Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

antecedentes

de la

guerra de los Cien Años

1337 - 1453

“La guerra de los Cien Años”
en texto principal
 (capítulo 15)

 

 



las causas

los antecedentes

Louis VII “le Jeune” - Henri II

Philippe II Auguste - Ricardo “Corazón de León” y Juan sin Tierra

Louis VIII “le Lion” - Juan sin Tierra

Louis VIII “le Lion” - Henry III

San Luis - Henry III

Philippe III “le Hardi” - Edward I

Philippe IV “le Bel” - Edward I

Philippe IV “le Bel” - Edward II

Louis X “le Hutin” y sus hermanos Philippe V y Charles IV - Edward II

Philippe VI de Valois - Edward III

el traidor conde Robert III de Artois (y el dº de representación)

David Bruce, rey de Escocia

el Rey de Navarra

fechas del inicio de la guerra de los Cien Años

 

volver a la cabecera del anexo


 


Las causas.-

La raíz primera del conflicto se encuentra en la querella de tipo feudal que enfrenta a los reyes de Francia y de Inglaterra a propósito del territorio de Guyenne (1) desde que Henri de Anjou Plantagenêt casa (18 mayo 1152) con Aliénor de Aquitania (0) y poco después, el 19 de diciembre de 1154, toma aquél la corona de Inglaterra como Henri II (reinado 1154-1189). Será el primer soberano inglés de la casa normanda Plantagenêt.

Aliénor d'Aquitaine

 

A partir de ese momento, los reyes de Inglaterra pueden eclipsar la monarquía francesa. Mantienen en su importante herencia los feudos del ducado de Normandía y los condados de Anjou y Maine en territorio francés y son también ahora duques del vasto territorio de Aquitania. Asimismo poseen Bretaña por matrimonio de un hijo de Henri II. Son igualmente condes de Ponthieu en territorios del norte de Francia. Es el llamado “empire angevin” o “état Plantagenêt” con mucho más territorio en Francia que el propio rey francés ("domaine royal"). Aliénor de Aquitania había estado casada anteriormente (1137) con el rey de Francia Louis VII “le jeune” (1120-1137-1180), habiendo entonces aportado a la corona de Francia sus territorios de Poitou, Gascogne y Guyenne.

Luis VII de Francia

 

Esta alianza había permitido a los reyes de la dinastía capeta ampliar su influencia por primera vez al sur del río Loire.

Pero el rey de Francia obtiene el 18 de marzo de 1152 el divorcio de Leonor de Aquitania y ésta, en segundas nupcias, casa con su amante Henri de Anjou Platagenêt - el citado futuro Henri II de Inglaterra -. Los territorios de Aliénor pasan ahora a la corona de Inglaterra.

Henri II de Inglaterra

Los reyes de Inglaterra dominan entonces un extenso territorio que va desde la frontera de Escocia hasta los Pirineos, poseyendo prácticamente la mitad de Francia. Los reyes de Francia mantienen en su favor una relación feudal que obliga a los reyes de Inglaterra a rendir vasallaje al rey francés por los feudos que poseen en Francia en una ceremonia feudal que humilla a los ingleses. Estos tratarán en diversas ocasiones de transformar su feudo en feudo-franco, es decir con total independencia del monarca francés y por ello se negarán algunas veces a acudir a prestar vasallaje, lo que encenderá los conflictos.

El rey inglés Eduardo III (reinado 1327-1377) es el nieto varón más próximo por línea directa del rey francés Philippe IV “le Bel” (+ 1314), por su hija Isabelle (1) hermana de los “reyes malditos” (ver capítulo 13) Louis X “le Hutin” (+ 1316), Philippe V “le Long” (+ 1322) y Charles IV “le Bel” (+ 1328). Al fallecer estos tres reyes hermanos sin sucesión masculina se dice haber sido invocada la costumbre francesa inscrita en una antigua ley Sálica que postergaba ciertos derechos sucesorios a las hembras, para excluir a Isabelle y su hijo Eduardo III, favoreciendo en cambio la rama Valois de los capetos en la persona de Philippe VI, lo que enciende la guerra de los Cien Años. Esta causa sirvió sin duda para encender los ánimos, si no las pasiones bélicas y como útil fachada para relanzar las hostilidades por parte de Inglaterra, pero como se verá más adelante, debe rechazarse esta razón como causa primera del conflicto. Se trata más bien de un alibi tejido a posteriori, con el conflicto ya entablado desde hacía tiempo.

En los siglos XIII-XIV, la región de Flandes es considerada como la más rica de Europa, en particular gracias a la industria textil de paños. Flandes importa la lana de Inglaterra, lo que convierte a los ingleses y flamencos en socios con gran interdependencia económica. El condado de Flandes es entonces parte del reino de Francia, aunque mantiene constantes veleidades autonomistas que los reyes de Inglaterra se complacen en favorecer, si no en alentar, ayudando a los ricos mercaderes, artesanos y burgueses que se oponen a los nobles, éstos normalmente partidarios del rey de Francia ( 2 ). Esta situación degenera en contínuos conflictos internos que pueden considerarse guerras civiles a principios del siglo XIV. Inglaterra y Flandes tienen necesidad de proteger su vía de comunicación que es el canal de la Mancha. Los ingleses comprenden desde entonces la necesidad de disponer de una flota importante para mejor controlar esta vía marítima, lo que tratará de evitar el rey francés y será una causa importante en los orígenes de la guerra. de los Cien Años. De hecho, la primera batalla de la guerra de los Cien Años (1340) es naval (Ecluse) .  

volver a la cabecera del anexo


 

Los antecedentes.-

Desde que Henri de Anjou Plantagenêt - coronado en 1154 como Henri II de Inglaterra - había fundado su imperio desde Escocia hasta los Pirineos, nadie lo había puesto en entredicho. En 1151 Henri de Anjou Plantagenêt había rendido vasallaje al rey Louis VII “le jeune” (1120-1137-1180) por el ducado de Normandía. En 1154, convertido ya en rey de Inglaterra, renueva su vasallaje por todos sus feudos continentales, seguramente con la finalidad de apartar definitivamente a sus hermanos. Henri II vuelve a rendir vasallaje a Louis VII en el año 1169 por Normandía, Maine, Anjou, Bretaña e incluso Aquitania.

La relación de Philippe II Auguste (1165-1180-1220) con el rey inglés Ricardo I Corazón de León (1157-1189-1199) es al principio excelente y marchan juntos a Tierra Santa en la tercera Cruzada. Sin embargo Philippe abandona Oriente antes que Ricardo (que es hecho prisionero a su vuelta por Leopoldo de Austria) y poniéndose de acuerdo con su hermano Juan sin Tierra (1167-1199-1216), se apodera de algunos de sus territorios en Normandía y Poitou. Ésta acción provocará una lucha armada entre ambos reyes que durará hasta la muerte de Ricardo en el año 1199.

Philippe II Auguste

 

Juan sin Tierra rey de Inglaterra

 

Philippe está dispuesto a usar de lleno sus derechos feudales, siendo su objetivo reducir la extensión de los territorios en poder de su vasallo el rey inglés. En la primera ocasión que encuentra (la muerte en Bretaña de su muy popular sobrino Arturo), el rey inglés Juan sin Tierra es citado en la corte de los Pares de Francia para dar explicaciones y al expirar el plazo que le fue concedido y no presentarse, fue declarado culpable de felonía, condenado a muerte y privado de todos sus feudos franceses.

