Rectángulo redondeado: index  web


 

CORELLA


 

merindad de Tudela


Navarra

Haute-Navarre


Escudo de Corella.svg

Corella





Rectángulo redondeado: su colaboración

 


iglesia Nuestra Señora del Rosario
iglesia San Miguel
ermita Nuestra Señora del Villar
convento del Carmen
convento de Nuestra Señora de Araceli
antiguo convento de la Encarnación y Museo de Arte Sacro
antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced
ermita los Remedios

iglesia Nuestra Señora del Rosario 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra

 

iglesia N.S. del Rosario

 

Construcción barroca llevada a cabo sobre un proyecto fechado en 1657, rematándose los tejados en 1671. Pocos años después, entre 1681 y 1686, se añade el tramo de los pies de la nave sobre el que descansa el coro. En 1696 se derrumba la cúpula y tambor, que se reconstruye, y vuelve a derrumbarse la cúpula en 1732, elevándose entonces la cúpula esquifada sobre tambor que se conserva actualmente. La iglesia fue construida aprovechando en parte el solar de una pequeña iglesia anterior construida entre 1535 y 1546, de la que solamente se conserva la capilla bautismal adosada a la nave del Evangelio y cubierta con bóveda de terceletes. 

 


nave central
y presbiterio


cúpula esquifada
sobre tambor


cúpula

 

 


pechina


cúpula
sobre pechinas


pies de la nave central y bóvedas
de medio cañón con lunetos

 

 

Presenta planta rectangular de tres naves con cuatro tramos originales más el quinto añadido posteriormente, con cabecera recta y crucero. La nave central, hoy de mayor altura, comunica con las laterales a través de arcos de medio punto y pilares cruciformes con pilastras adosadaas en sus frentes. La nave central, presbiterio y brazos del crucero se cubren mediante bóvedas de medio cañón con lunetos. Las naves laterales y tribunas lo hacen con bóvedas de arista. El crucero, muy decorado, lleva un esquife sobre tambor octogonal y pechinas. La sacristía se adosa a la nave de la Epístola, cubriéndose con bóveda de arista.

 


torre moderna
de 1953


portada lateral
y torre


torre

 

 


portada moderna
en el lateral del Evangelio


torre desaparecida
anterior a 1953


portada principal
en muro hastial

 

 

Al exterior, muros de ladrillo sobre basamento de piedra. La zona superior de los muros aparece recorrida en todo su perímetro por una franja de rectángulos decorativos y el conjunto se corona por torreoncitos cilíndricos. La portada principal se sitúa a los pies del templo y lleva pilastras gigantes sobre las que descansa un friso con triglifos y metopas. Entre las pilastras se intercalan y superponen arcos de medio punto en la zona inferior y vanos rectangulares y recuadros decorativos en la superior. La torre fue construida en 1953, año en que se remodeló la fachada de la nave del Evangelio que da a la plaza de los Fueros. Se incorporó una portada de piedra que imita la traza de mediados del siglo XVII, con un frontón y una talla sedente de la Virgen del Rosario con el Niño y el Padre Eterno. La torre sigue el estilo mudéjar con un remate barroco que copia enriquecido el de la primitiva torre de la iglesia.


retablos:

 

retablo mayor

sagrario-expositor

 

Preside el templo un gran retablo mayor dedicado a Nuestra Señora del Rosario, realizado entre 1671 y 1679. En el nicho central la imagen sedente de la Virgen con el Niño, de estilo manierista que recuerda a las obras de finales del siglo XVI. Los lienzos de pinturas son de desigual estilo, algunas de Vicente Berdusán. Decoran los muros laterales del presbiterio dos lienzos tenebristas que representan la Piedad y Cristo a la Columna, el primero copia del Ribera de la iglesia de la Anunciación de Nápoles.

En la nave del Evangelio se encuentran los retablos dedicados a la Inmaculada (de hacia 1679-1689) y San Isidro (rococó, siglo XVIII). En el primer tramo de los pies de la nave se ubica el paso procesional del grupo de la Piedad con imágenes barrocas de candelero del siglo XVII, entre las que destaca la figura de Cristo muerto, de gran dramatismo. En el tramo siguiente hay un Cristo Crucificado romanista de gran tamaño, de finales del siglo XVI. A la capilla bautismal se accede por una reja fechada en 1887 y en el interior se encuentra un gran lienzo que representa el Martirio de San Lorenzo, copia de Rubens.

En la nave de la Epístola se localizan los retablos dedicados a San Joaquín, Santa Ana y la Virgen Niña (de traza idéntica a su colateral de la Inmaculada, con una talla romanista de San Sebastián, del último tercio del siglo XVI); San Antón (rococó, segunda mitad s. XVIII); San Pascual Bailón (barroco, de hacia 1672); San Antonio (barroco, de hacia 1671, primer retablo en Corella en incorporar columnas salomónicas); Virgen del Pilar (que aprovecha elementos del sagrario que sufrió en el incendio de 1805) a veces sustituída la imagen por un Santiago Peregrino; Nuestra Señora del Rosario (en capilla del Rosario, barroco, de 1729); y San Francisco de Asís (en la misma capilla, procedente de la ermita de su nombre, todavía manierista, de hacia 1660). En esta capilla se guardan diversos pasos de Semana Santa, algunos con imágenes de candelero del siglo XVII. 



 


retablo
la Inmaculada


retablo
San Isidro


retablo San Joaquín,
Santa Ana y la Virgen Niña

 

 


retablo
San Antón


retablo
San Pascual Bailón


retablo
San Antonio

 

 


retablo
Virgen del Pilar


retablo
Santiago Peregrino


retablo
San Francisco de Asís

 

 


retablo
Virgen del Rosario


retablo
San Francisco Javier


retablo
Cristo Resucitado

 

 

imaginería:

 

Virgen del Rosario


Vírgen
del Rosario


Calvario


detalle del Calvario
Cristo Crucificado


la Piedad


detalle
la Piedad


San Sebastián


San Sebastián


Santa Mártir


San Miguel


San Pascual
Bailón


San Antón


Vírgen
Inmaculada


San Isidro


San Joaquín
y SAnta Ana


San Pascual
Bailón


San Antonio

 


Santiago
Peregrino

 


San Francisco
de Asís

 


San Antón


San Francisco Javier


Vírgen del Carmen

 



pintura:

 


Adoración de Belén
retablo mayor


Adoración de los Reyes Magos
retablo mayor


Niño Jesús en el Templo
con los Doctores

 

 


Circuncisión

 


lienzo
en nave del Evangelio

 


Recorre todo el perímetro del coro una sillería doble con 22 sillas laterales y 17 frontales, tallada en 1680. La silla del vicario lleva en el tablero un gran escudo de Corella con corona ducal. En la tribuna que cabalga sobre la nave del Evanglio se sitúa el órgano barroco del último tercio del siglo XVII.

