de un museo de arte contemporáneo para albergar la colección de María Josefa Huarte Beaumont.

 



 



.

 



.

 

 

 

 

rectorado de la Universidad de Navarra

 

 


murallas y fortificaciones


ciudadela


fuerte de Alfonso XII o de San Cristóbal

 

 



año 1719

año 1708

 


 murallas y fortificaciones  

 

El auge que adquirió el Camino de Santiago favoreció el asentamiento de gente nueva, especialmente "francos" que se instalaban fuera del núcleo originario del burgo de la burgo de la Navarrería y ejercían nuevas profesiones que enriquecían la ciudad y creaban una nueva burguesía. De esta manera la Pamplona medieval se caracterizará por la formación de otros núcleos urbanos - burgos - como los de San Cernin o la Población de San Nicolás que reciben de los reyes sus respectivos "fueros", como el otorgado en 1129 al burgo de San Cernin por el rey de Aragón y de Navarra, Alfonso I el Batallador (1073-1104-1134). Todos estos burgos dependían jurídicamente del obispo. También existieron otros barrios que no alcanzaron la importancia de los anteriores pero que formaron parte de la ciudad: el barrio de San Miguel (documentado ya en 1214), la Judería, al comienzo del reinado de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194), ambos localizados dentro de la Navarrería y la llamada "Pobla Nova del Mercat", situada en la zona de la Taconera y vinculada a la parroquia de San Lorenzo. En ciertos momentos, un cerco amurallado circundaba a cada uno de los burgos para protegerse de sus vecinos, lo que condicionó la futura estructura urbanística de la ciudad.

Estos cercos amurallados de los burgos estaban construidos a base de muros de piedra almenados, con torreones de planta cuadrangular situados de trecho en trecho. Se conocen los nombres y el emplazamiento de algunas de estas torres como la del Molino, la Tesorería o la Tejería en la Navarrería; la de María Delgada, la Torre Redonda y la de San Nicolás, en el burgo del mismo nombre, y la Torre del Rey, la de San Llorente, la de la Rocha y la de la Galea, en el burgo de San Cernin. Con posterioridad al año 1423, en que Carlos III el Noble otorgó el Privilegio de la Unión, unificando los tres burgos en un solo municipio, quedaron terminadas las murallas exteriores, fortificándose en distintos lugares en que estaban abiertas. Paralelamente, se fueron cegando los antiguos fosos de separación interior y construyendo casas apoyadas en los muros que quedaron inútiles militarmente, pero que no se demolerían hasta 1535-40.

La guerra de la Navarrería - o de los barrios - causó grandes destrozos, guerra que sería reprimida con dureza en 1276 por el conde Robert II de Artois - hermano de la reina de Navarra, Blanche de Artois (1248-1302) - bajo las órdenes del regente de Navarra y rey de Francia, Philippe III "le Hardi" (1245-1270-1285). En 1319 el obispo Arnaldo de Barbazán devolvió a la Corona todos los derechos señoriales que disfrutaba la autoridad episcopal sobre Pamplona y en 1423 Carlos III el Noble unificó la organización administrativa otorgando el Privilegio de la Unión, lo que no hizo sin embargo desaparecer los burgos. Fue precísamente en las zonas de "tierra de nadie" que separaba los burgos en donde se construyeron más adelante las edificaciones públicas o de carácter institucional, como el Ayuntamiento o el mercado en la plaza de la Fruta, anteriormente parte del Chapitel.

La Navarrería contaba con un recinto amurallado con seis portales: Portal del Abrevador al Norte; Postigo de los Canónigos y Portal del Río - ya en la Judería - al Este; Puerta de la Tejería y Puerta de la Fuente Vieja al Sur, ésta también en la Judería; y Puerta del Chapital al Oeste. Tras la destrucción de este burgo en 1276, el rey capeto Carlos I el Calvo (Charles IV "le Bel" en Francia) (1294-1322-1328) - rey de "hecho" que no de "derecho" en Navarra - otorgó en 1324 el Privilegio de reconstrucción. El castillo de la Navarrería o castillo viejo fue construido en 1308 por Luis I (Louis X "le Hutin" en Francia) (1289-1305-1316) y se emplazaba en el ángulo Noroeste de la actual plaza del Castillo, la cual funcionaba como "plaza de armas". El "nuevo castillo" de Santiago (al Sur de la actual plaza del Castillo) sería construido por Fernando el Católico (1452-1479-1516) en 1514. Especial importancia tenía en la Navarrería "El Chapitel", un gran espacio abierto entre los tres burgos, en donde se celebraba el mercado y contratación, espacio que se modificó tras el Privilegio de la Unión de 1423, ya que se dividió con la aparición de nuevas construcciones dando lugar a la aparición de dos plazas, la del Castillo y la de la Fruta, hoy del Ayuntamiento. A partir del siglo XVI la zona del viejo chapitel, actual calle Chapitela, se denominó el "Almudí viejo". Este burgo contaba con varias iglesias, destacando la Catedral, como San Agustín o San Juan Bautista.

El burgo de San Cernin se extendía hacia el Oeste de la Navarrería, protegido por dos barrancos al Oeste (actual bajada desde San Lorenzo por la carretera de Guipúzcoa) y Este (actual bajada de la calle Santo Domingo) y por una doble línea de murallas con sus fosos al Norte y Sur. La vía principal, la calle Mayor, coincidía con el Ruta Jacobea que atravesaba el burgo de Este a Oeste. Junto a las calles Jarauta y de las Carnicerías - hoy Descalzos - se desarrolló el barrio de la "Pobla Nova del Mercat", habitado por labradores, barrio que desapareció en el siglo XVI. Los dos principales portales de las murallas eran los de Portalapea o del Chapitel, que se abría hacia la Navarrería, y el de San Lorenzo situado al otro extremo. Otros tres portales menores eran: el postigo de las Carnicerías, la puerta de la Belena y un tercero que comunicaba con la Puebla Nueva a través de la puerta de Santa Engracia. Este burgo tenía las parroquias de San Saturnino o San Cernin y la de San Lorenzo.

El burgo de San Nicolás o "la Población" organizó su trazado urbano como las bastidas francesas - o como Laguardia de Navarra en el siglo X -, con planta rectangular recorrida de Noroeste a Sureste por la calle Mayor - actualmente Zapatería -, Zapatería y Ferrería - actualmente San Antón -. El burgo quedaba separado del de San Cernin por un sistema de defensa así como por un fosado o "baladar", habiendo sido autorizado por Teobaldo I de Navarra Champagne a levantar murallas, llegando a contabilizarse seis portales: los dos que abrían y cerraban la belena se denominaban Puerta de la Belena nº 19 en plano más abajo de 1512) y San Nicolás (nº 28); el del Oeste Puerta del Mercado o Zapateria (nº 26); frente a la Navarrería se situaban dos, la Salinería (nº 23) y la del Chapitel ( nº 31); la sexta, al Sur, hacia el actual Palacio de Navarra, la Puerta de la Tripería o Torre de los Triperos (nº 30). El barrio contaba con la parroquia de San Nicolás, además de la iglesia de los Padres de San Antonio Abad o de San Antón (hoy desaparecida), extramuros.

A pesar de la unión administrativa de los burgos en 1423, Pamplona no contó con un perímetro de murallas común a todos los barrios hasta principios del siglo XVI, en parte aprovechando los muros medievales. Esa era la situación cuando en 1512 el Reyno de Navarra es invadido por tropas vasco-castellanas y del III conde de Lerín para forzar por las armas un cambio dinástico.

 

consulta de planos:

fortificaciones de los burgos en 1512
fortificaciones en 1521-1572
fortificaciones en 1571-1600
fortificaciones en 1685
fortificaciones en 1726 tras la llegada a España de la dinastía de los Borbones
fortificaciones en la actualidad (desde 1930) tras el derribo de murallas

 

 

 

Las fortificaciones de Pamplona fueron consideradas por los monarcas españoles a partir del siglo XVI - tras el forzado cambio dinástico de 1512 - como el primer baluarte defensivo del territorio peninsular contra Francia. En la citada fecha, Fernando el Católico (1452-1479 -1516) consideró que las defensas de Pamplona no reunían las condiciones idóneas para resistir las modernas técnicas bélicas que Francia estaba protagonizando y que ésta podría utilizar para desalojar a los castellanos de Navarra reinstaurando la legítima dinastía de los Foix-Grailly y Albret, vasallos del rey de Francia por razón de los extensos feudos y otros territorios que éstos mantenían en Francia. La ciudad estaba protegida por murallas reforzadas por torres cúbicas, además de las que se alzaban sobre las parroquias como San Cernin, San Nicolás o San Lorenzo. Existía además el castillo, ya anticuado, que el capeto Luis I, rey de Navarra (1305-1316) y de Francia (1314-1316) había ordenado construir en 1308-1310, aproximadamente en la actual plaza del Castillo junto a la Bajada de Javier.

 

 

Poco después del intento frustrado de recuperación del trono por Juan de Albret en octubre de 1512, Fernando el Católico en el año 1513 ordena comenzar la modernización de las fortificaciones de la ciudad, construyendo a este efecto un nuevo castillo - el castillo de Santiago (nº 11 en el plano más arriba, o nº 7 en plano más abajo) - adelantado hacia el Sur donde hoy se encuentra el antiguo Archivo General de Navarra, su jardín y la Real Basílica de San Ignacio de Loyola. Se ideó con planta cuadrada, con potentes torreones cilíndricos en los ángulos, muros en talud, garitones en mitad de los mismos y rodeado de un profundo foso. Se puso a prueba en 1521, en el tercer intento de recuperación del trono, en este caso por parte de Enrique II de Navarra Albret Foix-Grailly (1503-1517-1555), con la determinante ayuda de su futuro suegro el rey de Francia François I de la rama Valois-Orléans-Angulema (1494-1515-1547), acérrimo enemigo del emperador Carlos V del que un día sería su prisionero en la Torre de los Lujanes en Madrid. En esta ocasión, la ciudad y después el nuevo castillo capitularon ante el francés André de Foix, señor de l’Esparre o Asparros (Asparrot), quedando herido en este asedio el guipuzcoano Íñigo López de Loyola que estaba al servicio castellano del Duque de Nájera y fue hecho prisionero. Los habitantes de Pamplona prestaron entonces juramento de fidelidad al soberano navarro Enrique II de Navarra Albret el 19 de mayo de 1521. Llevado por el éxito, Asparros conduce su ejército a la conquista de Logroño, pero las tropas castellanas del Emperador le hacen huir precipitadamente de vuelta hacia Pamplona, siendo derrotado en la batalla de Noain el 30 de junio de 1521 ante los castellanos y beamonteses. Gravemente herido y con pérdida de un ojo, Asparros rindió su espada a Frances de Beaumont, quedando prisionero. El ejército vencedor entró entonces en Pamplona sin resistencia.

Fue el emperador Carlos V quien inició la modernización de las murallas de Pamplona transformándolas en una fortificación abaluartada, de acuerdo con las innovaciones del arte de la guerra, otorgándo a la ciudad el carácter de plaza fuerte. En su época se trabajó en los lienzos oriental y septentrional de la muralla, que corresponden a los frentes de Tejería, la Magdalena, Francia y Rochapea. En su reinado se datan los baluartes de Labrit y del Redín, además de los portales de Francia - que lleva precísamente las armas del Emperador - y de la Rochapea, éstos ejecutados en 1553 durante el virreinato del duque de Alburquerque (1552-1558). El portal de la Rochapea desapareció en 1914 aunque su escudo imperial se trasladó hacia 1960 al renovado Portal Nuevo, sobre la carretera que conduce a San Sebastián.

 

 

Con Felipe II (1527-1556-1598) la fortificación de Navarra sufre un impulso con la construcción del "castillo nuevo" o Ciudadela y los lienzos de murallas que la unen a las ya existentes, obras que sus sucesores habrían de completar y modernizar. La Ciudadela se localizó en el extremo Suroeste, fuera del recinto urbano en esa época, por lo que se proyectaron nuevos frentes de murallas que la unieran a la ciudad. El meridional o frente de San Nicolás enlazaba la Ciudadela con el baluarte de Labrit y en él se localizaban los portales de San Nicolás y de Tejería y los baluartes de San Nicolás y de la Reina. Éste fue el lienzo que desapareció cuando en 1915 empezó el derribo de las murallas para ampliar la ciudad con el Segundo Ensanche. El frente occidental - de la Taconera - unía la Ciudadela con el mirador de la Taconera y en él se abría el Portal Nuevo y el de Taconera que era la puerta principal de Pamplona en el que se desarrollaban las solemnes entradas de los monarcas y las autoridades. Protegían este lienzo los baluartes de la Taconera y Gonzaga, aunque muy transformado este último desde el derribo del Portal en 1906, se conserva en los jardines de la Taconera parte de este frente. Esta nueva alineación de las murallas supuso que terrenos que en el trazado anterior de origen medieval quedaban extramuros, a partir de entonces se localizarán en el interior. Tal era el caso de la Taconera y de la superficie que dará origen al Paseo de Sarasate.

 

ver GLOSARIO de términos constructivos

 

Pamplona, recinto amurallado y Ciudadela
dibujo italiano (Jacobo Palearo deto Frantin) s. XVI (1571-1586)

 

 

En los tiempos de Felipe IV (1605-1621-1665) se trabajó en la puerta de la Taconera y su baluarte y en el lienzo de la Catedral. En 1664 se concluyó el Portal de Tejería que se localizaba en la parte alta de la calle Juan de Labrit. En 1665 se terminaron los baluartes de la Taconera y de la Reina, éste en el frente de San Nicolás. Al año siguiente, ya reinando Carlos II (1661-1665-1700), se construyeron los portales de San Nicolás y de la Taconera. El primero se conserva actualmente en la entrada a los jardines de la Taconera y del segundo se conserva la inscripción en los jardines de Antoniuti y en los almacenes del Ayuntamiento los escudos, lápidas y elementos ornamentales.

 

baluarte y fosos del baluarte de Taconera

En el siglo XVIII, reinando los Borbones por Felipe V (1683-1700-1724-1746), se reforzó el frente del Redín con los baluartes bajos del Pilar, Nuestra Señora de Guadalupe y con el rebellín de los Reyes que subsiste con sus garitas de vigilancia de forma cilíndrica. El fuerte de San Roque defendía el frente occidental, el de San Bartolomé el ángulo Sureste y el del Príncipe era un adelantado hacia el Sur. De ellos se conserva el de San Bartolomé tras el parque de Bomberos, y el del Príncipe - que marcó el límite del Segundo Ensanche - en la base de los muros del colegio de Larrabide.

Hacia 1730 se trabaja en el fuerte de San Bartolomé, muy bien conservado en la actualidad en el inicio de los jardines de la Media Luna, detrás de la Plaza de Toros, y en el del Príncipe, cuyo basamento de piedra puede verse todavía en el edificio del que fuera Colegio Menor “Ruiz de Alda”, en el estadio Larrabide. También en el de San Roque, cerca del actual club deportivo “Larraina”, que tuvo una existencia bastante efímera. Por los mismos años se construyeron también los baluartes bajos de Guadalupe y del Pilar y el revellín de los Reyes, proyectados para mejorar la defensa del antiguo baluarte del Redín, y de los accesos al Portal de Francia, fortificaciones de gran empaque, características de su época, que no se terminarían hasta 1756, reinando ya Fernando VI (1713-1746-1759). A lo largo de los siglos XVIII y XIX se elaboraron distintos proyectos, parciales o generales, por parte del Cuerpo de Ingenieros, para la reforma y modernización del recinto amurallado, que en su mayor parte no se llevaron a efecto a causa de su elevado coste.

La parte de las murallas que mejor se conserva es la que cierra la ciudad por su lado Este y Norte, es decir el baluarte de Labrit (construido a partir de 1521), el frente de la Magdalena (bajo la ronda del obispo Barbazán) y los de Guadalupe y el Pilar en el de Francia en el Norte.

 

frente Norte llamado de Francia

 

baluarte bajo del Pilar en el frente de Francia

revellín de los Reyes en el frente de Francia

revellín de los Reyes y mirador alto del Redín



frente Este de muralla de la Magdalena
grabado s. XIX

 

frente de muralla de la Magdalena y molino de Caparroso
grabado s. XIX

 

muralla del frente Este de la Magdalena
entre los baluartes del Redín y de Labrit, éste junto al Palacio Arzobispal

frentes de la Magdalena (Este) y de Francia (Norte) en la actualidad

baluarte del Redín y baluarte bajo de Nuestra Señora de Guadalupe
vistos desde el paseo de Ronda del obispo Barbazán

 

trabajos de rehabilitación en el fortín de San Bartolomé
al final del parque de la Media Luna

 

 

Cerca del baluarte del Redín se localiza el portal de Francia, también llamado del Abrevador y, desde 1937, de Zumalacárregui.

 

portal de Francia

 

El portal exterior data de la primera mitad del siglo XVIII y fue necesario hacerlo al ampliarse el recinto murado con los baluartes del Pilar y Guadalupe. Todavía mantiene el sistema levadizo que servía para salvar el foso. Las armas que luce, pertenecientes a los Borbones contribuyen a fecharlo. La puerta interior, que da a la calle del Carmen, luce un bello blasón del emperador Carlos V de 1553 con enmarque arquitectónico de gusto Renacentista que consta de dos columnas toscanas que apoyan en una cornisa con dentellones y ménsulas avolutadas y rematan en otra cornisa moldurada. Otro lienzo de muralla que se conserva prácticamente entero es el llamado frente de la Rochapea, del que ha desaparecido el portal del extremo este, abierto a la cuesta de Santo Domingo mientras que el del extremo Oeste - el llamado Portal Nuevo en la entrada de Guipúzcoa -  ha llegado pero construido íntegramente en 1950 con el fin de adecuarlo al nuevo urbanismo de la zona. El nuevo arco, de gran tamaño, no ha perdido su aspecto de fortaleza con las torretas que lo enmarcan. Junto a él se ha aprovechado otro escudo del emperador Carlos V, idéntico al que luce en el Portal de Francia y que procede de la desaparecida puerta o portal de la Rochapea que se ubicaba junto al corralillo de la salida de los toros en los encierros de San Fermín. Junto a este emblema heráldico se han colocado en las enjutas del arco las armas de la ciudad y las cinco llagas.

 

El recinto murado sigue por el lado Noroeste y Oeste con el frente de Gonzaga y de la Taconera, en parte englobados en el parque. Junto al parque de Antoniutti se ha colocado embutido en un lienzo de piedra, a manera de monumento al recinto amurallado, una inscripción de 1666 que tenía el Portal de la Taconera, la misma que el de San Nicolás. El portal de la Taconera se conservaba desmontado en los almacenes del Ayuntamiento y ha sido colocado en el extremo Oeste del parque del Bosquecillo, frente al edificio Singular y junto a los fosos.

 

 

visita de Felipe IV a las murallas de Pamplona

Juan Bautista Martínez del Mazo
(1611-1667)

 

 

  ciudadela

 

Se trata de la pieza clave que otorga a la ciudad de Pamplona el carácter de plaza fuerte, primer baluarte defensivo del territorio peninsular. Felipe II fue su promotor en 1571 y debía sustituir el castillo de Santiago que mandó construir Fernando el Católico en 1513, castillo que había quedado anticuado. El emplazamiento elegido fue a cierta distancia de la ciudad en su extremo Suroccidental.

 

 

año 1708 tras la llegada de los Borbones al trono de España

 

 

 

El recinto se concibió, de acuerdo con las nuevas fórmulas de la ingeniería Renacenstista italiana, como un pentágono estrellado de cinco puntas con baluartes en los extremos que recibieron los nombres de San Antón, la Victoria, Santiago, Santa María y San Felipe el Real. La nueva Ciudadela fue proyectada por Giacomo Palearo, llamado el Fratín. Se le emparenta con la ciudadela de Amberes, de Turín o el palacio Farnesio de Caprarola.

