Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

Cardenal Charles de Vendôme

(1523-1590)


 

Cardenal de Bourbon
Charles X
“roi de la Ligue”

Nacido el 22 de septiembre de 1523 en Ferté-sous-Jouare. Fue el quinto hijo de Charles de Bourbon (+ 1530), duque de Vendôme, y de Françoise de Alençon (+ 1550), hermano menor de Antoine (+ 1562) que casó con Juana III de Navarra Albret (+ 1572). Bautizó a su sobrino carnal, el futuro Enrique III de Navarra y IV de Francia. Otro hermano fue el príncipe de Condé que lideró el bando hugonote contra los Guisa en la guerras de religión.

Sucesivamente obispo de Nevers a los 17 años (1540) y de Saintes a los 21 (1544), fue después nombrado cardenal en el año 1548. En 1550 es nombrado arzobispo de Rouen. Dos años después había recibido beneficios de más de 20 abadías - incluídas las más ricas de Francia como Saint-Denis , Saint-Ouen, etc. - considerando ser uno de los más ricos notables de Francia. Llevó una vida ordinaria sin ningún deslumbre, sin adquirir importancia personal o desplegar sus posibles talentos.

Henri II nombró al cardenal en 1551 lugarteniente-general en el gobierno de París y su región de Île-de-France. En 1565 fue nombrado por Pio IV legado pontificio en Avignon. En 1572 casó en París a Enrique III de Navarra Albret con Marguerite de Valois.

En 1584, a la muerte del duque de Alençon, fue considerado por la Liga y por Felipe II de España como el sucesor del rey Henri III si hubiera éste de morir sin sucesión masculina. Cuando el rey Henri III es informado que el cardenal se ha dejado llevar hacia la Liga, por temor a que se utilice su nombre contra el propio rey, lo hace arrestar y es conducido a Tours y luego a Fontenay-le-Comte en Poitou.

Tan pronto como Henri III muere asesinado en 1589, Charles de Lorraine, duque de Mayenne, proclamó al cardenal Charles de Vendôme rey de Francia con el nombre de Charles X, “le roi de la Ligue” . Su sobrino el bearnés, rey de Navarra y futuro Henry IV de Francia , debía ser excluído de la corona en cualquier caso por su protestantismo. El 5 de marzo de 1590 el Parlamento emitió un decreto reconociendo a Charles X como verdadero y legítimo rey de Francia. La Liga hizo batir moneda con la efigie de Charles X. Se consideró pedir dispensa al Papa para que el nuevo rey de 66 años pudiera casar con la viuda del duque Henri de Guise que había sido asesinado.

A pesar de estos acontecimientos, el cardenal seguía en prisión, donde murió el 5 de mayo de 1590. El mismo año en que su sobrino Henri IV entraba en París, el Parlamento emitió otro solemne decreto contra la realeza del cardenal ordenando que su nombre fuera borrado de todos los registros oficiales y actos públicos en los que su nombre había sido inscrito.