 

cruz parroquial
s. XVII



Se conservan en la parroquia algunas piezas de orfebrería, principalmente del siglo XVIII, entre las que destacan una cruz parroquial de plata, de estilo barroco madrileño, de la segunda mitad del siglo XVII y un ostensorio de plata labrada en estilo rococó y dorada, de mediados del siglo XVIII. Otras piezas incluyen: andas monumentales y atril, ambos de plata, de estilo rococó, de la segunda mitad del siglo XVIII; bandeja barroca de plata de la primera mitad del siglo XVIII; siete cálices de plata de los siglos XVII, XVIII y XIX; incensario de plata del siglo XIX con decoración imitando la del XVII; seis jarritas de plata del siglo XIX en forma de aguamanil; naveta de plata del último cuarto del siglo XVI; portapaz de plata de la segunda mitad del siglo XVII; relicario de plata de San Francisco Javier, de finales del siglo XVIII; juegos de sacras y de vinajeras de plata, de la segunda mitad del siglo XVIII.



pila bautismal

En la casa parroquial y otras dependencias se custodian otras obras de arte sacro, entre ellas un sagrario barroco de traza poligonal, de finales del siglo XVII, con puerta en estilo rococó.


iglesia San Miguel 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra

 

iglesia San Miguel

 

Construcción de origen medieval con diversas transformaciones a lo largo de los siglos, principalmente en el Barroco en que la iglesia adquiere su conformación actual. Se trata de la parroquia más antigua de Corella. La primitiva parroquia debió de ser arrasada durante las guerras del rey consorte de Navarra, el infante don Juan de Aragón, en sus luchas con Juan II de Castilla para recuperar su importante patrimonio castellano. Debió de ser reconstruida inmediatamente y en 1449 se amplía la iglesia con las capillas de la Piedad y San Bartolomé. Las restantes capillas se construyen en 1481-1498 durante los reinados en Navarra de la casa de Foix-Grailly-Béarn (1479-1517), añadiéndose al mismo tiempo un nuevo tramo a los pies de la nave central. Durante el siglo XVI se construye la sacristía, actualmente convertida en antesacristía. La torre se contrata en 1593 aunque de ella no quedan restos actualmente habiendo sido sustituída en el siglo XIX.

Durante los siglos XVII y XVIII la iglesia se reconvierte de templo gótico en templo barroco.



nave central y presbiterio



Presenta actualmente planta de tres naves con crucero y capilla mayor pentagonal, separándose sus naves por arcos de medio punto. Las naves se cubren por bóvedas de arista, el crucero con cúpula elíptica longitudinal sobre tambor octogonal, los brazos del crucero por bóvedas de medio cañón con lunetos y la cabecera por un cuarto de esfera. En los muros perimetrales de las naves laterales se abren hornacinas de gran tamaño destinadas a albergar los retablos. Se completa la iglesia con triples capillas rectangulares cubiertas por bóvedas de medio cañón que se vinculan al crucero, capillas que pueden ser de época medieval. El coro se sitúa a los pies de la nave central y de él surge una tribuna lateral por el lado del Evangelio reservada al órgano. Destaca una gran cornisa que recorre todo el perímetro de la nave central y el crucero. En la cúpula montan las imágenes de San Miguel y otros ángeles. 



 


fachada principal
en el muro hastial a los pies de la nave


torres gemelas
y remate que asemeja una espadaña


portada

 

 

 


portada lateral y hornacina en
calle de la Reja, del lado de la Epístola

 

 

 

Al exterior, muros de ladrillo sobre basamento de sillares de piedra, que alcanzan toda la cabecera. La fachada principal se sitúa en el muro hastial a los pies de la nave y es de ladrillo sobre basamento de piedra. Queda encajada entre dos torres gemelas y se corona por un remate que asemeja las estructuras de las espadañas. Consta el remate de un basamento y un cuerpo de dobles pilastras cajeadas y placadas que enmarcan una hornacina que alberga una talla de San Pedro, realizada en 1603. Culmina con un frontón triangular partido. La portada es de piedra con un primer cuerpo de pilastras con entablamento de modillones y un segundo cuerpo flanqueado por vasos que repite la estructura del anterior, en cuyo centro se abre una hornacina ocupada por la escultura de San Miguel de madera, de estilo renacentista.

Las torres presentan un primer cuerpo de la misma altura que el paño central de la fachada, con pilastras dobles almohadilladas. Sobre este nivel se levanta la construcción del siglo XIX con un cuerpo cúbico más dos octagonales decrecientes, coronándose con frontones triangulares y cubriéndose con pequeñas cúpulas apuntadas con agujas. El muro lateral del lado de la Epístola se remata con una galería de arquillos rebajados entre pilastras y alero de madera sobre ménsulas, obra del siglo XVIII.



retablo mayor


Preside el presbiterio un gran retablo barroco de San Miguel. Se trata de uno de los primeros retablos que marcan el tránsito del Churrigueresco al Rococó, con fuerte dominio de lo arquitectónico a pesar de su gran aparato decorativo. Fue ejecutado entre 1718 y 1722, siendo dorado a partir de 1789. El retablo tiene forma cóncava adaptándose a la cabecera pentagonal. Se corona por un cascarón gallonado que arranca de una cornisa mixtilínea en cuyo centro se halla un gran frontón de volutas. En la calle central se encuentra un grandioso expositor al que se adosa un sagrario. Se remata con un baldaquino que lleva un complicado dosel de volutas que cobija al titular San Miguel. En general, la imaginería del retablo no está a la altura de su traza arquitectónica.

Limita el presbiterio una balaustrada plateada del año 1900.

En el lado del Evangelio se encuentran varios retablos dedicados a: San Pedro (muro frontal del crucero, rococó, ejecutado en 1767), la Inmaculada (segunda capilla del brazo del crucero, barroco, de finales del siglo XVII), la Virgen de Lourdes (tercera capilla del brazo del crucero, anteriormente dedicado a la Ánimas del Purgatorio y luego a Nuestra Señora del Carmen, manierista, de hacia 1644), Santo Cristo (neoclásico, de 1775), San José (capilla de San José, barroco, de hacia 1715-1717) y San Bartolomé (a los pies de la nave, bajo la torre, manierista, ejecutado entre 1598 y 1601).

En los muros del crucero del lado del Evagelio hay cuatro lienzos del siglo XVII que representan la Aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco, la Virgen de la Merced, San Eloy y las Bodas místicas de Santa Gertrudis. En la primera capilla del brazo del crucero hay tres lienzos del siglo XVII de San Francisco Javier bautizando, San Bartolomé y una Anunciación.

En el lado de la Epístola se ubican los retablos dedicados a: Santiago (muro frontal del crucero, rococó, ejecutado en 1765), la Piedad (primera capilla del brazo del crucero, barroco, de hacia 1686), Nuestra Señora del Amor Eterno (primer tramo de la nave, barroco, de 1729) y San Lucía (manierista, realizado en 1633).

