Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

castillo de Morella

Castellón

La fortaleza fue conquistada en dos ocasiones por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, antes de su asalto a Valencia. En el año 1084 arrebató por primera vez a los árabes el dominio de la ciudad.

La conquista cristiana definitiva la realizó Blasco de Alagón en el otoño de 1232, siendo él quien le otorgaría carta de población al año siguiente y quien ostentaría su señorío hasta su muerte en 1250, fecha en que Morella y sus tierras pasan a la Corona de Aragón.

 

Castillo-fortaleza de origen musulmán, situado estratégicamente sobre un peñón a 1.072 m. de altitud en el vértice de los reinos de Aragón y Valencia y del Principado de Cataluña, al norte de la provincia de Castellón, formando parte del denominado macizo del Alto Maestrazgo.

Fundado en 1270 a instancias del rey Jaime I el Conquistador, rey de Aragón, se levantó sobre construcciones anteriores de origen romano (“Castra Aelia”), visigodo y árabe. Durante la dominación árabe perteneció a la taifa de Tortosa.

Pedro IV el Ceremonioso reformó sus defensas y en 1360 levantó la Puerta de San Miguel. En el siglo XV se hicieron reformas en las partes más deterioradas y se habilitaron prisiones que mantuvieron cautivos a personajes como la condesa d'Urgell y el Príncipe Carlos de Viana (1461).

Entre 1640 y 1652 fue punto estratégico en la guerra de Secesión Catalana. La fortaleza fue ocupada por las tropas austríacas en la guerra de Sucesión en la que fué partidaria del duque de Anjou, el futuro rey Felipe V.

Sufrió también la guerra de la Independencia y las carlistas.

Las murallas de Morella bordean toda la ciudad, arrancando desde el castillo por el noroeste. Fueron construídas entre 1324 y 1330 sobre otras ya existentes en el siglo XI y que fueron prácticamente destruídas en los asedios de las tropas de El Cid.

Su altura media es de entre 5 y 10 metros, su espesor de 2 metros y tienen una longitud aproximada de 2.500 metros.

Durante las guerras carlistas sirvió de residencia al general Cabrera llamado el Tigre del Maestrazgo. Con las tropas liberales sufrió una profunda devastación.

En 1838 fue ocupada por las tropas carlistas del general Cabrera y designada capital de la Comandancia Militar Carlista de Valencia, Aragón y el Maestrazgo.

Desde esas tierras puso en jaque a las fuerzas isabelinas proclamando en este castillo rey a don Carlos. El general realista Espartero logró su capitulación en 1840 tras un bombardeo de la ciudad.

Tanto Cabrera como Espartero recibieron de sus respectivos señores enfrentados el mismo título de Conde de Morella.