Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 
 

monasterio

San Salvador de Oña

 

 

En el año 1011 el conde de Castilla Sancho García otorga a la villa de Oña el rango de “condal” y funda el monasterio de San Salvador.

Siguiendo una tradición visigótica, el monasterio es dúplice o mixto en su fundación, con religiosas traídas de monasterios cercanos y monjes de San Salvador de Loberuela. Desde el año 1033, el monasterio abandona su condición de dúplice y pasa a ser benedictino, de la mano de la reforma monacal propuganada por Sancho III el Mayor de Navarra.

Con el tiempo habría de convertirse en el cenobio más poderoso de Castilla, tanto desde el punto de vista espiritual como económico, al tener bajo su dominio más de 300 iglesias y 200 villlas. Sus posesiones se extendían desde el Cantábrico hasta el Arlanzón y desde el Pisuerga hasta las provincias de Huesca y Zaragoza.

Llegará a ser el centro religioso más importante de Castilla, siendo el primer panteón de reyes, infantes y condes de Castilla.

Los sepulcros están tallados a finales del siglo XV en madera de nogal y boj por Fray Pedro de Valladolid. En ellos yacen el conde don Sancho García, fundador del monasterio, su esposa doña Urraca y un hijo de éstos don García Sánchez; los infantes don Felipe y don Enrique, hijos de Sancho IV el Bravo y María de Molina; el rey Sancho de Castilla; el rey Sancho III el Mayor de Navarra y su esposa doña Mayor condesa de Castilla; y el infante don García hijo de Alfonso VII el Emperador.

enterramientos de los Reyes de Navarra en:

esculturas yacentes en el museo de Louvre (París):

 



San Íñigo, declarado santo en 1163 por el papa Alejandro III, fue abad del monasterio desde 1035 hasta 1068.

 


pórtico románico
siglo XI


claustro gótico flamígero
principios del siglo XVI

sillería gótica
siglo XV

abad San Íñigo de Oña
1035-1038



Pedro López de Mendoza