En los muros de la segunda capilla del brazo del crucero del lado de la Epístola cuelga un lienzo del Ecce-Homo del siglo XVI de estilo veneciano. En la tercera capilla del mismo brazo del crucero, dos lienzos del siglo XVII, uno de San Fermín y otro de un apostol de estilo riberesco.

En la nave central se adosan a los pilares dos tallas de Santo Domingo del siglo XVII y otra de San Agustín del siglo XVIII.

Recorre todo el perímetro del coro una doble sillería barroca del siglo XVIII con 18 sillas en la parte inferior y 27 en la superior. En una tribuna lateral, un órgano barroco cuya caja fue trazada en 1728.

En la sacristía se conservan algunas tallas, entre ellas un San Miguel procesional de 1723, con gran dinamismo en túnica y manto, que acusa el gusto rococó y un Cristo Crucificado de marfil, del siglo XVII, con remates y cartela del INRI en plata.

La orfebrería de la iglesia es abundante dominando las piezas de los siglos XVII y XVIII: una bella naveta de plata del último cuarto del siglo XVI; cinco cálices de plata; seis blandones de plata de la segunda mitad del siglo XVII de estilo barroco madrileño; copón de plata dorada de la primera mitad del siglo XVII; crismeras neoclásicas de plata, del siglo XIX; dos cruces de altar de plata, una de finales del siglo XVI y la otra neoclásica de principios del XIX; cruz procesional de plata de la segunda mitad del siglo XVII de estilo barroco madrileño; figurillas plateadas de la Virgen y San Juan, cuya estética corresponde a la primera mitad del siglo XVI; ostensorio barroco de plata dorada, de principios del siglo XVIII; tres relicarios de plata, dos de ellos barrocos de la primera mitad del siglo XVIII; juego de sacras rococó de la segunda mitad del siglo XVIII; dos varas clasicistas de plata de finales del siglo XVI con la pértiga añadida en el XIX; tres juegos de vinajeras, uno de plata dorada de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII, y los otros dos neoclásicos del XIX.

Se conserva también en la sacristía un terno rojo del siglo XVIII.


ermita Nuestra Señora del Villar 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra


 

ermita Nuestra Señora del Villar

 

Construcción del siglo XVII que sustituye a otra de época anterior. En la primera fase constructiva (1625-1643) se adosa el crucero a la cabecera de la primitiva ermita. En la segunda fase (1674-1697) se levanta el cuerpo de la iglesia en el solar de la antigua construcción, tras su derribo.

En 1899 se fundó junto a esta ermita un convento de Pasionistas, siendo reedificado en 1962.

 

nave y presbiterio

pies de la nave
coro alto y bóvedas de medio cañón con lunetos



Presenta la ermita planta de nave única de cinco tramos con crucero, cabecera recta y coro alto a los pies de la nave, con tribunas laterales. La nave, brazos del crucero y cabecera se cubren con bóvedas de medio cañón con lunetos, mientras que el tramo central del crucero lo hace con media naranja sobre pechinas. La decoración de pinturas es moderna, de 1938.

 

fachada principal y muros del lado del Evangelio

Al exterior, muros de ladrillo y una fachada reciente que imita portadas conventuales del siglo XVII.

 

retablo mayor

 

Preside el presbiterio un retablo mayor manierista de la Virgen del Villar, tallado a partir de 1637. El camarín fue introducido en el siglo XVIII. Los lienzos son de estilo tenebrista con resabios manieristas, de desigual calidad. Destaca la bella composición de la Epifanía con un buen estudio de luces. En el camarín se aloja Nuestra Señora del Villar, patrona de Corella, que debió ser en su origen una talla gótica del siglo XIV, de la que no se aprecian caracteres. La Virgen actual corresponde a un modelo barroco de imagen de vestir con el Niño Jesús en una de sus manos. El sagrario y la policromía del retablo son modernos.

En el lado del Evagelio se encuentran los retablos de San Francisco Javier (brazo del crucero, barroco, de 1673) y de San Pablo de la Cruz (fundador de los Pasionistas, antiguamente de Santa Ana, realizado en 1667 aunque todavía de traza manierista).



 


retablo
San Francisco Javier

 


retablo
San Pablo de la Cruz

 



En el lado de la Epístola, los retablos de San Antón (brazo del crucero, simétrico al de San Pablo de la Cruz) y de Santa Gema (simétrico al de San Francisco Javier).

Preside el coro un lienzo del Ecce-Homo de 1632. En uno de los muros del antecamarín cuelga un lienzo del siglo XVIII, de estilo popular, de la Aparición de la Virgen del Villar.

 

* * *

 

No se conservan las antiguas ermitas de Corella dedicadas a San Juan, Santa Bárbara, San Gregorio, San Blas, Santa Ana, Santa Catalina, la Concepción, San Francisco y Santa Lucía en Araciel.


convento del Carmen 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra

 

convento del Carmen

 

Convento fundado en 1595 junto a la ermita de San Pedro. Construcción iniciada en 1596-1597 y finalizada en 1621, sustituyendo a la citada ermita cuyo solar ocupó en parte.

Convento fundado en 1595 junto a la ermita de San Pedro.

Construcción iniciada en 1596-1597 y finalizada en 1621, sustituyendo a la citada ermita cuyo solar ocupó en parte.

 

nave y cabecera recta con retablo

media naranja
tramo central del crucero



La iglesia es un típico templo conventual de estilo manierista. Presenta planta de nave única de cinco tramos, crucero, cabecera recta y coro alto a los pies que abarca los dos últimos tramos de la nave y se amplía con tribunas laterales ocupando parte del tercer tramo. La nave se cubre con bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones y con una media naranja rebajada sobre pechinas el tramo central del crucero. Por el lado del Evangelio se adosa la capilla de Santa Teresa a la altura de los tramos inmediatos al crucero. Fue comprada por los Escudero en 1653. Se cubre esta capilla con otra media naranja, donde se desarrolla una decoración geométrica de estirpe serliana, decorándose más tarde imitando mármoles. Frente a esta capilla se sitúa la de San Cosme y San Damián, construida en 1639 y cubierta por bóveda de arista. La capilla de las Ánimas corresponde al siglo XVIII, a partir de 1702, y se sitúa adosada al muro extremo del brazo del crucero del lado del Evangelio. Su primer tramo se cubre por una bóveda de arista y el segundo por otra media naranja muy rebajada sobre pechinas decoradas.



capillas:

capillas de Santa Teresa y de las Ánimas



Al exterior, la fachada lleva un primer cuerpo de sillería y el resto de ladrillo. Presenta un paramento central de forma rectangular, flanqueado por pilastras y coronado por un frontón triangular con óculo. La fachada se divide en tres cuerpos, el primero con un pórtico de tres arcos, mayor el central, de rosca muy marcada y dovelas iguales, sobre pilares. El segundo cuerpo lo preside una hornacina de piedra blanca que aloja una escultura también de piedra policromada de Nuestra Señora del Carmen de la época de la fachada, a cuyos lados se disponen dos placas cuadradas con los anagramas de Cristo y de María. El tercer cuerpo presenta una ventana central y dos escudos de piedra del Carmelo descalzo a los dos lados. A los lados de este gran paramento central se sitúan otros menores.