 

 

ampliaciones del "domaine royale" conseguidas por

Philippe II Auguste

volver a la cabecera del anexo


 

 

El 6 de marzo de 1204, el rey Philippe II Auguste toma el castillo Gaillard del que Ricardo Corazón de León había hecho desde 1198 el escudo protector de Normandía en la vía del río Sena. Poco después, todo el territorio de Normandía caería en manos de las tropas del rey francés. Seguirá existiendo como feudo de la corona pero el “príncipe territorial” - el duque de Normandía - será desde ahora el propio rey francés. No será parte del “domaine royal”, pero sí constituirá un territorio bajo influencia real. En 1205, Anjou y Touraine caen en poder del rey Philippe. En 1211, Juan sin Tierra apoya una coalición de señores feudales que ha organizado Ferran, conde de Flandes, contra el rey Philippe que le había atacado y en la que participan el emperador Othon IV de Alemania y los condes de Boulogne, Flandes, Bar, Namur y el duque de Brabant. Se llegará el 27 de julio de 1214 a la memorable batalla de Bouvines que es ganada por el rey francés con la ayuda inestimable del canciller y obispo de Senlis, el caballero templario Guérin. El futuro rey de Navarra, el joven conde Teobaldo IV de Champagne, se encontraba en esa batalla a sus 13 años al frente de las tropas champañesas. El “domaine royal” se amplía entonces extensísimamente con la aportación de Normandía, Touraine, Anjou y Poitou. Poco más tarde, el 18 de septiembre, por el tratado de Chinon pasarán también al “domaine royal” todas las posesiones que tenía el rey inglés al norte del río Loire. A partir de Bouvines la monarquía capeta toma carácter nacional. Philippe II se titula entoces “Roi de France”. En ese momento numerosos señores del ducado de Gascuña rinden vasallaje al rey Sancho VII el Fuerte de Navarra por temor a ver su región también avasallada por el rey de Francia.

Siendo príncipe heredero el hijo de Philippe II Auguste - el futuro Louis VIII “le lion” (1187-1223-1226) - ocurre un hecho singular. El odioso rey inglés Juan sin Tierra (1167-1199-1216), que había traicionado a su padre y a sus hermanos, había conseguido unir a todos sus súbditos y a la iglesia en su contra. Asesinó a su sobrino Arturo de Bretaña que podía haberle disputado la sucesión, lo que le costó perder la mayoría de sus posesiones en Francia bajo Philippe II Auguste. Hubo de aceptar de los barones rebeldes en 1215 sus antiguos privilegios que se plasmaron en una carta de declaración de derechos feudales y libertades inglesas - la “Carta Magna” que nunca quiso cumplir - y fué excomulgado y destronado. Lo que quiso aprovechar el rey francés en su beneficio.

Blanca de Castiila, reina de Francia

y su hijo San Luis

El príncipe Louis, que está casado con Blanca de Castilla - una sobrina del rey Juan sin Tierra y nieta de su madre Aliénor de Aquitania - desembarca en 1216 en Kent y sostenido por numerosos barones ingleses, persigue al Rey. Mantuvo que el rey inglés, al haber sido condenado a muerte en Francia por el asesinato de Arturo de Bretaña, había perdido el derecho a la corona, y como esta sentencia había sido dictada antes del nacimiento de su hijo Henry, entonces el heredero legal del trono de Inglaterra era Louis de Francia. Entra victorioso en Londres y se hace proclamar rey de Inglaterra por los barones del reino. El destino se encargó de concluir el conflicto. Juan sin Tierra muere poco después, el 19 de octubre de 1216, de una indigestión de melocotones y sidra nueva. Los barones normandos se vuelcan entonces en favor de su hijo de nueve años que lo proclaman rey como Henry III (reinado 1216-1272), abandonando la causa del príncipe francés Louis. Éste es asediado en Londres y solamente podrá volver a Francia en 1217, tras haber prometido retornar un día a la monarquía inglesa los territorios que le habían sido arrebatados por su padre Philippe II Auguste.

Henry III de Inglaterra desembarca en Aquitania

Éste será el pretexto de Henry III para no presentarse a rendir vasallaje a su señor feudal, cuando el príncipe Louis hereda el trono en 1223 en ocasión de su ceremonia de unción y coronación. Incluso envía embajadores al nuevo rey de Francia para exigirle el cumplimiento de sus compromisos y restituir Normandía y los demás territorios confiscados a su padre Juan sin Tierra. El rey francés moviliza su ejército que entra en Poitou en 1224, toma Saint-Jean-d'Angely y pone sitio a La Rochelle que acaba capitulando. Recibe el juramento de lealtad de todos los señores de Aquitania en el norte del río Garona, volviendo el Rey triunfante a París. Poco después parte de los puertos ingleses una flota de 300 veleros bajo las órdenes de Richard de Cornwall, hermano del rey inglés, que desembarca en Burdeos reuniendo bajo su bandera numerosos nobles de la región. Pero hubo de regresar a Inglaterra sin logros. Bajo una oferta de 30.000 francos de plata de Henry III, el rey francés acuerda una tregua de cinco años que le permite llevar a cabo la campaña contra la herejía cátara de los albigenses, poco antes de morir en Montpensier el 8 de noviembre de 1226. Había reinado solamente tres años.

Henry III de Inglaterra

 

San Luis de Francia recibe el vasallaje de Henry III de Inglaterra

Su hijo el rey San Luis (1214-1226-1270) debió todavía mantener luchas contra Henry III para que le rindiera vasallaje por la Guyenne. Ya en 1230, Henry había desembarcado en Francia para reconquistar, aunque sin éxito, algunas de sus posesiones en Francia apoyando una revuelta de nobles. Y una nueva guerra estalla en 1242 siendo derrotado el rey inglés con sus aliados el conde de la Marche y otros señores feudales del mediodía frances en Taillebourg (Poitou) y Saintes. En esta batalla asiste a San Luis el ejército de Teobaldo I de Navarra Champagne. Al año siguiente acuerdan una tregua por cinco años - que cuesta 5.000 libras esterlinas al monarca inglés - al término de la cual San Luis parte a las Cruzadas donde será hecho prisionero. Finalmente firma con el rey inglés en el palacio del Louvre el tratado de París (o de Abbeville) de 1258 - ratificado el 4 de diciembre de 1259 - en el que se consagra la paz entre los Pantagenêt y los Capetos. Se acuerda entonces la restitución al rey inglés - por espíritu conciliador - de algunos territorios que aún mantenía el rey francés al sur del río Garona en la Guyenne, contra la obligación de rendir vasallaje al rey de Francia que mantiene la soberanía feudal (“suzeraineté”). Francia acepta así en el tratado ceder al rey inglés una parte de la Saintogne, Agenais, una parte de Limousin y Quercy. A cambio, el rey inglés renuncia a reclamar la herencia de sus antepasados normandos, el ducado de Normandía, Maine, Anjou, Touraine y Poitou, que habían sido confiscadas al rey inglés Juan sin Tierra por Philippe II Auguste en 1204 (ver mapa de la época). Aunque el rey inglés abandona el título de duque de Normandía, conserva sin embargo las islas anglo-normandas ( Guernesey ) en la costa francesa..