 

murallas y ciudadela de Amberes

murallas y ciudadela de Turín

palacio Farnesio en Caprarola

 

En 1592 el propio Felipe II visitó las obras de la Ciudadela que se prolongaron bastantes años debido a penurias económicas, dándose  por terminadas las obras en 1646, año en que Felipe IV visitó Pamplona.

 

 

La construcción de la Ciudadela en su actual emplazamiento y su conexión con las murallas de la ciudad exigió el trazado de dos nuevos frentes fortificados, que encerraban en su interior el antiguo campo de la Taconera, hasta entonces extramural, incluyendo el actual Paseo de Sarasate y el I Ensanche. La nueva línea defensiva comprendía cuatro nuevos baluartes a la italiana: el de Gonzaga (nº 8 en el plano más abajo), en el actual mirador de Vista Bella, hoy apenas reconocible; el de la Taconera (nº 9), que todavía puede verse en los jardines del mismo nombre, frente a las piscinas militares; y los de San Nicolás (nº 17) y de la Reina, que fueron derribados hacia 1920. Se abrieron también cuatro nuevos portales: el de Tejería (nº 18), en 1640, con los escudos del virrey conde de Oropesa que hoy se pueden ver en la puerta de la Ciudadela que da a la avenida del Ejército; los de la Taconera y San Nicolás, en 1666, y el de la Puerta Nueva, en 1675. De estos tres últimos subsiste, cambiado de emplazamiento, el de San Nicolás, cuya fachada barroca da acceso a los jardines de la Taconera por la parte del Bosquecillo. Al pie del escudo con las armas reales de la Casa de Austria, una lápida con la siguiente inscripción: REINANDO CARLOSII, GOBERNANDO LA REINA SV MADRE, SIENDO BIRREY Y CAPITAN GENERAL DESTE REINO Y DE GVIPUZCOA DON FRco TVTAVILA, DVQUE DE SAN GERMAN. AÑO 1666.

 

 

Concluídas las obras empezó a dotarse el recinto de otros servicios, como el de la Capilla para la que se acondicionó la vieja iglesia medieval de San Antón, sustituida en 1648 por otra, que permaneció en pie hasta finales del siglo XIX, cuando sobre su solar se levantó un picadero, hoy demolido. Reinando Carlos II, en 1685, se hicieron los revellines y contraguardias que constituyen las defensas exteriores de la ciudadela hacia la parte de la Vuelta del Castillo. En dos de las contraguardias, la de Santa Isabel y la de Santa Clara, paseando por los fosos, son todavía visibles los escudos de armas del virrey Benavides y sendas inscripciones, en las que se lee: REINANDO CARLOS II DE CASTILLA Y V DE NABARRA VIRREY I CAPITAN G EN ESTE REINO D ENRIQVE BENAVIDES I BAZAN DEL CONSEJO DE ESTADO ANO 1685.

 

escudo del Virrey Enrique de Benavides
revellín San Francisco Javier

 

En 1694 se fecha el edificio del polvorín y por ese mismo tiempo el pabellón de Mixtos, almacén de víveres y bodega, reformado en 1720.

 

ver plano explicado


O

baluarte de Santiago y foso

baluarte de Santa María y a suderecha el revellín de Santa Clara

muros del baluarte de Santa María

baluarte de Santa María y revellín y contraguardia de Santa Clara

al fondo, los edificios de la Casa de la Misericordia

 

ver plano explicado

 

Durante el reinado de Felipe V (1683-1700-1724-1746), primer monarca de la casa de Borbón, el recién creado Cuerpo de Ingenieros, que seguía el modelo del que desde hacía años existía en Francia, llevó a cabo importantes obras exteriores, para aumentar la capacidad defensiva de las viejas murallas del siglo XVI, muy superadas ya por la nueva ingeniería militar de la escuela del mariscal de Francia, marqués de Vaubán. Será su discípulo el ingeniero Verboom quien entregará en 1726 un proyecto  general que se seguirá a lo largo de todo el siglo XVIII. Durante la guerra de Sucesión al trono de España, el Reyno de Navarra había tomado partido por el pretendiente Borbón, no siendo por tanto "reino desafecto" como por ejemplo lo fueron Aragón y su Principado de Cataluña. Felipe V era descendiente directo de los reyes de Navarra y ello explica la introducción en Navarra de los ingenieros militares franceses.

 

puerta del Socorro

mientras la puerta Principal comunicaba la Ciudadela con la ciudad
de Pamplona, la Puerta del Socorro la comunica con el exterior

puente durmiente y puerta del Socorro

 

En 1720 se cambió el emplazamiento de la puerta del Socorro - que comunicaba con el exterior, no con la ciudad - donde se encuentra en la actualidad, siendo protegida con un gran espacio abovedado a prueba de bombas. Esta puerta consta de arco rebajado entre pilastras sobre las que apoya un dintel y el escudo de reino de España acompañado por las flores de lis de la dinastía reinante. Contaba con su puente levadizo que comunica a través de un largo paso que salva los fosos con una estructura de once arcos con otras dos puertas construidas posiblemente en 1685, que rematan en triángulo, mediante las cuales se sale a la Vuelta del Castillo. La Sala de Armas - inicialmente arsenal de artillería - fue proyectada en 1725. Hacia mediados del siglo XVIII se trasladó el Cuerpo de Guardia a la parte superior de la Puerta Principal, donde hoy todavía se contempla.

 

puerta de la Contraguardia de Santa Isabel

 

ver plano explicado


     

declive y derribo parcial

La guerra contra la Convención Francesa; la de la Independencia, en la que Pamplona, ocupada por los franceses, sufrió un largo y penoso bloqueo y estuvo a punto de ser volada por los invasores; el asedio de los Cien Mil Hijos de San Luis, y el nuevo bloqueo puesto por los ejércitos Carlistas en 1874, fueron experiencias de las cuales se extrajeron las oportunas conclusiones de tipo práctico. La última de ellas puso en tela de juicio la eficacia defensiva de las viejas fortificaciones, iniciándose gestiones a distintos niveles, orientadas a lograr la autorización para su derribo, con vistas al ensanche de la ciudad.

 

Una Real Orden del año 1888 había autorizado el derribo parcial de dos baluartes de la Ciudadela y la inutilización de su foso interior, para posibilitar la construcción del I Ensanche. En 1888 se destruyeron los baluartes de San Antón y de la Victoria. Era el primer paso de un proceso que culminaría uno años después, con la realización de lo que durante mucho tiempo fue el sueño de los pamploneses.

En 1905 otra Real Orden autorizó la reforma y demolición parcial de algunos portales del recinto amurallado, con el fin de dar mayor amplitud a los accesos a la ciudad, que resultaban angostos para nuevos carruajes y vehículos automóviles. Ese mismo año se reformó el de la Taconera, desmontando la antigua fachada barroca con sus inscripciones, y el año siguiente, el de San Nicolás, trasladado más tarde a los jardines de la Taconera, y el Portal Nuevo, que fue reducido a una antiestética pasarela de hierro y no se reedificaría en su forma actual hasta 1950. En 1914 se ensanchó el de la Rochapea, junto al corralillo de los toros. La antigua lápida y el escudo que lo decoraban se ven hoy en unas de las dos torres del Portal Nuevo.

 

 

La autorización para el derribo de las murallas se logró al fin el 7 de enero de 1915, siendo alcalde de la ciudad don Alfonso de Gaztelu. La primera piedra se derribó, en medio del júbilo popular, el 25 de julio de aquel año, y en 1921 el derribo estaba prácticamente finalizado, Las fortificaciones que entonces desaparecieron para posibilitar el inicio del II Ensanche iban desde la Ciudadela hasta el baluarte de Labrit, aproximadamente por el solar de las actuales calles de García Ximénez, avenida de Roncesvalles y calle Juan de Labrit, en cuyo espacio se levantaban los baluartes de San Nicolás y de la Reina, y los portales de San Nicolás y Tejería. Esta demolición pudo haberse evitado, ya que el II Ensanche se podía haber trazado salvando las murallas y rodeándolas de un cinturón de zonas verdes. Algo similar a lo que más tarde se haría con la Ciudadela, tras su cesión por el Ejército al Ayuntamiento en 1965.

 

 

Se mantiene actualmente el cerco murado de piedra, con un ligero talud que la circunda. Desde el núcleo histórico de Pamplona se accede a la Ciudadela por una Portada situada en la actual avenida del Ejército, frente a la cual se encuentra la nueva construcción del Baluarte.

 

portada principal de acceso al recinto de la Ciudadela

 

Esta portada consiste en un arco de medio punto entre pilastras que dan paso a una cornisa con bolas en los extremos. Una inscripción de 1571 indica que se trata de la puerta original realizada bajo el reinado de Felipe II. Los tres blasones que luce fueron colocados en 1645 cuando se dió por terminada la Ciudadela, el del centro corresponde a Felipe IV (1605-1621-1665), a sus lados el de los dos virreyes, el conde de Oropesa (1643-1645) y el de Luis de Guzmán y Ponce de León (1645-1646), que impulsaron decididamente las obras entre 1643 y 1646.

Sobre la portada se alza el Cuerpo de Guardia con el frente abierto en cuatro arcos de medio punto, realizado a mediados del siglo XVIII, en tiempos de Carlos III (1716-1759-1788). A través de un túnel abovedado, que termina en una especie de patio porticado, se accede al recinto.

 

O

patio de guardia porticado

 

La Ciudadela disponía de su propia capilla, aunque ésta no era un edificio exento sino que fue construida dentro de los propios muros de la Ciudadela, entre la puerta del Socorro y el baluarte de Santa María.

capilla de la Ciudadela

 

Algunos de los edificios fueron derribados en 1970, quedando cuatro en pie. En el lado oriental el Polvorín (1694) y la Sala de Armas (proyecto de 1725) y en el occidental el Horno y el Pabellón de Mixtos (finales s. XVII).

 

polvorín construido en 1694

Sala de Armas
arsenal de artillería
s. XVIII

Horno

Pabellón de Mixtos y Horno
el pabellón (s. XVII) servía de almacén de víveres y bodega

 

 

fuerte de Alfonso XII o de San Cristóbal



fuerte de Alfonso XII o de San Cristóbal

 

En el concejo de Artica, municipio de Berrioplano, se encuentra una fortaleza militar en el monte Ezcaba o de San Cristóbal próximo a la ciudad de Pamplona, construida a finales del siglo XIX y principios del XX bajo el reinado de Alfonso XII (1857-1874-1885). Las obras comenzaron dos años después de finalizar la última guerra carlista en 1876, ejecutándose entre 1878 y 1919.

Se realizó tras volar la cumbre del monte y así poder excavar hacia su interior. Son tres pisos que no se pueden apreciar desde el exterior. Sus muros están cubiertos por dos metros de tierra que lo protegen y hace que sea imposible imaginar su arquitectura interior. Se encuentra rodeada por un extenso foso que impide el acceso de un hipotético ataque de infantería. Tiene una extensión de 615.000 m² de terreno, de los cuales 180.000 m² son de fortaleza.

La fortaleza nunca llegó a ser usada con fines defensivos, debido a que para cuando se terminó en 1919 ya se había quedado obsoleta con la aparición de la aviación. Sin embargo se utilizó como penal militar desde 1934 hasta 1945.

 

 


puente de la Magdalena
puente de San Pedro
puente de la Rochapea o de Curtidores
puente de Santa Engracia
puente de Miluce
puente de Acella Landa

otros puentes no medievales y pasarelas

 

Pamplona cuenta para salvar el cauce del río Arga con 14 puentes, algunos de los cuales remontan su origen a la Edad Media, y cerca de una decena de pasarelas peatonales,

 

puentes, pasarelas, molinos y otras obras hidraulicas en el río Arga
Pamplona

 

* puente de la Magdalena (6). Puente románico que comunica la ciudad con el barrio de la Magdalena, sirviendo de tránsito a los peregrinos jacobeos. Tipológicamente se relaciona con el de Puente la Reina - del siglo XI aunque éste es de mayor longitud - con sus cuatro arcos ligeramente apuntados y aliviaderos de medio punto perforados en los pilares, dos tajamares y disposición de lomo de dromedario. Tras el puente de San Pedro es el segundo de mayor antigüedad sobre el Arga. Sufrió una serie de reformas en 1863 y 1901. En 1939 se declaró monumento histórico-artístico nacional. En 1963 se volvió a restaurar el puente, recuperando su antigua fisonomía.

El puente ha experimentado diversas reformas a lo largo de los siglos. La obra más reciente se abordó en 1963, en que se restauró su aspecto original. Emplazado en el barrio del mismo nombre, constituye la entrada principal a la ciudad para los peregrinos que realizan el Camino de Santiago.

 

 

 


.


.


.

 

 




 

puente medieval de la Magdalena sobre el río Arga
peatonal

 

Junto al puente se encuentra un crucero.

crucero de la Magdalena

 

Los ríos Arga y Sadar son cruzados en Pamplona por el Camino de Santiago. El Camino se adentra en Pamplona tras cruzar el río Arga por el  puente de la Magdalena y se aleja de la ciudad por el también puente medieval de Acella Landa que conduce hacia Cizur Menor.



El Camino de Santiago

la ruta jacobea cruza los puentes de la Magdalena y de Acella Landa

 

 

* puente de San Pedro (12). Aunque posiblemente de origen romano, su aspecto actual corresponde a la reforma que sufrió en la Edad Media adoptando un estilo románico. En otra época se llamó puente de San Pedro de Ribas. Situado junto al viejo monasterio de Agustinas, no lejos del portal de Francia o del Abrevador, a través del cual se accedía desde el puente a la ciudad. Presenta tres arcos de medio punto y tajamares en ángulo. Cerca del puente se hallaba el abrevadero de las bestias desde los siglos XIV al XVIII.

Junto a este puente se puede observar una cruz de piedra idéntica a la que se encuentra en el puente de Santa Engracia.

 



 


.


.


.

 

 


 


 

puente de San Pedro sobre el río Arga
peatonal

 

* puente de la Rochapea o de Curtidores (14). Existe una referencia documental a este puente, en el poema de Aneliers - al narrar la guerra de la Navarrería de 1276 - al que se le califica de "puente nuevo", lo que permite deducir que anteriormente existía otro más antiguo. Conserva sus cuatro arcos más los correspondientes cuchillos. Las sucesivas reformas que ha sufrido impiden establecer con exactitud la época de construcción. Se transformó para ensancharlo y permitir el paso de tráfico rodado. Antiguamente, los artesanos colgaban las pieles a secar en este puente, lo que dio lugar a su otra denominación, "puente de Curtidores". En los Sanfermines sirve para llevar a los toros de los Corrales del Gas a los de Santo Domingo la víspera de cada encierro, llamado el "encierrillo".

 

 

Puente de Rochapea o Curtidores

puente de la Rochapea sobre el río Arga

 

* puente de Santa Engracia (17). Llamado así por la proximidad de este antiguo convento de Clarisas, comunica actualmente el barrio de la Rochapea con la avenida de Guipúzcoa. Sigue la tipología de los puentes góticos, con sus tres arcos apuntados de distinta luz, potentes tajamares y lomo de dromedario. Antiquísimo puente anterior al siglo XIII, por el que se salía de la ciudad hacia el norte cuando todavía no existía el puente de Cuatro Vientos. El Molino de Santa Engracia estaba situado en la orilla izquierda del Arga, a la izquierda de la entrada del puente, desde la hoy llamada Avenida de Guipúzcoa. Hasta que se instalaron las Clarisas en su convento de Santa Engracia, se llamaba Puente del Mazón, pero a partir de entonces cambiará a su denominación actual.

 

Puente de Santa Engracia

 


 


 

puente de Santa Engracia sobre el río Arga
peatonal

 

* puente de Miluce (24). Es el que se encuentra más aguas abajo de Pamplona sobre el río Arga y comunica el barrio de San Jorge con la zona de Barañain y el cementerio. Aunque el inicio de su construcción puede remontarse a la época romana o altomedieval, con su triple arcada de medio punto, una profunda remodelación del siglo XIX desvirtuó su antigüedad. Se relaciona este puente con un hecho histórico al comienzo del reinado de Carlos II de Navarra Evreux (1332-1349-1387). Sabiendo que en los siglos XII y XIII existía el topónimo de Miluce, se ha superado y eliminado la popular versión de que Miluce (lenguas largas) procedía de los ahorcados en 1351 por mandato del rey Carlos II. Para Baleztena, Miluce procede del vasco “amil”, “mil”, “bil” (precipicio o derrumbadero) y “luce” (largo). Martín Ugarte significaría “lenguas largas” (“mii” y “luce”), pero no las humanas, sino las lenguas de tierra o arena. En 1939 este puente de Miluce se declaró monumento histórico-artístico nacional.

 

 

 


.


.


.

 

 

 

 

 

puente de Miluce sobre el río Arga
peatonal

 

* puente de Acella Landa. Es el puente más completo sobre el río Sadar y sobre él discurre el Camino de Santiago a su salida de Pamplona junto a su límite con el término municipal de Cizur Menor. Se localiza junto al campus de la Universidad de Navarra. Puente construido en piedra calva, con bóveda de ladrillo y arco carpanel. Pretiles de piedra calva. Altura de la clave sobre el agua de 4 a 5 metros. Abertura del arco 8 metros. Anchura del camino en el puente 3 metros.

El Sadar recorre en Pamplona aproximadamente 3,7 Km. atravesando los Campus de la Universidad Pública de Navarra y la Universidad de Navarra para, unos metros después, desembocar en el río Elorz. El río Sadar procede de las sierras de Aranguren y Tajonar. Tiene una longitud de 19 km.

 

Puente Acella Landa

El río Elorz

puente de Acella Landa

 

Los ríos Arga y Sadar son cruzados en Pamplona por el Camino de Santiago. El Camino se adentra en Pamplona tras cruzar el río Arga por el  puente de la Magdalena y se aleja de la ciudad por el también puente medieval de Acella que conduce hacia Cizur Menor.

El Camino de Santiago

la ruta jacobea cruza los puentes de la Magdalena y de Acella Landa

 

 

* otros puentes y pasarelas:

sobre el río Arga

puente colgante de las Oblatas
puente del Plazaola
pasarela del río Arga (molino de Caparroso)
puente de Beloso
pasarela del Club Natación
puente de la Chantrea
puente de Alemanes
puente del Vergel
puente de Cuatro Vientos
pasarela los Tubos
puente de San Jorge
pasarela de San Jorge
pasarela de los Viveros
puente de Landaben
pasarela de Barañain



sobre los ríos Elorz y Sadar


puente del Mochuelo
pasarela de Echavacoiz
puente de Acella

 

 

* puente colgante de las Oblatas (16). Se localiza frente al convento de las Religiosas Oblatas, al borde de la carretera de San Sebastián. Construcción de 1992, inspirado en el sevillano puente de la Barqueta, que se construyó con motivo de la celebración Expo'92. Se trata de un puente de hormigón del itipo arco atirantado, con una luz de 50m sobre el río Arga, compuesto por un arco laminar situado en el eje de la estructura, de 60 cm de canto y un ancho que crece desde la sección de clave hasta los arranques y del cual se suspende una viga de rigidez, como médula del tablero. 






 


.


.


.

 

 

 

puente de las Oblatas
Julio 1997

y en primer término el puente del Plazaola

 

* puente del Plazaola (15). Recibe el nombre del antiguo tren del Plazaola, que cubría la línea entre Pamplona y San Sebastián.

El primer puente fue construido en metal en 1910, pero fue arrastrado por una crecida del río Arga a comienzos de los años treinta. Por ello, en 1931 fue sustituido por el puente de cemento que existe en la actualidad. Se halla ubicado sobre el río Arga, en el barrio de la Rochapea, junto al túnel por encima del cual corre la avenida de Guipúzcoa.

El ferrocarril de vía estrecha fue construido por la Compañía Minera Guipuzcoana para trasportar el mineral de hierro desde las minas de Plazaola hasta la estación de Andoáin, con un recorrido de 22 kilómetros. Este primer tramo se inauguró en 1902. En 1910 se construye la continuación de aquella primera línea desde Andoáin hasta Pamplona. En 1911 se inauguró la continuación del trazado desde Andoáin a Lasarte y San Sebastián. Por fin, en 1914, se inauguró la línea entre San Sebastián a Pamplona. Al principio aquel ferrocarril tenía el nombre de “Leizarán”.

