Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

château de Hagetmau

las Landas en Gascuña


 

Se encuentra esta ciudad en una de las vías (Vézelay) del camino de Santiago .

La muy antigua villa de Hagetmau se encuentra en la región de las Landas de Gascuña, cerca de la frontera de Béarn, no lejos de Orthez. Se tienen noticias de las primeras evangelizaciones cristianas por Gerontius (Girons) en la zona de Chalosse, al sur del río Adour, a principios de siglo V. Se constata desde el siglo VIII la presencia de una comunidad religiosa alrededor de la tumba de Saint-Girons que, según la leyenda, vino a visitar Carlomagno. Se tiene por cierto que las incursiones normandas arrasaron en el año 859 la iglesia que allí se había construído. En el siglo XI la abadía, que sigue la regla de San Benito, comprende una iglesia y la cripta, una sala capitular y los edificios conventuales.

A una distancia de un kilómetro se desarrolla una aldea alrededor del castillo residencia de los señores de la villa, la familia Lescun. Es el actual centro de la villa de Hagetmau. Entre ambos lugares se establece el hospital de peregrinos y la capilla de Saint Michelle. La villa se convierte en una señoría que acaba extendiéndose hasta el corazón de Béarn (Lescun, Louvigny, Andoins, Coarraze) y otorga vasallaje al rey de Navarra. El castillo desapareció totalmente tras su demolición a principios del siglo XIX. En este castillo nació Corisande de Andoins .

El rey Edward I de Inglaterra y su esposa la reina Leonor de Castilla visitan en el año 1287 su feudo de Aquitania y vinen a Hagetmau y Saint-Girons el 10 de octubre de ese año. Las relaciones con los reyes de Francia Philippe III y IV eran entonces delicadas pues el rey de Inglaterra debía rendirles vasallaje, un acto difícil de cumplir por los monarcas ingleses y que originó la guerra de los Cien Años.

De la antigua abadía benedictina levantada en el siglo IX en el lugar del martirio de Saint Girons, solamente subsiste la pintoresca cripta cuya arquitectura es del siglo XII - aunque la bóveda es probablemente del siglo XV - en la que destacan los capiteles esculpidos de las columnas antiguas de mármol de diversos colores. Son un magnífico exponente del arte románico landés.

En el siglo XV la señoría de Lescun pasa al condestable de Louis XI Odet de Aydie, por su matrimonio en 1457 con Marie de Lescun. Entre sus nietos se encuentra André de Foix, señor de Asparros, que condujo la expedición de reconquista de Navarra en el año 1521. Aunque André de Foix tuvo varios hermanos, entre ellos Thomas el señor de Lescun, sus posesiones fueron heredadas por un primo lejano, Paul de Andoins, el padre de Diane de Andoins, que casó con el conde de Gramont, la que fuera una de las amantes de Enrique III de Navarra Borbón (“le vert galant”). Con Diane el señorío pasa a la poderosa Casa de Gramont. Entre su descendencia figura el duque de Lauzun y la familia Grimaldi.

 

cripta de Saint Girons

 

 

 

 

 

 

Cuando el rey François I volvió en 1526 de su cautiverio en Madrid, se hospedó en el castillo de Hagetmau. En el año 1555, encontrándose de viaje el rey de Navarra Enrique II, se sintió mal y también tomó hospedaje en el mismo castillo donde murió el 29 de mayo.

Durante las guerras de religión, en el año 1569, el ejército hugonote al mando de Montgomery bajo las órdenes de la reina Juana III de Navarra Albret incendiaron la iglesia y la abadía, asesinando a seis canónigos, destruyendo los archivos y dispersando las reliquias de Saint-Girons.

Diane de Andoins

 

El castillo de Hagetmau fue demolido a principios del siglo XIX, sin que se tenga noticia o detalles sobre la demolición o sobre quién dió la orden. Los canónigos habían abandonado la abadía en 1792 con la revolución, siendo ésta saqueada en 1793. En ocasión de la retirada de Napoleón de España, el duque de Wellington persigue al mariscal Soult - derrotado el día anterior en las colinas de Jertou cerca de Orthez - y hace un alto en el camino, durmiendo el 28 de febrero de 1814 en la casa Saint-Christian en Hagetmau. Jesuítas españoles se instalaron entre 1855 y 1862 en la abadía. Más tarde desaparecieron la sala capitular y el claustro.