El convento se organiza en torno a un pequeño patio de planta cuadrada, de uno y dos cuerpos alternativamente, con cuatro arcos ciegos sobre pilares en cada lado, cubriéndose las galerías inferiores con bóvedas de medio cañón con lunetos y de aristas en los ángulos.


retablos:



retablo mayor


sagrario


Preside la iglesia un retablo mayor de traza manierista de finales del primer tercio del siglo XVII. A mediados del siglo XVIII se le añade la mesa del altar rococó, formándose también una estructura rococó en torno al sagrario primitivo. La talla de la Virgen del Carmen en el camerín es del siglo XVII.

En el lado del Evangelio se ubican los retablos dedicados a Santa Teresa (capilla de Santa Teresa patrocinada por los Escudero, manierista, de hacia 1639, con policromía imitando mármoles del s. XVIII, con un gran lienzo de la Aparición de la Virgen y San José a Santa Teresa, con monumentales figuras, posiblemente traído de Ávila); y San José (brazo del crucero, manierista, de hacia 1639 con paneles de talla rococó añadidos en el s. XVIII). En la capilla de las Ánimas se encuentra un gran lienzo barroco sevillano de la Intercesión del Escapulario, de finales del siglo XVII o principios del XVIII.

En el lado de la Epístola se encuentran los retablos de Santa Teresa (brazo del crucero, simétrico al de San José) y de San Cosme y San Damián (manierista, recompuesto con fragmentos de retablos ejecutados en 1621). Junto a este retablo se encuentra una bella imagen del Niño Jesús de Praga. En el muro extremo del brazo del crucero se ubica un gran lienzo de la Conversación de Jesús Nazareno con San Juan de la Cruz, de finales del siglo XVII. En el lado de la Epístola, colgando junto al crucero, se ubica bajo un dosel un pequeño Crucificado de interés.



 


retablo
de las Ánimas


retablo
Santa Teresa


retablo
San Cosme y San Damián

 

 


retablo de Santa Teresa
en el lado de la Epístola

 


retablo
San José

 


imaginería:



Virgen del Carmen en retablo mayor

 

 


La talla del Niño Jesús de Praga y un Cristo Crucificado que se conservan en el coro son del siglo XVII. En las dependencias conventuales se conservan otras obras de arte sacro, entre ellas cuatro lienzos en las hornacinas de los ángulos del claustro.


Niño Jesús de Praga y Cristo Crucificado
en el coro alto



Se conservan también algunas piezas de orfebrería: cáliz clasicista de plata dorada de la primera mitad del siglo XVII; otros dos cálices neoclásicos del siglo XIX; copón barroco de la primera mitad del siglo XVIII; ostensorio barroco de plata; y un relicario barroco dorado de San Juan de la Cruz, tipo ostensorio, del siglo XVIII.

 

losa sepulcral en el convento del Carmen
Fermín Virto 1748


 

convento de Nuestra Señora de Araceli 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra


 

convento de Nuestra Señora de Araceli

 

Tras el descubrimiento en 1674 de la imagen de Nuestra Señora de Araceli, bajo el piso de la ermita de Santa Lucía - en el término de Araciel - la imagen peregrina por diversas iglesias corellanas hasta que en 1676 se construye provisionalmente una ermita para ella.

Las obras del templo definitivo estaban en marcha en 1678 y se terminaron en 1693. Posteriormente, en 1722 se fundó en esta iglesia un convento de carmelitas descalzas, cuya construcción se concluye en 1724. Poco despues se añade el tramo de los pies de la nave con el coro alto y se construyen dos capillas a la entrada. Más tarde, entre 1863 y 1864, se reconstruye la cúpula y se abren cuatro capillas. Responde la iglesia al esquema conventual típico del Barroco.

 

nave y presbiterio

cúpula de tambor sobre pechinas

coro alto y bóvedas de medio cañón con lunetos

 

Presenta planta de nave única de cinco tramos con crucero y cabecera recta, capillas laterales comunicadas entre sí de modo que funcionan como naves laterales. La nave, brazos del crucero y cabecera se cubren con bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones, mientras que el crucero lo hace con cúpula de tambor sobre pechinas y las capillas más próximas al crucero con bóvedas de arista, haciéndolo las restantes con techumbres planas. En la reforma de 1863 se renovó la decoración y se repintaron los Evangelistas de las pechinas y los temas de la vida de la Virgen y ángeles de la cúpula así como los santos de los lunetos. Los floreros de los lunetos de los brazos del crucero son recientes. 



portada de triple pórtico de arcos de medio punto

 

Al exterior, la fachada es de ladrillo sobre basamento de sillar. Presenta un cuerpo central rectangular entre pilastras, coronado por frontón triangular con óculo. Este paramento se divide en tres cuerpos: el primero con triple pórtico de arcos de medio punto sobre pilares que da paso a un nártex sotocoro que ocupa la mitad del último tramo de la nave. En el segundo cuerpo, una hornacina central entre pilastrillas albergando la Virgen y en la parte superior una ventana central abierta y dos cerradas, rematándose en frontones curvos moldurados, el del centro partido. En los laterales se hallan dos cuerpos menores con puertas de remate geométrico. Esta fachada responde al esquema que medio siglo antes se había construido en el convento del Carmen.

El convento del siglo XVIII tiene como centro un patio de dos cuerpos, el primero con doble arcada y el segundo con galerías arquitrabadas en algunos de sus lados, en torno al cual se distribuyen todas las dependencias conventuales. Dentro del conjunto destaca la escalera de doble rampa cubierta por bóvedas de arista de la que cuelgan unos elementos suspendidos a manera de capiteles. En la huerta se localiza la ermita de los Retiros.



retablos:

 

retablo mayor



Nuestra Señora de Araceli en retablo mayor

 

Preside el presbiterio de la iglesia un gran retablo mayor barroco. Presenta un orden gigante de columnas de fuste abalaustrado muy decorativo. El camarín de la Virgen de Araceli culmina por un baldaquino cubierto por cúpula al que se incorpora un lienzo de la Coronación de la Virgen. En los intercolumnios se abren hornacinas cubiertas con complicados doseles curvos que albergan a San Elías y Santa Teresa, imágenes de buena talla y cuidada policromía. Culmina el retablo la talla de San Miguel abatiendo al demonio y a ambos lados San Gabriel y San Rafael vestidos de guerreros. El nicho central lo cupa la talla de Nuestra Señora de Araceli. Originariamente era una virgen gótica del siglo XIV, de la que se conserva solamente el óvalo del rostro, convirtiéndose en imagen de vestir en el Barroco, añadiéndole entonces el Niño y la mano derecha. Se sitúa sobre un trono barroco ejecutado en 1705. En el lado del Evangelio del presbiterio se localiza un gran lienzo de San Juan de la Cruz de finales del siglo XVII.