La concordia con Inglaterra continuará hasta la muerte de San Luis en 1270, afectado por la peste en su segunda cruzada durante el sitio de Túnez.

volver a la cabecera del anexo

 

 

Su hijo Philippe III le Hardi (1245-1270-1285), que había casado en 1252 con Isabel hija de Jaime I de Aragón, reinará durante 15 años. El rey inglés Edward I - de espíritu conciliador y paciente, de gran dignidad y buen gobierno - que había llegado al trono solamente dos años después que Philippe III a la muerte de su padre Henry III (16 noviembre 1272), vino enseguida a París como vasallo del rey francés por los feudos que mantenía en Franci, rindiéndole vasallaje en agosto de 1273. Edward es cuñado de Blanche de Artois, reina-viuda de Navarra, por el matrimonio en segundas nupcias de ésta con su hermano Edmund “Crouchback” Plantagenêt, conde de Lancaster.

Poco después, el vizconde Gaston VII de Béarn rehusó el vasallaje que debía rendir al rey de Inglaterra como duque de Aquitania y fue perseguido por ello. El vizconde apeló a la corte de Philippe III quien reunió el parlamento el cual llamó a declarar a Edward I. Este consideró humillante tal citación para un rey pero compareció a pesar de

1286

Edward I rinde vasallaje a Philippe IV le Bel

ello y se sometió a su decisión que finalmente fue dictada en favor del rey inglés. Las relaciones entre las dos monarquías fue más cordial que en los reinados anteriores y las diferencias que existieron acabaron arreglándose sin conflictos armados. Así, cuando Edward I calendaba los documentos de Guyenne por el año de su reinado, el rey Philippe III exigió y obtuvo que se fecharan por el año del suyo ya que Edward era su vasallo por el ducado de Aquitania.

volver a la cabecera del anexo

 

 

“Je deviens votre homme, des terres que je tiens de vous, deça la mer, selon la forme de la paix qui fut faite entre nos ancêtres”

 

Sin embargo en tiempos de su sucesor Philippe IV “le Bel” (1268-1285-1314) - que casó con Juana I de Navarra Champagne y era hijo de la infanta Isabel de Aragón - los conflictos entre Francia e Inglaterra se recrudecieron aunque todavía formando parte de la antesala de la guerra de los Cien Años, sin entrar a fondo en el conflicto. Los comienzos habían sido sin embargo excelentes. Edward I era primo hermano de Philippe le Bel, hijo de una hermana de Margarita de Provence, viuda del rey San Luis. Fue compañero de cruzada del rey San Luis . Una de las primeras disposiciones tomadas por el rey francés a su advenimiento al trono fue ejecutar generosamente (el rey francés pone en el encabezado de las concesiones: “grâce faite au roi d'Angleterre) algunas de las disposiciones del tratado de París que en 1259 había firmado su abuelo San Luis con el rey inglés Henry III. Así entregó a Edward I la parte de Santoigne que se encuentra al sur del río Charente. El rey Edward vino entonces (5 de junio de 1286) a París a rendir vasallaje en el palacio de Louvre a Philippe IV, como lo había hecho quince años antes con su padre Philippe III le Hardi. Robert Burnell, canciller de Inglaterra, pronuncia entonces las palabras que el rey inglés repetirá solemnemente en la ceremonia de vasallaje: “Je deviens votre homme pour les terres que je tiens de vous deçà la me, selon la forme de paix qui fut faite entre nos ancêtres”. Edward I permanece en París durante dos meses haciendo verdadera vida de familia con Philippe le Bel y los suyos. Poco antes de acceder éste al trono en 1285 su prometida la reina Juana I de Navarra Champagne también había rendido vasallaje a su suegro el rey Philippe III “le Hardi”, el 17 de mayo de 1284, por sus posesiones en los condado de Champagne y Brie.

La buena relación cambió de signo por un pequeño conflicto entre un marinero normando y otro inglés en Bayona, puerto importante de la Guyenne en el viejo ducado de Gascuña. La pelea se contagia de un navío a otro. A resultas de esta pelea 200 pequeños navíos que habían salido de las costas de Normandía (que desde Philippe II Auguste había pasado a la corona francesa) para cargar vino en Gascuña, se apoderaban de cuantas edificaciones inglesas se encontraban. Abordan en Gascuña un navío inglés y cuelgan a un marinero del mástil. Pero el 15 de mayo de 1293, en las costas de Bretaña (St Mat-thieu), fueron atacados por 60 navíos ingleses bien armados que apresaron a los normandos y hundieron casi todos sus barcos. El rey Philippe, irritado y viendo que su comercio marítimo estaba sin protección, envía embajadores a Inglaterra para reclamar una satisfacción, amenazando en caso de no obtenerla con vengarse en la Guyenne y citar ante la corte de Pares de Francia a su vasallo el rey inglés para responder por la conducta de sus propios vasallos. Los embajadores de Edward I ofrecieron al francés dar entera satisfacción pero ante los tribunales ingleses, declarando que su Señor no podía estar sometido a persona alguna. Propusieron también que los dos reyes se encontraran en un lugar de la costa de Francia a donde Edward I acudiría con todas las necesarias precauciones de seguridad y protección. De no llevarse a cabo este encuentro el conflicto debería ser sometido al pontífice de Roma.

Ante estos aires de independencia de su vasallo inglés, Philippe le Bel rechaza las ofertas de sus embajadores y se niega a escuchar al príncipe Edmund, conde de Lancaster y hermano del Rey que había sido enviado a París para negociar una salida al conflicto. Lancaster estaba entonces casado con Blanche de Artois, la reina-viuda de Navarra, madre de la reina Juana II de Navarra Champagne y por lo tanto suegra del rey Philippe le Bel. Un hombre con buen acceso a París que el Rey no quiso recibir. El príncipe Edmund volvería todavía a Paris ( 3 ) en donde finalmente se firma en febrero de 1293 un concordato - un simulacro de tratado - por mediación de la esposa y de la suegra de Philippe le Bel, la reina Juana I y su madre Blanca de Artois. El concordato es ratificado por Edward I quien hace claros gestos de deferencia al rey francés poniendo en sus manos varias plazas y fortalezas y admitiendo que el rey de Francia mantuviera dos oficiales en cada villa de Guyenne, con la excepción de Bayona, Burdeos y La Réole. Entrega además rehenes y promete que en adelante los oficiales ingleses con mando en Guyenne guardarían el respeto debido al rey de Francia. Edward I respeta escrupulosamente el concordato. Este acuerdo incluye también el compromiso matrimonial de Edward, entonces viudo de Leonor de Castilla , con Marguerite de Francia , hermana de Philipe IV le Bel.

El rey de Francia traicionó al inglés. Philippe citó el 27 de octubre de 1293 a Edward a comparecer en la corte de los Pares de Francia como duque de Aquitania. El 21 de marzo de 1294 se constata oficialmente la no comparecencia. Fue entonces convicto de “felonía” ( 4 ) siendo confiscados el 19 de mayo de 1294 todos sus bienes en Francia. Es la llamada “Saisine du Duché”. Del mismo modo que se había llevado a cabo a comienzos de este siglo XIII por su antepasado Philippe II Auguste contra el rey inglés Juan sin Tierra. La dificultad residía en ejecutar la sentencia. Durante los preparativos de guerra y la formación de complejas alianzas ( 5 ), continúan no obstante las negociaciones en las que Bonifacio VIII intervino inutilmente.

