Rectángulo redondeado: index  web


 

MARCILLA


merindad de Olite


Navarra

Haute-Navarre


Escudo de Marcilla.svg

Marcilla





Rectángulo redondeado: su colaboración

 


 

 


iglesia San Bartolomé
ermita Nuestra Señora del Plú
convento de Agustinos Recoletos y Monasterio Santa María
convento de Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza


iglesia San Bartolomé
Marcilla
merindad de Olite 
Navarra


iglesia San Bartolomé

lado del Evangelio y torre

 

Construcción de 1799 cuando la iglesia medieval se amplió. En los pies de la nave se aprovecharon dos tramos de la antigua nave medieval de estilo cisterciense, de hacia 1200. Articulaban sus tramos unas pilastras cuadradas donde apoyaban los arcos fajones que sostenían una cubierta de cañón también apuntada. Todo ello ha sido modificado recientemente, ofreciendo la iglesia actualmente una techumbre plana moderna. En el muro de los pies se abre un rosetón.

nave y presbiterio


pies de la nave

 

La torre de ladrillo monta sobre el tramo de los pies según la tipología medieval, aunque la construcción debe de ser barroca.



retablos:

altar y retablo mayor

relieve de San Bartolomé
altar mayor

O

sagrario

San Bartolomé
retablo mayor

 

Preside el presbiterio un retablo mayor dedicado a San Bartolomé, encargado hacia 1639, con un fuerte carácter arquitectónico propio del Manierismo de la época. Conserva su policromía de origen. Destaca la calle central al cobijar una hornacina con la imagen contemporánea del retablo de San Bartolomé, de buena factura, flanqueado por San Fermín y San Antonio, tallas realizadas en 1778. En el ático se conservan los lienzos del Calvario entre los de Santa Catalina y Santa Brígida, con el característico colorido manierista matizado por tornasoles. En la segunda mitad del siglo XVIII se había reformado la iconografía del retablo, sustituyendo entonces otros dos lienzos por las tallas citadas que flanquean la hornacina central, sobre repisas de rocalla. El sagrario está recompuesto y aprovecha elementos del original, como la puerta con una pintura sobre tabla con un Cristo Resucitado y en los laterales San Pedro y San Pablo, repintados. El propio tabernáculo sirve de peana a la Virgen que procede de la hornacina exterior de la ermita del Plu. Se trata de una talla de la Virgen sedente con el Niño, románica, de principios del siglo XIII, algo desvirtuada por una restauración.

En el altar se aprovecha un relieve de San Bartolomé procedente del retablo de la iglesia San Martín de Orbaiz (valle de Lónguida, merindad de Sangüesa) que se terminó de ejecutar en 1629.

En el muro del lado del Evangelio se localiza el retablo barroco de San Joaquín, de principios del siglo XVIII, que destaca por su profusa decoración que invade toda la mazonería. Consta de un cuerpo con tres calles compartimentadas por estípites y rematadas en ostentosas cartelas de follajes. Como remate se alza un ático curvo profusamente decorado a base de aletones de follaje, pinjantes y cartela en la culminación. Preside el retablo desde su hornacina central una talla de San Joaquín con la Virgen Niña en sus brazos, barroca del siglo XVIII, con vistosa indumentaria tratada con dinamismo. A sus lados, en el interior de hornacinas entre columnas salomónicas, se sitúan una Virgen con el Niño del último tercio del siglo XVI con rasgos de un Romanismo incipiente y San José con el Niño contemporáneo del retablo. En el ático se alzan una pareja de santos, quizá San Cosme y San Damián del siglo XVII, con policromía barroca.

 

retablo San Joaquín con la Virgen Niña



 


retablo
la Inmaculada



retablo
Sagrado Corazón

 

 

En la iglesia se encuentran también los retablos barrocos de la Inmaculada y del Sagrado Corazón. En sus muros cuelgan también las imágenes de San Isidro y San Francisco Javier. Un Santo Cristo Crucificado cuelga del muro y ofrece estilo renacentista fechable hacia 1570.


imaginería:


la Inmaculada
en su retablo


Sagrado Corazón
en su retablo


San Joaquín con la Virgen Niña, en su retalo


San José y el Niño
retablo San Joaquín


San Bartolomé
sacristía


San Isidro


detalle
Cristo Crucificado


Cristo
Crucificado


San Francisco
de Javier


Virgen del Rosario
retablo San Joaquín


San Bartolomé
sacristía


Virgen de la Merced
sacristía

 


Virgen de la Merced
sacristía


San Sebastián


pintura:

lienzo de San Francisco de Asís



En el muro de la nave medieval, a los pies de la iglesia, cuelga un lienzo del siglo XVII de San Francisco de Asís recibiendo los estigmas, en el que predomina todavía el dibujo.

