Lugares  
    Personajes  
    Mapas  
    Temático  
 

6. Los territorios pirenaicos de Aragón


1  un naciente condado de Aragón 2  el acercamiento a Pamplona del condado de Aragón

1 un naciente condado de Aragón

Es obligado conocer los orígenes de Aragón (1) para comprender los lazos que unieron a Navarra y Aragón - cuya huella perdura - y que deberán explicar las influencias recíprocas que recibieron ambos reinos. Durante el siglo VIII se establece una estrecha relación entre los reyes de Pamplona y los condes de Aragón que llegará a convertirse en una unión personal en el siglo IX, para alumbrar luego en Aragón un reino independiente en el siglo XI que incluso llegará a tutelar el de Navarra desde finales de ese siglo (1076) hasta el año 1134.

Antes de la invasión musulmana del año 711 los territorios pirenáicos que acabarían siendo el reino de Aragón no constituían una unidad politico-administrativa socialmente cohesionada. Con la llegada del Islam ocurrió en ellos algo muy parecido a lo que ocurrió en Navarra. Los altos valles pirenaicos se convierten en focos de disidencia cristiana que buscan el apoyo de los francos del norte, mientras que las gentes del valle del Ebro aceptan el Islam bajo la dirección de notables familias muladíes convertidas a la religión invasora del Islam.

Los primeros darán origen a un pequeño condado de Aragón. Pero habrá que distinguir tres territorios claramente separados. Aragón propiamente dicho (el territorio jacetano) que oscilará inicialmente entre la obediencia al walí de Huesca o a la corte carolingia, pero que finalmente quedará bajo la influencia de los “reyes de los pamploneses”. Ribagorza caerá bajo la influencia de los condes de Toulouse y Sobrabe quedará más tiempo sujeto al Islam.

Una creación medieval y cristiana, de economía rudimentaria y cultura romanizada, carecería entonces el condado de unidad geográfica, lingüística o étnica y en donde el elemento vascón de implantación rural sería probablemente preponderante.

El territorio de los “aragoneses”, con su centro espiritual en el monasterio de Siresa, estaría inicialmente restringido a los cerrados y angostos valles de Hecho y Canfranc y los intermedios de Borau, Aisa y Araguás, regados por los ríos Aragón-Subordán y Aragón. Serían excelentes refugios con buenas comunicaciones con los francos del norte, precisamente situados estos valles en la antigua vía romana de “Sumo Portu” - Somport- que comunicaba Bearn con Caesaraugusta. Se podría estimar este pequeño territorio en unos 600 kilómetros cuadrados. Las tierras jacetanas del valle - conocido como “la Canal de Berdún” - habría sido extensamente y contínuamente recorrido por los ejércitos musulmanes. Persisten algunas dudas sobre lo ocurrido en los cercanos valles de Ansó y Acumuer, al oeste y este del citado núcleo aragonés. San Juan de la Peña estuvo probablemente desde su inicio fuera de este núcleo aragonés y más en relación con los reyes navarros.

Se ha expuesto más arriba cómo las crónicas árabes habían informado que en el año 781 el emir de Córdoba, Abderramán I se dirigió a Pamplona para devastarla y marchó luego contra la comarca de los vascones y los cerretanos. Ésto había ocurrido tras la expedición fracasada de Carlomagno a Zaragoza que resultó en su desastre de Roncesvalles (2) en el año 778. Sabemos por estas crónicas que en el año 781 Galindo Belascotenes ( hijo de Belasco y padre de García el Malo, éste último casado con una hija del conde de Aragón, Aznar I Galindo ) acaudilla el país de los "cerretanos" que llamaban los musulmanes, esto es el Aragón pirenáico y Sobrarbe.

A comienzos del siglo IX se tiene noticia de un personaje, el conde Aznar Galindo, que ejerce autoridad sobre estos territorios pirenáicos aragoneses. Su autoridad venía probablemente de Carlomagno que habría protegido la llegada de godos mozárabes en busca de refugio en las montañas. Estos habrían aportado a los pobladores indígenas de las montañas - seguramente de origen vascón - un sentido distinto de guerrear y dotes de organización política y administrativa desconocida para los autóctonos. Sería el mismo modelo que había surgido por el mismo tiempo en Asturias y en Navarra y con el mismo gusto por marcar su distancia e independencia del Islam de Córdoba.