En el lado del Evangelio se encuentran los retablos de Santa Teresa (en el testero del crucero, barroco, ejecutado en 1724-1730) y de San José (en la capilla de su nombre en el brazo del crucero, del segundo cuarto del s. XVIII, haciendo conjunto con el retablo mayor). A los pies de la nave, en una dependencia aneja a la primera capilla, se encuentra un paso con las imágenes de vestir de Jesús Nazareno y el Cirineo, del siglo XVIII.

En el lado de la Epístola se ubican los retablos de San Juan de la Cruz (en el muro frontal del crucero, barroco, de traza y decoración similar al colateral simétrico de Santa Teresa) y del Cristo de Burgos (neoclásico, principios del s. XIX).



 


retablo
San José

 


retablo
Santa Teresa

 

 


retablo
Cristo de Burgos

 


retablo
San Juan de la Cruz

 

 

En las diversas dependencias conventuales (portería, anteportería, locutorio de religiosas, recreo, anterrefectorio, refectorio, claustro, antecoro bajo, coro bajo, estancia de relicarios, escalera, oratorio del noviciado, antecoro alto, coro alto, antecamarín, camarín, oratorio de las profesas, librería) se conserva una rica y variada colección de obras de arte sacro, principalmente lienzos del siglo XVII, aunque no pocas pinturas también del siglo XVIII y diversas tallas. Puede destacarse por su antigüedad y valor histórico un cobre pintado de la Virgen con el Niño, del siglo XVI, de estilo manierista, que es el cuadro que llevaba Santa Teresa en las fundaciones de los conventos. Asímismo un cuadro de la Virgen con el Niño pintado al pastel, de la escuela de Amberes, en un marco barroco de forma semicircular. 

En el convento se conserva una colección de mantos de la Virgen de Araceli, entre los que destaca uno bordado primorosamente en plata sobre terciopelo salmón, del siglo XVIII regalado por la reina María Magdalena Bárbara de Braganza (Lisboa 1711-Aranjuez 1758) que había casado en 1729 con el Príncipe de Asturias don Fernando (VI), y otro de terciopelo azul bordado en oro, regalo de la reina Isabel II (Madrid 1830-París 1904) y firmado en 1863 por el bordador de cámara de Su Majestad.

El convento guarda también una variada colección de orfebrería: grupo de bandejas de plata repujada o labrada, del siglo XVIII, algunas barrocas y otras de estilo rococó; tres cálices de plata dorada, dos de ellos de plata mejicana de finales del siglo XVI y otro sin punzones, de la primera mitad del siglo XVII; cruz procesional de plata de finales del siglo XVIII, combinando elementos de estilo rococó y de estilo neoclásico; incensario de plata de la misma época; ostensorio de plata de hacia 1600; otro ostensorio neoclásico de plata, del siglo XIX; y un juego de vinajeras de plata dorada y estilo clasicista, de hacia 1600.

En la huerta del convento se encuentra la ermita de los Retiros en cuyo interior hay un pequeño retablo barroco, recompuesto con restos de otros retablos de la iglesia. Presenta una talla de la Virgen del Socorro del siglo XVIII.

antiguo convento de la Encarnación y Museo de Arte Sacro 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra

 

iglesia del Convento
museo de Arte Sacro

 

convento de la Encarnación y Museo de Arte Sacro

 

El antiguo convento de las Benedictinas de la Encarnación fue fundado en 1659, habiéndose concluído la obra de construcción en 1664 y llegando las benedictinas en 1670. El coro alto fue construido en 1683 y reformado en 1756. Las benedictinas evacuaron el convento en 1970 y fue convertido en 1975 por la Fundación Arrese en el Museo de Arte Sacro de Corella. Las benedictinas llevaron con ellas algunas piezas de arte sacro, en particular esculturas de los retablos, y esta Fundación privada completó con gran mérito esta magnífica colección con obras adquiridas en otros lugares de España. 



presbiterio y altar mayor con retablo

cúpula de media naranja sobre pechinas


bóvedas de medio cañón con lunetos y cúpula


La iglesia es una construcción barroca que presenta planta de cruz latina con nave única de cuatro tramos. Dado que dos tramos están ocupados por el coro, funciona prácticamente como una cruz griega con un brazo algo más desarrollado. La nave, los brazos del crucero y la cabecera se cubren con bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones, y con media naranja sobre pechinas el crucero. Las pechinas y los lunetos se decoran con lienzos de forma ovalada del siglo XIX.


fachada principal de la iglesia

portada de arco de medio punto y San Bernardo en hornacina

Al exterior, muros de ladrillo sobre basamento de sillares. La fachada principal consta de tres calles, la central concebida como un gran paramento rectangular coronado por frontón triangular con óculo. La portada de piedra consiste en un arco de medio punto encuadrado por pilastras cajeadas y un ático con hornacina donde se alberga la imagen de San Bernardo, culminada por frontón curvo, entre aletones de volutas y pirámides. En el siguiente nivel, una ventana central flanqueada por dos blasones de alabastro. Las calles laterales disponen de unas portadas de ladrillo con pilastras cajeadas suspensas, sobre las que monta un frontón curvo roto con pirámides en el que se aloja una hornacina rematada por una pirámide con bola.

Las ventanas de l clausura del convento están protegidas por rejas antiguas:

 


.

rejas de clausura


.

 

 


 


 



reja del coro alto


Junto a la iglesia se encuentra el antiguo convento, cuyas dependencias alojan diversas piezas que constituyen los fondos del Museo. Un patio cuadrado con dos cuerpos de dobles arcos de medio punto es el centro del conjunto en torno al cual se distribuyen las restantes dependencias.

retablo mayor

sagrario-expositor



Preside el presbiterio un gran retablo barroco de la Encarnación realizado en 1738 y dorado en 1755-1756. El retablo presagia el estilo rococó y es un poco anterior al de la parroquia de San Miguel. En la hornacina de la calle central se alberga un altorrelieve de la Encarnación, de gran dinamismo. En las hornacinas laterales aveneradas y en el expositor faltan las imágenes, que seguramente fueron adquiridas por anticuarios antes de que la Fundación hubiera entrado en posesión del convento.

En el lado del Evangelio se encuentran los retablos dedicados a la Virgen del Socorro (brazo del crucero, barroco transición al rococó, formando conjunto con el retablo mayor, de 1738); al Cristo (barroco, de hacia 1685, procedente del convento de la Merced, faltando la imagen del titular); San José (barroco, de hacia 1727, actualmente con una imagen de la Inmaculada, encontrándose la talla de San José en el Museo); y la Virgen Dolorosa (barroco, de hacia 1720-1730, procedente del convento de la Merced).

En el lado de la Epístola, los retablos de San Benito y Santa Escolástica (muro frontal brazo del crucero, formando conjunto con el retablo mayor, de 1738); Santa María de Cervelló (rococó, de mediados del s. XVIII, procedente del convento de la Merced); San Bernardo (barroco, de 1726); otro barroco en el tramo siguiente, simétrico al de la Dolorosa, con un San Antonio Abad en el ático y una Inmaculada en la hornacina; y Santa Ubaldesca (en la capilla del antiguo vestíbulo, separada por una reja, barroco, de hacia 1689).