Philippe le Bel sabía que el rey Edward I había manifestado su predisposición a entregarle toda la Guyenne y retirarse a Inglaterra terminando el feudo de Aquitania. Pero también tenía información que le hacía temer que el rey inglés pudiera estar acariciando la idea de volver más tarde con su flota para conquistar por sorpresa una Aquitania entonces seguramente desprotegida y mantenerla en el futuro como “derecho de conquista”, sin ningún lazo feudal alguno con el rey de Francia. Por esa razón, el rey Philippe no revocó la citación al rey inglés ante la corte de los Pares. Tras recibir todo lo prometido por Edward I, el rey francés apresó a varios oficiales ingleses que fueron conducidos a París y su ejército, al mando del condestable Raoul de Nesle, se dirigió a Guyenne apoyado más tarde por Charles de Valois, hermano del rey. El parlamento inglés convocado por su rey Edward declara entonces (1295) la guerra que durará tres años.

La reacción del rey inglés fue enviar al rey francés su declaración - a través de dos embajadores-frailes, un dominico y un franciscano - por la que ya no se reconocía su vasallo y no le rendiría vasallaje en el futuro. Equipa tres flotas importantes y arma un potente ejército que su sobrino el duque de Richmond dirige al “midi” de Francia. Bayona es tomada al asalto por los ingleses el 1º de enero de 1296. La isla de Ré sigue la misma suerte. La flota francesa incendia la villa de Douvres y la inglesa saquea Cherburgo. Numerosas plazas son atacadas y tomadas por un bando o el otro, que sería demasiado largo detallar en esta nota. En esta guerra, Francia consigue desarrollar una gran fuerza naval que controlará el canal de la Mancha (incluso llegó a atacar y arruinar el puerto de Dover en Inglaterra) y pondrá en dificultades el comercio de Flandes con Inglaterra. Edward I se reúne en el mes de agosto de 1296, en el castillo de Viellenave de Agramont (sobre el río Bidouze) con el conde de Flandes, Guy de Dampierre, siendo formalizada el 7 de enero de 1297 una alianza para luchar por obtener la independencia (feudo-franco) del ducado de Guyenne y del condado de Flandes. Esta alianza se comunica oficialmente a Philippe le Bel dos días más tarde. El conde de Lancaster, que ha participado activamente en esta guerra en Guyenne, muere en 1296 en Bayona en donde se había refugiado tras su intento naval de reconquistar Burdeos .

Volver a la cabecera del anexo

El rey inglés tiene otro frente de conflicto. Debe someter a los pueblos sublevados del país de Gales y debe combatir al rey de Escocia que ha tomado partido por el rey de Francia. También el rey de Francia tenía otro foco de conflicto en el norte con el conde de Flandes, Guy de Dampierre, que había osado el 27 de enero de 1297 renunciar a su condición de vasallo del rey francés. El arzobispo de Reims excomulga al conde y Philippe le Bel reúne un ejército de 60.000 hombres en Compiègne, marchando sobre el condado en donde encuentra numerosos partidarios (“gens du lys”) además del alto clero que también le apoya. Batalla tras batalla, el rey de Francia conduce sus tropas a la victoria. El rey Edward acude a defender al conde de Flandes, pero juzgando imposible detener el avance francés que está llegando a Gante, se embarca para Inglaterra el 23 de agosto y firma una tregua el 9 de octubre de 1297 en Fismes (Champagne) por varios meses y más tarde en Tournai hasta el 6 de enero del año 1300. Tres días después, el 12 de octubre de 1297, muere Leonor de Castilla esposa de Edward I con quien tuvo 16 hijos ( 6 ). La hostilidad entre los dos monarcas no era profunda. El 19 de junio de 1299 acuerdan por el tratado de Montreuil devolver a Edward el ducado de Guyenne con la excepción de Burdeos y se acuerdan también los matrimonios del rey inglés con la princesa Margarita de Francia - hermana de Philippe le Bel - y de su hija Isabelle con el heredero inglés, el futuro Edward II. El 10 de septiembre de ese año 1299 casa Edward I en segundas nupcias con la princesa Margarita de Francia con quien tendrá tres hijos. El rey de Inglaterra se mantendrá desde entonces alejado de nuevos litigios con el rey francés. De resultas de los acuerdos de Montreuil, el condado de Flandes es dejado a su suerte por el rey de Inglaterra. Por el tratado de París del 20 de mayo de 1303 se restituye el ducado de Guyenne al rey Edward I. Éste muere el día de San Fermín del año 1307. Su hijo Edward II casa con Isabelle de Francia el 25 de enero del año siguiente ( 7 ).

Acabada la tregua, el 6 de enero de 1300 entra el ejército francés en Flandes siendo el condado conquistado con rapidez. El conde de Flandes y sus dos hijos - Robert de Béthune ( 8 ) y Guillaume de Crèvecoeur - deciden ir a París el 24 de mayo a implorar la misericordia del rey Philippe tras acordar ciertas seguridades con su hermano Charles de Valois. El Rey es implacable y severo con ellos. Los recibe pero ni siquiera les habla ( 9 ). Les perdona la vida pero los envía a todos a prisión: el viejo conde Guy en Compiègne, un hijo en Chinon y el otro en el castillo de Issoudun (Auvergne). Durante el período del 11 de mayo al 13 junio de 1301 el Rey y su esposa Juana I de Navarra y Champagne efectúan una visita a Flandes como soberanos, seguidos de toda la corte y úne el condado a la corona. La reina Juana queda impresionada por el lujo y riqueza que observa en el condado. Los cronistas de su época dicen que exclamó:

“Je me croyais seule reine et j'en vois ici plus de six cents ¡ “.

 

Juana I de Navarra Champagne
reina de Navarra y de Francia

 

Volver a la cabecera del anexo

Los nobles y patricios flamencos quisieron hacer pagar la guerra al pueblo. Una sedición bajo la influencia de Pieter de Coninck ocurre por ello en Brujas que recibe a los Reyes en un profundo silencio. Poco después sigue la sedición en Gante y prácticamente en todas las villas del condado. La revuelta es general y sangrienta. El conflicto feudal se ha desbordado y tomado un cariz popular independentista. El gobernador, Jacques de Chatillon, tío de la reina Juana, no es hábil para hacerse con la situación y lo único que consigue realmente es unir a la nobleza y al pueblo contra Francia. La noche del 17 al 18 de mayo ocurre la matanza de franceses en la villa de Brujas ( 10 ) (“les Matines Brugeoises”, por una cierta analogía con las “vísperas sicilianas” que habían ocurrido unos 20 años antes, en 1282 ). Robert II de Artois, el mismo que había reprimido con gran dureza la lucha de los burgos de Pamplona en 1276, acude con un fuerte ejército de 50.000 hombres para apagar la revuelta apoyándose en el partido pro-francés “faction du lis (leliaerts opuestos a los klauwaerts ”). El ataque francés ocurre el 11 de julio de 1302 junto a la fortaleza de Courtria, resultando su ejército masacrado mientras que las “milicias comunales ” de los flamencos “klauwaerts” casi no tuvieron pérdidas en la batalla de las “ espuelas de oro” (bataille des éperons d'or) o de Courtrai. Robert de Artois murió en la batalla donde los flamencos habían preparado al ejército francés fosos a modo de trincheras-trampa utilizando pequeños canales escondidos en el campo de batalla. ( 11 ). En diciembre de 1304 Robert es llevado a enterrar a la abadía de Maubuisson en Francia.