 

puente del Plazaola

* pasarela del río Arga (5). Se encuentra a la altura del antiguo molino de Caparroso. Hacia los años 50, consistían en hileras de bloques de hormigón separados entre sí, sobre los que se colocaban tablones de madera para facilitar el paso. Sin embargo, las tablas se las solía llevar el río en sus crecidas, por lo que los viandantes cruzaban el río saltando de bloque en bloque. En el año 2000 fueron sustituidas por las pasarelas actuales.

 

 

pasarela peatonal sobre el río Arga

 

* puente de Beloso (1). Sobre el río Arga, al entrar en Burlada.

 

puente de Beloso sobre el río Arga

 

* pasarela del Club Natación (3). Tiene una longitud de 51,2 mts y una anchura de 3,7 mts. Su estructura consta de viga mixta central. De chapa armada de acero al carbono con sección en forma de “U”. El suelo y sus caras interiores se recubren de madera de ipé, creando un efecto cálido, y cada cierta distancia se alumbra con luminarias empotradas verticales. La cara inferior se ilumina por la noche con un foco de luz azul tenue.

 

pasarela del Club Natación

 

* puente de la Chantrea (7). Inaugurado en el año 1960, comunica el centro de Pamplona con el barrio de la Chantrea. Se localiza a pocos metros río abajo del puente de la Magdalena.

 

Puente de la Chantrea

puente de la Chantrea

 

* pasarela de Alemanes (9) sobre el río Arga. Recibe su nombre de un acontecimiento acaecido a comienzos del siglo XX. Hacia 1915-16, se refugiaron en Pamplona un grupo de alemanes procedentes de Camerún. Muchos de ellos llegaron a quedarse definitivamente en la ciudad. Algunos tenían costumbre de bajar a bañarse al río Arga, incluso en invierno, y llegaban a romper el hielo de la superficie para poder bañarse. Tal era su afición, que Karelius Arutzen recibió licencia municipal para establecer una caseta de baños en el barrio de la Magdalena. La pasarela tiene la misión de salvar el río Arga para facilitar el paso de los peatones. Se localiza en la zona de Aranzadi, entre los puentes de la Chantrea y de San Pedro.

Pasarela de Alemanes

pasarela de los Alemanes sobre el río Arga

 

* puente del Vergel (13). Construido en 1990, se concibió para sustituir al antiguo puente de San Pedro en la comunicación con los barrios de la Rochapea y la Magdalena, que conjuntamente se les conocía por el nombre de El Vergel. La progresiva urbanización de esta parte de Pamplona provocó que el antiguo puente de San Pedro fuera incapaz de atender al tráfico creciente de vehículos. Su anchura no permitía el paso de dos coches a la vez y obligaba a utilizar semáforos.

Puente del Vergel

puente del Vergel sobre el río Arga

 

* puente de Cuatro Vientos (19). Puente construido originalmente en 1789 para responder al aumento de actividad con el norte de Pamplona y Guipúzcoa. En 1875 se había comenzado a realizar la carretera que unía ambas provincias. Hasta entonces, el paso hacia la zona septentrional se hacía a través del puente de Santa Engracia. Por tal motivo, la nueva construcción se nombró Puente Nuevo de Santa Engracia. Sin embargo, popularmente se impuso el término de Puente de Cuatro Vientos, por su cercanía al cruce que recibe la misma denominación. Como señala el cronista, “el nombre de Cuatro Vientos fue dado porque era sitio donde convergían en perpendicular los cuatro vientos que en nuestra tierra llamamos cierzo, bochorno, castellano y solano”. El puente se compone de piedra y hormigón, y consta de tres grandes arcos rebajados. En la primera mitad del siglo XX se amplió su capacidad.



Puente de Cuatro Vientos

puente de Cuatro Vientos sobre el río Arga

 

* pasarela los Tubos (20). Construida en los años cuarenta con objeto de canalizar los desplazamientos peatonales entre las dos orillas del río. Su imagen es comparable a las actuaciones del siglo pasado, neoclasicista, evidente en el tratamiento de las puertas del puente. La pasarela de los tubos es atravesada por un conducto de aguas de abastecimiento. Se localiza entre los puentes de Cuatro Vientos y el de San Jorge.

 

Pasarela los Tubos

pasarela los Tubos



* puente de San Jorge (22). Se localiza entre la prea y molino de Biurdana y el puente de Miluce.

 

Puente de San Jorge

puente de San Jorge

* pasarela peatonal de San Jorge (23). Se localiza a medio camino entre los puentes de Miluce y el de San Jorge. De reciente construcción con el fin de disponer de una conexión directa del barrio de San Jorge con los caminos de la orilla izquierda que comunican con la Ciudad Deportiva San Jorge.

Esta pasarela tiene un marcado carácter escultural debido fundamentalmente a los materiales que la configuran, así como a su trazado curvo. Su estructura está compuesta por dos vigas cajón paralelas de acero cortén que quedan vistas. El trazado, de 110 metros de longitud, se compone de dos suaves curvas circulares de diferente radio y longitud, tangentes en el apoyo intermedio sobre el tajamar de piedra.

 

Pasarela peatonal San Jorge

pasarela peatonal de San Jorge



* pasarela de los Viveros (25). Se localiza cerca del puente de Miluce, aguas abajo.

 

Pasarela de los Viveros

 

paasarela peatonal de los Viveros



* puente de Landaben (27). Se sitúa en la zona de Landaben, en la parte en que el río sale del término municipal de la ciudad. El puente forma parte de un nuevo vial que comunica los polígonos industriales de Barañáin y Landaben, y tiene 64 metros de longitud. Fue terminado en el año 2003.



Puente de Landaben

puente de Landaben

 

* pasarela peatonal de Barañain (28).

 

Pasarela de Barañain

pasarela peatonal de Barañain

 

* puente del Mochuelo. Se localiza junto al Sario, sobre el río Sadar. Este río recorre en Pamplona aproximadamente 3,7 Km. atravesando los Campus de la Universidad Pública de Navarra y la Universidad de Navarra para, unos metros después, desembocar en el río Elorz. El río Sadar procede de las sierras de Aranguren y Tajonar.

En el siglo XIX el barrio del Mochuelo constaba de unas tejerías, una venta y alguna que otra chabola diseminada. “El Mochuelo” era el mote de un guerrillero liberal llamado Urbano Igarreta. A principios del siglo XX el barrio continuaba casi sin habitar. A partir de la segunda década, muchos jubilados compararon huertas e hicieron pozos para poder regarlas, construyendo chabolas y setos alambrados. Después se edificaron casuchas y modestos chalecitos, todos con sus pozos y sus huertas. Todo ello configuraba un endemoniado laberinto de caminos numerados del 1 al 8, contados según se bajaba por la avenida de Zaragoza a mano izquierda. La absurda urbanización del barrio se debe, en parte, a que el trazado de las nuevas calles se hizo siguiendo la trayectoria de aquellos caminos. Conforme se habitaba el barrio, a sus vecinos les molestaba el nombre de Mochuelo y pidieron en 1937 que lo cambiaran por el de Milagrosa, la Virgen titular del convento e iglesia de los padres Paúles que fue inaugurado en 1930.

* pasarela de Echavacoiz. Tiene 34 metros de longitud sobre el río Elorz. La estructura está compuesta por dos cables de acero galvanizado de 64 mm de diámetro asegurados a la cimentación, y un tablero formado por placas de hormigón armado, con pasadores incorporados, a través de los cuales se sujeta la barandilla al tiempo que se conectan al prefabricado con el cable mediante una unión deslizante.

El río Elorz procede de la vertiente Oeste del Puerto de Loiti y tiene una longitud de 35 km. Sus principales afluentes son los ríos Unciti y Sadar, por la margen derecha, y el barranco de Errekaldea, que proviene del l Carrascal, por la izquierda. El río Elorz entra en Pamplona por el Sur de la meseta de Donapea, en zona lindante con Cizur Menor.

 

Pasarela Echavacoiz

pasarela de Echavacoiz



* puente de Acella. Situado sobre el río Elorz, frente a los terrenos en los que hoy está situado el barrio de Larraskuncea

                             

 

portal de San Nicolás
portal Nuevo
portal de la Taconera
portal de Francia, del Abrevador o de Zumalacárregui

portal principal de acceso a Ciudadela
puerta del Socorro, Ciudadela
puerta de la Contraguardia de Santa Isabel, Ciudadela
antiguo portal de la Rochapea

 

 

Antiguamente, hasta el derribo de una parte de las murallas a partir de 1915, cada amanecer y cada atardecer se marcaba la hora de abrir y cerrar, respectivamente, los seis portales de las murallas: San Nicolás, Nuevo, Taconera, Francia, Rochapea y Tejería. La forma de ponerse de acuerdo los portaleros para abrir y cerrar los portales, era por medio de una señal acústica, usando las campanas de la torre de San Cernin. De esta misión se encargaban los militares. Junto a los portales estaban los "portaleros" o "consumeros", encargados municipales de consumos que cobraban los impuestos municipales a todos aquellos que entraban a la ciudad por sus portales para vender sus productos en el mercado municipal de Santo Domingo. Los portales se cerraban una hora después del toque de queda. El capitán de llaves los abría y cerraba, mientras que el portalero cobraba la entrada de mercancías, como así decía la copla: “Ya llegamos a Pamplona, ya salen los portaleros, a meter mano a las cestas, y a tocarnos bien los huevos”.

En 1905 se autorizó el derribo parcial y el ensanchamiento de cuatro de los seis portales para ampliar los accesos a la ciudad. Se desmontaron el de la Taconera (1905) y el de San Nicolás (1907), se derribaron el de la Rochapea y Tejería, y se amplió el Portal Nuevo.

 

* portal de San Nicolás. Construido en 1666, desmontado del lienzo sur de las murallas en 1907 para posibilitar el Segundo Ensanche, fue colocado en los jardines de la Taconera en 1929. Se esculpen, en el centro el escudo de Carlos II y en los laterales el del virrey de Navarra Francico de Tutavilla, duque de San Germán (1663-1669), armas que se vuelven a repetir en la parte posterior. A sus lados se han colcado dos blasones que parecen tener las armas reales, quizás del siglo XVII. Tiene una vistosa fachada barroca de sillares almohadillados con tres escudos labrados y una lápida con su inscripción. Se trata de una recreación barroca de un arco del triunfo. Estuvo colocado originalmente en las proximidades de la actual iglesia de San Ignacio.

 

emplazamiento original en las murallas

recolocación del portal en los jardines de la Taconera

 


armas del
Virrey de Navarra


escudo de
Carlos II


armas del
Virrey de Navarra

 

 


 

 

* portal Nuevo: llamado antiguamente de Santa Engracia (s XVI), sufrió la destrucción tras el bombardeo absolutista de 1823. Fue desmontado en 1906 para facilitar el paso de vehículos, colocándose una pasarela de hierro. Se reedificó en 1950, tratando de conjugar funcionalidad y monumentalidad. Consta de un gran arco de medio punto, flanqueado por dos torres almenadas de piedra. En el exterior de una de las torres está colocado un escudo imperial de Carlos V, procedente del antiguo portal de la Rochapea que fue derribado en 1914. En el puente del portal están también los escudos de Pamplona y de las Cinco Llagas, más el escudo entre dos columnas con el águila bicéfala. Por debajo del arco del portal pasa la "cuesta de la Estación" o "avenida de Guipúzcoa", lugar por el que en su día pasó la primera línea de ferrocarril navarra.

 

portal Nuevo y jardines de la Taconera


 


.


.


.

 

 

 

 

* portal de la Taconera. Esta era la principal puerta de entrada a Pamplona. Por ella se desarrollaban las solemnes entradas de los monarcas y las autoridades. Se localizaba en el baluarte de la Taconera, entre el baluarte de Gonzaga y el baluarte de la Victoria, éste ya formando parte de la Ciudadela.

Era un portal gemelo del de San Nicolás y fue desmontado en 1906 para facilitar el paso de vehículos. Sufrió una reforma total en 1954 para ensanchar la calzada. La lápida que tenía se conserva en los jardines de Antoniutti colocada a modo de monumento. Está rodeado de fosos y antiguos baluartes. El Ángel de Aralar, en primavera, abandona su sede y recorre los pueblos bendiciendo los campos en flor. A Pamplona entra por la Taconera (aquí donde estuvo el Portal de Taconera), donde es recibido por miles de personas, y sale días después por el puente de Miluce.

 

emplazamiento original en el baluarte de la Taconera,


 

emplazamiento actual
al final de las Navas de Tolosa

emplazmiento actual
junto a los fosos de la Taconera

emplazamiento actual
junto al Bosquecillo

 

 

* portal de Francia, del Abrevador o de Zumalacárregui. Construido en 1553, se trata del portal más antiguo de los seis existentes en el recinto amurallado. Situado en el frente Norte de las murallas, entre los baluartes del Redín y de Guadalupe. Antiguamente se llamó puerta del Abrevador (desde el s. XIV iban los caballos a beber atravesando el portal).

 

puerta inferior

portal de Francia, del Abrevador o de Zumalacárregui


 

 

vista del portal levadizo de abajo
desde el portal superior

 

La puerta actual de abajo permanece intacta con su puente levadizo (1750), foso y cadenas, además de su correspondiente sistema de ruedas y mecanismos, conocido como Maniobra de Derché. Éste se instaló en todos los portales en 1875 en sustitución de las antiguas palancas basculantes de madera de tradición medieval (se llamaban "flechas") que hacían balancín sobre un eje central y de cuyo extremo pendían las cadenas del puente. Al alzarse éste, las palancas encajaban en unas aberturas verticales que más tarde se rellenaron de piedra tras implantarse el nuevo sistema. Por su cara interior, el portal se cubre con una bóveda de ladrillo de arco rebajado tipo carpanel bajo la que se pueden ver las oxidadas ruedas de hierro con sus resortes, cadenas y contrapesos que hasta 1915 se utilizaban para levantar el puente levadizo cada anocher. Los dos contrapesos son de hierro y plomo, de 645 kilogramos cada uno, para poder equilibrar la fuerza necesaria (gracias a una polea y las correspondientes cadenas) que logra hacer subir y bajar el puente del portal, con sus 1824 kilogramos de peso. Este sistema se construyó en la fundición de Salvador Pinaqui (en el Molino de Caparroso) en 1875. Hasta 1915 se utilizaba dos veces al día: a las seis de la mañana (abrir) y a las ocho de la tarde (cerrar). Hoy en día sigue funcionando perfectamente.

En el frontis de esta puerta inferior podemos ver el escudo simplificado de España, en el que únicamente aparecen las armas de Castilla y León y el escusón central con las flores de lis de los Borbones, sin incluir a Navarra. Este escudo es similar al que existe en la puerta del Socorro de la Ciudadela.

Tradicionalmente conocido como Portal de Francia (desde el siglo XVIII), por ser salida y llegada natural de los vecinos en esa dirección, el Ayuntamiento acordó en 1939 designarla como Puerta de Zumalacárregui en recuerdo del general que el 29 de octubre de 1883 huyó de Pamplona para ponerse al frente de todos los ejércitos Carlistas. Hay una placa, muy posterior, que recuerda este episodio y lo relaciona con la sublevación franquista.

La puerta superior presenta una oquedad por la que antiguamente subía y bajaba el "rastrillo" o reja metálica que protegía esta puerta.

 

puerta superior saliendo hacia la calle del Carmen

Existe sobre la puerta un escudo labrado con el águila bicéfala y las armas imperiales de Carlos V. Justo debajo del escudo aparece visible y legible la siguiente frase: “Año 1553, Duque Beltrano Alburquerque Prorrege”. Es decir, que fue construido en ese año, siendo Virrey de Navarra el duque de Alburquerque. El blasón del Emperador es de gusto Renacentista y consta de dos columnas toscanas que apoyan en una cornisa con dentellones y ménsulas avolutadas y rematan en otra cornisa moldurada.



escudo con las armas imperiales de Carlos V

puerta superior de arco escarzano
saliendo de la calle del Carmen


Frente al monumental escudo se puede leer todavía una olvidada inscripción fechada el 18 de julio de 1939 que certifica el cambio de nombre del portal y nos recuerda uno de los capítulos de nuestra historia reciente.

 

 

 

* portal principal de acceso a la Ciudadela.


puerta principal de acceso a la Ciudadela

 

* puerta del Socorro, Ciudadela.

 

puerta del Socorro en la Ciudadela

 

* puerta de la contraguardia de Santa Isabel, Ciudadela. 

puerta de la Contraguardia de Santa Isabel en la Ciudadela

 


* antiguo portal de la Rochapea. Se ubicaba junto al corralillo de la salida de los toros en los encierros de San Fermín. Anteriormente a la apertura de este portal existía aproximadamente en este lugar una "Torre de la Rocha". Por ese lugar bajaban las aguas del barranco - la actual calle Santo Domingo - en la época en que los tres burgos de Pamplona estaban separados por una zona deshabitada, llamada "tierra de nadie". Fue construido en 1553 y demolido el año 1914. El escudo imperial del emperador Carlos V que lo decoraba se puede ver hoy en una de las torres gemelas que flanquean el arco del Portal Nuevo reconstruido en 1950.

 

vista del portal de la Rochapea desde el puente sobre el río Arga
hacia 1905

 

año 1914 en que fue derribado el portal

año 1902

 

los toros entrando por el portal de la Rochapea

 

 

esculturas y monumentos:



monumento a los Caídos
monumento de la Cruz
estatuas de Reyes
monumento a la "Mariblanca"
monumento a Hilarión Eslava

monumento a Julián Gayarre
monumento al Dr. Huarte de San Juan
monumento a Navarro Villoslada
monumento de la Inmaculada
monumento al Dr. Arazuri

monumento a los Fueros
monumentos a Pablo Sarasate
monumento a Carlos III el Noble
monumento a San Francisco Javier
monumento a Santiago Ramón y Cajal


monumento a Íñigo López de Loyola
arquería gótica de Teobaldo I de Navarra Champagne
monumento a San Francisco de Asís
monumento al General Sanjurjo
monumento a Ernest Hemingway

monumento a Sancho III Garcés "el Mayor"
monumento a Íñigo Arista
monumento a Pompeyo
monumento al Pelotari
monumento al Padre Esteban de Adoáin


monumento a los muertos (Vida y Muerte)
monumento Romper la Vida, Muerte y Desamparo
monumento a los Toros
monumento a la Paz
estatua de Polifemo

monumento al Encierro de Toros
estatua de la Tramontana

monumento al Duque de Ahumada  
monumento "El Sueño"

monumento al Dr. Nicasio Landa

escultura la "Unidad Triple y Liviana"
escultura "Coreano"
monumento a la Familia
escultura de torso masculino
escultura "Europa"

monumento a S.S. Juan Pablo II
escultura de San Josemaría Escrivá de Balaguer
monumento al Sagrado Corazón de Jesús
esculturas abstractas de la Ciudadela y Vuelta del Castillo



 

monumento a los Caídos

Construcción de 1944-1962 llevada a cabo por el arquitecto Víctor Eusa en colaboración con José Yárnoz.

 

 

 


.


.


.

 

 

 

 

 

Se trata de un monumento conmemorativo de los muertos en la guerra civil de 1936-1939, que cierra la avenida de Carlos III el Noble desde su arranque en el extremo opuesto de la plaza del Castillo.

 

el monumento a los Caídos cierra la avenida de Carlos III el Noble

 

Su aspecto es de un solemne edificio barroco clasicista, sin concesiones ornamentales, consecuencia de su sentido funerario. Presenta planta de cruz griega con fachada con pórtico hexástilo con sobrios pilares dóricos, coronado por dos cuerpos de campanas extremos de diseño seiscentista, que flanquean una cúpula de grandes dimensiones con linterna. Dispone de dos alas laterales de arcos de medio punto, una de las cuales enlaza con la parroquia de Cristo Rey.