 


retablo
Vírgen del Socorro


retablo
del Cristo


retablo de la Inmaculada
anteriormente de San José

 

 


retablo
la Dolorosa


retablo
María de Cervelló


retablo San Benito
y Santa Escolástica

 

 


retablo
San Bernardo

 


retablo San Antonio Abad
y la Inmaculada

 

 


retablo
Santa Ubaldesca


retablo San Roque
en Museo


ático de retablo
en Museo

 

 


retablo bodas místicas Santa Gertrudis (Claudio Coello)
en Museo

 


retablo martirio San Plácido
(Claudio Coello)
en Museo

 



imaginería:


Inmaculada Concepción
en su retablo


San Bernardo
en su retablo


Santa María de Cervelló
en su retablo


San Roque en retablo
de Santa María de Cervelló


San Antonio en retablo
de Santa María de Cervelló

 


la Dolorosa
en su retablo

 


la Inmaculada
en su retablo

 



pintura:

 


bodas místicas de Santa Gertrudis


Salomé con la cabeza del Bautista
Museo Arte Sacro

Degollación
de San Plácido

 



En la iglesia del convento se conserva el sepulcro del promotor del Museo, D. José Luis Arrese.







Museo de Arte Sacro del Convento de la Encarnación 
Fundación Arrese 


En las salas del Museo se guarda una interesante y meritoria colección de lienzos, esculturas y otras obras de arte sacro, entre las que se mencionan solamente algunas de ellas: 


* San Emeterio y San Celedonio, en piedra policromada. Se presentan los santos frontales en actitud de bendecir, llevando en la otra mano, uno un libro y el otro su propia cabeza. Se sitúa en una fase avanzada del estilo gótico, de finales del siglo XIV o principios del XV. Procede de la parroquia de Santo Tomás de Bolívar de Cenarruza (Vizcaya). La policromía es moderna.

San Emeterio y San Celedonio



* relieve de alabastro de la Caridad que procede del desaparecido hospital de Alcalá de Henares. De estilo flamenco, de finales del siglo XV. El rostro de la imagen de la Virgen es de gran belleza y la decoración de medio punto es gótica, así como la inscripción que recorre el remate.

la Caridad



* Cristo Crucificado gótico del siglo XV, realizado en cartón piedra con barbas y corona superpuestas. Es articulado y debió servir para la representación del Entierro de Cristo.

Cristo Crucificado



* pequeño retablo manierista de San Roque de finales del siglo XVI, del taller de Estella procedente de Eraul (valle de Yerri, merindad de Estella). En el banco aparecen relieves de los Evangelistas en los tableros laterales. En la hornacina del ático un altorrelieve de San Jorge flanqueado por otros relieves de San Gregorio Magno y San Antonio Abad. La talla de San Roque está flanqueada por San Pedro y San Andrés.

retablo de San Roque



* talla de Santiago de 1572, de composición rígida frontal, arcaizante en la cabeza, manos potentes y ropajes con los pliegues usuales del momento. Conserva la policromía original, aunque los ojos son de cristal, posteriores.



Santiago



* talla de Santiago de mediados del siglo XVI, procedente de los canónigos de Tarazona.

Santiago



* retablos de estilo rococó de Santa Gertrudis y de San Plácido, ejecutados en 1753. Los lienzos de las bodas místicas de Santa Gertrudis y del martirio de San Plácido fueron pìntados por Claudio Coello entre 1680 y 1683.

retablo bodas místicas de Santa Gertrudis y martirio de San Plácido



* talla barroca de San José. Madera policromada, siglo XVII, procedente del retablo de San José, de la iglesia del convento de la Encarnación.

San José y el Niño Jesús



* terno de funeral, llamado de las Calaveras, de 1580, del taller de Calatayud.

terno de funeral



* relieve de la Vírgen de la Merced con San Pedro Nolasco y ángeles vestidos de mercedarios, madera dorada y policromada, de hacia 1700. Procede de la desaparecida iglesia de la Merced.

Vírgen de la Merced



* Virgen del Rosario, fechado en 1773, manto rococó, del pintor corellano Antonio González Ruiz.

Vírgen del Rosario



* Vírgen del Rosario, monumental talla del siglo XVI-XVII, procedente probablemente del camarín de un retablo de origen desconocido.

Vírgen del Rosario



* Ostensorio barroco de bronce y coral, conocido como la "Custodia de Malta", obra siciliana de hacia 1660 de proporciones estilizadas.

custodia de Malta



* San Pedro Nolasco, madera policromada, s. XVIII. Presenta pliegues agudos y movidos de estirpe de Bernini y grandes barbas muy bien trabajadas. Lleva en la mano unos grilletes de esclavos de las naos de berberías.

San Pedro Nolasco



* Ecce-Homo, madera policromada, primera mitad del siglo XVII, procedente de la iglesia de la Merced. Conjunto de calidad, se caracteriza por su frontalidad, simetría y el naturalismo.

Ecce-Homo



* busto de San Pedro Nolasco para imagen de vestir, fechado en 1725, de origen italiano, con diadema barroca. 

San Pedro Nolasco



* Cristo a la Columna. Soberbia talla de principios del siglo XVII, de potente musculatura con un tratamiento todavía manierista de la anatomía. Destaca su dramática cabeza pegada a la columna y la difícil torsión de los brazos y manos. Curiosamente presenta la pierna derecha bastante más larga que la izquierda. Procede de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, propiedad de la Hermandad de la Pasión.

Cristo a la Columna

antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced 
Corella
merindad de Tudela 
Navarra

 

antiguo convento de la Merced

 

Este convento ha sido demolido recientemente.

Fundado en 1648, perteneció en un principio a los Mercedarios y en el siglo XX a la rama femenina de la misma Orden.

Su construcción comenzó en 1659 y hacia 1720 las obras de la iglesia no estaban concluídas.

La iglesia barroca fue concebida según el típico modelo de templo conventual del siglo XVII. Presentaba planta de cruz latina con triples capillas y sobre ellas tribunas con sus dobles arcadas sobre pilares. Se utilizaron bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones, excepto en el tramo central del crucero que se cubrió con una media naranja sobre pechinas con óvalos y triángulos escamados. Las capiillas se cubrieron con bóvedas de aristas. Un coro alto se elevaba a los pies de la nave.

Al exterior, presentaba muros de ladrillo, siendo de mampostería y verdugadas de ladrillo los de las capillas laterales. La fachada principal fue la más rica y monumental del Barroco corellano, llevando dos torres octogonales. La portada consistía en un gran arco de medio punto entre pilastras superpuestas y cajeadas, sobre las que aparecía un entablamento con modillones. Completaba el conjunto de la portada una hornacina encuadrada por volutas y coronada por frontón, en la que se alojaba una escultura barroca en piedra de Nuestra Señora de la Merced, de finales del siglo XVII.