El propio rey se pone al frente de un nuevo y poderoso ejército que acampa en Vitry, entre Arras y Douai. Era septiembre de 1302. Pero las lluvias de ese otoño e invierno no le permitieron avanzar y volvió a Francia. Ofreció una tregua en la primavera de 1303 que fué firmada el 20 de septiembre, liberando entonces al viejo conde Guy de Flandes de 80 años de edad. Uno de sus hijos quedaría todavía como rehén en prisión. Rota la tregua, el rey Philippe entra de nuevo en Flandes en julio de 1304 y vence en varias batallas la resistencia flamenca, siendo la más conocida Mons-en-Pévèle. Muere poco después el conde Guy en 1305. En los acuerdos de paz de Athis, de 23 de junio de 1305, se reuniría a la corona todo el territorio flamenco al sur de las villa de Lis (Lille), Douai, Orchies, Béthume y todas en las que se hablaba el lenguage valon. El resto quedaría con su vasallo el nuevo conde Robert III de Dampierre ( 12 ) (llamado de Béthume) (1247-1322) que no podría tener más de cinco villas fortificadas, manteniendo sin embargo el Rey el derecho de demolirlas si fuera preciso. El conde Robert aceptó rendir vasallaje al Rey y pagarle 200.000 libras.

Volver a la cabecera del anexo

De vuelta a París, aclamado, el rey Philippe entró victorioso a caballo en la catedral de Notre Dame e hizo levantar frente al altar de la Virgen una estatua equestre .

Una de las principales y constantes fuentes de discordia entre el rey de Francia y el de Inglaterra - Flandes - había quedado zanjada en favor de Francia. No obstante, diez años más tarde, el conde de Flandes Robert III no había cumplido todas las condiciones del tratado de paz. El Rey convocó entonces al Conde ante el parlamento de París para ser juzgado por felonía y envió un ejército a la frontera. El Conde se sometió y entregó a su hijo en rehén. En noviembre de 1314 muere Philippe IV le Bel. Edward I de Inglaterra había fallecido antes, en 1307. Su hijo Eduardo II rindió vasallaje a Philippe le Bel en la fiesta de Pentecostés del año 1313. No parece que el tema hubiera creado ninguna polémica entre ambos reyes ya que el nuevo rey inglés había casado con la princesa Isabelle, hija de Philippe le Bel. El conde de Flandes muere en 1322 y le sucede su nieto Luis I de Flandes, llamado Luis de Nevers (1304-1322-1346).

El breve reinado de su primogénito - rey de Navarra desde 1305 a la muerte de su madre Juana I de Navarra Champagne - Luis X “le Hutin” (1289-1314-1416), sirvió de excusa a su cuñado Edward II de Inglaterra para no rendirle vasallaje. Su hermano Philippe V “le Long” (1291-1316-1322), también rey de Francia y de Navarra, exigió a Edward II su venida a París para rendirle vasallaje como lo había hecho el rey Sancho de Mallorca por Montpellier, pero el rey inglés se excusó por la importancia de los asuntos que le retenían en Inglaterra.

En 1324 Edward II, considerando que la corona francesa cambiaba demasiado a menudo en manos de sus cuñados (“los reyes malditos”), juzgó conveniente no estar presente en el sacramento de la unción y ceremonia de coronación de su cuñado Charles IV “le Bel”, conde de la Marche (1294-1322-1328). El nuevo rey francés - y "de facto" también rey de Navarra - reaccionó con autoridad de señor feudal y conminó a Edward II a presentarse en Amiens en una fecha que se le señalaba “entre la Chandeleur (fiesta de la Candelaria) et Pâques” del año 1324 . El rey inglés solicitó un mayor plazo pero Charles lo declaró rebelde decretando el Parlamento de París la incautación (“la commise de Guyenne”) el 1 de julio de 1324. Envió el rey a su tío Charles conde de Valois y Anjou a incautar el ducado de

Volver a la cabecera del anexo

Guyenne. El ejército francés invadió entonces Aquitania destruyendo el castillo del señor de Montpezac, vasallo y aliado del rey inglés. Con la excepción de Bayona y Burdeos, todo el territorio aquitano cayó en manos del rey francés.

La reina Isabelle - la “louve” -, esposa de Edward II y hermana de los “reyes malditos”, está alejada de su esposo al que se presumían tendencias homosexuales y convive abiertamente en la corte con Roger Mortimer, un “barón” desafecto al Rey. Viene enseguida a París (1325) con su hijo el conde de Chester, príncipe de Gales , para buscar una solución que detenga las hostilidades. Entrega Aquitania a su hijo el príncipe heredero Edward (III), de modo que así el duque de Aquitania y el rey de Inglaterra ya no serán la misma persona. El 13 de mayo de 1325, Charles y Edward concluyen el tratado de paz. Charles restituye Guyenne sin obligación de rendirle vasallaje, cediendo el ducado al príncipe de Gales de 13 años. El rey francés no facilita sin embargo la reconcialición pues entrega solamente la mitad de la Guyenne al príncipe inglés con lo que se enciende de nuevo el conflicto (guerra de “los bastardos”) hasta que el mariscal Briquebec pone fin a las hostilidades. La reina Isabelle de vuelta a Inglaterra en 1326, aliada con su hijo heredero, hace prisionero al Rey su esposo que es destronado al año siguiente en 1327 en favor de su hijo Edward III de 13 años de edad. Edward II es asesinado en septiembre de ese año en el castillo de Berkeley, atribuyéndose la conjura a la reina Isabelle. Charles IV muere el 1 de febrero de 1228, también sin descendencia de varón como sus hermanos “los reyes malditos” (ver capítulo 13) .

La corona de Francia - no así la de Navarra - pasa entonces por línea colateral a la rama capeta de los Valois en la persona de Philippe VI (1293-1328-1350), llamado “le Bien Fortuné” o, según los flamencos, “le roi Trouvé”.

Al acceder Philippe VI de Valois al trono francés el 29 de mayo de 1328, el también recientemente inaugurado rey de Inglaterra Edward III en ningún momento pensó en declarar la guerra para defender los derechos dinásticos a la corona de Francia que le podían corresponder por su madre Isabelle de Francia. Sin embargo no asistió a la unción y coronación del rey de Francia, a lo que estaba obligado como Par de Francia. El rey de Francia envió a Edward III un embajador - Pierre Roger, el futuro papa Clemente VI - a quien el inglés no recibió y ante lo cual el rey Valois le confiscó las rentas de Aquitania. Edward III aceptó entonces venir a Amiens en marzo de 1329 a rendirle homenaje. No lo hizo sin embargo hasta el 6 de junio con cierta reticencia y, contrariamente a los usos feudales, no se puso de rodillas ni puso sus manos en las del rey Philippe su señor. Mantuvo ademá la corona en la cabeza y fue vestido con túnica de terciopelo escarlata bordada con leopardos de oro. Todavía no había añadido el “lys” a los leopardos como lo haría más tarde. El rey de Navarra Felipe III de Navarra Evreux estuvo presente en la ceremonia. El rey Philippe VI se contentó con protestar suavemente y Edward volvió satisfecho a Inglaterra.

ceremonia de vasallaje del rey Eduardo III de Inglaterra a Felipe VI de Valois

Ante la imperfección del acto de vasallaje realizado - “hommage imparfait ” ( 13 ) ( 14 ) - el rey francés no dudó en enviar a Guyenne al conde de Alençon cada vez que había que castigar desórdenes cometidos por ingleses. En vista de lo cual Edward III decidió en 1331confirmar en regla el vasallaje con cartas patentes y aceptó reglas más claras sobre la forma en que en el futuro debían rendirse los vasallajes al rey de Francia ( 15 ).