En el interior, la cúpula se decora en 1950 con frescos de estilo escultórico clasicista miguelangelesco. En ellas se representa a San Francisco Javier y San Fermín, al rey Sancho VII el Fuerte, a voluntarios navarros de las guerras Carlistas y requetés de la citada guerra civil, a los romeros de Ujué y Roncesvalles y al Arcángel San Miguel. Preside el monumento un Cristo Crucificado.

En la actualidad (2010) su dedicación original ha sido desafectada, convirtiendo el monumento en una sala plurifuncional.

 

monumento de la Cruz

La Cruz que da nombre a esta plaza del Segundo Ensanche de Pamplona fue originariamente creada para el claustro de la Catedral. Allí estuvo desde el año 1932 hasta 1941, cuando se trasladó a su actual ubicación, una plaza que entonces no tenía denominación oficial.

La Cruz está ubicada en la parte central de la plaza, en el centro de un pequeño estanque rodeado de jardines. La Cruz se erige, anclada sobre una base de piedras, en una columna con el fuste recargado de decoración, y alrededor del cual se enrosca la figura de un enorme dragón, símbolo del mal y que, según algunas opiniones, el propio autor identificaba con Manuel Azaña, que en aquel momento era Presidente del Gobierno. Encima de la columna se alza majestuosa una espectacular Cruz de estilo barroquizante. En el centro de los brazos de la Cruz, en una de las caras, aparece el rostro de Cristo moribundo, mientras que en el otro aparecen símbolos de la Pasión.

 

 

Su autor es Constantino Manzana Llena (Huesca 1907-Pamplona 1993), artista de forja y metales, que llegó a la capital navarra como profesor de los Salesianos en el año 1929. Por aquel entonces instaló junto a su hermano un taller de forja en la calle Santo Andía, desde el que salieron varias de sus obras más importantes, entre ellas esta Cruz con la que, al parecer, se pretendía responder a la prohibición del presidente Manuel Azaña de mostrar crucifijos en público. Por ese motivo se instaló inicialmente en el patio del claustro de la Catedral.

 

 

La Cruz es de hierro forjado, de carácter monumental que "denota influencias de Gaudí". Asentada sobre una base de piedra, la columna tiene todo el fuste repleto de decoración y a su alrededor se enrosca un enorme dragón que simboliza el mal. La guía de esculturas editada por el Ayuntamiento explica que encima de la columna "se alza majestuosa una espectacular cruz rodeada de una enorme decoración, elaborada toda ella con un sentido barroquizante. En el centro de los brazos de la cruz, en una de las caras, aparece el rostro de Cristo moribundo, mientras que en la otra aparecen símbolos de la pasión", explica la guía.

Cuando la Cruz quedó instalada en la plaza (1941), esta no tenía nombre todavía, pero con el paso del tiempo los ciudadanos la denominaron plaza de la Cruz. A pocos metros de esta plaza montó Constantino Manzana, después de la guerra, una escuela de forja y mecánica.


estatuas de Reyes

Las seis estatuas de piedra blanca que adornan el andén central del Paseo de Sarasate en su parte más cercana a la antigua Audiencia (hoy Cortes de Navarra), representan a varios reyes y fueron colocadas en ese lugar en el siglo XIX, provenientes del Palacio Real de Madrid.

 

 


García V Ramírez
1110-1134-1150


Felipe III Evreux
1306-1329-1343


rey de identidad
desconocida

 

 


rey de identidad
desconocida


rey de identidad
desconocida


rey de identidad
desconocida

 

 

Las esculturas formaban parte de la serie de reyes de España que adornan la balaustrada del Palacio Real de Madrid, cuya construcción se había iniciado en 1738 impulsada por Felipe V. El proyecto decorativo comprendía la elaboración de 94 estatuas que debían colocarse sobre el palacio, aunque muchas se consideraron sobrantes por el riesgo que suponía tal carga sobre el edificio. Todavía hoy se pueden contemplar algunas de estas estatuas en la Plaza de Oriente de Madrid. Encargadas por el entonces director del proyecto escultórico del Palacio Real, Juan Domingo Olivieri, a varios escultores, varias de ellas fueron repartidas finalmente por diferentes capitales. A Pamplona llegaron en 1885 seis estatuas de reyes para embellecer el Paseo de Sarasate.

En 1972, a solicitud del Patrimonio Nacional, se produjo un cambio en algunas estatuas: se devolvieron a Madrid las que representaban a Fernando VI y a su esposa Bárbara de Braganza, a cambio de otras dos que se trajeron y que representan a los reyes de Navarra, Felipe III Evreux (1306-1343), esposo de la reina capeta Juana II de Navarra (1318-1329-1349) y García V Ramírez "el Restaurador" (1110-1134-1150). Estas dos son las únicas cuyo nombre figura en el pedestal. La identidad de las otras cuatro estatuas es desconocida. Hace pocos años se repusieron algunas piezas mutiladas.

 


monumento a "la Mariblanca"

 

 

Se trata de una escultura en piedra labrada que coronaba la fuente diseñada por Luis Paret a finales del siglo XVIII para la Plaza del Castillo y que desde 1927 se encuentra en los jardines de la Taconera.

La imagen representa una figura femenina, juvenil, vestida con elegante toga que sostiene un escudo, que contiene una representación solar, mientras que con la otra mano, toca la cabeza de un niño, que sostiene entre sus manos una paloma. A los pies de la joven reposa una cornucopia de cuya oquedad surgen frutos. Se trata, por lo tanto, de una representación alegórica de la Abundancia, con una iconografía adaptada al gusto academicista de finales del siglo XVIII. La presencia del niño con la paloma ha llevado a que la imagen se identifique también con la Beneficencia, idea muy propia de la mentalidad ilustrada del Setecientos. La obra posee calidad artística manifiesta en el dibujo y en la técnica empleada en la labra. Estilísticamente, esta imagen se ha puesto en relación con la moda francesa presente en la Academia madrileña a través de los escultores que trabajaron en La Granja, como Carlier, Fremin, Thierry, Bousseau, o Pitué, entre otros, durante la primera mitad del siglo.

Su autor, el escultor burgalés, Julián San Martín, era entonces teniente director de escultura de la Academia y se encontraba, en aquella época, trabajando en la catedral de Pamplona. También es el autor del Neptuno Niño que corona la fuente de la plaza del Consejo.

 

 

 

 

 

Esculpida por el madrileño Luis San Martín unos años después de que fuese diseñada por Paret, La Mariblanca adornaba la fuente que tuvo la Plaza del Castillo entre 1895 y 1910, año en que fue sustituida por un quiosco de madera. Al ser desmontada, la escultura se trasladó primero a la Casa de Misericordia, en su antigua ubicación del paseo de Sarasate, donde permaneció tres años, y luego a la plaza de San Francisco, donde quedó ubicada hasta el año 1927. Desde ese año permanece en los jardines de la Taconera.

 

fuente de la Mariblanca colocada en el centro de la plaza del Castillo
1895-1910

 

Entre el 19 de noviembre y el 11 de diciembre de 1992 un equipo encabezado por un escultor restauró la escultura y la limpió. Un año antes, el 24 de diciembre de 1991, unos malhechores decapitaron la imagen femenina e hicieron lo mismo con el ángel que la acompaña. Además, arrancaron uno de los brazos de la escultura y lo dejaron en las inmediaciones. Las cabezas no aparecieron hasta un mes más tarde, cuando un desconocido avisó a la Policía Municipal que las había visto en un descampado en el barrio de la Chantrea. La Mariblanca y el ángel permanecieron sin cabeza durante casi un año.


monumento a Hilarión Eslava

 

Del año 1964, se localiza en los jardines de la Taconera. El monumento está formado por una escalinata de mármol gris sobre la que se elevan varios cuerpos en forma de obelisco. En el primero figuran diversos elementos escultóricos: en la parte anterior, una matrona de mármol blanco que representa a Pamplona, apoyada sobre el escudo heráldico de la ciudad; en las caras laterales, sendos bajorrelieves que simbolizan el Ritmo, mediante dos mujeres iniciando una danza, y el Homenaje en actitud reverente a los pies del Arte, representados por una mujer postrada ante una figura tocando el violín; y en la cara posterior, dos figuras que sostienen el violín y el arco, y componen una alegoría musical en referencia al instrumento que dio fama e inmortalidad a Pablo Sarasate, a quien estuvo dedicado el monumento en origen. En el mes de marzo de 1964 el busto de Sarasate fue sustituido por el del músico y compositor Hilarión Eslava.

El busto del violinista Sarasate fue trasladado a la fachada del Conservatorio Superior de Música Pablo Sarasate, situado en la calle Aoiz.

Nacido en Burlada - donde se encuentra su sepultura - compositor y musicólogo, fue maestro de capilla de la Capilla Real de Madrid y profesor de Composición del Conservatorio de Madrid (1854). Compuso más de treinta óperas, algunas obras sinfónicas y más de 140 composiciones religiosas. Una de sus obras más conocidas es El Miserere de Sevilla o Miserere que aun se interpreta anualmente el Sábado de Pasión en Sevilla.

 

 

 

O

monumento a Hilarión Eslava
1807-1878


volver a INDICE de esculturas y monumentos


monumento a Julián Gayarre

Inaugurado en Julio de 1950, se localiza en los jardines de la Taconera.

Obra de Fructuoso Orduna, consta de una linterna inferior, cuya parte baja recorre una taza de fuente, decorada por catorce figuras esculpidas en relieve que simbolizan la glorificación de la carrera del tenor roncalés y el sentimiento de dolor que causó su muerte. A las figuras se añaden los escudos de Navarra en la parte frontal de la linterna, y el del Roncal en la parte posterior. Culmina el conjunto la estatua de Julián Gayarre, representado en su interpretación de la ópera ‘Los pescadores de Perlas’, del compositor francés Georges Bizet, en el Teatro Real de Madrid la noche del 8 de diciembre de 1889.

 

 

 


.


.


.

 

 

 

monumento a Julián Gayarre

 


monumento al Dr. Huarte de San Juan

 

Monumento inaugurado el 15 de Octubre de 1933, en cuya ocasión dió una conferencia en el Ateneo Navarro de Pamplona don Gregorio Marañón con el título "Notas sobre Huarte", atribuyendo al doctor homenajeado las cualidades de "bondad, modestia, serenidad, reflexión y sabiduría", cualidades que el escultor Fructuoso Orduña quiso plasmar en este monumento.

Famoso médico y filósofo de los territorios de Ultrapuertos, su monumento se localiza en los jardines de la Taconera. Nació alrededor del año 1529 en la villa de San Juan Pie de Puerto.

La medicina española vive en el Renacimiento uno de los momentos más brillantes de su historia. Apartándose de la corriente islámica, motejada de "bárbara" por su corrupta traducción de las ciencias clásicas, y bajo la autoridad de Galeno, surge el movimiento del Humanismo médico. Algunos piensan que Huarte estudió medicina en Huesca, donde apellidos como Huart, Hugart o Hugarte figuran en los registros universitarios del momento. Sin embargo, parece más probable que lo hiciese en Alcalá de Henares, en cuyos libros de matrícula aparece un nombre similar al de nuestro protagonista entre los años 1553 y 1559.

Fue autor del famoso ensayo "Examen de Ingenios", donde formula la teoría de los humores para explicar el cuerpo y el carácter del hombre.



Dr. Huarte de San Juan

 


monumento a Francisco Navarro Villoslada

 

Monumento elevado sobre un pedestal de tres gradas en el que las figuras García Jiménez, señor de Abárzuza y las Améscoas y de su esposa Amaya - hija del godo Ranimiro, protagonistas de "Amaya o los Vascos en el siglo VIII" - , sostienen el escudo de Navarra al mismo tiempo que el pedestal donde se alza el busto del novelista navarro. Se inauguró en 1918, con motivo del centenario del literato vianés. Se localiza en los jardines de la Taconera.

Novelista y ensayista de ideología tradicionalista y carlista. En 1860 fundó "El Pensamiento Español", defensor del tradicionalismo católico. Fue diputado y senador por el Partido Tradicionalista, y hacia 1871 ejerció de secretario del pretendiente don Carlos Mª de Borbón y Austria-Este. Autor de novelas históricas como Doña Blanca de Navarra (1847), Doña Urraca de Castilla (1849) y Amaya o los Vascos en el siglo VIII (1879).

 

"A NAVARRO-VILLOSLADA SU PATRIA"

 

 



García Jiménez


Navarro Villoslada
nacido en Viana (1818-1895)



Amaya

 

 

 

monumento de la Inmaculada

 

Se localiza en el Rincón de la Aduana, enmarcado por la iglesia de San Lorenzo, el convento de las Salesas, el palacio de Vessolla y la casa del marqués de Echandía.

Se trata de una escultura de la Inmaculada, que muestra una imagen de María con las manos en posición orante, vestida con túnica y manto de amplio vuelo y dinámicos pliegues. Sus pies descalzos reposan sobre la esfera del mundo y el cuarto creciente, símbolos inmaculistas acompañados de angelitos y querubines. El 8 de septiembre de 1954, en el marco del Año Santo Mariano que conmemoraba el Centenario del Dogma de la Inmaculada y coincidiendo con el día del Privilegio de la Unión (1423), tuvo lugar la inauguración del monumento.

 

 

 

monumento de la Inmaculada

 

 

 

 

 

monumento al Dr. Arazuri

 

Se localiza en el Paseo de Arazuri, muy cerca del monumento de la Inmaculada en el Rincón de la Aduana.

A comienzos del año 2002, el Colegio Oficial de Médicos de Navarra con José Javier Viñes como mentor, promovió la idea de rendir un homenaje a José Joaquín Arazuri, médico pediatra e infatigable investigador de la historia de Pamplona, fallecido en noviembre de 2000. Inaugurada el 2 de Julio de 2003, fue su viuda, Sagrario Irigaray, quien descubrió la imagen en presencia de la alcaldesa Yolanda Barcina y del escultor Rafael Huerta.

 

Dr. Arazuri

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

monumento a los Fueros.



Se localiza en el lado Este del Paseo de Sarasate, frente al Palacio de Navarra o de la Diputación.

 

 

Se trata del elemento ornamental más emblemático del Paseo de Sarasate, realizado en 1903 según un proyecto de 1893. El ambiente histórico que propició este encargo viene dado por la revuelta institucional y popular de Navarra frente al intento en 1893 del ministro del gobierno de España, Germán Gamazo - que participó en el “ministerio de notables” en diciembre de 1892 con el ministerio de Hacienda - de suprimir el régimen fiscal foral de Navarra, asimilándolo al general, en contra de lo previsto en la Ley Paccionada de 1841, supresión que no se llegó a aplicar, saliendo Gamazo y su cuñado Maura del Gobierno en ocasión de la reactivación de la guerra en Cuba en 1894.

El planteamiento de este monumento está en línea con otros que se hicieron por esas fechas en otras ciudades españolas, como el de Colón en Barcelona y Madrid o el de la Inmaculada en Sevilla.

 

 

escudos de las Merindades

 

El planteamiento formal del monumento a los Fueros de Pamplona participa del carácter simbólico encaminado a la defensa y afirmación de la foralidad del Viejo Reino de Navarra, con el número cinco como referencia constante en alusión a sus merindades.

Sobre una base pentagonal con cinco escalinatas, consta de un alto pedestal poligonal con los vértices señalados por cinco columnas - que simbolizan las merindades -, gruesas y cortas como simbolizando las de la cripta de Leyre, cuyos capiteles interrumpen la arquería ciega de remate, un cuerpo en forma de templete cúbico con columnas en los ángulos y debajo de ellas cinco monumentales esculturas - la Historia, la Justicia, Autonomía, Paz y Trabajo - y finalmente el fuste con capitel compuesto que soporta la figura clásica femenina con la cabeza coronada - alegoría del Reyno -, un vaciado en bronce. Lleva un pergamino en la mano izquierda que lee y proclama, alegoría de las Libertades de los navarros.

Remata el conjunto una monumental estatua de bronce, que representa alegóricamente a Navarra como una matrona victoriosa vestida al modo clásico y con la frente ceñida por corona real, símbolo del Reino de Navarra, que mira hacia adelante con expresión rotunda y decidida. Lleva una espada envainada a la cintura, y porta en su mano derecha un fragmento de las cadenas del escudo del Reino, como símbolo de la libertad conquistada, en tanto que enarbola en la izquierda un pergamino medio enrollado del que cuelga un sello céreo y que contiene la leyenda «Ley Foral». A los pies de la matrona se encuentran arrumbados un escudo y un turbante almohade, en referencia a la victoria del rey navarro Sancho VII el Fuerte (1154-1194-1234) en la batalla de las Navas de Tolosa (1212).



 


la Historia
personificación
de la musa Clío


la Justicia
mujer con la
espada en las manos


la Autonomía
ángel alado
con un timón


la Paz
mujer con una
rama de olivo


el Trabajo
herrero que
porta un mazo

 

monumentos a Pablo Sarasate



Se localiza en el parque de la Media Luna.

La estatua en bronce muestra a Pablo Sarasate de pie, de cuerpo entero. El violinista pamplonés aparece representado en edad intermedia coincidiendo con la plenitud de su carrera, con su característico bigote y abundante cabellera que casi le cubre las cejas; sujeta con su mano izquierda el violín, en tanto que porta en la derecha el arco que apoya en el suelo. La imagen se inscribe en una estructura arquitectónica de piedra de la que forman parte tres columnas y un bloque compacto que acoge en su reverso un altorrelieve inciso con dos figuras alegóricas. Es obra del granadino Eduardo Carretero.

El 5 de julio de 1950, en el transcurso de la ceremonia de inauguración del monumento a Julián Gayarre en los jardines de la Taconera, el alcalde de Pamplona Miguel Gortari anunciaba la sustitución del monumento levantado en honor a Pablo Sarasate en 1918. El monumento del parque de la Media Luna fue inaugurado el 26 de Abril de 1959.

 

monumento a Pablo Sarasate en el parque de la Media Luna

 

busto de Pablo Sarasate
por Mariano Benlliure
museo Sarasate de Pamplona



busto de Sarasate en el Conservatorio

 

 

monumento a Carlos III el Noble



Se localiza en el comienzo de la avenida de Carlos III el Noble, prácticamente en la plaza del Castillo.

La escultura, realizada en bronce y fundida a la cera perdida, representa al monarca Carlos III el Noble (1361-1387-1425) en pie, en actitud de entregar el Privilegio de la Unión con el que en 1423 consiguió pacificar a los burgos pamploneses (Navarrería, San Cernin y San Nicolás). Porta el documento en su mano derecha, en tanto que dobla la izquierda hacia el pecho con gesto solemne. La inauguración del monumento tuvo lugar el 8 de septiembre de 2004, fecha en la que Pamplona conmemoró el 581 Aniversario del Privilegio de la Unión (1423).

 

 

 

 

monumento a Carlos III el Noble

 

 

monumento a San Francisco Javier

Con un aparente carácter no figurativo, en esta escultura es posible descubrir la imagen de una de las iconografías más características del Apóstol de las Indias, como es la del santo extático, con la mirada elevada hacia lo alto y abriéndose la sotana a la altura del torso para mostrar su corazón.

Obra de Faustino Aizkorbe de la escuela escultórica vasca. En el año 2006, el Ayuntamiento de Pamplona se sumó a los actos conmemorativos del V Centenario del nacimiento de San Francisco Javier encargando esta obra.

Se localiza en el parque de Yamaguchi. El monumento fue inaugurado en Agosto de 2006.

 

 

monumento a San Francisco Javier

 

 

monumento a Santiago Ramón y Cajal

Obra de Josep Blasco y Canet, la pieza consta de un elevado pedestal de forma cúbica trabajado en piedra, sobre el que se eleva un monumental busto en bronce que representa con técnica impresionista pero gran fidelidad física los rasgos de Santiago Ramón y Cajal.