En la sacristía se localiza un templete plateado que se decora con guirnaldas de flores que aloja una pequeña imagen de candelero que representa a la Virgen de la Merced. Se trata de una imagen del siglo XIX, aunque sigue modelos del XVIII. Se encuentran también en unas dependencias una talla de San Bartolomé (s. XVIII) de porte academicista con los atributos de su martirio y otra de San Sebastián (s. XV). Igualmente un Cristo Crucificado del siglo XVI, todavía muy goticista; un Niño Jesús desnudo y un Jesús Nazareno de candelero, del siglo XVII, un San José (s. XVIII), dos Dolorosas (s. XVIII) y un San Miguel del siglo XIX. Se conserva también una colección de piezas de orfebrería: cáliz mejicano de plata dorada de la primera mitad del siglo XVII; elegante ostensorio barroco del siglo XVII, de plata dorada; y un relicario de traza purista en forma de cruz, de cobre dorado, posiblemente de origen hispanoamericano.



armario en sacristía
s. XVIII

En la sacristía se localiza un bello armario con tableros de rocallas de la segunda mitad del siglo XVIII y un banco de principios del siglo XVII del marqués de Falces, formado por tres sillas con tableros de medio punto entre pilastrillas.  retablos imaginería pintura sagrarios otros objetos.

ermita Nuestra Señora del Plú
Marcilla
merindad de Olite 
Navarra

 

ermita Virgen del Plú

linterna poligonal del crucero sobre el tejado

acceso a pórtico y espadaña con triple arco de medio punto

Se localiza en el casco urbano.

Se tienen noticias de esta ermita desde 1474, fecha en que fue ampliada.

El edificio actual data de la segunda mitad del siglo XVII, transformado posteriormente.



nave y cabecera semicircular
bóvedas de medio cañón con lunetos



Presenta planta de cruz latina con nave de tres tramos y cabecera semicircular. Se cubre con una bóveda de medio cañón con lunetos, excepto en el crucero que se ha modificado para incorporar una linterna y la cabecera que lo hace con un cuarto de esfera moderna. Los arcos fajones se decoran con temas geométricos de óvalos y rectángulos y descansan en dobles pilastras.

En el interior se utiliza el ladrillo enlucido, quedando el ladrillo a la vista en el exterior. La entrada, moderna, se abre a los pies de la nave por el lado del Evangelio y presenta un arco de medio punto protegido por un pórtico cubierto por medio cañón con lunetos.

Virgen del Plú

Preside la ermita una talla de la Virgen del Plu, sedente, gótica, quizá de origen medieval, aunque tan transformada en sucesivas restauraciones que apenas queda nada de la imagen antigua.


No se conservan restos de las antiguas ermitas de Marcilla dedicadas a San José, Santa Brígida y Santa María Magdalena.

convento de Agustinos Recoletos y Monasterio Santa María
Marcilla
merindad de Olite
Navarra

 

 

convento de Agustinos Recoletos


Se desconoce la fecha en que se pudo fundar un monasterio en Marcilla, anterior a la fundación en 1160 - en tiempos de Sancho VI el Sabio (1132-1150-1194) - de un cenobio de monjas cirtercienses, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Blanca, por la reina doña Sancha. En 1181 figuraba ya en el Libro Redondo de la catedral de Pamplona su abadesa, llamada María. 

Mosen Pierres de Peralta urdió un complot para desalojar a las religiosas y apoderarse de su Señorío. A raíz de unos asesinatos que se produjeron en Marcilla en el año 1407, Mosén Pierres acusó a las monjas ante el rey Carlos III el Noble (1361–1387–1425) de haberlos inducido. A instancias del Rey, el asunto fue llevado ante Benedicto XIII que estaba recluído en Peñíscola, el cual – seguramente para congraciarse con el rey navarro - decretó el destierro de las monjas que debían marchar al monasterio cisterciense de Cambrón, cerca de Sádaba. Las monjas se quedaron con una pequeña huerta junto al Monasterio, en lo que hoy es la plaza del Póstigo.