En este momento no se podía sospechar que pronto Francia e Inglaterra entrarían en la larga guerra de los Cien Años . Lla defensa de los derechos dinásticos de Edward III a la corona de Francia no había tomado cuerpo todavía.

Los flamencos siguen en revuelta. Ya no obedecen ni al conde de Flandes Luis I (1304-1322-1346), ni al rey de Francia. El conde Luis I había casado en 1320 con la princesa Marguerite de Francia, hija del rey Philippe V “le Long”, teniendo ésta 9 años de edad. El Rey envía un ejército de 30.000 hombres que se cubre de gloria el 23 de agosto de 1328 en la batalla de Mont-Cassel contra el líder de los insurrectos Zannequin. Tras su aplastante victoria, reprendió al conde de Flandes por no haber administrado buena justicia en su condado:

“Je suis venu ici sur la prière que vous m'en avez faite. Peut-être avez-vous donné occasion à tant de révoltes par votre conduite, en ne rendant pas assez bonne justice ou en ne punissant pas assez sévèrement les coupables. Il m'a fallu faire de grandes dépenses pour cette expédition: j'aurais droit de vous en demander dédommagement; mias je vous tiens quitte de tout, et je vous remets toutes vos places. Faites en sorte que je ne sois plus obligé de revenir en Flandre pour un pareil sujet car alors j'aurais plus d'égard à mes intérêts qu'aux votres”.

Volver a la cabecera del anexo

Debe señalarse una causa, no importante pero sí proxima al desencadenamiento de esta larga guerra de los Cien Años. Ocurre en este tiempo, cuando Edward III viene a rendir vasallaje a Amiens. El conde Robert III de Artois (1287-1343) ( 16 ), que había casado con Jeanne de Valois (1304-1363), hermana del Rey, tiene con el monarca un serio enfrentamiento que le llevará a traicionar a su corona. Mantiene una disputa ( 17 ) sobre los territorios de su tía Mahaut (Mathilde), haciéndo valer documentos decisivos que resultan ser falsos (un testamento de su abuelo Robert II de Artois en el que le llamaba a sucederle), lo que es puesto en evidencia. Es un crimen de “lesa majestad”, siendo quemada viva como bruja ( 18 ) a fuego lento la falsificadora, una mujer llamada Jeanne de Divion. Huye Robert refugiándose en la corte inglesa de Edward III. Es después condenado por el Parlamento francés al destierro, siendo confiscados sus bienes. El rey Philippe pone en prisión en el castillo de Chinon a la esposa de Robert, Jeanne, su propia hermana, por haber intrigado en la traición en favor de su esposo. Sus hijos fueron encerrados en el castillo de Nemours. A partir de 1336, Robert empuja a Edward III a entrar en conflicto con la monarquía francesa por razón de sus derechos dinásticos.

La crisis de Escocia será también determinante para la ruptura definitiva entre los reyes de Inglaterra y de Francia. Si el rey de Inglaterra había acogido en su corte al traidor Robert de Artois, el rey de Francia acoge ahora al rey-niño de Escocia - enemigo de Edward III - y sostiene a su partido en Escocia. Ni la intervención del arzobispo de Canterbury, de numerosos embajadores y nuncios del Pontífice evitó que los dos reyes se prepararan para la guerra.

David Bruce, hijo del rey de Escocia Robert I (“Robert the Bruce”) (1274-1306-1329) sucedió en el trono a la muerte de su padre, en junio de 1329, como David II (1324-1329-1371), a la edad de cinco años. En 1333, Edward III invade Escocia ganando la batalla de Halidon Hill. El joven rey escapa y es llevado a Francia para protegerlo, desembarcando en Boulogne en mayo de 1334, en donde el rey Philippe VI de Valois lo aposenta graciosamente en residencia en Chateau-Gaillard (Normandía) de los condes de Evreux, hasta su vuelta al reino de Escocia en el año 1341. Esta alianza entre Escocia y Francia irrita al rey Edward III que toma una venganza comercial. Simplemente prohíbe la venta de lanas inglesas en el condado de Flandes - entonces los nobles flamencos se habían aliado con la monarquía francesa - a sabiendas de que esta medida haría un gran daño a la industria flamenca de los paños y causaría malestar entre los ricos y poderosos industriales, artesanos, comerciantes y burgueses flamencos. Un malestar del que a buen seguro harían responsable a la nobleza y al rey francés. Edward buscaba en realidad con este mal, astutamente, indisponer a los nobles flamencos contra su rey y atraerlos hacia el campo inglés como lo habían estado antes.

Edward III no cree que deba tratar con el conde de Flandes que lo ve dominado por el rey Philippe y envía a Flandes al obispo Lincoln para tratar con el jefe popular Jacques van Artevelle, el enemigo de la nobleza flamenca y del rey de Francia. Aunque Artevelle aún no ha olvidado la masacre de Mont-Cassel, sólo promete una intervención secreta, no abierta.

El rey de Navarra entra en la liga que organiza el rey de Francia para prepararse para la guerra, juntamente con otros aliados: el conde palatino del Rhin, duque de Baviera, los duques de Austria, conde de Deux-Ponts y sus vasallos el duque de Bretaña y el conde de Bar. El rey de Navarra era Felipe III de Evreux - vasallo del rey de Francia por sus vastos territorios en Normandía - por su matrimonio con la reina propietaria Juana II de Navarra. Puesto que la rama capeta de los Valois se había hecho con el trono de Francia postergando los derechos de Juana, podía haberse esperado que los soberanos navarros no hubieran apoyado a los Valois en sus luchas contra Inglaterra, pero así fue en este caso. Sin embargo a partir de la muerte de la reina Juana en 1349, su hijo Carlos II de Navarra Evreux lo hará abiertamente apoyando a los ingleses como se analiza más adelante.

Volver a la cabecera del anexo

El 7 de marzo de 1337 puede considerarse por algunos historiadores como la fecha en que da comienzo la guerra de los Cien Años. En esa fecha el rey Philippe VI de Valois publica un edicto declarando a Robert III de Artois enemigo del Estado y criminal convicto de lesa majestad. Prohíbe a sus vasallos bajo pena de confiscación, vivan o no en el reino “demeurant dans le royaume ou hors du royaume”, darle asilo, consejo o socorro, amenazádolos también con ponerlos en prisión si desobedecían el edicto. La precisión “hors du royaume” apuntaba directamente a Edward III quien no obedece. El 24 de mayo, Philippe toma Burdeos y prácticamente toda la Guyenne.

El 29 de septiembre de 1337 el obispo-embajador Lincoln había entregado cartas de “desafío” al rey francés en las que el rey inglés expone - “à Philippe de Valois, qui se dit roi en France” - su intención de apoyar por la fuerza sus derechos de sucesión a la corona de los Capetos. El 7 de octubre, en la Abadía de Westminster, el rey Edward lanza públicamente su desafío a Philippe VI. Contesta su legitimidad y reivindica la corona de Francia para sí mismo.

Philippe VI responde confiscando la Guyenne entera. La guerra es inevitable.

Se da un nuevo paso hacia la guerra en 1339. Edward III, que había venido a Flandes para enardecer a los mercaderes, artesanos y burgueses se otorga en Gante el título y las armas del rey de Francia “roi d'Anglaterra et de France” ( 19 ). Los flamencos le rindieron vasallaje en diciembre de 1339, prometiéndole ayuda de guerra. Pone en defensa las costas de Inglaterra al saber que los normandos habían propuesto al rey Philippe invadir y conquistar Inglaterra para poner en su trono al hijo del rey, el duque de Normandía, y declara la guerra al rey Philippe VI. Es el obispo Lincoln el encargado de venir a París para presentar a Philippe VI el “desafío” del rey inglés.