En 1994, con motivo de las III Jornadas Ramón y Cajal, organizadas conjuntamente por el Colegio de Médicos de Pamplona y el Ateneo Navarro, se erigió este monumento que se localiza en los jardines del Hospital de Navarra. Fue inaugurado en Marzo de 1994.

 

monumento a Santiago Ramón y Cajal

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

monumento a Íñigo López de Loyola

 

Obra del artista catalán Joan Flotats, está situado en la avenida de San Ignacio y conmemora el lugar y el momento en que Íñigo López de Loyola cayó herido en la defensa del castillo de Santiago. Compuesto por cuatro figuras humanas y un perro, centra la composición el joven Iñigo de Loyola tendido en una camilla. Un monumento en argamasa y piedra artificial (copia del bronce original que se encuentra en Loyola, Azpeitia) fue instalado en 1950, siendo luego sustituído por el actual en broce que fue inaugurado el 29 de Julio de 2005.

Poco después del intento frustrado de recuperación del trono por Juan de Albret en octubre de 1512, Fernando el Católico en el año 1513 ordena comenzar la modernización de las fortificaciones de la ciudad, construyendo a este efecto un nuevo castillo - el castillo de Santiago - adelantado hacia el Sur donde hoy se encuentra el antiguo Archivo General de Navarra, su jardín y la Real Basílica de San Ignacio de Loyola. Se puso a prueba en 1521, en el tercer intento de recuperación del trono, en este caso por parte de Enrique II de Navarra Albret Foix-Grailly (1503-1517-1555), con la determinante ayuda de su futuro suegro el rey de Francia François I de la rama Valois-Orléans-Angulema (1494-1515-1547), acérrimo enemigo del emperador Carlos V del que un día sería su prisionero en la Torre de los Lujanes en Madrid.

 

 

 

 

 

monumento a Íñigo López de Loyola

 

En esta ocasión, la ciudad y después el nuevo castillo capitularon ante el francés André de Foix, señor de l’Esparre o Asparros (Asparrot), quedando herido en este asedio el guipuzcoano Íñigo López de Loyola que estaba al servicio castellano del duque de Nájera y fue hecho prisionero. Los habitantes de Pamplona prestaron entonces juramento de fidelidad al soberano navarro Enrique II de Navarra Albret (1503-1517-1555) el 19 de mayo de 1521.

 

 

arquería gótica de Teobaldo I de Navarra Champagne

 

Se localiza en los jardines de la Taconera, Rincón de Vista Bella, al borde de los fosos. Se instaló en el año 1935.

En su configuración original, el monumento a Teobaldo I de Navarra Champagne (1201-1234-1253) combinaba arquitectura y escultura. La parte arquitectónica está formada por una arquería gótica de once arcos apuntados con trilóbulos interiores que apoyan en pilares y basas poligonales, procedente del antiguo monasterio cisterciense de Santa María de Marcilla, a la que se incorporaron emblemas heráldicos y textos en caracteres góticos alusivos a la conmemoración en 1934 del VII Centenario del advenimiento del lV conde de Champagne al trono de Navarra. Completaba el monumento la estatua sedente de Teobaldo I, realizada por el médico y humanista donostiarra Victoriano Juaristi en colaboración con el escultor de Villava José María Iñigo Iñarena, en la que representaban al «Rey Trovador». Desgraciadamente, la escultura no ha llegado a nuestros días, ni tampoco se tienen noticias de la réplica que según testimonios de sus allegados hubo durante un tiempo en el jardín de la Clínica San Miguel.

 

 

O

arquería gótica de Teobaldo I

 

 

monumento a San Francisco de Asís

 

Se localiza en la plaza de San Francisco, frente a las Escuelas Municipales.

En 1926, tres frailes franciscanos solicitaron que en la plaza de San Francisco, «en el lugar que se encuentra la estatua de la diosa Ceres frente a las Escuelas Municipales, se permitiera erigir un monumento a San Francisco de Asís en recuerdo de la paz que trajo un día a Pamplona». En aquel momento el espacio era ocupado por la escultura en honor a la Beneficencia, conocida popularmente desde principios de siglo como la «Mari-Blanca»

Monumento realizado por Ramón Arcaya, arranca de una escalinata de doble peldaño, sobre la que se elevan un bloque cúbico a modo de pedestal, y una robusta columna de disposición circular. Una leyenda en la base de la columna recuerda la fecha de remodelación del monumento: «Navarra a San Francisco de Asís. 1993».

 


 

 

 

monumento a San Francisco de Asís

 

monumento al General Sanjurjo



Se localiza en la calle Taconera, entre las calles San Antón y San Gregorio.

El monumento a Sanjurjo, erigido por suscripción popular, fue inaugurado el 13 de julio de 1929, acto al que no pudo asistir el homenajeado a causa de una enfermedad. En la madrugada del 26 de junio de 1972 el monumento quedó dañado por el estallido de una bomba que pretendió volar el monumento. Aunque fue restaurado y el 30 de diciembre de ese mismo año tuvo lugar su reinauguración, continuaría siendo objeto de ataques y actos de vandalismo en sucesivas ocasiones, de manera que el 23 de mayo de 1988, el Consistorio pamplonés por acuerdo plenario de 28 de abril, se procedió a retirar la efigie del General homenajeado.

 

O

monumento al General Sanjurjo

 

 

monumento a Ernest Hemingway


El conjunto escultórico se compone de un gran bloque de granito de Guadarrama, cuya parte inferior se configura a modo de pedestal, en tanto que la superior esboza de manera sintética el torso y brazos del escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway, ataviado con su característico jersey de cuello vuelto y en actitud de presenciar una corrida de toros apoyado en la barrera de la plaza. Es obra del escultor barcelonés Luis Sanguino. La inauguración del monumento tuvo lugar el 6 de julio de 1968, acto que contó con la presencia de la viuda del escritor, Mary Hemingway.

Se localiza en el Paseo de Hemingway, junto al coso taurino.

 

monumento a Ernest Hemingway

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

 

monumento a Sancho III Garcés "el Mayor"



Se localiza en el extremo del parque de la Media Luna, junto a la avenida de la Baja Navarra.

Escultura en bronce, obra de Alberto José de Orella, representa el rey Sancho III el Mayor acompañado de una alusión a los territorios históricos en los que se enmarcó su reinado. Apoya su mano izquierda sobre un gran bloque de piedra de Tafalla en el que están representados en bronce los escudos de Pamplona y Nájera -  “imperante Sancio rex in Pampilona et Naiera” , y en otros dos bloques figuran los escudos de Castilla y Aragón, que quedan a unos metros de distancia para significar que se encontraban en los límites de su reino.

 

Sancho III el Mayor



En el año 2004 se conmemoró el

Milenario de la subida al trono de Sancho III el Mayor como "rex pampolinesium" o "rey de los pamploneses", aunque los historiadores suelen expresar "rey de Pamplona". Para ello, el Ayuntamiento de Pamplona junto con la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra, organizó diferentes actos culturales destinados a aproximar la figura del monarca a los ciudadanos. La inauguración del monumento tuvo lugar el 14 de mayo de 2004.

 

monumento a Íñigo Arista

Obra de Juan Diego Miguel, la escultura representa al primer "rey de los pamploneses" en posición erecta, como un centinela, mirando hacia el Este, en actitud hierática debido a su construcción esquemática. Porta escudo circular y abierto sobre su costado derecho, y con su mano izquierda sujeta una lanza que apoya en tierra.

Se localiza en el Tercer Ensanche, en la glorieta de la avenida de Navarra en su cruce con la calle Íñigo Arista. Fue colocado en este lugar el año 2003.

 

monumento a Iñigo Arista

 

 

monumento a Pompeyo

Conjunto escultórico, obra de José Antonio Eslava, compuesto por un monolito de cemento blanco de ocho metros de altura, en cuya cara sur se despliega un grabado de carácter simbólico alusivo a la ciudad de Pamplona. A su cara norte se adosa un torso trabajado en hierro batido que representa al general Pompeyo Graco, fundador de la ciudad.

El monumento se inauguró en diciembre de 1992 y se localiza en la rotonda de la plaza Juan XXIII del Tercer Ensanche.

 

monumento a Cneo Pompeyo Magno
106-48 a.C.

 

 

monumento al Pelotari



Obra en bronce de Rafael Huerta que queda elevada sobre un pedestal de piedra. Representa a un pelotari cestapuntista realizando el movimiento denominado «reboteando de revés». La pieza tiene una considerable dificultad técnica y en ella se muestra el equilibrio y compensación de volúmenes. En el mes de abril de 1990, el Departamento de Obras Públicas del Gobierno de Navarra encargó esta obra escultórica para ornamentar la carretera N-111, saliendo de Pamplona hacia Estella y Logroño.

 

 

 

 

 

monumento al pelotari cestapuntista

 

 

monumentos al Padre Esteban de Adoáin

 

Coincidiendo precisamente con el Primer Centenario de la muerte del Padre Adoáin, capuchino misionero navarro, el 7 de octubre de 1980 tuvo lugar la inauguración del monumento al Padre Esteban, en el marco del V Congreso Ibérico de Capuchinos organizado por las provincias de España y Portugal. Es una obra del peraltés José Ulibarrena. El monumento se localiza cerca del río Arga, en la calle Errotazar, 42 Plazuela de la Iglesia de Capuchinos. Se inauguró en Octubre de 1980.

 

monumento al Padre Esteban de Adoáin

 

Desde Octubre de 1947 se localiza otra escultura del Padre Esteban, cerca del río Arga en los jardines de la Curia Provincial de los Padres Capuchinos en el barrio de San Pedro. El religioso capuchino José María de Vera, esculpió este monumento en piedra al padre Esteban de Adoáin.

 

Padre Esteban de Adoáin


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

monumento a los muertos (Vida y Muerte)



El conjunto escultórico de Ramón Arcaya está formado por dos grandes bloques de granito con planteamientos opuestos. En uno de ellos, sobre una gruesa lápida, descansa el cuerpo sin vida de un joven, tan sólo cubierto por un paño de pureza. Por encima de él, sentado en un rústico bloque de granito, se halla la figura de un hombre en actitud pensativa.

Se localiza en la entrada principal del cementerio de Pamplona (San José). Inaugurado en Septiembre de 1922.

 

monumento "Vida y Muerte"

 

monumento Romper la Vida, Muerte y Desamparo

Monumento de Juan José Aquerreta, dedicado a las víctimas del terrotismo de ETA. El grupo escultórico consta de dos figuras en bronce fundido relacionadas entre sí. La de mayor tamaño representa a un hombre que acaba de recibir un disparo en la nuca, desplomándose hacia atrás. La más pequeña es un niño de corta edad, testigo del asesinato e hijo de la víctima. El conjunto se eleva sobre un alto pedestal de piedra arenisca que desempeña a la vez un papel simbólico y estético.

El monumento surge del concurso convocado por la Fundación Tomás Caballero para recordar en Pamplona a las Vícitimas del Terrorismo. Fue inaugurado en Abril del año 2007. Se localiza en la plaza del Baluarte.

 

monumento a las Víctimas del Terrorismo

 

 

monumento a los Toros



El monumento parte de un basamento de hormigón, sobre el que se eleva una estructura a modo de obelisco o pirámide truncada que incorpora en cada una de sus caras cuatro apliques de madera de forma rectangular, en alusión al vallado de los encierros sanfermineros. Corona el conjunto una monumental esfera de la que surgen cuatro cabezas de toro que miran a los cuatro puntos cardinales, como referencia al mundo taurino. Es una obra de Carlos Ciriza, de Estella, adquirida por el Ayuntamiento en diciembre de 1998.

Se localiza en el exterior de la plaza de toros.

 

O

monumento a los Toros

 

monumento a la Paz



Conjunto rupturista y controversial de Rafael Bartolozzi formado por dos figuras (Mujer y Hombre), de unos 3 m de altura, insertas en isletas ajardinadas, situadas al pie de dos columnas de 12 m de altura sobre sendas isletas. En las caras de los capiteles de dichas columnas, de 2 m de arista, va inserta con letras del mismo material de acero la palabra «paz» en ocho idiomas (en uno en castellano, vascuence, inglés y latín, y en el otro en alemán, árabe, francés y japonés).

Se localiza en la plaza de la Paz, donde comienza la avenida del Ejército.

 

O

alegoría de La Paz



estatua de Polifemo

Escultura de José Ramón Anda, representa a Polifemo, un terrible genio antropófago, hijo de Poseidón, el dios de los mares en la mitología griega. El ojo de Polifemo podría ser símbolo sagrado, especie de ojo que nos observa desde lo alto, que ofrece el cielo a su través, O un menhir de significado misterioso.

Se localiza en el parque de Antoniutti, instalada en el año 1993.

 

Polifemo

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

monumento al Encierro de Toros

 

Se localiza en la avenida de Roncesvalles, en su confluencia con la avenida de Carlos III.

 




El conjunto escultórico de Rafael Huerta está compuesto por diecinueve figuras - seis toros inspirados en el hierro de Victorino Martín, tres cabestros y diez corredores - que inmortalizan en bronce patinado, una instantánea del encierro por el tramo de la calle Estafeta. Con un peso superior a diez toneladas, queda asentado sobre una plataforma de hormigón armado y recubierta con loseta. El monumento se inauguró por primera vez el 6 de julio de 1994, a pocos metros de la Plaza de Toros. Este primer grupo escultórico en bronce se reducía a dos corredores tratando de conducir a golpe de periódico a un toro rezagado. Una década más tarde, en febrero de 2004, el escultor bilbaíno recibió el encargo del Ayuntamiento de Pamplona para desarrollar el conjunto en su totalidad. La segunda inauguración tuvo lugar el 21 de abril de 2007.

 

 


.


.


.

 

 


.


.


.

 

 


.


.


.

 

 


.


.


.

 

 

monumento al Encierro de Toros

 

 

 

estatua de la Tramontana



Obra escultórica de Joan Abras, artista gerundense, representa una figura femenina, muy estilizada y dotada de gran verticalidad, agitada por el viento que azota su cuerpo. Los largos cabellos de la muchacha resultan movidos caprichosamente por el viento y contribuyen en otorgar a la obra un movimiento destacado.

Se localiza en la plaza de Europa, Tercer Ensanche, a donde llega la avenida de Bayona. Fue instalada en 1990.

 



monumento al Duque de Ahumada

Se trata del busto en bronce del fundador de la Guardia Civil. El conjunto se eleva sobre una base de granito de doble peldaño y un pedestal de piedra de Colmenar en el que puede leerse la dedicatoria: «Navarra al Duque de Ahumada. 1803-1869».


La inauguración del monumento al Duque de Ahumada, sufragado por la Diputación Foral de Navarra, tuvo lugar en el marco del homenaje a la Guardia Civil celebrado en Pamplona el día 17 de diciembre de 1969 con motivo del Primer Centenario de la muerte de su fundador. Francisco Javier Girón y Ezpeleta, Duque de Ahumada y Marqués de las Amarillas nació en Pamplona en 1803 en el seno de una de las familias nobiliarias de la ciudad.

Se localiza en la avenida de Galicia, Comandancia de la Guardia Civil.

 

O

monumento al Duque de Ahumada

 

monumento El Sueño



Se localiza en el Patio de Gigantes, calle Descalzos nº 72.

La obra en bronce muestra a una mujer desnuda, trabajada de forma naturalista, recostada sobre un lecho. En el año 1990, el Ayuntamiento de Pamplona adquirió varias esculturas que protagonizaron la exposición «Espacios de Arte», inaugurada el 13 de febrero de 1990 dentro de los actos organizados por el Ayuntamiento para conmemorar el VI Centenario de la Coronación de Carlos III el Noble. La muestra estaba compuesta por seis esculturas, que una vez finalizada la exposición, quedaron instaladas en distintos puntos de la ciudad, entre ellas "El Sueño", de Rafael Huerta.

monumento El Sueño

monumento al Dr. Nicasio Landa

Se localiza en los jardines del Hospital de Navarra.

Escultura en bronce de Rafael Huerta, el médico y humanista navarro aparece vestido con bata de doctor, con las manos apoyadas en un libro abierto, simbolizando así su doble faceta de médico y escritor e intelectual. En el mes de abril de 1999 y a iniciativa del doctor José Javier Viñes Rueda, se rindió homenaje al doctor Nicasio Landa, inaugurándose el monumento.

 

monumento al Dr. Nicasio Landa

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

escultura de la "Unidad Triple y Liviana"

Se localiza en la plaza del Castillo.

Escultura de Jorge Oteiza, la obra fue adquirida por la Cámara de Comercio e Industria de Navarra y cedida en 1997 al Ayuntamiento de Pamplona, para su colocación en la vía pública. Se ubicó en primer lugar, el 29 de diciembre de 1999, en la plaza del Castillo, justo en el inicio de la avenida de Carlos III. Las obras del aparcamiento subterráneo de dicha plaza obligaron a su retirada temporal. Posteriormente, en junio del 2004, la escultura fue reintegrada con alguna controversia a la plaza del Castillo, ubicándose en un lugar hacia el Norte de la citada plaza.

 

escultura "Unidad Triple Liviana"



escultura "Coreano"

 

Escultura de Jorge Oteiza, se puede percibir una figura humana, aún sin rasgos definidos, con sus piernas, cuerpo, y cabeza. Tiene los brazos en alto y apoya las manos en la nuca. El origen de esta escultura es una obra del año 1950 que se conservaba en una colección particular. De la misma existe una réplica en el Museo Fundación Oteiza de Alzuza. La Cámara de Comercio e Industria de Navarra adquirió esta obra y la cedió en 1997 al Ayuntamiento de Pamplona para su ubicación en la vía pública. La pieza se instaló en la plaza del conde de Rodezno el 29 de diciembre de 1999. Fecha en la que también se ubicó en la Plaza del Castillo, otra escultura de Oteiza, ‘Unidad Triple y Liviana’.

 

"Coreano"

monumento a la Familia

El conjunto escultórico, trabajado en bronce de forma abstracta, está compuesto por un matrimonio acompañado de sus tres hijos, que mediante una actitud amorosa se enlazan alrededor de sus progenitores. Es una obra de la escultora holandesa Henriette Boutens afincada en Pamplona desde 1970. Se localiza en la esquina de la avenida de Pío XII con la Vuelta del Castillo, en el Tercer Ensanche. Fue inaugurado el 31 de mayo de 2002.

 

monumento a la Familia

 

escultura de torso masculino



La pieza escultórica de bronce está colocada en medio de una fuente diseñada con materiales polícromos. El diseño del conjunto se debe a la arquitecta Edurne Iriarte. En la parte central de la fuente, sobre una doble elevación circular, se erige el torso de un hombre, dotado de un buen y cuidado estudio anatómico que es, sin duda, lo que más destaca en el conjunto. La figura humana, a la que se le imprime cierto dinamismo, carece de cabeza y de extremidades.

Se localiza en el parque de la Vaguada, entre el Instituto Ermitagaña y la Residencia de la Tercera Edad. La escultura fue instalada en 1989.

 

escultura de torso masculino

 

escultura "Europa"

Obra de José Antonio Eslava, realizada en hierro con superficie pulida al fuego, que representa la anatomía de una mujer desnuda y recostada, que sostiene un ángulo recto en su mano izquierda elevada. La postura forzada que adopta la figura femenina, muestra cierta similitud con el mismo personaje mitológico del Rapto de Europa de Tiziano. En esta escultura se quiere plasmar a la diosa Ceres, deidad romana de la agricultura y de la fertilidad, por lo que la pieza sale prácticamente de la tierra.

La escultura se localiza en el parque de Antoniutti junto al portal de la Taconera. Fue adquirida en 1990 por el Ayuntamiento de Pamplona en la exposición «Espacios de Arte», organizada dentro de los actos conmemorativos del VI Centenario de la Unción y Coronación de Carlos III el Noble.

 

 

escultura "Europa"

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

monumento a S.S. Juan Pablo II

 

La estatua realizada en bronce, de tres metros de altura y 975 kilos de peso, es figurativa de estilo clasicista y está situada en la rotonda entre Monte Monjardín y la Avenida Juan Pablo II, junto al Club de Tennis, cerca del monumento a los Caídos de la plaza del conde de Rodezno.

