Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

Sumo Pontífice Julio II

 


 

armas de Julio II

Giuliano della Rovere (1443-1513), hijo de Raffaelo della Rovere, nacido “sine nobilitate” en Savona de una familia de artesanos, cerca de Génova, es elegido pontífice el 31 de octubre del año 1503, sucediendo a Pío III cuyo pontificado había durado solamente 27 días en el año 1503.

Fue sacerdote miembro de la Orden de los Franciscanos, nombrado cardenal en diciembre de 1471 por su tío Francesco della Rovere, el pontífice Sixto IV, elegido el 9 agosto 1471. Anteriormente había sido nombrado (octubre de 1471) obispo de Carpentras en Francia, más tarde obispo de Lausana (1472), arzobispo de Avignon (1474), legado en Francia (1480-1484), cardenal de Ostia y otros honores eclesiásticos que le proporcionaron altas rentas, dotaciones, pensiones y beneficios. Inocencio VIII le otorgó importantes puestos de responsabilidad en la corte romana. En la elección del pontífice Alejandro VI de la familia Borgia, Julianno della Rovere pugnó en la elección.

Julio II tuvo como objetivo devolver la independencia al papado, recuperando su esplendor y poder. Fue en Italia un abanderado de la lucha contra los extranjeros. Ambicionó la unión de Italia en los Estados Pontificios.

La resistencia de Venecia a entregar las ciudades pontificias que había tomado motivó la formación de la Liga de Cambrai. La guerra terminó con la derrota de los venecianos en Agnadello (1509) recuperando para el papado Perusa y Ravena.

Luego se dirigió contra sus aliados los franceses que reaccionan tomando Bolonia. Luis XII adopta entonces la estrategia de minar la autoridad papal convocando en Pisa un concilio en el año 1511. Julio II excomulgó a los 4 cardenales que acudieron a Pisa el 30 de octubre. Convocó a su vez el Papa el Concilio de Letrán que puso fin al cisma. El Concilio se abrió el 22 de mayo 1512. España e Inglaterra participaron en él. Alemania dió su adhesión en el otoño siguiente. No se llegó a ningún acuerdo definitivo, falleciendo Julio II el 20 de febrero de1513.

La Liga Santa fue vencida en Ravena por Gaston de Foix, general de Luis XII que pereció en la batalla. Pero después la suerte se volvió contra los franceses que perdieron Pavía y Milán a la que pudieron regresar los Sforza apoyados por el Papa.

En 1506 Julio II creó la guardia pontificia cuyos uniformes fueron dibujados probablemente por Miguel Angel. Puesto al frente de sus ejercitos, reconquistó toda la Italia central, Perusa y Bolonia

Consiguió Julio II que Fernando el Católico apresara a su gran enemigo César Borgia y se lo llevara prisionero a España.  

por Rafael

por Miguel Angel

por Rafael
(1511)

mausoleo de Julio II

Algunos historiadores han calificado negativamente a Julio II como jefe espiritual y un gran triunfador como soberano temporal y protector de las artes.

Se preocupó de dejar para la posterioridad una imagen grandiosa de su pontificado. Las obras de arte que llevó a cabo en Roma son irrepetibles.

Su labor de mecenazgo en las artes fue importante. Ayudó a Miguel Angel Buonarroti y también a Donato d'Angeli Lazzari (“Bramante”) o a Rafael. Impulsó la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma y fue el promotor del Museo Vaticano. Bramante dibujó los planos y el 18 de abril de 1506 Julio II puso la primera piedra de la nueva catedral de San Pedro. La víspera se escapó Miguel Angel pues tenía que endeudarse ya que Julio II no le pagaba. Ordenó a Miguel Angel la decoración de la capilla Sixtina que había visto construir en tiempo de su tío Sixto IV (en 1477-1481) y que acabó en 4 años, el 31 de octubre de 1512. Le encargó también la construcción de un gran mausoleo con centenares de estatuas alegóricas que no llegó a realizarse. De la proyectada obra Miguel Angel esculpió solamente el Moisés - símbolo extraordinario del Renacimiento - que vigila la tumba de Julio II en la iglesia de San Pietro in Vincoli en Roma.

 

 

Moisés de Miguel Angel


l

Encargó en 1508 a Rafael pintar las famosas “Estancias del Vaticano” (en dos frescos aparece Julio II) mientras Miguel Angel pintaba la Capilla Sixtina. La cámara de Heliodoro exalta la victoria de Julio II sobre los franceses.

Durante su pontificado fueron creadas algunas de las obras de arte más importantes del Renacimiento.

Capilla sixtina

Recibió sepultura en San Pietro in Vincoli donde está su mausoleo que es una pequeña parte de la colosal obra encargada por Julio II y concebida por Miguel Asngel. No estuvo terminada a la muerte de Julio II y sus sucesores se opusieron a que Miguel Angel continuara la obra. Sus restos terminaron en la Basílica de San Pedro.

La Capilla Sixtina debe su nombre al Papa Sixto IV della Rovere (pontífice desde 1471 hasta 1484) tío de Julio II, que la construyó haciendo reestructurar la antigua Capilla Magna entre los años 1477 y 1481. El 15 de agosto de 1483 Sixto IV consagró la nueva capilla a la Asunción de la Virgen y la dedicó a ella. Julio II della Rovere decidió modificar parcialmente la decoración de ésta, confiando el encargo a Miguel Ángel en 1508 quien pintó la bóveda y los lunetos en la parte alta de las paredes.

Era Julio II hombre de extraordinaria energía, tesón y determinación, de gran ingenio, gusto refinado, conocedor perspicaz de artistas y obras de arte. Siendo cardenal hizo construir magníficas fortalezas en Grottaferrata, Ostia y Chiaravalle.

Favoreció a Fernando el Católico otorgándo en 1512 y 1513 bulas condenatorias de los reyes de Navarra Catalina I de Navarra Foix-Grailly-Béarn y Juan de Albret que "con furto o maña" utilizó para legitimar ante los navarros haber forzado por las armas un cambio dinástico en el trono de Navarra en 1512 en su favor.

 

 

Capilla sixtina

 

Capilla sixtina