El rey Philippe VI considera prioritario impedir que el ejército inglés pueda desembarcar en el condado de Flandes. La primera batalla importante de la guerra de los Cien Años será naval. Es la batalla de Ecluse del 24 de junio de 1340.

* * *

a partir de esta fecha, la guerra de los Cien Años

se describe en el capítulo

“La guerra de los Cien Años”  

del texto principal (capítulo 15)


(0) “l'Aquitaine” evoluciona fonéticamente hacia “la Quitaine”, después “la Quiène” y luego “la Guyenne”. Había sido organizada por vasallajes: ducado de Gascuña (que se une al ducado de Aquitania el año 1039), condados y vizcondados de Armagnac, Périgord, Fezensac, Lomagne, Marsan, Béarn, Bigorre, Comminges, Tursan, etc.

(1) será esta Isabelle “la louve” la que protagonizará en 1314 el escándalo de la Torre de Nesle al comunicar a su padre el rey Philipppe IV el adulterio de sus cuñadas las princesas borgoñonas.

(2) la situación social siempre fue complicada en el Flandes de la época. En Brujas - una importante ciudad de unos 45.000 habitantes - los importadores de lanas formaban una “burguesía” que dominaba a la clase laboriosa de los artesanos tejedores y fabricantes de paños y tejidos de gran renombre en Europa. Sus representantes, los “regidores” - “les échevins” - dirigen la ciudad con los representantes del conde de Flandes. Esta situación se había creado desde el asesinato en 1127 del conde Charles “le Bon”. Los “regidores” de los burgueses importadores consiguen “inventarse” importantes privilegios condales aprovechando que un incendio en 1280 destruye en Brujas los archivos y cartas. En 1294 los ingleses crean en Brujas un “entrepôt” de almacenamiento de lanas. Los artesanos ven la ocasión de prescindir de los burgueses importadores que los tienen controlados y en cierto modo explotados. Los burgueses acuden a París a buscar el apoyo del rey Philippe le Bel. Los hechos se complican cuando en 1296 el rey inglés Eduardo I decreta un embargo prohibiendo la exportación de lanas a Flandes, lo que provoca revueltas y hambre. Conde, nobleza, burgueses, artesanos, pueblo llano y clero crearon una sociedad compleja en donde la autoridad pasaba continuamente de una manos a otras, a veces creándose alianzas entre todos contra un enemigo común. Deben tenerse en cuenta estos hechos para comprender la importancia de los factores económicos en la enemistad entre Francia e Inglaterra en esta época en que los asuntos de Flandes estaban siempre en medio de los litigios.

(3) Edward I tenía mucho interés en llegar a un acuerdo amigable con su primo el rey de Francia. Y ello venía de las dificultades que estaba teniendo en Escocia. Tras la muerte del rey Alejandro III, el trono había quedado vacante y tras largas vicisitudes fue nombrado rey Jean Bailleul (1290-abdica 1306) gracias al arbitraje de Edward I . Lo mantuvo en una dependencia muy directa tratándolo más de súbdito que de rey vasallo. Acababa de citarlo al Parlamento como vasallo cuandoEdward I recibió la citación de Philippe le Bel para acudir al de París. Por esta razón Edward I estaba dispuesto a llegar a cualquier acuerdo que le propusiera el rey francés, pues quería dar señales claras de vasallaje, con la vista puesta en enseñar a Escocia las reglas del vasallaje.

(4) o infidelidad, deslealtad. Se trataba de un crimen de régimen feudal francés por el que un vasallo cometía una ofensa grave o un acto de deslealtad hacia su Señor feudal. La sanción comportaba la confiscación del feudo a lo que se añadían otras sanciones de la ley civil, como las pecuniarias.

(5) curiosamente, el rey de Francia no busca el apoyo del rey de Castilla en la formación de una liga, sino que lo hace directamente con algunas villas de Castilla y con los municipios de Fuenterrabía y de San Sebastián.

(6) Leonor de Castilla (1244-1297), condesa de Ponthieu, es hija del rey Fernando III el Santo de Castilla y León (1198-1252) y de su segunda esposa Jeanne de Dammartin (o Ponthieu). Casó con el rey Edward I en Burgos en octubre de 1254. A veces las crónicas introducen errores sobre la filiación de Leonor de Castilla. Se debe ello a la existencia de otras tres Leonor de Castilla que vivieron en los XIII y XIV:

•  Leonor de Castilla (1202-1244), reina de Aragón, hija de Alfonso VIII y esposa de Jaime I de Aragón

•  Leonor de Castilla (+1359), reina de Aragón, hija de Fernando IV de Castilla, esposa de Alfonso IV de Aragón

•  Leonor de Castilla (+ 1416), reina de Navarra, hija de Enrique II Trastamara de Castilla, esposa de Carlos III el                Noble, rey de Navarra.

La reina Leonor de Inglaterra está enterrada en la Abadía de Westminster en Londres. En el trayecto desde Harby (Lincolnshire) hasta la Abadía, la procesión funeraria pernoctó 12 veces. El Rey hizo levantar 12 cruces en esos lugares en conmemoración. Tres de estas cruces todavía subsisten en Waltham, Northampton y Geddington. La cruz de Charing Cross en Londres es una copia de las originales de la época Victoriana.

Un distrito de Londres es llamado “Elephant & Castle” por una mala pronunciación de “infanta de Castille” por los vecinos de Southwark.

Su hijo Edward (II) recibió el título de príncipe de Gales.

(7) será esta Isabelle “la louve” la que protagonizará en 1314 el escándalo de la Torre de Nesle al comunicar a su padre el rey Philipppe IV el adulterio de sus cuñadas las princesas borgoñonas.

(8) Su hija Yolanda de Dampierre (1331- 1395) nace el año en que fallece su padre Robert y casa en 1352 en segundas nupcias con el infante de Navarra Felipe de Navarra Evreux, conde de Longueville, hermano del rey Carlos II y gobernador de los fuedos navarros de Normandía. Yolanda es dame de Cassel, nieta del conde de Flandes, Robert III de Béthume, el que tuvo Philippe IV le Bel en prisión con su hermano y su padre el conde Gui I. Yolanda había enviudado en 1344 de Henri IV, conde de Bar. Era hija de Robert, señor de Cassel, señor de Dunkerque, señor de Boulogne, señor de Gravelines (+ 1331) y de Jeanne (+1364), hija de Arthur II duque de Bretaña. El condado de Flandes no lo heredó Robert sino su hermano mayor Louis I, comte de Nevers, (+ 1322) y enseguida el hijo de éste ultimo, también llamado Louis. Los abuelos de Yolanda son:

      • Robert III de Béthume (1249-1305-1322), conde de Flandes, hijo de Gui I, conde de Namur (1225-1305) y de Mathilde dame de Bethune

      • Yolande, ( + 1280), condesa de Nevers, hija de Eudes III de Bourgogne

(9) las crónicas de su tiempo describen la escena:

“Quand ils furent venus au perron, le comte et ses enfants descendirent de cheval, et le comte de Savoie les mena devant le roi. Là, ils s'agenouillèrent et se rendirent à luis, et se mirent du tout en sa volonté. Le roi les regarda. Mais mot ne leur disait. Puis il les fit sortir, et ordonna que le comte fût mené à Compiègne. Et là fut mis en prison en une moult forte tourelle”.