Escultura de bronce promovida por el Arzobispado de Pamplona en honor al papa Juan Pablo II, fallecido el 2 de abril de 2005 y primer pontífice que visitó Navarra, el 6 de noviembre del año 1982.

Se localiza en la rotonda entre calle Monte Monjardín y Avenida Juan Pablo II, junto al Club de Tennis. El monumento fue inaugurado en octubre de 2010.

 

monumento a S.S. Juan Pablo II

 

La iniciativa partió de la ciudad polaca de Torun, ciudad que compartió con Pamplona la candidatura a Capital Europea de la Cultura en 2016, por lo que las relaciones entre ambas ciudades se estrecharon y se realizaron diversos proyectos de intercambio cultural entre ambos ayuntamientos. Fue el Ayuntamiento de Torun quien pidió al Consistorio pamplonés la cesión de suelo para que se ubicara en Pamplona una escultura similar a la que ya poseía su ciudad en homenaje a este pontífice de origen polaco, solicitud que fue respaldada por los arzobispados de Pamplona y Torun.

El autor de esta pieza escultórica es el polaco Stanislaw Radwanski, antiguo profesor de la academia de Bellas Artes de Gdansk, Polonia, que hizo la maqueta original para la estatua ubicada en Torun.

 

escultura de San Josemaría Escrivá de Balaguer



La imagen, en bronce, muestra al Fundador de la Universidad de Navarra en pie, ataviado con las vestes y collar de Gran Canciller trabajados con gran detallismo, en actitud de entregar el título de «Doctor Honoris Causa» en el marco de un solemne acto académico que preside. Esta obra es un homenaje que rindió la Universidad de Navarra a quien fuera su fundador, San Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975), dos años antes de que fuera canonizado por el Papa Juan Pablo II el 6 de octubre de 2002.

Se localiza en el patio del edificio central de la Universidad de Navarra. El monumento se inauguró en Junio de 2001.

 

San Josemaría Escrivá de Blaguer

 

monumento al Sagrado Corazón



La escultura del Sagrado Corazón de Jesús está ubicada en el recinto del Seminario Diocesano San Miguel de Pamplona frente al edificio nuevo, en la avenida de la Baja Navarra. Este monumento de seis metros de altura y 2.500 kg de peso, está formado por una escultura figurativa de estilo clásicista realizada en bronce por el escultor extremeño Rodrigo Espada Belmonte. El proyecto de colocación de esta escultura partió del Arzobispado de Pamplona, a raíz de las palabras del Papa Benedicto XVI animando a los nuevos sacerdotes y fieles a rezar al Corazón de Jesús.

La inauguración de la estatua tuvo lugar el 20 de junio de 2010, coincidiendo con el día de la consagración de las diócesis de Pamplona y Tudela al Corazón de Jesús.

 

monumento al Sagrado Corazón

 

esculturas abstractas de la Ciudadela y Vuelta del Castillo



"Diálogo a Seis" es una escultura de Alberto Orella - también conocida como "Sol Naciente" -, realizada en hierro forjado, quiere representar de manera simbólica el encuentro de las seis Merindades de Navarra. La obra está sustentada sobre un pedestal del que surgen seis piezas independientes en sentido vertical, inicialmente rectangulares y que van alcanzando diferentes alturas. Todas ellas se unen, en la parte superior de la escultura, en un semicírculo incompleto que interpretamos como la unidad de las partes, y que simbolizaría a Navarra.

Se localiza en la Vuelta del Castillo, junto a la avenida de Pío XII. Su instalación data de 1990.

 

"Diálogo a Seis"

 

En la Ciudadela y en los jardines de la Vuelta del Castillo se han colocado una gran variedad de esculturas, principalmente abstractas, que contrastan controversialmente con el ambiente histórico del recinto militar:



"la mujer ciprés"
"el primer beso, el abrazo"
"articulación flotante"
"huecos"
"Odiseo"
"estrella"
"raíces del cielo"
"modulaciones"
"atleta griego"
"bruja"
"oteando el horizonte"
"serie sonoridad"
"estela de Marte"

y otras que no llevan título.

 


volver a INDICE de esculturas y monumentos

 

 

fuentes y surtidores
pozos
molinos y manantiales de agua

 

* fuentes, surtidores


fuente en plaza de las Recoletas
fuen
te de Neptuno Niño, plaza del Consejo
fuente de Santa Cecilia, plazuela de Navarrería
fuente baja de Santa Cecilia
fuente y farola de los Delfines, plazuela San José

antigua fuente de la Abundancia o de la Beneficencia, plaza del Castillo
fuente de la calle Descalzos
fuente de San Antonio o San Antón
fuente de Tejería
fuente del León

fuente del Batueco
fuente de Santa Engracia
antigua fuente de la Teja
fuente en la Ciudadela
fuente de la Taconera

fuente del Hierro
surtidor del parque de Larraina
fuentes del quiosco de la plaza del Castillo
fuente en el parque de la Media Luna
fuente de casa Zarranz, parque de la Media Luna

fuente de plaza Circular, Príncipe de Viana
fuente en el parque Yamaguchi
surtidores en jardines de la Taconera
fuente en plaza de las Merindades
fuente en jardines del Palacio de Navarra

fuente en jardines de la Taconera
fuente El Vergel, barrio de San Pedro





* en la plaza de las Recoletas, frente a la iglesia San Lorenzo, se encuentra una fuente realizada a finales del siglo XVIII siguiendo el diseño que en 1778 presentó Luis Paret. Tiene forma troncopiramidal, a manera de un obelisco, asienta en un basamento cúbico, lleva recipientes avenerados y remata en un jarrón. La decoración de guirnaldas que rodea el escudo de la ciudad es propia de la estética neoclásica de esa época.

 

 

 

fuente de las Recoletas

 

* en la plaza del Consejo, frente al palacio de los condes de Guendulain, se encuentra una fuente que forma parte de los diseños que el pintor Luis Paret presentó al Ayuntamiento en 1778. Presenta planta cuadrada que en alzado desarrolla un basamento en el que se incluyen los recipientes curvos más el cuerpo cilíndrico y el remate culminado por un pequeño Neptuno. Las guirnaldas corresponden al gusto neoclásico. En 1563 se había instalado una fuente en la actual plaza del Consejo para abastecer a los vecinos de San Cernin y San Nicolás. Esta fuente se alimentó con aguas de Iturrama, que se condujeron a la ciudad por un puente de piedra que atravesó el foso de las murallas próximas a la puerta de la Zapatería (al final de la calle de San Antón). Fuente de Neptuno Niño: se proyectó para ser colocada en la Taconera, pero se instaló en la Plaza del Consejo, en cuyo centro continúa.

 

 

 

 

fuente de Neptuno Niño

 

* en la plazuela de Navarrería o de Santa Cecilia se localiza la fuente de Santa Cecilia. Originalmente se había colocado en la antigua plaza de Zugarrondo, frente a la basílica de Santa Cecilia y junto a la fuente vieja del mismo nombre, hasta que en 1854 se suprimió esta última. En 1913 la fuente de Santa Cecilia es trasladada a su actual emplazamiento en la calle de la Navarrería. Se trata de un diseño de Luis Paret de 1778 junto a otros cuatro proyectos para fuentes que presentó al Ayuntamiento. Está realizada en piedra de sillería, acoplándose en el primer cuerpo los recipientes avenerados que dan paso al cuerpo cilíndrico donde, además de los caños, se introduce la decoración de gusto clasicista a base de guirnaldas. Como remate se alza un jarrón de tipo imperial, del que ha desaparecido la piña del final.

 

 

 

 

fuente Santa Cecilia

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

* fuente baja de Santa Cecilia: situada en la plaza de Santa Cecilia, en la confluencia de las actuales calles de Mercaderes, Calderería y Curia. Se encontraba adosada al muro de la basílica de Santa Cecilia, en un plano bajo, al que se accedía con cuatro escaleras desde el nivel de la acera. Con la traída de aguas de Subiza, se construyen varias fuentes monumentales, una de las cuales, llamada de Santa Cecilia, se instaló frente a la basílica y junto a la antigua fuente. Ambas estuvieron juntas hasta 1853, año en que se derribó la basílica y entonces el Ayuntamiento decidió suprimir la vieja fontana de la que sólo manaba el agua durante tres meses escasos al año.

* fuente y farola de los Delfines, plazuela de San José: frente al lateral Norte del lado del Evangelio de la Catedral, se ubica una esbelta fuente de fundición que termina en una farola de triple brazo. La decoración de guirnaldas de gusto clasicista se acomoda a la fecha de 1877, año alrededor del cual se fabrica. Se trasladó a este lugar en 1952 desde la plaza de Santo. En 1877 se derribó el Almudí que estaba en la plaza del Mercado, trasladándose la fuente que estaba allí hasta la calle de los Descalzos. El Ayuntamiento, para ornamentar la plaza, construyó una nueva fuente de hierro colado con una gran taza en la que caía el agua de cuatro caños adornados con otros tantos delfines. En 1952, al derribarse el viejo edificio del Ayuntamiento, se trasladó esta fuente de hierro colado a la plazuela de San José, donde se puede contemplar, aunque mutilada en su parte superior.

 

fuente y farola de los Delfines

 

* antigua fuente de la Abundancia o de la Beneficencia: fuente diseñada por Luis Paret en 1778 que fue inaugurada en 1800 en la plaza del Castillo. Presentaba el asca poligonal y un potente cuerpo prismático con los frentes marcados por pilastras de capitel corintio, cuerpo que daba paso al pedestal troncopiramidal de remate donde asentaba la figura alegórica de la Beneficiencia o Abundancia. Fue la más hermosa de todas las fuentes de Pamplona y se instaló en el centro de la plaza del Castillo hasta 1910, en que fue demolida, colocándose en su lugar un quiosco de madera de porte ecléctico para la música que desde 1900 estaba en un lateral de la plaza, frente al Casino y Café Iruña. El quiosco de madera fue desmantelado en 1943 y sustituído por el actual de piedra. Esta fuente estaba coronada por la estatua de la Beneficencia, que fue llamada la “Mari-Blanca”. La estatua fue desmontada y colocada en 1912 en la plaza de San Francisco, hasta que en 1927 se trasladó a los jardines de la Taconera, donde hoy continúa.

 

antigua fuente de la Beneficencia o "la Mari-Blanca"


"la Mari-Blanca" en los jardines de la Taconera

 

* en la calle Descalzos se localiza una fuente de vista frontal que cierra la belena y se abre a la calle Eslava. Fue encargada por el Ayuntamiento en 1856 en estilo para la plaza de Santo Domingo, detrás del Ayuntamiento. Es obra de José María Villanueva Ergui. En la remodelación de esta plaza en 1876 se suprimió la fuente y al año siguiente se colocó en la calle Descalzos. Consta de un asca de trazado mixtilíneo que da paso al cuerpo decorativo convexo y jarrón de remate. La decoración se reduce a una guirnalda dieciochesca que se enrolla en el cuerpo y en el jarrón.

 

fuente en calle Descalzos

 

* antigua fuente de San Antonio o de San Antón: De finales del siglo XVI o principios del siglo XVII. Posiblemente se hizo con aguas de Iturrama, y quizá fuese una derivación de dichas aguas conducidas a la Ciudadela. Su caudal era muy copioso y el sobrante se decidió entregarlo al convento de las Recoletas, que estaba en construcción. Esta fuente se situaba en la Taconera, en el lugar donde hoy se levanta el monumento a Navarro Villoslada. El agua brotaba en una hondonada situada a unos 7 metros de profundidad, alrededor de la cual había árboles, lo que hacía que el lugar fuese muy agradable. Por el frescor de sus tres caños de agua.

* fuente de Tejería. También conocida como "fontana vieilla", aparece citada desde 1232. Esta fuente aparece en el diseño (realizado por Pizaño en 1548) del castillo y lienzo de muralla que cubría el lado Sur de la ciudad y que se extendía desde la citada fortaleza hasta el baluarte de Labrit. De esta fuente se tomó y se condujo agua hasta la plaza de Santa Cecilia. El agua de esta fuente caía sobre un gran abrevadero, el cual dio nombre a la calle que, partiendo de la plaza del Castillo, terminaba en él. El nombre de la calle del Abrevadero duró hasta 1855 en que cambió por el de calle de Espoz y Mina. En 1921, al derribarse las murallas y construirse el muro de contención que se encuentra debajo de la Plaza de Toros, y al costado de la calle Juan de Labrit, la fuente y el abrevadero quedaron adosados al muro,

 

fuente-abrevadero adosado al muro del Paseo de Hemingway

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

* fuente del León: también alimentada con aguas de Iturrama, canalizadas hasta este lugar y hasta la fuente de la Taconera. Se localizaba en la Cuesta de la Estación, y debía su nombre a la estatua de un león que coronaba su parte superior. En su día tenía una verja de hierro. Esta estatua fue destruida en 1823 durante el bombardeo de Pamplona por las tropas de Fernando VII, ayudadas por los Cien Mil Hijos de San Luis, que bloqueaban la plaza. Al construirse el muro de contención de los jardines de la Taconera, se instaló en una hornacina junto con un pequeño abrevadero. Esta fuente fue en sus tiempos una de las más célebres de la ciudad. Esta fuente fue tapiada al instalarse el ferrocarril, a petición de la Sociedad del Irati en 1911.

* antigua fuente del Batueco. Estuvo junto al camino que desde el final de la tapia del Hospital, conduce al puente de Miluce, a mano derecha. La fuente, con unas gradas de piedra, está enterrada a la altura de la última casa, de la fila de ellas existentes en la actualidad. A esta fuente de agua medicinal acudían gran número de reumáticos, bronquíticos y enfermos de la piel. En la mañana de San Juan la afluencia de visitantes adquiría carácter de romería, ya que en dicha fecha la acción terapéutica de sus aguas era más eficaz. Al estar en un lugar tan apartado, muchos enfermos no podían acudir hasta allí, por lo que se construyó una caseta en la que se expendía el agua de dicha fuente, al final de la calle de las Navas de Tolosa. En el buen tiempo era habitual ver a los agüistas paseando por el Bosquecillo y acercándose a la caseta para tomar la dosis prescrita de tan repugnante agua.

* antigua fuente de Santa Engracia: estuvo situada hasta los años 70 del siglo XX frente al puente de Santa Engracia, en la calle de Joaquín Beunza de la Rochapea. Tenía tres caños, con agua durante todo el año, y un abrevadero. La calidad de sus aguas gozaba de tal fama que los vecinos pudientes de Pamplona se hacían traer éstas por medio de aguadores desde tan distante paraje.

* fuente de la Teja: su nombre se debe a la forma de su caño. Desde tiempo inmemorial ha sido una de las fuentes más concurridas. Muchos pamploneses acudían a ella a pasar la tarde, llegando el Ayuntamiento a comprar los terrenos adyacentes con el fin de transformar aquel manantial en un lugar agradable (1865). Recientemente se eliminó con motivo de las obras de acondicionamiento del nuevo barrio residencial de Lezcairu.

 

antigua fuente de la Teja

 

* antigua fuente de la Ciudadela. La Ciudadela estaba dotada, en previsión de asedios, de un molino de trigo, tahona, y de una copiosa fuente. Es posible que sus aguas provinieran del manantial de Iturrama. A mediados del siglo XX un albañil que excavaba unos cimientos para la construcción de un chalet en el camino de la Fuente del Hierro encontró una gran veta de agua que corría canalizada en dirección a la Ciudadela.

* antigua fuente de la Taconera: situada frente a la puerta exterior de la Ciudadela (donde hoy comienza la calle del General Chinchilla, donde ha estado hasta hace poco la Delegación de Hacienda y ahora se encuentra la Escuela de Música Joaquín Maya), antes de derribarse los baluartes de la Victoria y de San Antón. Se alimentaba con aguas de Iturrama. Se construyó en 1640.

* la calle Fuente del Hierro es el antiguo Camino de Santiago, que también baja a la Universidad de Navarra. La fuente del hierro es un viejo manantial de aguas con alto contenido en hierro al que tradicionalmente acudían enfermas pamplonesas para fortalecerse, pues la clorosis (falta de hierro) les venía a muchas de ellas por coquetería, ya que era costumbre en aquella época (siglo XIX y principios del s. XX) que las damas de alta alcurnia tuvieran la tez pálida para distinguirse mejor de las mujeres de campo, quienes al trabajar de sol a sol veían cómo su aspecto era mucho más oscuro o moreno que aquellas otras damas. Estaba de moda y se llevaba la piel clara, por lo que no era “bello” lucir bronceado como ahora. Por eso era tradicional en las mujeres de campo que éstas llevaran un sombrero del que colgaba una tela blanca que les tapaba la cara para evitar el efecto de la radiación solar y por consiguiente poder mantener el color pálido de la cara. Como muchas no podían evitar los efectos del sol en su piel recurrían a otros métodos más curiosos, como por ejemplo tomar vinagre o limón en abundancia. Esto les provocaba a su vez la clorosis o anemia por falta de hierro en la sangre. De ahí la fama de dicha fuente pamplonesa que era ineludible para lograr recuperar la salud. En 1870, el Ayuntamiento adecentó el lugar y construyó una escalera y un pequeño muro de contención. Esa fuente es la que da nombre desde 1968 a una calle que va desde la Vuelta del Castillo hasta la carretera del Sadar. La ampliación de la carretera y el crecimiento del Campus Universitario le han restado presencia, hasta el punto de que hoy pasa casi desapercibida. Desde hace ya algunos años, además, se advertía al visitante de que su agua ya no era potable. Hoy en día ya no brota agua de su caño y ha quedado embutida y escondida dentro de una pequeña rotonda situada justo debajo del viaducto por el que cruza la Avenida de Navarra.

 

fuente del Hierro

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

* surtidor en el parque de Larraina

 

surtidor en el parque de Larraina

 

* fuentes del quiosco de la plaza del Castillo

A ambos lados del quiosco se ubican dos fuentes aveneradas.

 

fuentes en el quiosco de la plaza del Castillo

 

* fuente en el parque de la Media Luna

 

fuente en el parque de la Media Luna

 

surtidor en el parque de la Media Luna

 

* fuente frente a casa Zarranz, parque de la Media Luna

 

fuente frente a casa Zarranz en el parque de la Media Luna

 

* surtidores en la plaza Circular o del Príncipe de Viana

 

surtidores en la plaza Circular

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

* surtidores en el parque Yamaguchi

 

surtidores en el parque Yamaguchi

* surtidores en los jardines de la Taconera

 

surtidores en los jardines de la Taconera

 

* surtidores en la plaza de las Merindades

 

surtidores en la plaza de las Merindades

 

* surtidores en los jardines del Palacio de Navarra

 

surtidores en los jardines del Palacio de Navarra
antiguo Archivo de Navarra

 

* fuente en los jardines de la Taconera

 

fuente en los jardines de la Taconera

 

* fuente El Vergel en el barrio de San Pedro

 

fuente el Vergel

 

* fuente no identificada en Pamplona

 

fuente en Pamplona

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

pozos

 

pozo en la Catedral
pozo en el palacio del Condestable
pozo en la Cámara de Comptos
"Pocico" de San Saturnino o San Cernin

"pozoblanco" o de la Salinería
pozo en calle Calderería
pozo en calle del Redín

pozo en "La Mandarra de la Ramos"

 

* pozo en la Catedral

 

pozo en el patio del Arcedianato de la Catedral
con la cubierta de la cocina al fondo

 

* pozo en el palacio del Condestable

 

pozo en el palacio del Condestable

 

* pozo en la Cámara de Comptos

 

pozo en la Cámara de Comptos

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

* el pocico de San Saturnino o San Cernin. Se ubica en la confluencia de las calles de San Saturnino, Jarauta y Mayor. Una sencilla tapa de alcantarillado recoge en caracteres dorados la siguiente inscripción: “Aquí está el pozo con cuya agua según tradición bautizó San Saturnino a los primeros cristianos en esta ciudad”. Una descripción ocular de mediados del siglo XVIII lo presenta con cierto rango monumental. No obstante, sus elementos básicos debían ser similares a los de otros pozos del Casco Viejo. Mostraba una cubierta “como media bola de argamasa, sobre cinco columnas, debajo de las cuales está el brocal: muestra mucha antigüedad, aunque encima hay una cruz de piedra”. De él hoy sólo se conserva el propio cilindro excavado que cierra la tapa de registro.