Se tiene por tradición en Marcilla que la mañana de la salida de las monjas del convento, la Comunidad se reunió en la huerta. Todas llorosas y abatidas por ver su inocencia ultrajada por el ambicioso Pierres, procedieron a abandonar aquella mansión llena de místicos encantos. Al llegar a la misma puerta del póstigo se arrollidaron todas y se pusieron en oración. Vuelta la abadesa a la vid o parra que allí había dijo:

 "A tí, oh insensible aunque viva planta, pongo por testigo....
si son verdad los crímenes que nos imputan, seguirás dando fruto,
y si son falsos... sobre tí caiga la maldición de Dios y de Nuestra Señora María de la Blanca
para que jamás se vean llegar a perfección sus racimos". 

Y desde entonces ya no dió buen fruto. Hoy la parra forma parte del escudo de Marcilla, junto a su castillo y el lugar donde este hecho ocurrió se le llama hoy "la plaza del Póstigo".

escudo de Marcilla
con la parra y la uvas bajo el castillo

 

Mosén Pierres de Peralta cedió el monasterio a los monjes del monasterio de La Oliva de quien dependió como priorato hasta principios del siglo XVII cuando Felipe III lo hizo Patronato Real. Hacia 1755 los religiosos abandonaron la vieja construcción que amenazaba ruina y construyeron el monasterio que existe en la actualidad. La Orden del Císter hubo de evacuar el monasterio en 1835 por la aplicación de las leyes desamortizadoras de la monarquía centralista, pasando la propiedad a manos de particulares.

La Orden de Agustinos Recoletos adquirió el monasterio en 1864 y lo sigue regentando en la actualidad.

* * *

Construcción comenzada en 1773, presenta planta de cruz latina con nave de tres tramos a la que se abren capillas rectangulares, crucero encuadrado por machones achaflanados con hornacinas de medio punto y profunda cabecera recta. Cada tramo de la nave se cubre con cúpulas elípticas rebajadas sobre pechinas entre dobles fajones, al igual que en los brazos del crucero y capilla mayor, solución muy del momento neoclásico. En el crucero se alza una cúpula gallonada con dobles fajas radiales, descansando también en pechinas. Todo el perímetro del templo se encuentra jalonado por dobles pilastras sobre pedestales. Las capillas laterales se abren a la nave con arcos de medio punto sobre pilares y las cubren bóvedas de medio cañón con lunetos.

En el interior se empleó ladrillo enlucido. El repertorio decorativo, propio del Neoclásico, es a base de color blanco destacando sobre celestes, todo ello enriquecido por las aplicaciones de oro en los capiteles y casetones del arco testero. Las hornacinas del crucero se enmarcan por guirnaldas de laurel y se rematan por cartelas rococó con mitra y báculo sostenidas por ángeles. La zona alta de los muros extremos de los brazos del crucero así como la cabecera y el coro se decoran con medios puntos casetonados con rosetas y óculos, enriqueciéndose la cabecera con una gran escudo rococó policromado, en el que se representan las armas de la dinastía española sostenida por ángeles.

 

O

crucero y profunda cabecera recta
coro alto sobre arco rebajado escarzano a los pies de la nave, bóvedas elípticas

O

cúpula gallonada sobre pechinas
cubierta de cúpulas elípticas rebajadas sobre pechinas

cúpula



A cada lado del presbiterio se abren dos puertas de madera tallada con paisajes y símbolos marianos, una conduce a la sacristía y la otra a una dependencia. Las flanquean pilastras de fuste acanalado y capitel compuesto donde asienta un friso taqueado y en éste a su vez un remate de diseño mixtilíneo que encierra un tondo con los bustos de Santa Mónica y Santa Umbelina. A los pies y ocupando dos tramos se levanta el coro sobre un arco rebajado, cubierto con bóvedas elípticas. La sacristía queda adosada a la cabecera por el lado de la Epístola, con cubierta plana ovalada sobre pechinas.

exteriores:





fachada de la iglesia, tipoconventual, a los pies de la iglesia

portada de arco de medio punto entre pilastras y ático con hornacina

Al exterior, ladrillo a la vista, levantándose la fachada a los pies de la nave. Destacan las dos alas laterales del convento. La portada consiste en un arco de medio punto entre parejas de pilastras con capitel jónico con guirnaldas de laurel y ático con hornacina entre volutas y frontón triangular de remate. El segundo nivel de la fachada se decora con tres óculos, abierto el central y ciegos los laterales, con frontón triangular de remate. A los extremos de la fachada se adosan las torres.