El ajuar litúrgico del convento - retablos, imágenes y pinturas - se encuentra actualmente distribuído en las parroquias y Museo de Arte Sacro del convento de la Encarnación de Corella.

ermita de los Remedios
Corella
merindad de Tudela 
Navarra


casas y palacios
Corella
merindad de Tudela
Navarra



Corella dispone de uno de los conjuntos más completos de casas solariegas y residencias señoriales monumentales, de los siglos XVI al XIX, de la Ribera de Navarra.

Suelen ser casas de dos o tres niveles con galería de arquillos de remate en el ático, ejecutadas en ladrillo y decoradas con labores del mismo material, protegiéndose con pronunciados aleros de madera sobre ménsulas. En su mayoría están blasonadas con escudos barrocos en piedra y a veces en alabastro. Según señala Pilar Andueza Unanua "Corella vivió durante los siglos del Barroco momentos de gran esplendor y desarrollo, que se concretaron en el crecimiento demográfico y urbanístico de la ciudad así como en su monumentalización y embellecimiento gracias a la construcción de varios conventos, a la ampliación, remodelación y ornamentación de sus dos parroquias y, sobre todo, la proliferación de un conjunto de casas solariegas y residencias señoriales. El motivo debemos buscarlo en el desarrollo económico que vivió Corella durante la segunda mitad del siglo XVII y el siglo XVIII. La particular legislación aduanera de Navarra y la estratégica ubicación geográfica de Corella, junto a la frontera castellana, permitió a muchos de sus habitantes participar de un boyante comercio basado en la redistribución: compraban lana castellana que enviaban a Francia para su transformación textil y desde allí importaban productos manufacturados de lujo y especias que introducían en el mercado castellano, tráfico comercial que realizaban siempre a través de Navarra. Esta política económica generó importantes fortunas en un nutrido grupo de familias locales, que, imitando a la vieja nobleza, dieron pasos en aras a lograr un paralelo reconocimiento social. La construcción de una casa principal para la familia, encabezando un mayorazgo con la mayor parte de sus bienes, fue el punto culminante en este proceso. El edificio sería ante los vecinos el símbolo del poder alcanzado, capaz de permanecer además en el tiempo".

 

título de CIUDAD otorgado por el rey Felipe IV de España en 1630

 


casa de las Cadenas
Ayuntamiento
palacio de los marqueses de Bajamar
casa de Arrese Sáenz de Heredia - museo-colección Arrese
palacio de Aguado
casa Virto de Vera
palacio de Corella o casa del linaje Peralta
palacio Sopranis
casa Goñi

casa de los San Juan
otras casas señoriales



* casa de las Cadenas. Edificio del Barroco navarro-aragonés. Se trata de la residencia de los Sesma, una saga dedicada a los negocios muchos de cuyos miembros alcanzaron además importantes puestos en el ejército y en la alta administración del estado borbónico: coroneles, brigadieres, almirantes, capitanes, comisarios de marina, un corregidor de la ciudad de México, un guardajoyas de la reina Mariana de Neoburgo, así como catedráticos, abogados y oidores. Varios de ellos además vistieron los hábitos de las órdenes de caballería de Calatrava, Santiago y Carlos III. El edificio tiene su origen en la figura de Agustín de Sesma y Sierra, nacido en 1664 en Corella y que casó en 1691 con la también corellana Josefa Escudero y Ruiz de Murillo, hija de otro comerciante de la localidad. El matrimonio tuvo 16 hijos. La construcción del edificio comenzó en 1704. La casa fue residencia real, cuando llegó el rey Felipe V el 14 de junio de 1711 acompañado de la reina Mª Luisa Gabriela Emmanuela de Saboya, del Príncipe de Asturias don Luis y de la princesa de los Usinos. Permanecieron hasta el 20 de octubre y tras la marcha de los reyes don Agustín de Sesma recibió la merced de poder colocar cadenas en las puertas, un privilegio otorgado a las casas que habían dado alojamiento a un rey. La Reina padecía una enfermedad ("fiebre ética") de tuberculosis y había sido desahuciada por los médicos, aunque le aconsejaron un clima como el de Corella. La renuncia de Felipe V al trono de Francia no había tenido lugar todavía (lo sería en ocasión de los Tratados de Utrecht de 1713) y por ello se apunta también la posibilidad de que el rey quisiera estar fuera de Castilla (lejos del Embajador de la Reina Ana) y cerca de la frontera de Francia - en un territorio como Navarra que nunca le había sido "desafecto" - para recibir noticias y emisarios del vecino reino francés.

 



Construido en ladrillo, según la tipología de la Ribera, presenta dos fachadas tratándose de un bloque de marcado carácter horizontal de tres cuerpos sobre el que emerge la caja de la escalera principal. En la calle San Miguel se ubica la portada principal, descentrada, un medio punto entre pilastras toscanas cajeadas. El piso noble se articula por medio de pilastras entre las que se sitúan grandes balcones con enmarques en resalte, amplios voladizos y magníficas rejerías de hierro cincelado. Corona el edificio un ático en el que se disponen ventanas y balcones. En la esquina de las dos fachas se ubica una magnífica labra heráldica realizada en 1706. Lleva inscritas las armas de los Sesma, Escudero, Sierra y Ruiz de Murillo.

 


chaflán
co escudo


lateral en placeta
de Garcia


fachada principal
en calle San Miguel

 

 


lateral en placeta
de Garcia

casa de las Cadenas


portada
principal

 

 


* Ayuntamiento. Se localiza en la plaza de España, frenta al palacio de Bajamar. Construcción barroca del siglo XVII con el primer nivel de piedra, los dos siguientes y el coronamiento de ladrillo. En el año 1981 se le añadieron, en la zona del ático, una hilera de óculos que sustituyeron a las antiguas ventanas.

 

Ayuntamiento

 

*palacio de los marqueses de Bajamar y condes de Lasquetty. Construcción de finales del siglo XVII remodelado en el siglo XIX, con fachada en artesa de tres cuerpos y remate. La portada consiste en un arco de medio punto con dovelas. Cuelga en la fachada el víctor familiar. Originariamente, el edificio era propiedad de una familia corellana, los Miñano. Quedó vinculada a los Bajamar por el matrimonio en 1801 de Mª Eugenia Miñano y Ramírez de Zurita con Antonio Porlier y Sáenz de Asteguieta, futuro marqués de Bajamar.

 

palacio de los marqueses de Bajamar

 

* casa de Arrese Sáenz de Heredia. Construcción que se remonta a mediados del siglo XVI, con transformaciones en los siglos XVIII y XIX. Su actual configuración se debe principalmente a las reformas del siglo XX. Se localiza formando ángulo recto con la parroquia de San Miguel, frente al palacio de Aguado que ha sido derribado recientemente. Se indica también que los primeros propietarios fueron los descendencientes de la casa agramontesa de los Peralta. En el siglo XVII había sido poseída por Agustín de Sesma, el que habría de construir la Casa de las Cadenas. En el siglo XVIII pasó a la familia Arteta, ascendientes de María Teresa Sáenz de Heredia y Arteta, casada con José Luis Arrese que fue ministro en un gobierno del General Francisco Franco. En su interior se guarda una colección pictórica y escultórica privada de la Fundación Arrese.

