Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

-  página 3  -

página 1 - página 2

La ley Sálica y la sucesión de los "reyes malditos"

En esta ocasión, los derechos sucesorios de las 6 hijas de los "reyes malditos" (Luis X, Philippe V y Charles IV) habían sido postergados. Al mismo tiempo lo son los de Isabelle su hermana ( la “louve de France”), que había casado con un príncipe extranjero, Edward II de Inglaterra, y que llevó una vida escandalosa con el baron Roger Mortimer. Se atribuyó a Isabell la muerte en 1327 de su esposo el Rey, quedando considerada no apta para asumir el trono francés por los señores y los prelados de Francia. En cualquier caso no se hubiera aceptado un rey Plantagenêt.

Como se observa en otro lugar al explicar los antecedentes de la guerra de Cien Años, fallecidos los tres "reyes malditos" accede al trono francés Philippe VI de Valois en 1328. El también recientemente inaugurado rey de Inglaterra Edward III, en ningún momento pensó en declarar la guerra para defender los derechos dinásticos que le podían corresponder por su madre Isabelle de Francia. Antes al contrario aceptó venir a Amiens a rendir homenaje al rey francés del que era vasallo por los feudos que la corona inglesa tenía en Aquitania y Gascuña, Normandía y Poitou. Claro que lo hizo, contrariamente a los usos feudales, con la corona en la cabeza y vestido con túnica de terciopelo escarlata bordada con leopardos de oro. El rey Philippe VI se contentó con protestar,suavemente y Edward III volvió satisfecho a Inglaterra. Esto ocurrió en Amiens en 1329.

Incluso más tarde, en 1331, cuando Edward III confirmó su homenaje con cartas patentes.

El asunto fue más grave en el caso del tercer rey “maldito” Charles IV “le Bel”. En 1324, el rey inglés Edward II, considerando que la corona francesa cambiaba de manos demasiado a menudo, rehusó llevar a cabo el homenaje al rey francés, alegando que un rey no podía ser vasallo de otro rey.

Edward II muere en 1327 - seguramente asesinado por su esposa Isabelle - y Charles IV “le Bel” le sigue poco después en 1328. Sus respectivos herederos Edward III y Philippe VI de Valois se entenderán mejor que sus padres sin que - por ahora en esta primera época - Edward III avance ninguna reivindicación al trono francés por los derechos sucesorios que le fueron postergados a su madre Isabelle. Esta reivindicación ocurrirá más tarde en 1340 cuando unió en su blasón los lises capetos a los leopardos de Inglaterra. Y en ello fue determinante el interés comercial de los ingleses y los flamencos en los asuntos de la lana y los paños, mucho más que la oposición a una pretendida ley Sálica que perjudicó a la reina Isabelle como tienden a opinar muchos historiadores.

 

El Reyno de Navarra va a seguir otro rumbo sucesorio.

 

A la muerte de Charles IV “le Bel” en 1328, los navarros toman como reina a la princesa Juana, entonces de 16 años de edad, la hija del rey Luis X le Hutin y Margarita de Borgoña. Es coronada en Pamplona el 5 de marzo de 1329. Será Juana II que había casado en 1318 con Felipe de Evreux, un primo carnal de los "reyes malditos" y del nuevo rey Philippe VI de Valois. De este matrimonio nacerá el infante Carlos, el futuro Carlos II de Navarra Evreux desde la muerte de Juana II en 1349. Carlos II luchará por hacer reconocer sus derechos sucesorios al trono de Francia, derechos de mejor grado que los de su tía abuela Isabelle, reina de Inglaterra.

En las circunstancias sucesorias anteriores, la vieja ley Sálica no estuvo presente en las deliberaciones en Francia y no fue tenida en cuenta en ningún momento. La sucesión al trono de Francia no fue determinada por ninguna regla en particular sino por la astucia política y saber hacer del regente Philippe que consiguió crear entonces un precedente dinástico en detrimento de las hembras, todo ello aprobado o endosado por varias asambleas de nobles y prelados. La vieja ley Sálica fue “redescubierta” en el año 1358 por un monje de Saint Denis, Richard Lescot, quien tampoco hizo relación con los asuntos sucesorios del trono. Tampoco hace esta relación Raoul Presles en 1375 cuando menciona esta Ley.

En Navarra nunca se aplicó la Ley Sálica.