A la izquiera de la iglesia se sitúa la zona más antigua del convento con un gran patio llamado del Pozo y entre él y la iglesia se dispone una monumental escalera encuadrada por dos patios menores. Al otro lado del templo se encuentra otro claustro moderno que conserva una galería del siglo XVIII.

retablos:

retablo mayor

Virgen Blanca con el Niño
retablo mayor

El retablo mayor es del siglo XIX, haciendo juego con los restantes de la iglesia. En la hornacina central se aloja una bella talla de la Virgen Blanca con el Niño, de estilo hispano-flamenco, del siglo XV con policromía del XVII. La talla del ático representa a San José con el Niño, contemporánea del retablo.



 


retablo
San Agustín

 


retablo
Beato Ezequiel Moreno

 

 


retablo
San Nicolás Tolentino

 


retablo
Virgen de la Consolación

 

 

En el muro extremo del brazo del crucero, del lado del Evangelio, se localiza el retablo de San Agustín, del siglo XIX. La pintura del titular es moderna. En el muro frontal del mismo crucero se localiza el retablo de la Virgen de la Consolación, también del siglo XIX con una pintura moderna presidiéndolo.

En el lado de la Epístola, los retablos del Beato Ezequiel Moreno y el de San Nicolás Tolentino, de idéntica traza que los anteriores.

La sillería del coro es del siglo XVIII y consta de 5 asientos. El órgano se fecha en 1878. En la iglesia se localizan dos tallas de madera sin policromar de Santa Magdalena de Nagasaki y Santo Tomás de Villanueva.



O

Santa Magdalena de Nagasaki y Santo Tomás de Villanueva



En la sacristía se conserva una colección de piezas de orfebrería de cronología tardía en su mayor parte: cáliz dorado del siglo XIX, de estilo neoplateresco; numerosos relicarios, destacando seis de plata de la primera mitad del siglo XVII con traza purista; otros dos relicarios de plata, tipo ostensorio, fechados en 1781; otros dos relicarios de plata de tipo cruz, fechados en 1781 y 1782; y un relicario modernista, dorado.

En el extremo de un ala del claustro existe un retablo dedicado a San Agustín, rococó, de la segunda mitad del siglo XVIII.

Adornan la importante escalera dos lienzos barrocos de paisajes, de inspiración flamenca. Se localiza en este mismo lugar un relieve barroco de San Bernardo, transformado en San Agustín, flanqueado por lienzos de santos del siglo XIX.

Existe en el convento un Oratorio del siglo XVIII de planta rectangular y cubierta con dos tramos de bóveda de cañón con lunetos. Lo preside un retablo relicario de principios del siglo XIX y estilo neoclásico. En uno de los muros laterales del Oratorio se adosa un pequeño retablo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII, con lienzos barrocos de San José y Santa Bárbara en las calles laterales, centrando una imagen moderna de un santo.

El refectorio se adorna con tres lienzos, San Lorenzo y San Juan Evangelista de la primera mitad del siglo XVII y San Guillermo de Aquitania, del siglo XVIII.

Preside el Salón de Actos un monumental lienzo de la Aparición de la Virgen a San Agustín, copia de Murillo, de finales del siglo XVII.

Una de las estancias del convento ha sido habilitada como museo de objetos traídos por los frailes de los países donde tienen misiones, principalmente de Hispanoamérica e Islas Filipinas.


convento de Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza
Marcilla
merindad de Olite 
Navarra

Comunidad de religiosas fundada en 1892 por Carmen Sallés, nacida en 1848 (+ 1911) en Vic (Barcelona), para ofrecer a la mujer una educación en que se armonizasen la piedad y las letras, la virtud y la ciencia.




casas y palacios
Marcilla
merindad de Olite 
Navarra



* junto a la iglesia se localiza la plaza del Padre Fabo, donde aún se observan restos del monasterio cisterciense en un edificio de ladrillo perteneciente al siglo XVII, con un ático también de ladrillo en el que se sitúa una galería de arquillos cegados sobre columnas.