 

pocico de San Saturnino

 

* el "pozoblanco". El “pozo de la Salinería” o “Pozo Blanco” fue, junto a los de Zugarrondo o San Saturnino, uno de los pozos más significados del Casco Viejo. Su nombre lo relaciona con la “Torre de la Salinería”, antigua denominación de la calle Zapatería. Lógicamente todos estos topónimos urbanos quedan vinculados al comercio y almacenamiento de la sal, bien muy preciado en la Edad Media. De ahí también su segunda denominación como “pozo blanco”. Al parecer desapareció en torno a 1870 en el curso de las reformas realizadas por el Ayuntamiento para mejorar la circulación de la calle.

Hasta la traída de aguas de Subiza, fechada a fines del siglo XVIII, sólo había en la ciudad dos fuentes con caudal estable y abundante: la del León (en la Taconera) y la de Santa Cecilia. El suministro, claramente insuficiente sobre todo en verano, se suplía con el agua tomada del río y los pozos, que llegaron a alcanzar la cifra de medio millar. Todavía en 1870 se catalogaban 348 “casi todos ellos con agua”. Su irregular salubridad y la traída de aguas de Arteta (fines del siglo XIX y 1920) certificaron su desaparición casi total en los primeros años del siglo XX. Recientemente, tras las obras de peatonalización y construcción de la galería de servicios subterránea por las calles del Casco Histórico, aparecieron los restos de este viejo pozo, quedando expuestos tras un grueso cristal que posteriormente fue tapado para evitar percances mayores.

 

"pozoblaco" o de la Salinería

 

* pozo en la calle Calderería

 

pozo en la calle Calderería

 

* pozo en la calle del Redín

 

pozo en un patio de la calle del Redín

 

* pozo en "La Mandarra de la Ramos"

En el restaurante "La Mandarra de la Ramos", sito en calle San Nicolás nº 9, se ha conservado un antiguo pozo.

 

pozo en "La Mandarra de la Ramos"

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

 

molinos y manantiales:

 

antiguo molino de Caparroso
molino de Ciganda
molino de Biurdana
manantial del lecho del río Arga

 

* molino de Caparroso. Situado en la orilla izquierda del río Arga, justo debajo del Fuerte de San Bartolomé, estaba ya construido en el siglo XI, aunque fue reconstruido en la transición de los siglos XV a XVI. Su primitivo nombre era el de Molino de San Miguel. En 1084 este molino existía, en los tiempos del obispo don Pedro de Roda, como propiedad de la catedral pamplonesa. El molino inicial altomedieval únicamente comprendía la torre y un canal de menor anchura que el actual. En 1278, el obispo de la ciudad decretó la unión de la Basílica de la Magdalena con sus molinos y pertenencias al Hospital de San Miguel para poder atender mejor el cuidado de los leprosos y de los pobres que se acogían a esta institución.

 

molino de Caparroso y frente Este de muralla de la Magdalena
grabado s. XIX

 

En 1485, el cabildo de la catedral de Pamplona permutó el molino a un tal Pedro de Caparroso (rico mercader de la ciudad), a cambio de otros terrenos. Por estas fechas parece que el molino fue reconstruido y remodelado. De esta forma, el edificio se recrece y toma dimensiones de torre, los pisos superiores de destinan a vivienda y se abren ventanas todavía existentes. Así mismo, se construye la cubierta a cuatro aguas. Desde entonces se le ha llamado Molino de Caparroso, aunque nunca se hubiera quitado la imagen protectora de San Miguel, que hasta principios del siglo XX se hallaba colocada sobre la portada principal.

Terminada la guerra contra los franceses, el molino continuó con sus labores de molienda hasta el año 1848, en que se transformó en una fábrica-fundición de aperos de labranza. Entre 1863 y 1865, y después de haber trabajado durante un año en una herrería de Pamplona, vino Julián Gayarre a trabajar como herrero a este lugar.

 

A finales del siglo XIX, la Electra de Aoiz adquirió el molino, montando una turbina a vapor para producir electricidad. Iberduero adquiere el molino en 1961, fecha en la que se produce la apertura de la puerta del muro Oeste. Desde entonces el molino se utilizaba únicamente de almacén. En la actualidad el molino pertenece al Ayuntamiento de Pamplona, quien le ha dado un nuevo uso como Escuela Municipal de Piragüismo.

 

el molino en la actualidad

 

* molino de Ciganda.

También llamado molino de la Magdalena, en su origen fue un molino harinero que después se convirtió en una central de generación de electricidad. Este uso se mantiene en la actualidad para abastecer al colegio “El Molino”, ubicado junto a la instalación. Se ubica sobre el río Arga no muy lejos del puente de la Magdalena y de Chantrea, aguas abajo.

No existen datos sobre su fecha de construcción. Se trata de una presa de piedra, de unos cuarenta metros de longitud, que daba servicio al molino de Ciganda.

 

Presa y Molino de Ciganda

presa y molino de Ciganda

* molino de Biurdana.

La presa sobre el río Arga tiene una longitud de cuarenta metros y dos metros y medio de altura. Su construcción se sitúa en época medieval. Durante muchos años estuvo al servicio de un molino harinero y actualmente contribuye a la generación de electricidad. Se localiza entre la pasarela los Tubos y el puente de San Jorge.

 

Presa y Molino Biurdana

presa y molino de Biurdana

 

* manantial del lecho del río Arga

Gracias a las muchas fuentes existentes en Pamplona, la ciudad tuvo resuelto ampliamente el problema del suministro de agua durante el siglo XIX, hasta el día 14 de septiembre de 1874, en que los Carlistas inician el bloqueo de Pamplona y cortan la conducción de agua de Subiza. Ante esta eventualidad el Ayuntamiento manda rápidamente colocar en la orilla del Arga una bomba con filtro. En 1874, Salvador Pinaqui descubre un manantial en la cascajera existente debajo de la presa del molino de Caparroso. Este manantial era de mejor calidad que la del agua de Subiza. Se instala una bomba para llevar esta agua hasta el depósito de las aguas de Subiza, que estaba situado en la calle de San Ignacio, junto a la basílica del mismo nombre.  

Finalizadas las guerras Carlistas en 1876, la población de Pamplona experimenta un aumento considerable, lo que motivó que el Ayuntamiento estudiara nuevos manantiales accesibles. En 1895 se realiza la traída de aguas desde el manantial de Arteta. La llegada de estas aguas se celebró en el estanque existente al final del Paseo de Sarasate, frente a la entonces Audiencia Provincial en construcción.

 


volver a INDICE de fuentes, pozos y molinos

 

parque Antoniutti
parque de la Ciudadela y Vuelta del Castillo
parque de la Media Luna
parque de la Taconera y el Bosquecillo

parque de Tejería
parque Yamaguchi
jardines del campus de la Universidad de Navarra

 

parque Antoniutti 

El parque se encuentra en el centro de Pamplona, entre el parque de la Ciudadela y el de la Taconera. Contiguo al parque de Larraina y atravesando el portal de la Taconera,. Fue construido en 1977 y tiene 41.000 metros cuadrados de superficie. E es un parque muy arbolado que cuenta con una pista de patinaje, un circuito de skate y un parque infantil. A la entrada, se encuentra el portal de la Taconera, construido entre 1641 y 1666 demolido en 1905 y reconstruido en 2002. Es una de las seis puertas que tenía Pamplona cuando estaba totalmente rodeada de murallas. En el parque podemos encontrar también escultura contemporánea, con la obra Polifemo. Asomándonos a la barandilla desde este parque se ve el estanque con patos y otras aves, que está situado en el foso de la muralla, en la parte baja del baluarte de la Taconera.

 




parque de la Ciudadela y de la Vuelta del Castillo

 

 

La Ciudadela es uno de los conjuntos defensivos más importantes de la arquitectura militar renacentista. La mandó construir Felipe II en 1571, para hacer frente a posibles incursiones francesas. En ella se encierra un parque público, cedido al Ayuntamiento en 1964, con amplias praderas de césped y árboles, una plazoleta central con una fuente, bancos para el descanso, una zona de ocio infantil, pistas de juego, frontón y estanques. El portal del Socorro une la Ciudadela con el parque de la Vuelta del Castillo.

Parque de la Vuelta del Castillo que está ubicado en los glacis de la Ciudadela, rodeandola, en una zona en ligero desnivel hacia los fosos y las murallas. Se accede a la Ciudadela a través de la puerta de la contraguardia de Santa Isabel y luego de la puerta del Socorro. Es el más extenso de la ciudad, y tiene una superficie de 300.000 metros cuadrados. Cuenta con extensas praderas, arbolados y caminos peatonales. Desde el siglo XVII, ésta ha sido una zona de paseo.

 




parque de la Media Luna

Corresponde al Segundo Ensanche y fue diseñado hacia 1939 por Victor Eúsa, concibiéndolo como un jardín árabe con alberca, fuentes, setos recortados y rosaleda . Anteriormente, en 1932, se había realizado el muro de contención sobre el río Arga. Se construyó en uno de los extremos del recinto amurallado. Ocupa una extensión de 67.000 metros cuadrados. Es un parque de diseño romántico, en forma de luna menguante, ajardinado a principios de siglo y en él podemos encontrar fuentes, un estanque con peces, una pista de patinaje, dos parques infantiles, un café con terraza y un mirador sobre el río Arga. Posee 43 especies arbóreas, entre ellas varias sequoias, y setos de arbustos y otras plantas. A lo largo de su recorrido podemos encontrar varios monumentos conmemorativos, como el dedicado al violinista navarro Pablo Sarasate (1959) o el de Sancho III el Mayor, rey en Pamplona y Nájera. El parque está bordeado por una barandilla, con bellas vistas.

 

 

Limita con este parque el fortín de San Bartolomé en donde el Ayuntamiento ha instalado un "Centro de Interpretación de las Murallas" de Pamplona ubicado en el interior mismo del fortín, al final del parque de la Media Luna y frente al baluarte de Labrit. El recinto fortificado se convertirá en un pequeño museo de 220 m2. Este proyecto se finalizó en el año 2011 y fue acompañado de la rehabilitación del propio fortín.

 

fortín de San Bartolomé
trabajos de rehabilitación y creación de un "Centro de Interpretación"

baluarte de San Bartolomé rehabilitado



parque de la Taconera y el Bosquecillo

 

jardines de la Taconera y portal Nuevo

jardines de la Taconera

el Bosquecillo



Es un parque obra de Victor Eúsa, con una superficie de 90.000 metros cuadrados y construido sobre un baluarte de la muralla.

Es el más antiguo de Pamplona y se puede acceder desde diversos puntos, aunque su acceso más señorial es el del portal de San Nicolás, situado en la calle del Bosquecillo. Es una recreación barroca de un arco del Triunfo, y en el pasado uno de los seis puntos de entrada a la ciudad amurallada. También se puede acceder a través del portal de La Taconera, junto al parque de Antoniutti.

El parque está rodeado por parte de las murallas que circundaban la ciudad. Dentro del parque se conservan diversos restos de murallas y los fosos de la primitiva muralla. En este jardín se mezclan especies de plantas y árboles variados y exóticos, senderos, fuentes y bancos.

 

jardines de la Taconera
con vistas de la Ciudadela, portal Nuevo y revellín de San Roque
a la derecha de este revellín se observa el frontón y la piscina del Club Larraina

 

jardines de la Taconera y revellín de San Roque junto al club Larraina

 

También podemos encontrar elementos escultóricos como el de Mari Blanca, el monumento al tenor Julián Gayarre, la arquería gótica de Teobaldo II, un busto de Hilarión Eslava, y un bajorrelieve de bronce del humanista Huarte de San Juan, entre otros. En la parte baja de los jardines están los fosos, donde hay un pequeño recinto zoológico entre las murallas con ciervos, patos, cabras, cisnes, conejos y pavos reales. Está equipado con juegos infantiles, pista de patinaje y servicios públicos. El paque de es la prolongación natural del de la Taconera, pero más moderno, pues se hizo en 1931 rellenando fosos de la muralla. Es un lugar tranquilo y muy arbolado donde destaca un surtidor de agua, y la cercana barandilla con bonitas vistas hacia el monte San Cristóbal.

En el parque de la Taconera, o entrada del Bosquecillo, se encuentran varios monumentos conmemorativos, un portal y un crucero:

* Julián Gayarre (1950). Representa a Gayarre en “El Pescador de Perlas”. debajo circundan la base una serie de relieves que representan la gloria y el dolor.

* Hilarión Eslava (1964) .En este monumento aparece una matrona con el escudo de Pamplona, una mujer arrodillada , un violinista, dos tenantes con las manos enlazadas y un violín, más dos mujeres con arpa y dos pentagramas y el busto de Hilarión Eslava.

* Doctor Huarte de San Juan (1933). Famoso médico y filósofo bajonavarro

* arquería gótica de Teobaldo II de Champagne. Consta de once arcos apuntados con trilóbulos interiores que proceden posiblemente, de no ser una réplica, - al menos en parte - del desaparecido monasterio cisterciense de Marcilla.

* la Beneficiencia, o de la Abundancia, (1800), conocida como la "Mari BLanca", ”; tiene vocación itinerante, ya que primero estuvo en la fuente neoclásica de Luis Paret en la Plaza del Castillo (desde 1790 hasta 1912), luego fue al centro de la Plaza de San Francisco, y, finalmente en 1927 se trasladó a los jardines de la Taconera

* Francisco Navarro Villoslada (1918), en el que las figuras de Amaya y García Jiménez sostienen el escudo de Navarra al mismo tiempo que el pedestal donde se alza el busto del novelista navarro. Se inauguró en 1918, con motivo del centenario del literato vianés.

* portal de San Nicolás. Construido en 1666, desmontado del lienzo sur de las murallas en 1907 para posibilitar el Segundo Ensanche, fue colocado en este lugar en 1929. Se esculpen, en el centro el escudo de Carlos II y en los laterales el del virrey de Navarra duque de San Germán (1663-1669), armas que se vuelven a repetir en la parte posterior. A sus lados se han colcado dos blasones que parecen tener las armas reales, quizás del siglo XVII. . Tiene una vistosa fachada barroca de sillares almohadillados con tres escudos labrados y una lápida con su inscripción. Se trata de una recreación barroca de un arco del triunfo. Estuvo colocado en las proximidades de la actual iglesia de San Ignacio.

* portal de la Taconera. Era un portal gemelo del de San Nicolás y fue desmontado en 1906 para facilitar el paso de vehículos. Sufrió una reforma total en 1954 para ensanchar la calzada. La lápida que tenía se conserva en los jardines de Antoniutti colocada a modo de monumento. Está rodeado de fosos y antiguos baluartes. El Ángel de Aralar, en primavera, abandona su sede y recorre los pueblos bendiciendo los campos en flor. A Pamplona entra por la Taconera (aquí donde estuvo el Portal de Taconera), donde es recibido por miles de personas, y sale días después por el puente de Miluce.

* portal Nuevo: llamado antiguamente de Santa Engracia (s XVI), sufrió la destrucción tras el bombardeo de 1823. Fue desmontado en 1906 para facilitar el paso de vehículos. Se reedificó en 1950, tratando de conjugar funcionalidad y monumentalidad. Consta de un gran arco de medio punto, flanqueado por dos torres almenadas de piedra. En el exterior de una de las torres está colocado un escudo imperial de Carlos V, procedente del antiguo portal de la Rochapea. En el puente del portal están también los escudos de Pamplona y de las Cinco Llagas, más el escudo entre dos columnas con el águila bicéfala. Por debajo del arco del portal pasa la Cuesta de la Estación o Avenida de Guipúzcoa, lugar por el que en su día pasó la primera línea de ferrocarril navarra.

* crucero del Bosquecillo. En el remate aparece la cruz con Cristo crucificado, y la Virgen rezando y mirando al cielo y debajo un ángel. En el capitel hay ocho figuras (entre ellas San Lorenzo con la parrilla, San Sebastián y dos obispos); en la columna hay una inscripción gótica y un escudo y unas flores de lis invertidas. La mandó construir el carnicero Martín de Espinal y fue colocada en su lugar el día 12 de abril de 1521.

parque de Tejería 

 

Está situado junto al lecho del río Arga, a los pies de la muralla y tiene una superficie de 116.743 metros cuadrados. Tiene un circuito peatonal que concluye en el puente medieval de la Magdalena, desde el que se puede acceder al parque de Irubide. Al otro lado de la cuesta de Labrit, permite acceder por césped al portal de Francia o de Zumalacárregui que da entrada a la parte vieja de la ciudad.

 

frentes de la Magdalena y de Francia

muralla y parque de Tejería en el frente de la Magdalena

puente de la Magdalena


parque Yamaguchi

Parque construido en 1997 y cuyo nombre se debe a la ciudad nipona hermanada con Pamplona.

 

Planetario en el parque de Yamaguchi

 

Tiene una superficie de 80.000 metros cuadrados y en él se encuentra el Planetario de Pamplona. En su parte central se encuentra un jardín japonés de 4.000 metros cuadrados con 400 árboles y más de 600 plantas, en cuyo diseño han participado paisajistas nipones. En él se pueden encontrar elementos ornamentales propios de la cultura janopesa, como el géiser del lago, cuyo chorro de agua alcanza 20 metros de azumaya (caseta de madera construida a modo de palafito sobre el estanque), taki (cascada), suhama (playa de arena y piedra), yatsubaschi (pasarela o puente de madera que conecta dos pasos peatonales), ishibasi (puente de piedra) y todo esto rodeado de especies arbustivas y arbóreas niponas. Sobre el lago, hay una placa de cerámica sobre unos troncos de madera, obra de la escultora pamplonesa Concha Cilveti, que simboliza el hermanamiento y además sirve de guía.

jardines del campus de la Universidad de Navarra 

Tiene una extensión de 300.000 metros cuadrados de pradera. Los jardines incuyen especies de árboles de todos los continentes, donde destacan ejemplares de sequoya, picea, cedro, arce, tilo, chopo lombardo, árbol de judea, abeto, cedro, sauce, prunus pisardi (ciruelo rojo) y ginko. Desde el Aulario en dirección al rectorado están los jardines de América (sequoya, acacias, magnolios), África (palmera, abeto de Libia, cedro del Atlas) y Oceania (eucaliptus), entre los tres edificios departamentales. Enfrente, al otro lado de la Biblioteca, están los árboles asiáticos (árbol de las pagodas, avellano turco), y europeos. También hay una representación de la flora de las distintas zonas climáticas de Navarra. Entre la vegetación se encuentran esculturas al aire libre que decoran los jardines y paseos. Situados a escasa distancia del CIFA, en el extremo más alejado de la entrada al Campus de Ciencias, se encuentran los invernaderos, donde se realizan proyectos de investigación.

 



     

arqueología y evolución urbanística 


asentamientos protohistóricos
Pamplona romana
asentamientos visigodo y musulmán

Pamplona medieval
restos arqueológicos en el aparcamiento subterráneo de la Plaza del Castillo
Pamplona en la Edad Moderna

 

asentamientos protohistóricos

Excavaciones efectuadas en la zona de la Catedral indican que los romanos, al asentarse en el lugar, encontraron un habitat indígena por cuyos restos, cerámicas y monedas, cabe pensar que estaba establecido desde la Primera Edad del Hierro (800-700-335 a.C.) hasta la llegada del general romano Cneo Pompeyo Magno en el año 75-74 a.C.

También en el Soto de Lezcairu se han encontrado fragmentos de cerámica clasificada dentro del Hierro I (70-500 a.C.) y en el cerro de Santa Lucía, al oeste de la ciudad, se recogieron restos líticos y cerámicos que se clasifican desde el final de la Edad de Bronce al Hierro II (900-I a.C.).