El linaje de Aznar Galindo procede de los duques gascones y se trata probablemente del mismo conde de Gascuña que fué apoyado por Ludovico Pío en el 819 tras las revueltas gasconas. Se ha dudado por algunos historiadores si se trataba de un gascón que se puso al frente de los aragoneses con el apoyo de los carolingios o de lo inverso, de un miembro de un linaje del condado de Aragón que inspiró confianza a Ludovico Pío para liderar el condado de Gascuña. Todo parece indicar que se trata de lo primero y el “condado” de Gascuña habría sido tomado por una rama cadete de los duques.

 

[ Anterior ] | [ Siguiente ]

 



2 el acercamiento a Pamplona del condado de Aragón

García “el Malo” era el hijo de Galindo Belascotenes que había sido depuesto por Carlomagno en el territorio de Aragón en favor de Aznar Galindo y que había casado con Matrona hija de éste. García el Malo depone luego a su vez a su suegro y se hace con el condado de Aragón. Abandona entonces a Matrona y casa en segundas nupcias con Nunilo Íñiguez, hija de Iñigo Arista primer rey de la incipiente monarquía navarra. Este García “el Malo” es miembro de la alianza con Íñigo Arista y con el medio hermano de éste, el muladí Musa ibn Musa - el “moro Muza”- que derrota a los francos de Ludovico Pío mandados por los condes Elbo y el propio depuesto Aznar Galindo en la segunda batalla de Roncesvalles del año 824.

Sin embargo en el año 836 encontramos al frente del condado de Aragón al hijo del depuesto conde Aznar Galindo y hermano de Matrona, Galindo I Aznar, que lidera el condado de Aragón hasta su muerte en el año 867. Su hijo Aznar II Galindo será quien lidere el condado hasta el año 893 buscando alianza o protección de los reyes navarros al casar con Onneca, hija del rey navarro García I Íñiguez. Aunque el condado de Aragón se encuentra en una posición subordinada a los reyes navarros, mantiene sin embargo una política independiente y cuida evitar una absorción por el vecino reino. Para contrarrestar la influencia de Pamplona lleva a cabo alianzas matrimoniales con otros vecinos. Una hija de Aznar II Galido - Sancha Aznárez - casa con el wali de Huesca, al-Tawil. Y su hijo Galindo II Aznar lo hace con Acibela hija del conde García Sanchez de Gascuña. También una hija de este Galindo II, Toda Galíndez, casa con Bernard I de Ribagorza.

Este acercamiento (3) del condado de Aragón a los monarcas de Pamplona hará que la cultura franco-carolíngia que había forjado la tradición, las costumbres y la religión en el condado de Aragón, se vea ahora desplazada por la hispano-visigoda cuyo mejor exponente será San Juan de la Peña. Al igual que Siresa había sido la vía de penetración religioso-cultural de los monarcas carolingios San Juan de la Peña será un refugio de hispanos huyendo del Islam

Con el advenimiento en Pamplona en el año 905 de la nueva dinastía navarra de Sancho I Garcés, el conde Galindo II Aznar se le opone y es sometido por la fuerza aunque conserva el condado con derecho a sucesión. Desde entonces el condado de Aragón no puede extenderse hacia el sur pues la línea de posiciones pamplonesas se han establecido desde Sangüesa hasta el río Gállego pudiendo el condado extenderse solamente por la orilla izquierda del río, lo que hará en el siglo X hacia las tierras altas de Sobrarbe.

Cuando una hija del conde Galindo II Aznar - Andregoto Galíndez - casa con el rey navarro García I Sánchez (919-925-970), el condado de Aragón queda más estrechamente vinculado al reino navarro ya que la condesa-reina Andregoto ha aportado el condado en dote a su matrimonio. Sin embargo cuando este matrimonio queda disuelto y el rey navarro casa en el año 943 con Teresa, hija de Ramiro II de León, el condado de Aragón vuelve a recuperar un mayor estado de independencia subordinada, conservando no obstante su unidad política y administrativa. El hijo de la condesa Andregoto será rey de los pamploneses - Sancho II Garcés“ Abarca” (935-970-994) - y conde de Aragón, quien casará con una hija del conde castellano Fernán González y de Sancha de Pamplona. Los hijos de los reyes navarros ostentan en ciertas ocasiones el título de “regulus” y por ello Sancho Garcés era tratado como “rey” en el condado de Aragón en vida de su padre García I Sánchez.

Seguirá así el condado de Aragón con una subordinación personal, que no real, al rey navarro hasta la muerte de Sancho III Garcés“ el Mayor” (990-1004-1035). Su hijo Ramiro transformará el condado en reino a la muerte en 1154 de su hermano García III Sánchez “el de Nájera” (1020-1035-1054), como se expone más adelante.

 

[ Anterior ] | [ Siguiente ]

 

^ Subir ^