 * a la derecha del anterior edificio se abría un pasadizo de arco rebajado que ha sido suprimido recientemente y tras él un gran edificio de ladrillo, del siglo XVI, que consta de dos niveles y ático de arcos rebajados ciegos. En uno de los frentes, en ambas plantas, se abren arcos de medio punto, actualmente tabicados.

 * en la calle de San Bartolomé que arranca de la plaza del Padre Fabo, abundan las casas de ladrillo de dos plantas y ático, en el que en ocasiones se abren arquillos. Frente a la Ermita de la Virgen del Plu se localiza una casa de ladrillo que se aparta del esquema señalado ya que se desarrolla en tres plantas de balcones y ático de pequeñas ventanas sobre el que apoya un alero de madera, luciendo en la fachada un blasón rococó de alabastro, de la segunda mitad del siglo XVIII.

 * en la Rúa de los Judíos que arranca de la calle de San Bartolomé, se localizan varias casas de tipo popular que abundan en el pueblo. Son construcciones de ladrillo de dos cuerpos y remate generalmente de pequeñas ventanas en las que no se observan las galerías de arquillos.

 * en la plaza del Postigo desemboca la Rúa de los Judíos y está formada por casas del siglo XVII, más bien bajas que han sido transformadas.

 * en la plaza de España hay una casa en esquina con escudo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII con las armas de "DOMEC ANTIGUA FERO".

* frente a la ermita de la Virgen del Puy se encuentra una casa que luce un blasón de alabastro del siglo XVIII.



escudo de alabastro en casa de Marcilla



 * torre de Elorz. Se localiza frente a la estación del ferrocarril - actualemente fuera de servicio -, alejada del pueblo, una casa señorial del siglo XIX construida en ladrillo con una torre octogonal de estilo francés "à charpente", con ventanas de medio punto. Dispone de un jardín con algunos ejemplares centenarios significativos en Navarra de tilos, coníferas y álamos blancos. Frente a esta Torre se localiza otra casa señorial con varios anexos agrícolas y bodega, también del siglo XIX, de la misma familia, renovada recientemente para albergue y lugar de restauración.

 



 


fachada principal
y puerta de acceso


torre octogonal
con remate de flecha-chapitel


vista de la casa
desde el jardín

 

 

 


torre y cuerpo
de cuatro niveles

 

 

torre de Elorz

 

 

* frente a la torre de Elorz, al otro lado de la carretera junto a la estación de ff.cc, se sitúa una antigua casa de campo señorial que, con la bodega y otras dependencias agrícolas, ha sido transformada en restaurante y hotel.

 

visite los lugares de restauración



antigua casa de campo señorial transformada en restaurante


* torre de Arrechea. Se localiza al borde de la carretera que lleva a la Venta de Arlas.

torre de Arrechea


castillo de Marcilla
Marcilla
merindad de Olite 
Navarra

 

grabado de 1867

 

 

El castillo-palacio de Marcilla fue la cabeza visible del marquesado de Falces que Fernando el Católico había creado y otorgado el 24 de abril de 1513 a Alonso Carrillo de Peralta. Era éste hijo de Juana de Peralta - hija de Mosen Pierres “el Joven” de Peralta (+1492) - y de Troilo Carrillo, conde de Agosta, un hijo del Arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo de Acuña, el gran enemigo de Fernando el Católico que más tarde accedería al cardelanato. 

Mosen Pierres “el Joven” de Peralta  (+ hacia 1442) comenzó a adquirir propiedades en Marcilla a principios del siglo XV. Urdió para ello un complot para desalojar a las religiosas cistercienses de Marcilla y apoderarse de su Señorío. A raíz de unos asesinatos que se produjeron en Marcilla en el año 1407 acusó a las monjas ante el rey Carlos III el Noble (1361–1387–1425) de haberlos inducido. Dueño ya Mosen Pierres del Señorío de Marcilla, que era tan pingüe, y enamorado de la situación topográfica de la villa, pensó en construir un palacio que le sirviera de castillo y de residencia a pesar de tener su propia Casa en el Palacio del Cabo de Armería de Peralta. Y construyó un castillo que en dimensiones y fortaleza sobrepujó a todos los similares del Reyno. Los castillos navarros no eran tan grandes y sólo tenían una torre cuadrada. Mossén puso tres en su castillo y su arquitectura fue militar. La construcción es un bello ejemplo de construcción gótica en ladrillo sobre taludes de piedra. Data del primer tercio del siglo XV e inicialmente tomó el carácter de fortaleza defensiva para más tarde pasar a ser un castillo-residencia palaciega.

