Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 
 

los reinos

de

Sicilia y Nápoles

en la Edad Moderna

 

Desde 1504 hasta 1713 el Reino de Nápoles permanece unido al Reino de España.

A la muerte de Fernando el Católico (1516) fue coronado rey de España Carlos I de Habsburgo, siendo también rey de Nápoles y Sicilia. Le sucedió su hijo Felipe II (1556-1598), coronándose luego: Felipe III (1598-1621), Felipe IV (1621-1665) y Carlos II (1665-1700). Murió éste sin herederos directos asumiendo el trono Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, preferido a Carlos de Habsburgo-Austria tras la Guerra de Sucesión (1700-1713). A cambio del reconocimiento internacional de su derecho al trono de España, Felipe V tuvo que ceder los reinos de Nápoles y Sicilia a los Habsburgos. Así, desde 1713, el Virreinato está de nuevo bajo dominio Habsburgo, aunque esta vez se trata de los Habsburgos de Austria. Llegó a ser por lo tanto parte integrante del Sacro Imperio Romano y tuvo como soberano al emperador Carlos VI. Sin embargo, de 1714 a 1720 el Rey Vitorio Amadeo de Saboya obtuvo la Sicilia que luego volvió a los Habsburgos.

Por el tratado de Utrecht (1713), el reino de Nápoles, el Milanesado y la Cerdeña pasan a poder de Austria y el duque de Saboya adquirió con el título de rey Sicilia, que cambió por Cerdeña siete años más tarde

Carlo

Carlos de Borbon

restaurador del Reino de Nápoles
1734-1759

Habitualmente se considera a Carlos el primer rey de Nápoles de la dinastía borbónica y efectivamente él es el gran restaurador del Reino aunque en realidad el primer soberano de la dinastía a reinar en el Sur italiano fue su padre Felipe V en el momento en que ascendió al trono de España en 1700.

Durante la Guerra de Sucesión al trono de España, ocurrió que Felipe, aunque vencedor de la guerra y por lo tanto soberano efectivo de España, perdió en 1707 el virreinato de Nápoles y Sicilia en favor de los Habsburgos de Austria, que lo mantendrían hasta 1734. En este año Carlos de Borbón, hijo de Felipe V y su segunda mujer Isabel de Farnesio , conquistó el virreinato napolitano asumiendo entonces el título de rey de Nápoles, restableciendo la autonomía del Reino y haciendo de ello una nación independiente y soberana.

Cuando en 1734 Carlos de Borbón logra establecerse en Nápoles desalojando a los austríacos, aquella conquista no trae consigo una reanudación del dominio español sobre la Italia meridional, aunque se mantiene una estrecha relación con la corte de Madrid. Se afirmó en cambio como una entidad política independiente y así fue reconocida en el tratado de paz de Viena de 1738. Después de varios siglos de sumisión a potencias extranjeras - primero a Aragón, luego a España y posteriormente a Austria -, un nuevo estado independiente aparecía en el panorama político italiano.


Carlos nació el 20 de enero de 1716, primogénito del segundo matrimonio de Felipe V. Desde su nacimiento fue pretendiente por parte de madre - el padre de Isabel de Farnesio fue hijo de una Médici - a un principado en Italia que comprendiera el ducado de Parma y Plasencia y eventualmente también los dominios de los Médicis, en caso de extinción de la rama directa. Superando una larga serie de obstáculos, Isabel de Farnesio logró con habilidad garantizar a su hijo el Ducado en 1732 bajo la tutela de la abuela, la duquesa viuda de Parma. El año anterior Carlos se había declarado declarado "gran Príncipe hereditario" del Gran ducado de Toscana, siendo ya cierta la extinción de la Casa de Médici.

La historia de Carlos cambió a causa del principio de la Guerra de Sucesión polaca. Su madre Isabel de Farnesio lo puso entonces al frente de un ejército en Italia enviándolo a la conquista del Reino de Nápoles que desde 1707 estaba en manos de los Habsburgos austríacos. El 20 de enero de 1734 Carlos se declara mayor de edad y comienza su marcha desde Florencia hacia Nápoles. De Monterotondo lanza a los napolitanos una proclama de Felipe V avalando su empresa. El 10 de mayo entró triunfal en Nápoles. Cinco días después llegó desde Madrid el acta de Felipe V cediendo a su hijo Carlos todos los derechos regios al Reino conquistado.

Eligió Carlos en 1737 como esposa María Amalia, hija del Rey de Polonia. El fin de la Guerra de Sucesión polaca en 1738 comportó la conquista de los ducados farnesianos y de la Toscana por parte de los Habsburgo-Lorena, mientras que el ducado de Parma y Plasencia se confiaba por la Paz de Aquisgrán de 1748 al hermano menor de Carlos, Felipe, que daría así inicio a la Casa de Borbón-Parma.

A la muerte de Felipe V en España, hereda el trono su hijo Fernando VI y cuando éste fallece sin sucesión directa en 1759, el rey Carlos de Nápoles asume el trono de España con el nombre de Carlos III, renunciando a las coronas de Nápoles y Sicilia.

Sucesores de Carlos de Borbón en Nápoles fueron: Fernando IV (1759-1825) que desde 1814 toma el título de Fernando I de las Dos Sicilias; Francisco I (1825-1830), Fernando II (1830-1859) y Francisco II que en en 1860 perdió el Reino conquistado por Victorio Emanuel II de Saboya. Con esta conquista, el Reino de las Dos Sicilia deja de existir en cuanto reino.

el rey Carlos de Nápoles firma la Pragmática en 1759