Pamplona romana

La huella romana en Pamplona comienza en el año 75-74 a.C. con la llegada del general romano Pompeyo con su ejército a un lugar estratégico en una encrucijada entre la Galia e Hispania. Del primer estadio fundacional son escasos los restos encontrados. En el siglo I d. de C. ya existe una configuración urbana de Pompaelo, siendo los ejes viales principales de la ciudad romana el "Kardo Maximus" que coincidiría más o menos con la calle Dormitalería, con un recorrido que abarcaría desde el portal de Francia hasta la vaguada que baja al río Arga, en tanto que el "Decumanos Maximus" coincidiría con la calle Curia. El "foro" habría que situarlo en la intersección de ambos viales, más o menos en la actual plaza de la Catedral, localizándose el mercado - "macellum" - en el patio del Arcedianato, cerca del "foro". También datan del siglo I d.C. las estructuras de conducciones de cloacas que vertían hacia el sur.

De esta época se han encontrado mosaicos romanos que podrían denotar la presencia de talleres de fabricación de cerámica.

 

Teseo y el Minotauro
Museo de Navarra

 

murallas en mosaico romano
calle de la Curia
Museo de Navarra

 

En el último cuarto del siglo III los estratos arqueológicos evidencian la presencia de un gran incendio que debió de arrasar toda la ciudad, cuya causa pudo ser la invasión que por aquellas fechas protagonizaron los francos y alamanes. Durante el siglo IV se fueron reconstruyendo edificios o sustituyendo los antiguos, como el antig

uo mercado del patio del Arcedianato en cuyo solar se construyó otro edifico público cuya función se ignora y una plaza pública con fuentes o ninfeos que ocupó parte de la actual Catedral. De ese momento datan las murallas de la ciudad, de las que se ha encontrado algún lienzo en el claustro.

 

elementos romanos de columna
Museo de Navarra


asentamientos visigodo y musulmán


Es escasa la información que proporcionan los vestigios arqueológicos encontrados desde la presencia de los visigodos, hacia el año 472, siendo de mayor relevancia la destrucción del sistema defensivo de la ciudad por Carlomagno en el año 778 o la "razzia" de castigo del emir Abd al-Rahman III (n.d.-912-929-961) en el 924, en que quedó destruida toda la población, incluyendo la iglesia del lugar de la Catedral.

Pamplona en el siglo VIII: http://www.lebrelblanco.com/04.htm


Pamplona medieval



Desde tiempos posiblemente de Sancho II Garcés "Abarca" (935-970-994) y desde luego desde el rey de Aragón y de Navarra, Sancho I Ramírez (1042-1063-1076-1094), los amplios poderes del Obispo convirtieron Pamplona en una ciudad episcopal, de manera que el Obispo tenía el derecho de propiedad sobre el suelo de la ciudad - posiblemente solo la Navarrería -, las rentas señoriales y la jurisdicción sobre los "hombres de Santa María".

El auge que adquirió el Camino de Santiago favoreció el asentamiento de gente nueva, especialmente "francos" que se asentaban fuera del núcleo originario de la Navarrería y ejercían nuevas profesiones que enriquecían la ciudad y creaban una nueva burguesía. De esta manera la Pamplona medieval se caracterizará por la formación de otros núcleos urbanos - burgos - como los deSan Cernin o la Población de San Nicolás que reciben de los reyes sus respectivos "fueros", como el otorgado en 1129 al burgo de San Cernin por el rey de Aragón y de Navarra, Alfonso I el Batallador (1073-1104-1134). Todos estos burgos dependían jurídicamente del Obispo. También existieron otros barrios que no alcanzaron la importancia de los anteriores pero que formaron parte de la ciudad: el barrio de San Miguel (documentado ya en 1214), la Judería, al comienzo del reinado de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194), ambos localizados dentro de la Navarrería y la llamada "Pobla Nova del Mercat", situada en la zona de la Taconera y vinculada a la parroquia de San Lorenzo. En ciertos momentos, un cerco amurallado circundaba a cada uno de los burgos para protegerse de sus vecinos, lo que condicionó la futura estructura urbanística de la ciudad.

La guerra de la Navarrería - o de los barrios - causó grandes destrozos, guerra que sería reprimida con dureza en 1276 por el conde Robert II de Artois - hermano de la Reina de Navarra, Blanche de Artois (1248-1302) - bajo las órdenes del regente de Navarra y rey de Francia, Philippe III "le Hardi" (1245-1270-1285). En 1319 el obispo Arnaldo de Barbazán devolvió a la Corona todos los derechos señoriales que disfrutaba la autoridad episcopal sobre Pamplona y en 1423 Carlos III el Noble unificó la organización administrativa otorgando el Privilegio de la Unión, lo que no hizo sin embargo desaparecer los burgos. Fue precísamente en las zonas "tierra de nadie" que separaba los burgos en donde se construyeron más adelante las edificaciones públicas o de carácter institucional, como el Ayuntamiento o el mercado en la plaza de la Fruta, anteriormente parte del Chapitel.

 

 

La Navarrería contaba con un recinto amurallado con seis portales: Portal del Abrevadero al Norte; Postigo de los Canónigos y Portal del Río - ya en la Judería - al Este; Puerta de la Tejería y Puerta de la Fuente Vieja al Sur, ésta también en la Judería; y Puerta del Chapital al Oeste. Tras la destrucción de este burgo en 1276, Carlos I el Calvo (Charls IV "le Bel" en Francia) (1294-1322-1328) - rey de "hecho", no de "derecho" en Navarra - otorgó en 1324 el Privilegio de reconstrucción. El castillo de la Navarrería o castillo viejo fue construido en 1308 por Luis I (Louis X "le Hutin" en Francia) (1289-1305-1316) y se emplazaba en el ángulo noroeste de la actual plaza del Castillo (ver nº 8 en el plano anterior), la cual funcionaba como "plaza de armas". El "nuevo castillo" de Santiago fue construido por Fernando el Católico (1452-1479-1516) en 1514. Especial importancia tenía en la Navarrería "El Chapitel", un gran espacio abierto entre los tres burgos, en donde se celebraba el mercado y contratación, espacio que se modificó tras el Privilegio de la Unión de 1423, ya que se dividió con la aparición de nuevas construcciones dando lugar a la aparición de dos plazas, la del Castillo y la de la Fruta, hoy del Ayuntamiento. A partir del siglo XVI la zona del viejo chapitel, actual calle Chapitela, se denominó el "Almudí viejo".

El burgo de San Cernin se extendía hacia el oeste de la Navarrería protegido por dos barrancos al Oeste y Este y por una doble línea de murallas con sus fosos al Norte y Sur. La vía principal, la calle Mayor, coincidía con el Camino de Santiago que atravesa el burgo de Este a Oeste.

 

 

Junto a las calles Jarauta y de las Carnicerías - hoy Descalzos - se desarrolló el barrio de la "Pobla Nova del Mercat" habitado por labradores, barrio que desapareció en el siglo XVI. Los dos principales portales de las murallas eran los de Portalapea o del Chapitel, que se abría hacia la Navarrería, y el de San Lorenzo situado al otro extremo. Otros tres portales menores eran: el postigo de las Carnicerías, la puerta de la belena y un tercero que comunicaba con la Puebla Nueva a través de la puerta de Santa Engracia. Este burgo tenía las parroquias San Cernin y San Lorenzo.

El burgo de San Nicolás o "la Población" organizó su trazado urbano como las bastidas francesas, con planta rectangular recorrida de Noroeste a Sureste por la calle Mayor - actualmente Zapatería -, Zapatería y Ferrería - actualmente San Antón -. El burgo quedaba separado del de San Cernin por un sistema de defensa así como por un fosado o "baladar", habiendo sido autorizado por Teobaldo I de Navarra Champagne a levantar murallas, llegando a contabilizarse seis portales: los dos que abrían y cerraban la belena se denominaban Puerta de la Belena y San Nicolás; el del Oeste Puerta del Mercado o Zapateria; frente a la Navarrería se situaban dos, la Salinería y la del Chapitel; la sexta, al Sur, hacia el Palacio de Navarra, la Puerta de la Tripería. El barrio contaba con la parroquia de San Nicolás, además de la antigua iglesia del convento de los PP. de San Antonio Abad, o Antonianos o de San Antón, extramuros.

 

 

A pesar de la unión administrativa de los burgos en 1423, Pamplona no contó con un perímetro de murallas común a todos los barrios hasta principios del siglo XVI, en parte aprovechando los muros medievales.

 


restos en el aparcamiento subterráneo de la Plaza del Castillo


Durante las obras de construcción del aparcamiento subterráneo de la Plaza del Castillo (años 2001 al 2003) se produjo el hallazgo de restos arqueológicos en el subsuelo de la plaza. Restos, que van desde la época romana hasta la contemporánea, y que sorprendieron por la cantidad y valor histórico, que ha supuesto en algunos casos cambios importantes en el conocimiento de la historia de Pamplona. El hallazgo de estos restos arqueológicos supuso sin embargo la destrucción de la mayor parte de los mismos llevada a cabo durante la construcción del aparcamiento.

 

 

 

.

.

.

 

 

 

 

 

excavación en la plaza del Castillo
año 2003

 

De la época romana lo más destacable es el hallazgo de un importante complejo termal con depósito de agua, hipocausto para calentar el agua, piscinas con mosaicos, canales de desague, gimnasio, etc. De esta época también se han encontrado restos de edificios, zonas pavimentadas, pozos de agua, así como monedas, cerámicas y utensilios domésticos. Así como restos de lo que fue un barrio artesano.

 

termas romanas en la plaza del Castillo

 

Estos hallazgos demuestran la existencia de un núcleo urbano en una zona que hasta ahora se creía externa a la ciudad, demostrándose que en aquella época esta ciudad era más grande de lo que se pensaba hasta ahora.

También en la avenida de San Ignacio, con motivo de la construcción de una rampa de acceso al mismo parking, aparecieron restos de construcciones romanas.

De la Edad Media el descubrimiento más sorprendente son los cimientos de una muralla de grandes dimensiones que atravesaba la plaza en sentidoNorte a Sur, con una torre cuadrangular adosada. La aparición de esta muralla sorprendió a arqueólogos e historiadores, pues hasta el momento no existían noticias de su existencia. De todos los restos arqueológicos surgidos durante dichas obras, éste es el único que se ha conservado en su sitio. Aunque mutilado, puede verse en el interior del nuevo parcamiento subterráneo.

 

lienzo de muro medieval conservado en el aparcamiento subterráneo de la plaza del Castillo

 

Referidos a la Edad Media hubo otros descubrimientos importantes. El más llamativo fue el hallazgo de un cementerio musulmán con casi 200 esqueletos enterrados mirando hacia la Meca.

También salieron a la luz restos del Convento de los Dominicos (del siglo XIII al XVI) y su cementerio con más de cien tumbas cristianas. También, un camino enlosado que unía este convento con el castillo del rey Luis de principios del siglo XIV (1308) que dio el nombre a la plaza. De este castillo no se han encontrado restos, pues se hallaba en el lado Noreste de la plaza - junto a la Bajada de Javier - que no fue excavado, aunque sí se hallaron algunas estructuras defensivas que pudieran estar relacionadas con él.

De época medieval también se han encontrado edificios, pozos y otras construcciones, muchas de ellas pertenecientes al barrio medieval de Zurriburbu (desaparecido en el siglo XIV), cuya ubicación no se conocía anteriormente.

En el primer tramo de la avenida de Carlos III fue encontrado un muro que perteneció al perímetro defensivo del castillo de Santiago que mandó construir Fernando el Católico en el siglo XVI (1513-1514). También, los restos del convento de los Carmelitas Descalzos (siglos XVII a XIX), con un llamativo pozo de agua, y los cimientos del antiguo Teatro Gayarre (1840-1931).

También en la avenida de San Ignacio y paseo de Sarasate se han producido hallazgos, como un muro que unía el castillo de Santiago construido por Fernando el Católico con el casco antiguo.

En la propia plaza del Castillo, han salido a la luz conducciones de agua del siglo XVIII correspondientes a la primera vez que se trajo agua de fuera de Pamplona, así como el pavimento de la fuente de la Beneficencia , colocada aquí con motivo de dicha traída de aguas (1800-1910) y el paseo de la Goma (de principios del siglo XX).

A todo esto hay que sumar una una gran cantidad de objetos pequeños, como cerámicas, monedas, hebillas, utensilios domésticos, etc. pertenecientes a todas las épocas de los más de 2.000 años que tiene Pamplona. Incluso fue hallado un "menhir" de época desconocida.

 

menhir de época desconocida

 

Pamplona en la Edad Moderna


Con la pérdida de la independencia política  de Navarra en 1512 y la instalación por la fuerza de las armas de una nueva dinastía en el trono de Navarra, Pamplona se verá otorgar una función de plaza fuerte defensiva, carácter que no abandonará hasta finales del siglo XIX. Navarra que, al menos desde Sancho III el Mayor  en el siglo XI y desde luego desde 1234 con la llegada de la dinastía Champagne, había sido "puente con Europa", desde 1512 se convertirá en "tapón con Europa", convirtiéndose Pamplona en un baluarte avanzado en la defensa de la frontera española contra la francesa. En 1570 se dictan las primeras ordenanzas constructivas y se construye la Ciudadela en tiempos de Felipe II así como nuevos lienzos de muralla, cuyo trazado englobará el campo de la Taconera y otros lugares que ensanchan el terreno construible intramuros.

La primera construcción de importancia que se hace en Pamplona después de 1512 fue el castillo de Santiago que Fernando el Católico (1452-1479-1516) mandó levantar en el lado Sur de la actual plaza del Castillo, en terrenos que ocupaba entonces el convento de los Dominicos y que fue derribado, y en la actualidad el Palacio de Navarra o Diputación. Con la construcción de la Ciudadela, la función defensiva de esta castillo pierde importancia, siendo derruido y pasando el solar a ser ocupado por el convento de las Carmelitas Descalzas. Este convento desaparece en el siglo XIX, construyéndose en su lugar el Palacio de Navarra (1843) y el Teatro Principal (1851). Es en ese momento cuando la plaza del Castillo adquiere su fisonomía actual, sirviendo de verdadera plaza mayor en Pamplona.

 

maqueta de la antigua plaza de la Constitución
con el Teatro Principal cerrando la plaza

 

 

A mediados del siglo XVI se decide rellenar los fosos que separaban los burgos de San Cernin y San Nicolás, abriéndose la calle Nueva y construir allí las Audiencias Reales o casa del Consejo Real, ocupado luego por "la Agrícola" y actualmente por la Biblioteca General de Navarra.

En el siglo XVIII el Ayuntamiento va tomando protagonismo en la ordenación urbana, siguiendo la mentalidad "ilustrada" de la época. Pavimentado, alcantarillado, alumbrado son algunas de las mejoras urbanas de esa época, siendo la más destacable la traída de aguas y la instalación de fuentes en la ciudad, lo que requirió la obra de ingeniería del acueducto de Noain.

 

acueducto de Noain

 

A finales del siglo XIX, 1888, comienza la construcción del I Ensanche. Hasta 1915 no empiezan a derribarse las murallas que permiten la expansión de la ciudad hacia el Sur y confirman el abandono del carácter de plaza fuerte de la ciudad. El plan del II Ensanche es aprobado en 1917. La ciudad comienza a extenderse fuera del recinto amurallado urbanizándose zonas como la Rochapea, Chantrea y Milagrosa. El III Ensanche surge del Plan General de 1957 que incluye la primera fase de la urbanización de San Juan y las posteriores de Iturrama y Ermitagaña. A partir de 1984 se impulsa el crecimiento por la zona de Mendebaldea.

En líneas generales Pamplona conserva actualmente sin alteraciones de importancia el trazado de las calles de la época medieval, aunque sorprende la escasez de edificios monumentales de carácter civil que contiene actualmente el casco viejo de la ciudad, especialmente de época anterior al siglo XVIII, predominando los de gusto decimonónico.

                                         


clavo de altitud
árbol sequoia gigante en Palacio de Navarra
mojón Pamplona-Burlada
reloj de sol con barba en plaza San Nicolás
hórreo de Aranzadi

farola de los Braseros
reloj de sol en la Catedral
reloj de sol en Club de Tennis
reloj de sol en calle calle Bartolomé de Carranza
arbolico de San José

 

* clavo de altitud. Se dice que según los geógrafos, este punto de la calle Ansoleaga (en el cruce con la calle de la Campana) es el sitio más alto de la Pamplona antigua. Un clavo de hierro en el suelo lo indica. Sin embargo, siempre se ha considerado que la Catedral se encuentra en el punto más alto de la ciudad.

clavo de altitud

 

* árbol sequoia gigante centenaria. En el jardín del Palacio de Navarra, que mira hacia la avenida de San Ignacio, existe un grandioso árbol conocido por todos como “el pino de la Diputación”. En realidad se trata de una "secuoya gigante" (Sequoiadendron giganteum). Con sus cerca de 40 metros de altura y 7 de perímetro, es el árbol más alto de la ciudad. Tiene más de 150 años. La trajo a Navarra desde América don José María Gastón y Echeverz, quien la plantó en el jardín de su casa-palacio en Irurita (valle de Baztán, merindad de Pamplona). Al ser elegido diputado foral en 1855, la llevó a Pamplona, trasplantándola desde su finca hasta los jardines del Palacio. Por tanto lleva aquí en nuestra ciudad 157 años (año actual de 2012). La noche del 9 al 10 de septiembre de 1933, en el transcurso de una tormenta, le cayó un rayo que la desmochó, pero, gracias a la intervención que se le hizo, se consiguió cicatrizar la herida y se pudo lograr que una de las ramas superiores hiciese de guía a partir de entonces. Todavía es visible la “cicatriz” dejada por el rayo. Esta especie arbórea llega a alcanzar grandes alturas cercanas a los 100 metros, aunque en nuestras latitudes no llega a tanto su desarrollo. Dispone de un pararrayos que evite un nuevo impacto que lo vuelva a herir de muerte.

 

sequoia gigante en los jardines del Palacio de Navarra



* mojón de piedra. Indica dónde acaba el término municipal de Burlada y comienza el de Pamplona. Tiene tallado un león con corona como símbolo de Pamplona.

 

mojón de piedra

 

* reloj de sol con barba en plaza San Nicolás. Data del año 1770 y se localiza en la plaza de San Nicolás.

 

reloj de sol en una casa de la plaza de San Nicolás

 

* hórreo de Aranzadi. En la llamada Vuelta de Aranzadi se localiza un hórreo, tratándose del único hórreo que existe en Pamplona. Fue traído de Asturias.

 

hórreo de Aranzadi



* farola de los braseros. Esta monumental farola de estilo modernista estuvo situada originariamente (desde el año 1929 hasta 1958) en el paseo de Sarasate junto al monumento a los Fueros. Fue trasladada a la plaza del Vínculo y retirada de nuevo. Hoy, desde el año 1995, vuelve a estar en esa misma plaza.

 

 

farola de los Braseros

 

* reloj de sol en la Catedral.

reloj de sol en la Catedral Santa María la Real

 

* reloj de sol en Club de Tennis.

 

reloj de sol en Club de Tennis

 

* reloj de sol en calle Bartolomé de Carranza

 

reloj de sol en calle calle Bartolomé de Carranza
Ermitagaña

 

* el arbolico de San José. Detrás del Hotel de los Tres Reyes, en el Bosquecillo, está el llamado “arbolico de San José”, por ser en el mes de Marzo cuando brotan en él sus hojas anunciando la primavera al menos con 15 días de antelación sobre los demás árboles de la ciudad. El motivo es el siguiente: se trata de un castaño de Indias distinto al resto de los que se encuentran en el Bosquecillo, pues muy posiblemente sea de una variedad híbrida no registrada que no tiene flores blancas o rojas, sino de color rosado. Además sus hojas son más pequeñas, oscuras, de pedículo más corto, con más pelusa lanuda en el envés, y con la cubierta del fruto más gruesa.