Tras la muerte de Fernando el Católico en enero de 1516, tres años después de que otorgara el marquesado de Falces, el regente-cardenal Cisneros ordena la destrucción de los castillos de Navarra para impedir nuevos intentos de recuperación legitimista del trono por parte de los reyes Catalaina I de Navarra Foix-Grailly-Béarn y su esposo Jean de Albret, con la ayuda del bando "agramontés" en el que ejerció liderato durante una buena parte del siglo XV el linaje de los Peralta. Cuenta la tradición que fue la marquesa de Falces, Ana de Velasco, esposa del citado Alonso Carrillo de Peralta, quien logró salvar el castillo de Marcilla de la demolicion ordenada por el Cardenal. A la llegada de los soldados la Marquesa dispuso un gran banquete de recibimiento y se preparó para la defensa. Embriagados los soldados, no le costó desarmarlos y vencerlos en una humillante derrota. Según la tradición dijo la marquesa Ana de Falces al coronel Villalba que sitiaba el castillo:

“ Venís a intimarme la rendición de esta fortaleza para sumarla a la obra de devastación y ruina,
incendio y pillaje, torpemente decretada. 
Confiais os entreguemos estas torres y estas armas,olvidando nuestra dignidad y vuestra vileza. 
Sabed que no hemos de rendir a vuestros pies el honor de mi casa ... .
Si al Rey vuestro Señor place mi castillo, venga por él; que yo no he de rendirle al más villano de lossoldados, 
cuyas manos, envilecidas por el crimen, jamás empuñarán las llaves de este recinto”

 



El castillo forma un monumental bloque de planta cuadrada con un alto pedestal de sillar en talud y el resto de ladrillo. Se encuentra rodeado por fosos visibles hoy día. En los cuatro ángulos se elevan unos fuertes torreones, prismáticos, adosándose el suroriental en escorzo. Otros torreones más esbeltos interrumpen el centro de los muros salvo en el muro sur que ha sido sustituído por una galería. De ellos destaca el de la fachada principal que actúa como torre del homenaje. Pertenecen al gótico tardío los adornos de arquillos apuntados que culminan los paramentos y la torre central del lado oeste que apoya en canes salientes. Por el lado sur se accede al recinto a través de un portal entre dos potentes arcos apuntados, quizá lo más primitivo de la construcción, donde se utiliza un fuerte sillar. Sobre el que da al exterior se abren dos ranuras para sostener el puente levadizo. Encima de esta entrada se sitúa una galería de ladrillo muy transformada con cuatro arcos sobre pilares en la parte baja y en la parte superior parejas de arcos suspendidos.

 


muro Norte y Oeste


fachada principal y
entrada en lado Sur


muro Norte

 

 


muro Norte
y Oeste


entrada


fachada
en muro Sur

 

 

 


matacanes

 

 

 

El castillo tenía en su interior un gran patio de armas, en torno al cual se añadieron posteriormente algunas edificaciones más bajas que redujeron su espacio interior.

El pórtico renacentista se construye en el siglo XVI por Alonso Carrillo de Peralta, a la vez que se reformaban las partes altas de las torres.

El castillo se encontraba en ruinas el año 2006.

Los trabajos de restauración comenzaron en el año 2008. En noviembre de 2010 ya estaba concluida la restauración del castillo, a falta del lienzo oriental, y toda la estructura y albañilería. Se finalizaba en esa fecha la construcción de las cubiertas de teja y se ejecutaban las impermeabilizaciones del adarve. También se estaban ejecutando las instalaciones de electricidad, calefacción y climatización, así como el revestimiento de paredes y trabajos iniciales de carpintería. Quedaban pendientes las carpinterías, pinturas y pavimentos, entre otros. La Casa Consistorial ocupará la mitad aproximadamente de la primera planta y estará situada en el lado Oeste, el más significativo de los cuatro lados del castillo. La Escuela de Música cuenta, igual que la Biblioteca, con un acceso independiente desde el patio del edificio. El Salón de Actos se encuentra en la planta baja, conectado directamente con el patio de armas. El 14 de enero de 2012 se abrieron las puertas del Castillo para que pudiera ser visitado por los vecinos de Marcilla. Estaba prevista su inauguración en el mes de mayo del año 2012.

 

castillo restaurado