(10) al alba del día 18 de mayo, 1.600 insurgentes entran en la ciudad y penetran en las casas en donde se alojaban los franceses pidiéndoles pronunciar “Schild en vriend” (“escudo/amparo y amigo”). Para quien no fuera nativo flamenco parece que resultaba imposible pronunciar correctamente esta expresión. Así fueron desenmascarando a los soldados y unos 200 de ellos fueron asesinados al pié de su lecho. Parece que los flamencos siguen siendo aficionados a esta forma de desenmascarar enemigos. Durante la II guerra mundial, en el siglo XX, se descubría a los espías nazis haciéndoles pronunciar Scheiveningen, ciudad de recreo al borde del mar, cerca de La Haya.

(11) hoy en día los belgas, y sobre todo los flamencos, ven en esta batalla el nacimiento de su nación. Según el historiador belga Henri Pirenne ésta es la primera manifestación de unidad belga por el hecho de que las gentes del condado de Namur (la Valonia actual) combatieran codo a codo con los flamencos. El pueblo - los artesanos - consiguió entrar en la administración comunal exigiendo compartir el poder. Después de la batalla, los flamencos recogieron de entre el barro del campo de batalla de Groeninghe los ornamentos de los caballeros franceses abandonados por la huída o la muerte. Vienen de esta batalla los famosos 500 escudos de oro que se colgaron cubriendo los muros de la iglesia de Nuestra Señora de Groeninghe antes de ser llevados a Dijon, tras recuperarlos el propio rey Philippe le Bel tras la batalla de Mons-en-Pévèle el 18 de agosto de 1304.

(12) su nieta Yolanda de Dampierre (1331-1395), (hija de su hijo Roberto y de Jeanne, hija del duque de Bretaña), casa en segundas nupcias en 1352 con el infante Felipe de Navarra Evreux, hermano del rey Carlos II de Navarra Evreux.

(13) el rey Philippe VI llegó incluso a enviar embajadores a Londres - el duque de Bourbon, los condes de Harcourt y de Tancarville, otros caballeros y varios juriconsultos - para examinar con el Parlamento inglés las actas de los vasallajes anteriormente rendidos a los reyes de Francia por los de Inglaterra. El Rey quería que expresamente el rey inglés reconociera que se trataba no menos que un “vasallaje-ligio” (“hommage-lige”) según el código feudal.

(14) existían en Francia varios tipos de rendición de vasallaje (“prêter hommage”):

•  “hommage lige”, el que se rendía al Señor al que se debía en principal.
•  “hommage de paix”, destinado a restablecer la paz entre dos adversarios.
•  “hommage en marche”, aseguraba la paz entre adversarios limítrofes (practicado en las fronteras normandas y en       Champagne-Borgoña).
•  “hommage servile”, acto por el cual un hombre libre se constituía en siervo.

(15) decía Edward III en su carta sellada:

“nous promettons pour nous et nos successeurs ducs d'Aquitaine, que le dit hommage se fera en cette manière: le roi d'Angleterre et duc d'Aquitaine tiendra ses mains entre les mains du roi de France; et celui qui adressera ces paroles au roi d'Angleterre, duc d'Aquitaine, et qui parlera pour le roi, dira ainsi: Vous devenez homme-lige au roi mon siegneur qu'ici est, comme duc de Guienne et per de France, et lui promettez foi et loyauté porter. Dites, voire. Et le roi d'Angleterre et duc de Guienne, et aussi ses successeurs, diront voire”.

Poco decían estas palabras escritas cuando unos años más tarde, en 1340, el rey Edward III se proclamaría a sí mismo rey de Francia.

(16) el conde Robert III es hermano de Marguerite de Artois, la madre del rey de navarra Felipe III de Evreux

(17) Robert III de Artois (1287-1343), conde de Beaumont-le-Roger y Par de Francia, señor de Conches y de Mehun-sur-Yerre, es nieto del conde Robert II de Artois (1250-1302) - hermano éste de Blanche - que murió el 11 de julio de 1302 al frente de las tropas del rey Philippe IV le Bel en las guerras para sofocar la revuelta de los flamencos.

A la muerte de su abuelo, Robert III asumió el condado de Artois (su padre Philippe había muerto en 1298). Pero la hermana de su padre Mathilde (Mahaut) (1268-1329) - condesa de Borgoña por su matrimonio en 1285 con el conde Othon IV - que gozaba de una gran influencia en la corte de Philippe IV le Bel, de quien luego fué dos veces consuegra - le arrebata el condado el 9 de octubre de 1309 tras una decisión de la corte de los Pares de Francia. Esta corte apoyó la costumbre de la casa de Artois que no reconocía el derecho de representación” en las sucesiones (premuerto el padre, su hijo no le representa en el disfrute de los derechos del padre), por lo que muerto Philippe de Artois en 1298 en vida de su padre Robert II, su hijo Robert (III) había perdido los derechos a heredar el condado.

Robert organiza con otros nobles una revuelta contra su tía Mathilde, que debe exiliarse durante dos años, pero acaba triunfando sobre los rebeldes en 1319 gracias a la fidelidad que le mostraron sus villas y al hecho sin duda de ser la madre de la reina Jeanne de Borgoña, esposa del rey Philippe V le Long. Robert recibió en compensación el condado de Beaumont-le-Roger lo cual no le satisfizo reabriendo el contencioso en 1229 en Amiens directamente con el rey de la nueva rama Valois, Philippe VI. El 27 de noviembre de ese año 1229, solamente cuatro días después de haberse descubierto la citada falsificación de documentos, muere inesperadamente su tía Mathilde de Artois, sospechándose haber sido envenenada por orden de su sobrino Roger. Este huye entonces, refugiándose con el duque de Brabante de donde escapa disfrazado de mercader, luego con el conde de Namur y finalmente en la corte del rey de Inglaterra quien gustosamente acoge a un enemigo del rey de Francia. Edward III le concede el condado de Richmont y lo incorpora a su Consejo. Poco después envía el rey inglés al ex-conde Roger a Flandes cuando comienzan las hostilidades, fracasa allí en el cerco de Saint-Omer (1340), es gravemente herido en Vannes y dos años más tarde muere en su viaje de retorno a Inglaterra. Está enterrado en la catedral de Saint Paul en Londres.

(18) en aquel tiempo muy poca gente sabía escribir, de modo que para llegar a la perfección y dominio de la escritura que requiere la falsificación de títulos y escrituras, se pensaba que se requería la participación del diablo. Por ello los falsificadores, que sabían llamar al demonio en su ayuda, eran considerados “brujos” y quemados en la hoguera.

(19) el líder de la revuelta flamenca Jacques van Artevelde había así animado a hacerlo:

“Sire, il est un moyen aisé d'accommoder les choses. Vous avez fait valoir votre droit sur la couronne de France après la mort de Charles le Bel; ce droit est assez bien fondé pour vous autoriser à prendre le titre de roi de France: prenez ce titre, et écartelez dans vos armes les lis avec les léopards; nous vous reconnaîtrons aussitôt. Nous vous supplierons, en qualité de notre roi, de nous délier de nos serments, et ensuite nous serons entièrement à vous aux conditions que vous nous proposerez”.

Según algunos este texto puede ser una “composición” posterior de los hechos históricos registrados.