 



 


portada
de ingreso


fachada lateral
con pinturas murales


casa de Arrese Sainz de Heredia y
torre de la iglesia San Miguel

 

casa de Arrese Sáenz de Heredia

 

* palacio de Aguado. Derribado recientemente, se localizaba frente a la iglesia San Miguel, en el nº 1 de la calle de San Miguel. Construida en el siglo XVII, o finales del XVI, fue reformada en el XVIII. Dispone de tres fachadas con dos niveles y ático de ladrillo revocado y con restos de pinturas. Fue la casa de Pedro de Sada (1621-1699), gobernador de Guatemala y Perú, y posteriormente de los Aguado, marqueses de las Marismas, condes de Montelirios y vizcondes de Aguado, banqueros de Fernando VII y Napoleón III.



 


palacio
de Aguado


esquina
calle San Miguel


palacio derruido
en 2010

 

palacio de Aguado



* casa Virto de Vera. Se localiza en plaza de los Fueros y sirve actualmente de juzgado comarcal. Se trata de un edificio barroco con influencias aragonesas de la primera mitad del siglo XVIII (1741) construido por Juan Fermín Virto de Vera-Azpilcueta y Larreta, escribano real. Su padre y su hermano fueron miembros del Consejo de su Majestad y Tesoreros Generales del Reyno de Navarra. La portada consiste en un arco de medio punto entre pilastras toscanas cajeadas, en la que aún quedan restos de cerámica. En el segundo y tercer cuerpo, balcones adintelados, aunque el balcón central del tercer piso se sustituye por un blasón barroco, muy deteriorado en la actualidad, con marco de follaje de la época. El ático con galería de arquillos de medio punto, alternativamente simples y dobles, flanqueados por pilastrillas toscanas cajeadas rematándose por un alero de madera muy resaltado que apea en ménsulas.

 



 


entrada
doble arcada sobre pilar


pinjantes
en la escalera


acceso
zaguán

 

casa Virto de Vera



En el interior se halla una escalera de caja rectangular con tres niveles de tramos de peldaños perpendiculares, el primero de los cuales parte de una doble arcada sobre pilar. Como cubierta de ella se utiliza una bóveda suspendida de tres dobles tramos de aristas, marcados por fajas, de cuyas claves penden dos pinjantes. En ellos aparecen sendos escudos pintados sobre tabla. Las puertas que jalonan los diversos pisos son de casetones y las del piso superior con frontones triangulares.

* palacio de Corella o casa del linaje Peralta. Se localiza frente a la Casa de las Cadenas, en la placeta de García (números 4 y 5), con una fachada del Bajo Renacimiento, única en Corella de esta época. Una lápida indica: "En éste que se llamó un día palacio de Corella y fue morada de reyes se hizo la paz entre las dos familias de Peralta y Beaumont que durante un siglo dividieron y ensangrentaron Navarra. Aquí el 8 de septiembre de 1568 fueron las bodas de Don Pedro Arnau de Peralta con Doña María Beaumont de Navarra. Aquí murió el 30 de mayo de 1570 Don León de Peralta, Gran Prior de la Orden de San Juan de Jerusalén, y nació el 4 de diciembre de 1614 Don Diego de Peralta y Beaumont Capitán en las guerras de Flandes, Barcelona y Fuenterrabía y Alcalde de Corella".

palacio de Corella

* palacio Sopranis. Se localiza en la calle González Tablas (nº 4). Se trata de una construcción barroca del siglo XVII con tres niveles articulados por pilastras, en cuyos entrepaños se suceden paneles de decoración geométrica cajeada, placados y óculos encuadrados por moldurajes. Culmina la fachada un ático con galería adintelada y sobre ella un alero de madera sobre ménsulas. La decoración geométrica de la fachada concede a este edificio un aspecto peculiar, con interesantes juegos de líneas y efectos de claroscuro.

* casa Goñi. Se localiza en el nº 6 de la calle Ramón y Cajal. Casa de época barroca del siglo XVIII, consta de tres alturas a las que se añade un último nivel en época moderna. Los Goñi fueron los fundadores del antiguo Hospital de Corella.



casa de Goñi

* casa de los San Juan. Se localiza en el nº 44 de la calle Mayor. Se trata de un edificio de ladrillo del siglo XVII o XVIII. Se localiza en el nº 44 de la calle Mayor. Consta de tres cuerpos y ático, el primero con una portada descentrada de arco de medio punto de piedra en el que se desarrolla una decoración geométrica. En el segundo y tercero se suceden balcones adintelados y el ático presenta una galería de arquillos sobre columnas y un alero de madera sobre ménsulas con cabezas de animales.



casa de los San Juan



* otras casas señoriales:

* casa señorial junto al Ayuntamiento. Se localiza en la calle de la Reja.

*casa señorial que se localiza en el nº 6 de la calle de la Cruz. Casa monumental que consta de cuatro plantas, la segunda con balcones y las dos siguientes con ventanas adinteladas.

 

casa señorial en calle de la Cruz

 

* casa señorial en la calle Mayor nº 20.

 

casa señorial en calle Mayor nº 20

 

* casa señorial en la calle Ramón y Cajal nº 4, esquina calle Mayor.


casa señorial en calle Ramón y Cajal nº 4

 

* frente a la iglesia de San Miguel se encuentra una modesta casa que lleva una placa recordando que allí vivió el escritor del Romanticismo y poeta del siglo XIX, don Mariano José de Larra.

arqueología
Corella
merindad de Tudela 
Navarra


En el término de Corella se encuentran varias estaciones arqueológicas que abarcan desde el Paleolítico hasta la Edad de Bronce.

A la época romana pertenece una interesante colección de "terra sigillata" de los siglos I al IV, principalmente de los siglos II y III.

Corresponden a la misma época molinos ibero-romanos y romanos, tégulas, columnas, fragmentos vítreos, restos de ánforas, una cazuela de bronce, etc.

Un buen número de estas piezas se exponen en la Fundación Arrese, que conserva también una apreciable cantidad de restos de cerámica vidriada árabe, procedente principalmente del lugar de Santa Lucía, antiguo término de Araciel.

Se encuentra también en el témino de La Torrecilla los restos de una cripta de un edificio funerario fechable en los siglos IV-V, de finales del Imperio Romano. Al exterior tiene forma rectangular mientras que el interior adquiere planta polilobulada. En ella se hallaron cuatro tumbas. El edificio pasó posteriormente a convertirse en una pequeña capilla visigoda y más tarde, ya en época musulmana, se mudó a vivienda, continuando todavía su ocupación en época medieval.

 

cripta romana